Imágenes de página
PDF
ePub

la (raducion que hizo (como él lo dice en el prólogo) de LXXV Cartas de Séneca (por la toscana ele Pedro Ricardo, ciudadano de Florencia) impresa en Toledo año 1510. con una Suma (tambien en romance) siquier Introducion de Filosofía Moral de Leonardo Aretino, de la cual no sabemos si fué igualmente traductor el mismo Fernan Perez. Todo compone un tomo en folio de 75 hojas. De esta misma traduccion de las epístolas de Séneca vimos dos manuscritos algo mas antiguos que la edicion , pero con notas marginales (al parecer del mismo) que están omitidas en la impresion: el uno muy corpulento por la anchura de los márgenes, en la librería de los PP. Franciscanos del convento de San Mamés de Abando en Vizcaya, cerca de Bilbao, el cual nos pareció de muy buena nota: y el otro en la del Colegio Mayor de Santa Cruz de esta ciudad , en folios 191. De los cuales careados con la impresion pueden sacarse no pocas lecciones variantes (1).

Tampoco son muchos los autores en que encuentro citado el Mar de Historias. Solo de cuatro hago memoria ahora, bien que conservo especie de haberle visto cita do de otros; pero que todos son pocos. Entre estos hay dos, que se puede afirmar no dejaron libro bueno español que no leyesen; á saber, el conde de Lanzarote, Don Gonzalo Argole de Molina y el P. Gabriel de Hcnao. El primero le cita en la Sucesion de los Manueles que im

(I) En el prólogo ;'i la traduccion impresa dice Fernan rere/.: "E fizola trasladar de latin en lengua florentina Ricardo Palm, «ciudadano de Florencia, á utilidad y correccion de todos los que « este libro leerán: las cuales son trasladadas del original del dicho « Séneca por la orden que en él fueron falladas. Y estas que aquí « se siguen , fizo trasladar de lengua toscana en el romance de nues» « Ira España Fernan Perez de Guzman."

Tomo XX. 33

primió con el Conde Lucanor del Señor D. Juan Manuel, en Sevilla año 1575. Suces. III; y el segundo en el tomo l de sus Antigüedades de Cantabria, impreso en Salamanca año 1689, pág. 175, núm. 1 y 177, núm. 4, donde alega á Hernan Perez de Guzman en el Mar de Historias, cap, 27, por la noticia de que Augusto compuso XV libros de sus hechos hasla la guerra cantábrica. Gil Gonzalez en su Historia de D. Felipe III (lib. 2, cap. 85, pág. 212) refiriendo algunos autores que escribieron en asunto á estatutos de limpieza cuenta entre ellos á Fernan Perez de Guzman en el Mar de Historias, en la vida de San Pedro de Santa María; San Pedro de Santa María llama á D. Pablo, célebre obispo de Burgos, como luego veremos. Pero son sandeces de Gil Gonzalez, que por escribir mucho, daba á la imprenta los borradores.

Por el mismo tiempo del P. Henao Gaspar de Uriarte en una de sus Observaciones á la Historia inédita de Yalladolid, que trabajó Juan Antolinez de Burgos, escribano (como tengo entendido) del número de esta ciudad, en tiempo del Rey D. Felipe IV, parece leyó este libro, pues citándole, dice: El primero que escribió á favor de los Estatutos de limpieza fué Cristóbal de Santistéban, reciño y regidor de Valladolid, comendador de Biezma, en la Historia que intituló Mar de Historias, en la vida de D. Pablo de Santa María, obispo de Cartajena. Concrete el lector estas especies: 1Uriarte da por autor del Mar de Historias al comendador Santistéban (como lo hizo D. Nicolás Antonio), lo que puede tener fundamento en que Santistéban fué el editor, y el que dedicó la obra al obispo de Córdoba, sin poner tal vez en la portada el nombre de Fernan Perez; y como estos autores no p.isaron mas adelante al examinarlo, creyeron con ligereza que Santistéban fué el aiitor. i.* La vida del obispo Don Pablo estaba en el Mar de Historias; pero es así que la misma se halla en el Tratado de ¡as Semblanzas (al capítulo 26) como hoy le tenemos: luego, el tratado no andaba con el Mar por accidente, sino porque era parte de él. 3.* En la misma vida se trataba de estatutos de limpieza; pero esto se verifica en la que está en las Semblanzas: con que se acredita por todos medios la antigua inclusion y edicion de estas con el Mar de Historias.

