Imágenes de página
PDF
ePub

« porque de los omes sabios los regnos é las tierras se « aprovechan, é se guardan é se guian por el consejo « de ellos; por ende queremos en la fin de esta Par« tida fablar de los Estudios é de los Maestros é de los « Escolares, que se trabajan de amostrar é de aprender « los saberes. E diremos primeramente que cosa es Es« tudio, é quantas maneras son dél, é por cuyo mandado « debe ser fecho, é que Maestros deben ser los que tie« nen las escuelas en los estudios, é en que logar deben « ser establescidos, é que privilegio é que onra deben ha« ber los Maestros é los Escolares, que leen é que apren« den cotidianamente; é despues fablaremos de los esta« cionarios que tienen los libros, é de lodos los omes é « cosas que pertenescen á estudio general.”

Todo esto que ofrece aquí lo cumple luego. Y así en la ley 1.0 « Estudio (dice) es ayuntamiento de Maestros « é de Escolares, que es fecho en algun logar con volun« tad é entendimiento de aprender los saberes. E son dos « maneras dél: la una es á que dicen, Estudio general, « en que ha Maestros de las Artes, así como de Gramá« tica , é de Lógica, é de Retórica , é de Aritmética, é de « Geometría, é de Astrologia; é otrosí en que ha maestros de decretos é señores de leyes.” (Obsérvese la rareza de no incluir la teología) “E este estudio debe ser « establescido por mandado de Papa, ó de Emperador, « ó de Rey. La segunda manera es á que dicen Estudio a particular, que quiere tanto decir como quando algun « Maestro muestra en alguna villa apartadamente á pocos a Escolares. E tal como este puede mandar facer Per« lado ó Concejo de algun logar.”

De este género será sin duda el estudio eclesiástico de las catedrales é iglesias mayores de que ha hablado

en la 1." Partida , ley VII, título VI, donde describe la superintendencia y grandes funciones que tiene sobre él el maestrescuela de que en otra parte pensamos tratar de propósito. De modo que ya por aquí á mas de la distincion de estudios generales y particulares pudo muy bien introducir otra en eclesiásticos y seculares. La definicion de los maestros en general está en la ley 7.. al fin, titulo 33, Partida 7.4

En la ley 3.a de nuestro reglamento caracteriza aun mas al estudio general, diciendo que para ser el Estu« dio general complido cuantas son las sciencias lantos « deben ser los Maestros que las muestren, así que cada « una de ellas haya un Maestro á lo menos. Pero si para « todas las sciencias no pudiesen haber Maestros, abonda « que haya de Gramática , é de Lógica, é de Retórica, é « de Leyes, é de Decretos. E los salarios de los maestros « deben ser establescidos por el Rey, señalando cierta« mente cuanto haya cada uno segun la sciencia que mos« trare é segun que fuere sabidor de ella.” Y luego pone los plazos á que se les debe pagar, primero por San Lúcas, segundo por Navidad, tercero por San Juan.

En la ley 4." pone el modo de enseñar que han de levar los maestros, para que satisfagan como corresponde á sus obligaciones. En la 5.' la separacion y distancia á que deben estar las aulas para que no se interrumpan unas á otras; el arriendo de las posadas, preferencia de los estudiantes y modo de portarse en esta parte los unos con los otros. En la 6." de la eleccion que pueden hacer los escolares del estudio general de un rector ó mayoral que los gobierne, y de las funciones de este jefe. En la 7.a del juez del fuero acadén:ico, causas que le tocan, y las que son pertenecientes a la justicia ordinaria. En la 9.a del modo y formalidad de graduarse y oblener los grados. En la 10.4 del bedel, y en la 11.o del estacionario, cuyas funciones describe. En la 2.a ha tratado de las cualidades físicas del pueblo donde han de ser los estudios, por razon de su sanidad, buenos aires, aguas y abundancia de comestibles; buen porte de los ciudadanos con los estudiantes, seguridad y exenciones de estos y de los maestros, que se amplían en la 8.a y en la 3.o, tít. 17, Part. 6–9. tít. 8., y 2.* tít. 30, Partida 7.2

