Imágenes de página
PDF
ePub

DON ENRIQUE IV, AÑO 1465.

Otro del Señor Rey D. Enrique IV, dado en Toledo en 21 de abril, año de 1465, para que en el miércoles de cada semana tuviese su mercado franco, libre de todos derechos de alcabala, portazgo y pontazgo , de todos los géneros que los tragineros llevasen á vender y vendiesen públicamente.

DON FERNANDO EL

20.

DON FERNANDO EL CATÓLICO. Otro del Rey D. Fernando el Católico, dado en Madrid á 11 de marzo de 1468 (acaso 78) por el que hizo merced á la dicha ciudad de dos tablas y tajo de carnicerías que estaban en la plaza de Zocodover.

DOÑA ISABEL LA CATÓLICA, AÑO 1485.

Otro de la Señora Reina Doña Isabel, dado en Valladolid á 8 de marzo de 1483, para que dicha ciudad usase de dos oficios de fieles ejecutores, y por sí los luviese y proveyese.

presentó haberse observado con ella de 600 años atrás, y especialmente por el Supremo Consejo de la Cámara siempre que la habia escrito, cuyo ejemplo como de tribunal lan principal no suera extraño siguiesen todos los otros; acudió con la queja correspondiente al Señor Rey D. Felipe III; y S. M. de resulta expidió su Real cédula en Valladolid á 3 de abril de 1610, refrendada de Tomás de Angulo, su secretario, para que las chancillerías, audiencias y demás tribunales en sus provisiones y despachos observasen á Toledo el tralansiento que siempre se le habia dado de llamarla Ayuntamiento y corregidor de la ciudad de Toledo, y no Concejo. Tengo copia de aquel tiempo.

CARLOS v, AÑO 1537.

Por cédula del Señor Rey D. Cárlos V de 7 de diciembre de 1537, hizo merced y prometió á la nominada ciudad no quitarla lugar alguno de su jurisdicion, ni hacerla villa, porque sirvió á S. M. con 12,000 ducados.

PELIPE II, AÑO 1559.

Otro del señor D. Felipe Il de 18 de mayo de 1559, por el que hizo merced á la nominada ciudad de otros dos oficios de fieles ejecutores, para que perpetuamente usase de lodos cuatro, y nombrasen fieles ejecutores entre sus regidores y jurados.

Todos estos privilegios están confirmados por los scnores Reyes D. Felipe II, III y IV; D. Carlos II , D. Felipe V y D. Carlos III, y extractados en un expediente que siguieron D. Eugenio y D. Leandro de Otaola, originarios de Menagaray, tierra de Ayala, por la escribanía de Baca en el año de 71, que se mandaron unir á otro que siguió D. Miguel de Abasolo en el año de 77 por la escribanía de Villegas, en donde paran ambos, sin decidirse la cuestion que va á proponerse.

Los Otaolas pidieron la provision ordinaria de dar es. tado; y requerido el ayuntamiento, respondió no haber distincion de ellos por ser Behetría de nobles, y que si algun vecino tenia ejecutoria, se mandaba observar quedando copia en el archivo, y así que ocurriesen los pretendientes al lugar de su origen. Pero lo hicieron en la Sala pidiendo sobrecarta: se mandó pasar al señor Fis. cal; y cslc expuso que la respuesta del ayuntamiento se sostenia en la indistincion de estados y en la exencion de pechos y tributos por los privilegios que quedan relacionados. La primera de estas razones dijo era una prevencion de todas las poblaciones grandes, harto dañosa para la conservacion del lustre de muchas familias, que hacen la mayor parte de la nobleza, que regularmente habita en las ciudades. En esto se confunde el derecho del cuerpo con el del particular de los individuos; y debiera el ayuntamiento haber lepido presente que son diversos en extremo; porque de no haber distincion de estados en un pueblo, solo se infiere en rigor que el cuerpo de la nobleza no puede adquirir mitad de oficios de república; pero de ningun modo se puede sacar la consecuencia de que no han de ser reconocidos por hijosdalgos los que verdaderamente lo sean, ó que no se les han de guardar las honras y preeminencias que les corresponden, porque las leyes se las conceden absolutamente, tanlo en los pueblos donde hay mitad de oficios, como donde no

la hay.

