Imágenes de página
PDF
ePub

se hablaba en nuestra Península el latín aún, ó se hablaban y* uno ó varios dialectos hermanos, hijos todos, no contando el vascuence, de la lengua latina. Pues bien , en la iglesia de Santa Cruz de Cángas, dedicada al culto por el Rey D. Favila, en el añode 739, leyó y copió Ambrosio Morales (I) una inscripcion, grabada allí en piedra, donde se decia cum pignora en vez de cum pignoribus, amén de otras locuciones sin concierto alguno. En escritura del año 745 (2), designando los términos de una posesion , se lee que vadit ad villam quos vocüant Cavarías, ct deindb ubi intrat Flamoso in Mineo (va á la villa ó heredad que llaman Cabanas, y de allí adonde el Llamoso entra en el Miño); Fiamos» por Flamosus y quos por quam. En otra escritura del año 747 (3) se lee quem en lugar de. quas; villas quam adquisivi. En otra de 759 (4), mecum sororum en Jugar de mecum sorores: mis hermanas conmigo. Con las fechas de 772 y 775 (5), quorum basílicas fundala sunt in loco qui dicitur Puntecerce; quorum basílicas fundala sunt in loco qui dicitur Valle de Dondisle: basílicas por basílica. Con fecha de 781 (6), venimus cum aceres nostros:haberes, palabra romance; cvm, rigiendo acusativo. Añádanse á éstos los nombres propios de Luponi, Trasildi, Ricilone , Felice, Gemeno. Dulcido, Censerigo y Berosindo, usados ó como nominativos 6 como indeclinables; y fuerza será convenir e:i que las personas que extendían tales documentos ignoraban de fijo la declinacion y el uso de las partículas latinas y hasta las oraciones de sum, esr fui. En vano se replicará que aquellos mismos hombres acertaban á poner cláusulas más difíciles en latín regular: nacía eso de que tenían formularios antiguos, hechos en buen latín, de los cuales tomaban cuanto les convenia para cada instrumento que les ocurría ordenar; pero como no todo lo habían de hallar en el formulario ó modelo, donde les faltaba éste, ingerían un des

(1) Morales, Crónica, tomo vn, pág. 44.

(2) E/paña Sagrada, tomo IV, pág. 354.

(3) España Sagrada, tomo IV, pág. 357.

(4) Llorente, Noticias historicas de las Provincias Vascongadas, primer documento.

(5) Berganza, Antigüedades de España, tomo II, pág. 370. (6) Morales, Crónica, tomo vn, pág. 88.

propósito gramatical, porque escribían una lengua que no era la
suya. No están esos documentos escritos en un idioma vivo, pero
-viciído, no; están en un idioma muerto, que no se sabe. Otro te-
nían que bablar los españoles en el siglo vm; las palabras que
hemos citado antes nos dicen cuál era, y la historia de otros paí-
ses contribuye i probarlo.

• Cierto religioso de un convento de Fulda, llamado Rodulfo,
que falleció por los años del Señor 865, refiere en la Vida de Santa
Lioba (t), que acometido de convulsiones un español, por haberse
bañado á mala sazon en las aguas del Ebro (ó por castigo de sus
culpas quizá), peregrinó recorriendo santuarios por Francia, por
Italia y por Alemania, hasta Fulda, donde recobró milagrosamen-
te la salud , haciendo fervorosa oracion ante el sepulcro de San
Bonifacio. Atónito con el prodigio un testigo ocular, el venerable
Firmado, monje presbítero, entró en conversacion con el pere-
grino; pues «como era italiano el monje, tenía (dice Rodulfo) co-
nocimiento del español.» Ocurrió este singular suceso hácia el año
áe 772 , á lo que se cree: de manera que en el último tercio del
octavo siglo, un italiano y un español podian entenderse. ¿Cuál
sería entónces el lenguaje vulgar en Italia? En documentos otor-
gados en aquella península desde el año 730 al de 804, todos en
latin corruptísimo (S), se ve ya usado el artículo femenino la, se
hallan las palabras río, verde, suso, dara, con v y sin t, fué, fice,
cambium de casas, corre via pública, y hasta la vulgar expresion
calsato e vestito, calzado y vestido.