Cualquiera , digo, que recapacite bien sobre la universalidad, ó bien sea, sobre el espíritu y comprension de este reglamento, hallará no solo que él constituye el derecho público académico del reino que al Rey Don Alonso le pareció fijar por regla inmanente al tiempo de hacer esta legislacion general de la monarquía , sino que él supone en el reino mas estudios que uno. Al de Palencia, como dije, no le puede suponer , porque ya no existia, hallándose extinguido antes de empezarse las Partidas. Al de Salamanca solo, tampoco; porque para ese solo no fuera regular hacer un reglamento en una legislacion general de la nacion. A mas que ese estudio tenia ya particulares ordenanzas y estatutos, que este mismo Rey le habia dado de acuerdo con muchos hombres doctos de sus reinos, cuando le formalizó en 1254, como se ve por el discurso de Chacon, pág. 12. Con que de todo resulta que debemos entender comprendido con el de Salamanca por lo menos el de Valladolid. Y he aquí una observacion que á nadie se habia ofrecido. Esto mismo se va á poner ahora en claro con la prometida

SEGUNDA MEMORIA.

Don Sancho Perez de Pereyra, primeramente canónigo de la iglesia de Tuy, despues chantre, dean y obispo de la de Porto, cuya mitra obtuvo por cuatro años (los últimos de su vida desde el de 1296 hasta el de 1500, murió en este último con testamento otorgado el dia 7 de enero. En él declara haber estudiado jóven en Salamanca y Valladolid, y manda pagar para descargo de su conciencia lo que todavía estaba debiendo al ama que le sirvió en Salamanca, y el alquiler de las casas que habitó en Valladolid al tiempo de sus estudios. Así el M. Florez en el tomo 21 de su Esp. Sag., pág. 109, núm. 1.o, escribiendo las Memorias de la iglesia de Porto y sus prelados con los documentos que de allí le remitieron. Publicó este tomo el año 1766.

Por poco tiempo, pues, que concedamos a este prelado para las cuatro dignidades, que por sus grados obtuvo despues de sus estudios en Salamanca y Valladolid, es menester suponerle estudiando en estas escuelas por lo menos unos 30 años ánles, y así hácia el año 1270 en el reinado de D. Alonso el Sabio; el cual subió al trono por muerte de su padre San Fernando el dia último de mayo de 1252 y vivió hasta 4 de abril de 1284.

Nadie descubrió hasta ahora una noticia tan antigua de nuestros estudios; y repito, que para estar corrientes entonces, como el referido hecho les supone, debieron haber empezado mucho antes. Pero en un tiempo determinado que ignoramos por falta de documentos, habiéndose perdido todos los de su archivo por una fatalidad acontecida despues de la mitad del siglo siguiente, inclusa la bula mas principal de su ereccion, concedida por el Papa Clemente VI en el año 1346, á solicitud de nuestro gran Rey D. Alonso XI, con otros muchos privilegios y regalías. De la cual por lo mismo fué necesario pedir nueva expedicion por el registro al papa Clemente VII en el año 1384, que es de la que hoy se usa , y ella es el primero y mas antiguo documento con que empiezan los papeles de este archivo. Pues si algun otro existe en él, y los que aquí irán citados de fecha anterior, han sido recogidos de otras partes donde se han conservado, habiendo tenido la suerte de no ser comprendidos en aquel infortunio ; del cual en la misma bula renovada se hace mencion. Acerca del tiempo en que pudieran empezar estos estudios y por quien, expondré adelante mis conjeturas. Entre tanto sea la

TERCERA MEMORIA.

Don Sancho el IV, por otro nombre el Bravo (Sanclius ferox) que sucedió en el trono por muerte de su padre D. Alonso el Sabio, el ya citado dia 4 de abril de 1284, hallándose en esta ciudad á 20 de mayo de 1293, libró un privilegio que dice así:

“Sepan cuantos esta carta vieren como Nos D. Sancho por la gracia de Dios Rey de Castilla, de Toledo, de Leon, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, et Señor de Molina : Por ruego de D. Gonzalo, Arzobispo de Toledo, Primado de las Españas, et nuestro Canciller mayor en los reinos de Castilla, et de Leon, et de Andalucía, tenemos por bien de hacer Estudio de escuelas generales en la villa de Alcalá. E porque los maestros et los escholares hayan voluntad al estudio, otorgámosles, que hayan todas aquellas franquezas que ha el Estudio de Valladolid. Y mandamos et

« AnteriorContinuar »