Obras publicadas é inéditas, Volumen 1;Volumen 46

Portada
M. Rivadeneyra, 1858
Desde la formación del lenguaje hasta nuestros días.
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 41 - Dios por medio de la santa contemplación, le goza ya en la tierra, y, retirado en su tranquilo albergue, observa reflexivo los milagros de la naturaleza, sin que nunca turben el susto ni el dolor su pecho.
Página 298 - ¿dónde está una historia civil, que explique el origen, progresos y alteraciones de nuestra constitución, nuestra jerarquía política y civil, nuestra legislación, nuestras costumbres, nuestras glorias y nuestras miserias?
Página 140 - Divina Elisa, pues agora el cielo Con inmortales pies pisas y mides, Y su mudanza ves, estando queda, ¿Por qué de mí te olvidas, y no pides Que se apresure el tiempo en que este velo Rompa del cuerpo, y verme libre pueda...
Página xvii - Justo es, pues, Señor, que la nobleza, ya que no puede ganar en la guerra estados ni riquezas, se sostenga con las que ha recibido de sus mayores...
Página 312 - Sus sectarios, divididos en bandos, la habían oscurecido entre nosotros con nuevas sutilezas, inventadas para apoyar el imperio de cada secta; y mientras el interés encendía sus guerras intestinas , la doctrina del Estagírita era el mejor escudo de las preocupaciones generales.
Página xxxvii - Señor: La reputación de que gozáis en Europa, vuestras ideas liberales, vuestro amor por la patria, el deseo que manifestáis por verla feliz, deben haceros abandonar un partido que sólo combate por la Inquisición, por mantener las preocupaciones, por el interés de algunos grandes de España y por los de la Inglaterra.
Página 41 - Las agostadas hojas, revolando, Bajan en lentos círculos al suelo : Cúbrenle en torno, y la frondosa pompa Que al árbol adornara en primavera, Yace marchita, y muestra los rigores Del abrasado estío y seco otoño. Así también de juventud lozana Pasan, ¡oh Anfriso!, las livianas dichas.
Página 231 - ¿No lo está la industria, que aumenta y avalora esta riqueza, y el comercio, que la recibe de entrambas, para expenderla y ponerla en circulación, y la navegación que la difunde por todos los ángulos de la tierra? ¡Y qué!, 6 ¿no es la instrucción la que ha criado estas preciosas artes, la que las ha mejorado y las hace florecer?
Página xliii - ¿Por ventura no tiene España su constitución? Tiénela sin duda; porque, ¿qué otra cosa es una constitución, que el conjunto de leyes fundamentales, que lijan los derechos del Soberano y de los súbditos, y los medios saludables de preservar unos y otros? ¿Y quién duda que España tiene estas leyes y las conoce?
Página 33 - Qué de males esta maldita ceguedad no aborta" Veo apagadas las nupciales teas por la discordia con infame soplo al pie del mismo altar ; y en el tumulto , brindis y vivas de la tornaboda una indiscreta lágrima predice guerras y oprobios á los mal unidos.