El Parnaso español; ó, Las nueve musas castellanas: Poesías heróicas, morales, fúnebres, amorosas, satíricas, burlescas, líricas y sargradas

Portada
L. de Ramón Pujal, 1869 - 652 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 180 - Es galán y es como un oro, tiene quebrado el color, persona de gran valor, tan cristiano como moro. Pues que da y quita el decoro y quebranta cualquier fuero, poderoso caballero es don Dinero. Son sus padres principales, y es de nobles descendiente, porque en las venas de Oriente todas las sangres son reales; y pues es quien hace iguales al duque y al ganadero, poderoso caballero es don Dinero.
Página 67 - Retirado en la paz de estos desiertos, con pocos pero doctos libros juntos, vivo en conversación con los difuntos y escucho con mis ojos a los muertos. Si no siempre entendidos, siempre abiertos o enmiendan, o fecundan mis asuntos; y en músicos callados contrapuntos al sueño de la vida hablan despiertos.
Página 50 - Vencida de la edad sentí mi espada y no hallé cosa en que poner los ojos que no fuese recuerdo de la muerte 2.
Página 293 - Dos maravedís de luna alumbraban a la tierra, que por ser yo el que nacía no quiso que un cuarto fuera. Nací tarde, porque el sol tuvo de verme vergüenza, en una noche templada entre clara y entre yema. Un miércoles con un martes tuvieron grande revuelta sobre que ninguno quiso que en sus términos naciera.
Página 50 - Salíme al campo, vi que el sol bebía los arroyos del hielo desatados; y del monte quejosos los ganados que con sombras hurtó su luz al día. Entré en mi casa: vi que amancillada de anciana habitación era despojos; mi báculo más corvo y menos fuerte. Vencida de la edad sentí mi espada y no hallé...
Página 433 - Es hielo abrasador, es fuego helado, Es herida que duele y no se siente, Es un soñado bien, un mal presente, Es un breve descanso muy cansado. Es un descuido que nos da cuidado, Un cobarde con nombre de valiente, Un andar solitario entre la gente, Un amar solamente ser amado. Es una libertad encarcelada Que dura hasta el postrero parasismo, Enfermedad que crece si es curada.
Página 78 - Joya fue la virtud pura y ardiente ; gala el merecimiento y alabanza ; sólo se codiciaba lo decente. No de la pluma dependió la lanza, ni el cántabro con cajas y tinteros hizo el campo heredad, sino matanza.
Página 33 - En el hoy y mañana y ayer, junto pañales y mortaja, y he quedado presentes sucesiones de difunto.
Página 237 - Bermejazo platero de las cumbres, a cuya luz se espulga la canalla: la ninfa Dafne, que se afufa y calla, si la quieres gozar, paga y no alumbres.
Página 280 - Limon, de quien espanta Lo sazonado y panzudo, Que no hay discreto con panza. De blanco, morado y verde, Corta crin y cola larga, Don Rábano, pareciendo Moro de juego de cañas.

Información bibliográfica