Imágenes de página
PDF
ePub

esa ciencia divina y preferente; sino de que para enseñar públicamente las que esten fundadas y dotadas, tenga el estudio en su ereccion autoridad pública por la potestad legítima, y los maestros aprobacion y título de quien haya podido dársele, que ya hemos dicho quien y como.

Por lo demás en un asunto poco susceptible de dudas, y cuando solo le tocamos como de paso, bastan á ponernos á cubierto dos insignes franceses y un español. Los franceses, los dos Pedros Rebuff y Gregorio, ambos insignes canonislas cuyos testimonios se leerán al pie (1). El español, el maestro Fr. Tomás Franco, del orden de Santo Domingo, en su Defensa por la universidad de Santo Tomás de Sevilla contra la de Maese Rodrigo, que escribia en el año 1636 y dió á luz en un papel de 20 hojas.

Este hombre docto, defendiendo esto mismo, dice allí fol. 16, número 109: “ Que hay muchas y muy graves Universidades, en que no se léen todas las facultades referidas en la Ley de Partida, como son la de Alcalá de Henares, donde no se léen Decreto ni Leyes: la de Sigüenza, donde no se lée mas que Teología y Artes, y otras de estos

(1) Rebuff. Tract. Var, in Tract. Nomination. Quæst. VI, número 14, pàg. 134, Lugdun. 1566. Sexto quæro: aliqua Universitas non habet omnes facultates ut hæc Parisiensis et Aureliana , an possint nominationes concedere? Videtur quod non , quia non videtur Universitas. Contrarium est verum cum Doctores et Scholares faciant Universitatem..... Et non minus dicitur Universitas etiamsi omnes Facultates non sint concessc ibidem. Petrus Gregor. Tolosau, in Trac. de República , lib. 18, cap. 1, núm. 7. Neque idco minus Studia generalia dicentur aut Universitates , quod non omnes scientiæ ibi, sed certæ tantum tractentur et doceantur , namque generalitas ad Universitatem non pertinet sed ad publicam causam docendi, Lo que repite despues en el cap. 6, núm 9, habiendo dicho ántes en el 3.', núm. 8, versic. Quæ omnia, los diferentes respetos porque suelen intervenir en estas erecciones las dos potestades pontificia y regia. reinos donde asimismo no se leen Leyes. Y en Portugal en la universidad de Ebora no se léen mas que Artes y Teología, lo mismo es en Braga : y fuera de estos reinos en el Estudio de París, que es tan nombrado y Universidad tan ilustre no se léen Leyes." Rebuff en el lugar citado añade la de Orleans que tampoco es completa, y así pudieran alistarse otras muchas.

Don Alonso el Sabio en la ley 10, tit. 31, Part. 2.", llamó universidad de los escolares al estudio general de su asunto en medio que le faltase la teología. Y acaso es esa la primera vez que se oye entre nosotros la voz universidad en el sentido de diferentes estudios colegiados en un lugar, no de todos, como hoy lo entendemos con error, dando á ese nombre mas extension de la que el exige para verificarse en la idea de nuestros pasados; los cuales lo que entendieron por ese título fué la reunion en un lugar, y bajo de un gobierno, y de una mano, de muchas escuelas y facultades antes dispersas por varias partes. Nosotros lo hemos alargado á significar ubi docetur omne scibile: lo que en pocas partes sucede.

Podria verificarse tambien la acepcion por respecto á los maestros, ó como hoy decimos, doctores, cuando sus títulos son generales, esto es, cuando habiendo obtenido el grado en una universidad principal, con aquel solo pueden enseñar en todas las demás del territorio de la potestad de su dependencia: en cuyo caso diriamos universales los Estudios por universales los Maestros. Tal lo concedió el papa Clemente VI por su citada bula á los de Valladolid el año 1346, y mucho mejor lo haria por lo á sí tocante el Rey D. Alonso XI que la impetró, que la dió el pase y que la alargó á la universidad en estos términos.

DEL CANCELARATO DE LA DE VALLADOLID.

Por ella declaró así bien el Papa al abad de Valladolid, presente á la sazon, y á todos sus sucesores perpetuamente esta preeminente facultad de examinar, aprobar y dar los grados á los que quisiesen exponerse de doctores y maestros para leer en estas escuelas las ciencias de su instituto : los cuales con la aprobacion y título de aquí, manda que sean admitidos en todas las demás del orbe. Pero esta potestad no quiere la ejerza por sí solo, sino llamados los otros maestros y doctores que ya lo sean in actu, como en el dia se observa.