Así como por esta razon no perjudica el reconocimiento y admision de los hidalgos á la indistincion del pueblo, menos ofende á la exencion que por particulares privilegios gocen sus vecinos y naturales; porque esta gracia comun en nada se disminuye por la particular nobleza de que es formalmente contra distinta, y la especie de que Toledo es Behetría de nobles no debia detener á la Sala, porque ya conocia la impropiedad de esle error, nacido de la equivocacion con que comunmente se habia enlendido la palabra Behetria, la cual era compatible con la nobleza, y de ningun modo aplicable aun en el sentido de que todos los vecinos fuesen nobles en Toledo, cuya poblacion se compuso despues de la restauracion

de cuatro clases, y en los tiempos modernos se sostiene por los forasteros que continuamente la renovaban, en cuyo mérito pidió que se librase la sobrecarta y aun provision para hacer padron con distincion de estados.'

Estimóse así, pero á este tiempo se mostraron partes el ayuntamiento y sus jurados que pretendieron se recogiesen dichas provisiones. Expusieron é hicieron mérito de los privilegios, del diverso sentido en que debia entenderse la palabra Behetría, del lustre que conservaba Toledo, y de que hacian mérito alguno de nuestros escritores: que nunca habia consentido que alguno filiase: que sus vecinos cuando no estuviesen calificados por nobles de sangre, gozaban de los mismos privilegios y exenciones : que mediaba una costumbre inmemorial de no haber admitido por este medio á ninguno por vecino, y que únicamente lo observado era el colocar sus ejecutorias en el archivo, sin hacer de ellas otro mérito mas por satisfaccion de los interesados en este duplicado limbre, que por reconocimiento de particular distincion : que nunca habia habido ni podria admitirse sin grave ofensa de una poblacion que siempre habia sido enriquecida de mercedes y exenciones Reales.

.. Contra el padron que se pretendia', dijo: no podia tener lugar respecto de que lodos eran nobles: no se lo. graba el fin de las leyes, y era impracticable en un pueblo de lan crecido vecindario; por lo que tampoco se habia hecho cuando se expidió por la Sala la orden general del año de 36.-Durango. .

Alegando el licenciado Orbancja, tambien por el ayun tamiento de Toledo , expuso que era mas equivocada la alegacion del Fiscal sobre la palabra Behelrio, porque esta nada queria decir mas que entregarse los vecinos de un

CONDO

pueblo á quien bien les biciese; y como este se puede componer de nobles, no podria llamarse de otro modo ; y aunque Toledo despues de la pérdida de España se hubiese en su razon compuesto de cuatro clases : como á todos en comun y en particular se les concedió la exencion y la libertad de todos los derechos y derramas de pecheros, como si verdaderamente fueran todos nobles; no es incompatible aplicar el concepto de Bebetría de nobles en contraposicion a la que hoy se entiende por el privilegio de D. Juan II, pues hasta entonces habia en ellas hijosdalgo que gozaban de los efectos de la nobleza, siendo uno de ellos el de no pagar pecho, de que fueron librados por el conde D. Sancho de Castilla , pues hasta entónces le pagaban como los pecheros (1). Mucho menos para con Toledo, pues no fué conquistada , sino que se entregó al Rey de Castilla , como eligiéndole por dueño para que la tuviese é hiciese bien, y por lo mismo dejó en ella muchos nobles castellanos en defensa de los molos que quedaron habitando en ella , y le habian entregado la ciudad.

Los Otaolas expusieron que las leyes no permitian la justificacion de la nobleza sino en los pueblos donde los pretendientes tenian vecindad, vivian y moraban; por lo que si en Toledo no la hacian, quedaban privados de la distincion que lograban los demás aun en los pueblos don

(3) Error comun de nuestros escritores, injurioso sumamente å la nobleza, la cual ántes del conde D. Sancho, que solo dominó en el condado de Castilla (entonces corlo distrito angular entre los rios Pisuerga y Duero, y por cabecera el mar Océano setentrional) tuvo tanta ó mayor exencion que despues generalmente en los restantes dominios y toda la Peninsula. Don Sancho solo les esimió de que ne stipendiis suis militari cogantur ultrà tres dies.

« AnteriorContinuar »