Imágenes de página
PDF
ePub

Los mis Privados é mis Consejeros
Dejáronme solo, é vánse uno á uno:
Los mis Secretarios, é mis Camareros
De mí no han cura lambien de consuno;
Los nobles Donceles non cura ninguno
De me visitar de pan nin de vino;
Mas róbanme todos é van su camino
É finco yo solo, é del todo ayuno.

El mi grand tesoro ya non aprovecha
Que ove abarrido por toda España (1):
Antes por cierto el Drago, que asecha
La plata é el oro, muy mucho me daña:
É ya non me valen las artes é maña,
Nin fuerza de armas, valientes,
Nin ricos, nin sabios, nin propios parientes,
Falagos, nin ruegos, mansedat pin saña.

Es mi querella que vos me valades
En tantos peligros é desaguisados,
Segund que por otros vos bien trabajades,
Faced ora tanto por mí ayuntados:
Que yo salir pueda d'entre finados,
É tornat me vivo asi á desora
É nunca mas muera despues nin agora;
Mas ser ya non puede por vuestros pecados.

Por ende , Señores, vos ya non podedes

(1) A vista de esto y de otras reflexiones con razon se puede tener por fábula lo que se cuenta de que en Búrgos no tuvo para cenar. Véase Berganza, tom. 2, pág. 219.-F.

Doler de mi muerte, pues otros morieron Mas grandes, mas altos, segund oiredes; Mas ricos, mas fuertes sobre cuantos fueron Probados en armas, que siempre vencieron; É otros mui sabios Poetas, Maestros, Filósofos grandes, sotiles, mui prestos, Que todos á mi muerte forzada vinieron.

Aquel noble César de mui grand imperio, É César Augusto, el fuerte Trajano, Pompeo, é Claudio, Julio, é Tiberio, El buen Costantino, é Ottaviano, Tito el noble é Vaspasiano, É otros mui altos potentes é ricos, Decid si murieron mas grandes, mas chicos Sus padres, sus fijos tambien Adriano.

El grand Alexandre que puso conquista Por todo el mundo é toda nascion, Troylo é Darío, el grand agonista , Menelao, Priamo é Agamenon ; Tyndaro é Pyrro, Saul, Salomon, De todos aquestos, decidme, qué es dellos? Si viven ó mueren por mí ó por ellos, De aquesta pregunta vos fago mencion.

Aquel grand Ercoles famado guerrero
Ulixes , Achiles, é Diomedes,
Don Etor, é Páris el buen caballero ,
Oreste, Dardán, é Palamedes,
Eneas, Apolo, Amadis, aprés

Tristan é Galaz , Lanzarote el Lago,
É otros mas destos, decidme cuál Drago
Tragó todos estos, ó de ellos qué es?

S

El buen Aristóteles el grand natural, Pitagoras, Ervis, Rasis, é Platon, Omero é Seneca, é mas Juvenal, Boecio, Lucano, Oracio, Nason, Tulio, Vegecio, Virgilio, Caton, Poetas perfectos, grandes astrólogos; É mas otros muchos que non estan en prólogos; Pues todos aquestos decidme ¿dó son ?

É de sus imperios , riquezas, poderes,
Reinados, conquistas, é caballerías,
Sus vicios, é bonras, é otros plazeres,
Sus fechos, fazañas, é sus osadías;
Á dó los saberes é sus maestrías ?
A dó sus palacios, á dó su cimiento?
Cerrado el ojo, paréceme viento:
Agora lo creo sin muchas porfías.

FINIDA.

Conviene pues mucho regir vuestras vias
É cesár el planto de mi movimiento;
Ca vos eso mesmo faréis mudamiento:
Velat á la muerte que vánse los dias.

ESTE DECIR FUÉ FECHO AL FINAMIENTO DEL DICHO
SEÑOR REY DON ENRIQUE EN TOLEDO, EL

QUAL FIZO ALFONSO ALVAREZ.