Y he aquí el origen del cancelarato de esta universidad en los abades de Valladolid, y despues en los obispos sus sucesores. Porque erigida la abadía en obispado á fin del siglo XVI, por los años 1595, á solicitud del Rey D. Felipe II, hijo de cuna de csta ciudad (1), se subroga

(1) El mismo se publica hijo de Valladolid en una ley pública del Reino, la 10, tit. 20, lib. 9, Recopilac. "Por mas ennoblecer y a autorizar (dice) la muy noble Valladolid, hemos sido servido de « darla titulo de Ciudad, y suplicado á N. M. S. Padre la erija en « obispado, como lo ha hecho, teniendo consideracion á los mu« chos buenos y agradables servicios que la dicha Ciudad nos ha hea cho y hace, en alguna emienda y remuneracion de ellos, y pora que sirve con nueve mil ducados para la ereccion y annexion del « dicho obispado, y por haber Yo nacido en ella etc. Consta lo mismo por otros documentos auténticos, por toda la historia y por la carta de aviso que el propio dia de su nacimiento, martes 21 de mayo de 1527 en Valladolid escribió su padre el Emperador Cárlos V á lodos los Grandes, anunciándoles este próspero suceso. La dirigida al marqués de Denia cita el señor Sandoval en la Crónica del Emperador D. Alonso VII de la edic. de Madrid, año 1600, páron los obispos en esa suncion de los abades, y ban seguido en su ejercicio hasta hoy. Pues aunque al principio no dejó de ofrecerse alguna dificultad, esta se allanó pronto, y por fin se dió la posesion al primer obispo Don Bartolomé de la Plaza, en 12 de julio de 1597.

Pero que les declaró, dije, esta potestad el Papa Clemente a los abades de Valladolid, no que ahora se la concediese primitivamente. Traíanla ya nuestros abades de antiguo tiempo, y verisimilmente desde el principio de los mismos estudios á causa de ser ellos de origen eclesiásticos, procedidos de la propia iglesia mayor, fundados en ella, á su cargo, á su gobierno y el de sus prelados, como Dios mediante se pondrá en claro esta especie rara y recóndita, y que no debiera haber estado ignorada tanto tiempo, cuando lleguemos á la II. Parte de esta obra, esparciendo entre tanto una ú otra especie alusiva.

giua 235. De modo que hasta ahora habiamos entendido no tuviese Valladolid gloria mas bien establecida; pero tales son las glorias de este mundo perecederas y sujetas á alteracion. En nuestros dias se ha hallado un hombre que nos la ha puesto á pleito. Este ha sido el cura de la Mata de Armuña D. Bernardo Dorado en su Compendio histórico de la ciudad de Salamanca, que imprimió allí el año 1777, pág. 38 y 372, el cual habiendo hallado apuntado en los libros de bautizados de la villa de Villoruela (de aquella tierra), patria y palacio del Cardenal Tavera , por el cura que entonces era, el nacimiento de D. Felipe II, en 22 de mayo de dicho año 1527, sin detenerse á examinar si decia que hubiese sido en aquella villa (lo que à la verdad el apuntamiento no dice) con el mayor candor que cabe, pasó á quitar á Valladolid esta gloria, y felicitar con ella á Villoruela , predicaodola patria de D. Felipe II, bien que reconoce por documentos judiciales que á lo menos el bautizo fue en esta ciudad. En mil partes se apuntaria del mismo modo por curiosidad como una cosa sobresaliente y que llenó á España y toda Europa de gozo, habiendo nacido en él el Principe heredero de tan vasta y poderosa monarquía.

Y así el papa Inocente VII comunicando la superintendencia y gobierno de estos estudios al abad D. Pedro Gonzalez de Mendoza, despues arzobispo de Toledo, fundador de este Colegio de Santa Cruz, por su bula de 25 de noviembre de 1489, impresa á continuacion de los estatutos de la universidad, asegura que de inmemorial tiempo la habian tenido ya los otros abades sus antecesores, juntamente con el cancelarato. Y en cuanto a los grados sabemos lo que despues de este tiempo por los años 1544 escribia el señor Gregorio Lopez, testigo de vista en esta ciudad donde vivia y era juez: Jam in Vallisoletano Studio videmus per Abbalem Ecclesiæ Collegiatæ illius oppidi concedi: in aliis vero Sludiis per Cancellarium: así como en Salamanca, acaba de decir poco ántes estaban en costumbre de darse por el maestre-escuela (1): faltándole solo haber añadido que en el abad de Valladolid concurrian los dos conceptos: uno como canciller de los estudios: otro como gefe y cabeza de la Iglesia de que los estudios habian sido parte. Y como ántes de separarse de ella , este prelado verisimilmente era el que aprobaba y reprobaba maestros, los admitia ó de

(1) Ley 7, tit. 6.', Part. 1.", gloss. 3. Que el señor Gregorio Lopez escribia esta obra en 134't consta por la fecha que él pone en la 2. glosa á la ley 4.", tit. 10, Part. 3.a : y que hubiese sido en Valladolid, y aquí determinadamente en la ribera y casa de campo de su yerno el Dr. D. Tomás de Tovar, fiscal de esta Chancillería, antecesor de los condes de Cancelada, llamada el Puerto, y por otro nombre la Casa Blanca, hoy rasa, cuyas paredes alcancé mas arriba del convento del Carmen Descalzo á un lado del camino Real, en el ángulo que con él forma el Pisuerga, es expreso en los documentos y memorias de la casa de dichos condes sus descendientes, y en especial por un libro de su nieto el licenciado Gregorio de Tovar, hijo de D. Tomás y su sucesor en la fiscalía, que fué el que hizo el Repertorio de las Partidas de su abuelo.

« AnteriorContinuar »