•A mediados del siglo vi volvió á poder de los Emperadores de
Constantinopla la parte de España que llevaba el nombre de pro-
vincia cartaginense, merced al valor de Cofliiciolo ó Comenciolo,
general bizantino. Por los años de 579 guerreaba Comiciolo en
Tracia contra el Rey de los Hunnos Jagano; y hallándose poco dis-
tantes ambos ejércitos una noche, y ambos en marcha , cayósele

(!) D'ACHEBY Y Marillo», Acta Sanctorum Oriiini» S. Bcncdicti, ai-
glo III, parte II, pag. 233 de la edicion de Venccia, hecha en 1734.

(2) Historia vnicer»al, por Cesar Cantú, traducida directamente del
italiano (y oportunamente anotada) por D. Nemesio Fernández Cuesta,
tomo III, pég. 875 y siguiente.

Del mismo Cantú, Hiitoire dei ltalien». tomo I, apéndices.

[graphic]

la carga á una caballería , perteneciente á los bagajes de Comiciolo, sin que el soldado cuya era lo echase de ver. Advirtiéronlosus compañeros, y diéronle voces para que volviese; voces que, oídas y repetidas por los demas, les hicieron creer que los bárbaros los habían sorprendido; con lo cual todo el ejército bizantino se puso en fugn. Oyendo los Huimos las voces y estrepito de los otros, tuviéronse por perdidos tambien, y echaron ;í correr precipitadamente por otro lado: asi, dos poderosos ejércitos huyeron de nadie, por haberse desatado la carga de un mulo. Ahora bien, las palabras con que llamaron al inadvertido soldado sus cantaradas, trasmitidas ¡i la posteridad por los graves escritores griegos, Teófancs y Teofilacto, fueron éstas, Señores: 'Torna, fratre; torna, retorna.« Estas palabras pertenecían á un idioma semejante al latino; pero no eran ya verdadero latín : el verbo latino clásico torno, tornas no signíGca retroceder, sino tornear, trabajar al tomo, ú otra accion parecida; y en cuanto á la palabra fratre, ablativo usado por vocativo, ningun romano que supiese su lengua la hubiera empleado. El habernos conservado los historiadores griegos esas palabras, manifiesta sin duda que á la sazon eran ó muy comunes ó muy singulares: en el primer caso, todos los soldados latinos de Comiciolo hablaban un idioma vulgar; en el segundo, lo hablaban algunos. ¿Á qué nacion pertenecerían? Mr. Raynouard (I), que rita la singular aventura en su Coleccion de Poesías originales de los Trovadores, entiende que los que gritaron 'torna, retorna«, fueron probablemente francos, ó españoles de la provincia que Labia sometido ántes y rigió despues Comiciolo.

'Por los años de 327 ocupó Justiniano I el trono de los Césares en la ciudad insigne de Constantino; y moviendo guerra á uno de los Reyes bárbaros que iban estrechando con sus conquistas cada vez más los limites del Imperio, vencio y prendió en el campo de batalla al monarca enemigo. Sentado el prisionero bajo un

(1) Ravxouaud, Cltoix de* poésie* originales des Troubadours, tomo I, páginas VIII, IX y X de la iniroduccion.

Aldrete, Del origen y principio de la lengua caitellana (Roma, 1600), página 154.

majestuoso dosel al lado del César, le exigió éste que restituyera al Imperio las provincias que de ántes le tenía usurpadas. 'No las daré», contestó en latin el bárbaro, segun reGere el cronista frances, Aimonio: non dabo. Quísole replicar Justiniano.diciéndole que tendría que restituírselas; y dejando ya de usar el idioma latino cu que departían, el Emperador no repuso dabis; le dijo: darás. Expresion de tal extrañeza , pronunciada en tan solemne momento, dió lugar á que, fundando una ciudad en aquel paraje, recibiese el nombre de Darás ó Dúras; la acentuacion de la sílaba no es de grande interes.

