La Alpujarra

Portada
Linkgua Ediciones, 2007 - 410 páginas
0 Reseñas
-Granada, se veia blanquear a lo lejos, tendida en los cerros umbrosos de la Alambra y el Albaicin, como una odalisca envuelta en candido alquicel, echada sobre oscuros almohadones... Ya no se percibian sus pormenores y detalles... Solo se divisaba una elegante rafaga la de blancura, intensamente alumbrada por el sol, bajo el risueno azul del purisimo firmamento. Un paso mas, y todo aquel cuadro de la poblacion, la vida, la riqueza, la hermosura, la actividad humana la desapareceria subitamente. Delante de nosotros se prolongaba, girando hacia la izquierda, un angosto pasaje, arido y feo, pedregoso y sombrio, que contrastaba de un modo horrible con la maravillosa vista que estabamos contemplando... Aquel critico punto era, por consiguiente, el lugar en que Boabdil dio el supremo adios a la ciudad en que habia nacido, que habia sido suya, y que no debia de volver a ver en toda su vida.-"

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Sobre el autor (2007)

Pedro Antonio Joaquín Melitón de Alarcón y Ariza nació en Guadix, Granada, 1 de marzo de 1833 y murió en Madrid el 19 de julio de 1891. De familia humilde aunque provenía de hidalgos, fue enviado a Granada a estudiar leyes en la Universidad, pero abandonó esos estudios para iniciarse en la carrera eclesiástica, que también dejó en 1853 para marchar a Cádiz. Fundó El eco de Occidente, junto a Torcuato Tárrago, y de este modo inició su carrera periodística. Se trasladó en 1854 a Madrid, allí creó un periódico satírico, El látigo, con ideología antimonárquica, republicana y revolucionaria. En 1857 escribió El hijo pródigo, drama que obtuvo gran éxito. Estuvo como periodista en la guerra de África, de esta experiencia surgió Diario de un testigo de la guerra de África, en 1859. Más adelante cultivó la literatura de viajes, contando en diversos artículos sus viajes por Italia (recogidos en De Madrid a Nápoles, 1861) y su Granada natal (La Alpujarra, 1873). Como miembro de la Unión Liberal ostentó diversos cargos, como el de consejero de estado con Alfonso XII, en 1875, o el de diputado, senador, y embajador en Noruega y Suecia. Además fue académico de la Real Academia de la Lengua desde 1877. Su obra cumbre es El sombrero de tres picos, que inspiró, a su vez, la obra de Manuel de Falla. La obra literaria de Alarcón se sitúa en el paso del prerrealismo al realismo, con cierta remembranza romántica. La incesante actividad del autor en el campo periodístico con crónicas, artículos políticos, cuadros de costumbres, relatos, críticas literarias, se plasmó en algunos de sus libros.

Información bibliográfica