Disquisiciones nauticas, Volumen 6

Portada
Aribau y c.a (sucesores de Rivadeneyra, 1881
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 40 - ... o como la nuestra merced fuese, lo cual visto por los del nuestro Consejo, y como por su mandado se...
Página 41 - ... nuestro Consejo. Y estando hecho, y no de otra manera, pueda imprimir el dicho principio y primer pliego...
Página 597 - En punto desde aquel día todo fue de mal en mal, la gente y el general, y capitanes. Trabajos, hambres y afanes, nunca nos faltó en la tierra, y así nos hizo la guerra la cruel.
Página 598 - A todos nos derribaste la soberbia, por tal modo, que era nuestra cara y lodo todo uno. Pocos fueron o ninguno que no se viese citado, sentenciado y emplazado de la muerte; más tullido el que más fuerte, el más sabio el más perdido, el más valiente caído y hambriento.
Página 598 - Las cosas que allí se vieron no se han visto en escritura: ¡comer la propia asadura de su hermano!
Página 41 - ... por el original que en el nuestro Consejo se vio, que va rubricado y firmado al fin de...
Página 599 - Unos contino llorando, por las calles derribados; otros lamentando echados tras los fuegos, del humo y cenizas ciegos, y flacos descoloridos; otros de desfallecidos tartamudos; otros del todo ya mudos, que huelga echar no podían; ansí los tristes morían rabiando.
Página 40 - Por lo cual os damos licencia, y facultad, para que por tiempo de diez años primeros siguientes, que corran y se cuenten desde el día de la fecha de ella, vos o la persona que vuestro poder hubiere, y no otro alguno, podáis imprimir y vender el dicho libro...
Página 596 - Año de mil y quinientos que de veinte se decía, cuando fue la gran porfía en Castilla, sin quedar ciudad ni villa, que a todas inficionó, por los malos, digo yo, comuneros, que los buenos caballeros quedaron tan señalados, afinados y acendrados como el oro. Semejante al mal que lloro cual fue la comunidad, tuvimos otra en verdad subsecuente : en las partes del poniente, en el Río de la Plata.
Página 613 - Tierra firme que yo descubriese y ganase, y de aquí " adelante se descubriesen y ganasen en la Mar Océana, y así "sucediese mi hijo mayor, y así de grado en grado para siempre "jamás...

Información bibliográfica