• Guillermo Schlegel no presta fe á la relacion de Aimonio, pareciéndole de poca autoridad un cronista frances del siglo x, tratándose de un Emperador bizantino del siglo vi. Yo acato profundamente la sabiduría de Schlegel; pero no entiendo cómo un crítico del siglo actual ha podido saber i!e cuántos y cuáles documentos históricos disponía el escritor franco del siglo x.

• La explicacion del hecho es, á mi parecer, muy sencilla y creíble. San Isidoro, metropolitano de Sevilla, que falleció por los años de 636 , nos dice (I) que en tiempos anteriores se había introducido en Koma una lengua latina mixta, resultado de los solecismos y barbarigmos con que desfiguraban el idioma de Ciceron los habitantes de las provincias de aquel vasto Imperio. El Rey cautivo de Justiniano no sabria más latin que el del vulgo, el más fácil; hablaría, por consiguiente, mal; y el Emperador le contestó por fisga en el propio lenguaje. Darás es futuro provenzal y español; y la Provenza de entónces era posesion de los godos. Nuestros futuros imperfectos ó simples de indicativo se formaron del presente de infinitivo de cada verbo y del presente de indicativo del auxiliar haber: darás se compone de dar y de has: dar-he, dar-has, dar-ha, (lar-hemos , dar-hedes ó heis , darhan. Supone esc futuro, pues, que ya el infinitivo latino-clásico dare se había convertido en el infinitivo neo-latino dar; supone que estaba completamente formado el auxiliar neo-latino haber, diferente del habrre latino; supone un sistema de conjugacion, completo y distinto dela conjugacion clásica romana; supone,en

(1) EtymoUy., libro i, capitulo xxxn.

fin, un lenguaje nuevo; porque bien sabeis, Señores, que el verbo es el idioma. Por lo mismo que esa palabra supone tanto, quiero dejar por ahora el hecho en la categoría de simple suposicion. Obsérvese, empero, que Aimonio, en el siglo x, creia que la conjugacion del verbo neo-latino contaba ya cuatrocientos años de antigüedad, por lo ménos: alguna había de tener, aunque no fuese tanta. En 8 42 , Cárlos el Calvo y Luis el Germánico juraron un tratado de alianza en romance frances; en 740, un obispo sardo se dirigía á sus compatriotas en un romance de los de Italia: no hay fundamento para negar que en tiempo de D. Pelayo no estuviesen constituidos ya los romances de España, los cuales debían tener con los itálicos y los de Francia muy estrecha hermandad. Hemos citado á San Isidoro, que vivió en el sexto y en «1 séptimo siglo: en los tiempos de este Prelado, lumbrera de la Iglesia española, no cabe dudar que se hablaba en España latin; el santo , en su obra acerca de los Oficios eclesiásticos , dice terminantemente: «Los intérpretes latinos que tradujeron los libros sagrados á nuestra habla {eloquium nostrum) son infinitos.» Pero el mismo San Isidoro, en su tratado de Orígenes ó Etimologías, indica tambien que el vulgo de su época usaba otro lenguaje, diferente del de los eruditos, porque en más de veinte ocasiones estampa frases parecidas á éstas: 'El musion es nombrado así por ser enemigo de los mures (de los ratones): llámale el Vulgo catto, de captura; otros dicen que por lo que catta; esto es, por lo que ve. Bibiones son los que nacen en el vino , que llaman VulgarMente mustionos (mosquitos). — A éstos ( á los acometidos de manías), llama el Vulgo lunáticos. Sinfonía se llama Vulgarmente á un madero hueco con una piel tirante por un lado y otro, que golpean los músicos por ambos lados con unas varitas. > El latin del Santo ya no era el más puro; impurísimo debia ser el del pueblo. Busquemos ahora alguna muestra de latin español en tiempos anteriores al triunfo decisivo de la Cruz, colocada sobre la corona imperial por el afortunado hijo de Santa Elena.

tÁ distancia de 3i millas de Roma, segun el itinerario del Emperador Antonino , en la cuenca del lago, dicho Sabatino antiguamente , y hoy de Bracciano , cerca de la reducida poblacion que lleva el nombre de Vicarello, hubo y hay unas aguas medicinales

« AnteriorContinuar »