En otra parte añade: De Villasandino, mui sabio é discreto varon, é muy singular componedor en esta muy graciosa Arte de la Poesia é Gaya Sciencia, el cual por gracia infusa que Dios en él puso, fué esmalte, é luz, é espejo, corona é monarca de todos los poelas é trovadores , que fasta el su tiempo fueron en toda España (*).

Muy poca fianza é menos firmeza
Veo en el mundo que es de presente:
El sabio, esforzado, tambien el valiente
Non vive sin cuita por mucha riqueza.
É veo á las veces sobir en alteza
El pobre mesquino de sotil estado,
É al rico en un punto ser derrivado,
É vive lazrado con mucha pobreza.

* Fué sin duda Alonso Alvarez el mayor ingenio de aquella edad. El marqués de Santillana dice en su carla ya citada: Desile el tiempo del Rey D. Enrique ( III) de gloriosa memoria, padre del Rey nuestro Señor, fasta estos nuestros tiempos, se encomená elevar mas esta sciencia con mayor elegancia. Principalmente Alonso Alvarez de Illescas gran decidor, del qual se podria decir aquello que en loor de Ovidio un grande estoriador escribe : que todos los moles é palabras eran metro. Añade, que escribió muchísimo y que andaban sus coplas en manos de todos. Sarmiento, Poes. esp. pág. 156, núm. 374. Este autor advierte en otra parte (pág. 362, núm. 800), no se balla con mas noticias de Alonso Alvarez que estas que aquí ha puesto del Marqués. Pero el mismo confiesa haber visto la Nobleze de Andalucia de D. Gonzalo Argote de Molina, que en el ludice prévio de autores de que se valió para ella, pone el Cancionero de Alonso Alvarez de Villasandino, que en aquel

Es en los vivos muy bien declarado,
É por ejemplo asáz verdadero,
En como este mundo es fallescedero,
Así como sueño que es olvidado:
Ca non sabe quando será derrivado
Del mundo captivo que ayna fallesce;
Pues vedes que a todos aquestos contesce,
El rico é el pobre que finca burlado.

siempo (dice dentro, fol. 275) fué el mas celebrado poeta de Espana, cuyas obras su Magestad (D, Felipe II ) riene en su Real Librería de San Lorenzo. Copia de ellas diez octavas que elogian y vindican del improperio de cierto portugués la conducta del condestable D. Rui Lopez Dávalos en el reinado de D. Enrique III, escondiéndole bajo la metáfora de un girifalle y de un alcon. Estas son las coplas que irritaron tanto á Francisco Cascales en la Historia de Murcia pág. 212 (de la nueva edic, allí, en 1775) contra Argote y contra Alvarez, que no acertó á tratarlos con la moderacion que merecian. Lo que no sabemos es, por qué el Marqués le apellida Alvarez dc Illescas, y Argote, Alvarez de Villasandino, siendo un mismo sugeto en los dos. Yo creo que el uno de estos nombres indica su apellido de familia, y el otro el del pueblo de que era nalural; pero no es fácil resolver en cual de ellos nació, si en llescas del reino de Toledo, ó en Villasandino en Campos. De cualquier pais que fuese, él fué en su tiempo el principe de los poetas castellanos, y ennobleció á su patria por las letras y por las armas. Maestre Fr. Pedro, tambien poeta contemporáneo, le hizo cuatro preguntas sobre tanlas dudas del Apocalipsi, a las cuales satisfizo. En la primera le elogia :

Señor Alfonso Alvarez gran sabio perfecto
En todo fablar de lindo poetria ,
Estremo en armas de caballeria,
De regir conpañas, si algund, discreto;
Yo ruego que abrades el vuestro decreto
E me demostredes aquella vision,
Que puso Sant Joban eu revelacion
De la Apocalipsi muy escuro secreto.

« AnteriorContinuar »