Cancionero y romancero de coplas y canciones de arte menor, letras, letrillas, romances cortos y glosas anteriores al siglo XVIII, pertenecientes á los géneros doctrinal, amatorio, jocoso, satírico, &c

Portada
D. Eusebio Aguado, 1829 - 272 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 142 - No podrá ser, no; las causas son muchas, los ojos son dos. Satisfagan, madre, tanta sinrazón, y lágrimas lloren, en esta ocasión, tantas como dellos un tiempo tiró flechas amorosas el arquero Dios.
Página 132 - Que anochezca cano el viejo y que amanezca bermejo, bien puede ser, mas que a creer nos estreche que es milagro y no escabeche, no puede ser.
Página 116 - Dicen que me case yo: no quiero marido, no. Mas quiero vivir segura nesta sierra a mi soltura, que no estar en ventura si casaré bien o no. Dicen que me case yo: no quiero marido, no. Madre, no seré casada por no ver vida cansada, o quizá mal empleada la gracia que Dios me dio.
Página 120 - Una liga es respetada, No es esta liga la armada Que contra el Turco navega , Ni penseis que me perdiga Tan moderada ocasion, Que yo no soy gorrion Para que me armeis con liga.
Página 141 - Dulce madre mía, ¿quién no llorará, aunque tenga el pecho como un pedernal, y no dará voces viendo marchitar los más verdes años de mi mocedad? Dejadme llorar orillas del mar.
Página 159 - Y al correr la plaza Con otros galanes, Caida dé él solo Que no se levante : Salga de las fiestas Tal, que otros le saquen , Y cuando estas cosas, Madre, no le alcancen, ¿Rabia le dé, madre, Rabia que le mate!
Página 124 - Y ríase la gente. Cuando cubra las montañas De plata y nieve el enero Tenga yo lleno el brasero De bellotas y castañas, Y quien las dulces patrañas Del rey que rabió me cuente, Y ríase la gente.
Página 141 - Hija, por mi amor, que se acabe el llanto, o me acabe yo.» Ella le responde: «No podrá ser, no; las causas son muchas, los ojos son dos. Satisfagan, madre, tanta...
Página 31 - Deja ahora de jugar, Que me es dolor importuno: No me hagas más penar, Que en verte cerca del mar Tengo celos de Neptuno. Causa mi triste cuidado Que a mi pensamiento crea: Porque ya está averiguado Que si no es tu enamorado Lo será cuando te vea. Y está cierto, porque amor Sabe desde que me hirió, Que para pena mayor Me falta un competidor Más poderoso que yo.
Página 82 - Aquel sí viene ó no viene, Aquel si sale ó no sale, En los amores no tiene Contento que se le iguale. Aquel pensar que es amado El amante y venturoso, Y tenerse por dichoso De verse bien empleado: Si con esto se mantiene Y que el seso no resbale, En los amores no, &c.

Información bibliográfica