Pero son supérfluas otras comprobaciones cuando queda innegable esta verdad con solo un testimonio de nuestro erudito sevillano Lope Bravo de Rojas, el cual no se anda, como esos otros, por las ramas, sino que acude al mismo libro y copia la portada. Ved lo que dice en una ñola al principio de esas Semblanzas de la edicion de Logroño con la crónica, año de 1517: "El noble ca« ballero Fernan Perez de Guzman hizo y copiló un libro « que intituló Mar de Historias; en que se tratan muchas «antiguas Historias: trata de los Emperadores é famoso* « Capitanes, é de sus Vidas; é Príncipes, Gentiles y Ca«tólicos: y de los Santos é Sabios, é de sus Vidas, y de «los libros que hicieron: y de las Generaciones y Sem«blanzas de los Reyes é ilustres Varones de su tiempo, «que aquí puso el doctor Carvajal con sus Adiciones, « que yo noté donde dice Doctor. El cual libro de Mar de «Historias hizo imprimir en Valladolid el año de 1512. « el comendador Cristóbal de Santistéban, comendador de « Biezma, regidor de Valledolid, dirigido al Rvmo. Señor « D. Martin de Angulo, ilustre en sangre y letras, dignísi« mo obispo de Córdoba, Presidente de la Córtey Chanci«ría Real que reside en Valledolid, del Consejo de la «Urina nuestra Señora; con privilegio de cinco años." Hasta aquí Bravo, que copiando por la mayor parte la portada del libro, nos deja al mismo tiempo una puntual idea de lo que él podia ser; pero que á proporcion aumenta en nosotros el dolor de no hallarle. Dejémoslo aquí, porque algun lector delicado de sienes no nos diga que con tanto decantar el Mar de Historias, le tenemos ya mareada la cabeza.

Enhorabuena; vamos á otro asunto. El doctor Carvajal , del Consejo de los Reyes Católicos, y de su hija y nieto Doña Juana y Don Cárlos, es bien sabido que preparó para la imprenta esta crónica del Rey D. Juan II, copilada tambien por Fernan Perez, y en mucha parte escrita por él, y que poniendo á continuacion su tratado de las Generaciones y Semblanzas, como él dice, emendadas y adicionadas, lo dedicó todo al Emperador Don Cárlos que apenas acababa de poner los piés en España. S. A. lo hizo imprimir, como ya se advirtió, á Arnao Guillen de Brocar en Logroño el mismo año 1517, concediéndole privilegio exclusivo para repetir la edicion y vender esta por espacio de diez años. Brocar la concluyó en 10 de octubre del mismo con todo el esmero que á la sazon era posible, de buena letra, buen papel, rúbricas encarnadas y otros adornos, en un tomo en folio de docientas cincuenta y cuatro hojas sin las veinte y seis del principio no numeradas, en que van la portada, prólogo y últimos sucesos de D. Enrique III, por Alvar García de Santa María (con inclusion del testamento de este Rey) las tablas de la de D. Juan II y las de las Generaciones de Fernan Perez, cuyo texto empieza al fol. 241 y sigue hasta el 25i último de todos. Hízose segunda edicion de esta crónica sin las Semblanzas (y es la única que Don Nicolás Antonio mencionó) en Sevilla por Andrés de Búrgos año 1543; y la tercera con ellas en Pamplona por Tomas Porralis, impresor poco exacto, año 1590; todas en folio.

El doctor Carvajal, que sin distincion introdujo varias adiciones, bien excusadas, en el texto de la Crónica, haciendo hablar á Fernan Perez, cuando ya no vivia y cosas que él no alcanzó, como el anacronismo de referir ya reinantes a los Reyes Católicos (que sin duda se coronaron mucho despues de su muerte) (1), aun manejó con mas despotismo y libertad su tratado de las Semblanzas, libro de oro, que no admite metales bastardos, ni los necesita para brillar. Tres cosas hizo sobre él el Doctor, que importa mucho distinguir, porque no se confundan como hasta ahora. La 1 .* fué ampliarle con unas largas Adiciones genealógicas, que dilatan hasta su tiempo las sucesiones de aquellos grandes personajes de que habló Fernan Perez. No se han impreso, pero corren en manos de muchos. Un ejemplar ms. no muy exacto guarda la librería del Escorial, del cual se han multiplicado no pocas copias aun mucho mas pervertidas. Solo D. Luis de Sa

(1) Sucede esto con especialidad en el año 1451, cap. 124 al fin, donde se lée: En este tiempo en 23 de abril del dicho año nasció la Infanta Doña Isabel que fué Princesa, y despues Reina y Señora nuestra; y luego en el cap. 128, año 1452, se pone el nacimiento de su marido el Rey D. Fernando con igual expresion: lo mismo en sustancia se repite despues al fin del cap. 129, donde se habla del Infante D. Alonso (proclamado Rey contra su hermano el Rey D. Enrique) como de quien habia ya muerto. Cuyas expresiones y otras semejantes no pueden ser de Fernan Perez, á quien, ó se ha de hacer un Nestor, ó es preciso creer difunto en tiempos muy anteriores. Véase al fin de su Vida el erudito nuevo editor de las Semblanzas con el Centon Epistolario y Claros Pavnes iFe Pulgar,

« AnteriorContinuar »