Historia general de España desde los tiempos primitivos hasta la muerte de Fernando VII, Volumen 5

Portada
Montaner y Simón, 1889
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 5 - ... de Castiella, de Toledo, de León, de Gallicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jahen, del Algarbe é...
Página 345 - Alfonso por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de Toledo, de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, del...
Página 189 - Portogal, que de su parte tenia , é con todos los otros extrangeros, asi Ingleses, como Gascones que con él estaban : é la batalla fue de esta manera. Ellos se pusieron aquel dia desde la mañana en una plaza fuerte entre dos arroyos de fondo cada uno diez ó doce brazas : é quando nuestra gente ahí llegó, é vieron que non les podían acometer por...
Página 5 - Dios buena vida é salud por muchos annos é buenos, é mantenga á so servicio: et otrosí á servicio, é á honra é á guarda de los otros reyes que serán después del, é á pro é á guarda de toda la tierra, facemos hermandat en uno nos todos...
Página 150 - Fue muy trabajador en guerra. Fue cobdicioso de allegar tesoros e joyas, tanto que se falló después de su muerte que valieron las joyas de su cámara treinta cuentos en piedras preciosas e aljófar e baxilla de oro e de plata, e en paños de oro e otros apostamientos.
Página 257 - Los dineros le fasen fidalgo e sabidor, Quanto mas algo tiene, tanto es mas de valor, El que non ha dineros non es de si sennor.
Página 252 - Santo, el emperador, el cardenal, el rey, el patriarca, el duque, el arzobispo, el condestable, el obispo, el caballero, el abad, el escudero, el deán, el mercader, el arcediano, el abogado, el canónigo, el...
Página 347 - ... que traen, non catan reverencia, nin honra á las dueñas honradas, é mugeres casadas, por lo cual...
Página 202 - Gran conquista fue para el estado llano la ley que en estas cortes se hizo, ordenando que todos los pleitos de señoríos se librasen ante los alcaldes ordinarios de la villa ó lugar que era de señorío, y si la parte se sintiese agraviada, apelase al señor de la tal villa ó lugar, y si el señor no le hiciese derecho y le agraviase, entonces pudiera apelar al rey.

Información bibliográfica