Imágenes de página
PDF
ePub

de oidor en la chancillería de Valladolid, donde lo era ya en ejercicio el año 1 499 á los 27 de su edad, como se ve por Real cédula de 18 de noviembre de aquel año, dirigida a la misma chancillería, en la que entre los acluales oidores de ella se cuenta el licenciado Carvajal (1).

Tan buena cuenta debió dar de su persona en aquel empleo delicadísimo, y tales muestras de ciencia, conciencia, prudencia y talento, aun para cosas mayores, que los Reyes Católicos con aquel tino maravilloso que Dios les dió para la acertada eleccion de sugetos, pronosticándose de él esperanzas que no les salieron incierlas, le quisieron tener mas a la mano, y sacándole pronto de allí, le realzaron á su Consejo. Todo esto consistia en que por aquel tiempo eslos dichosos Reyes hacian visitar á menudo y con rigor, por personas de toda entereza, las chancillerías, audiencias y empleos de judicatura y gobierno, leniendo además hombres reservados dispersos por el reino, que les avisaban con justificacion de cuanto pasaba, y les daban cuenta, asi como de los discolos y revoltosos que no convenia tolerar en los pucblos, tambien de los sugetos de mérito, tal vez arrinconados; con lo cual y un apuntamiento que llevaban de todo para su gobierno en el libro reservado, que llamaban verde, nada se les ocultaba, y cuando llegaba el caso, proccdian con tanta inteli

prudentes Reyes tanto cuidado con las calidades, i que se debe hacer con los de justicia y gobierno?”

(1) Impresa en las Ordenanzas de la Canciller. de Vallad., lic bro 1.o, lit, 3, núm. 81, fol. 41. Y adelante en la nota 34 se produce otro documento, que acredita se hallaba ya oidor con anterioridad en 26 de junio del mismo año 99.

[ocr errors]

gencia como si á lodo hubiesen estado presenles: fenómeno que causaba á los ignorantes del misterio grande espanto y turbacion. Y al modo que no perdonaban á los que mal hacian, aunque fuesen oidores, presidentes ó de la mas alla esfera, como se vió en el caso de la privacion general de sus plazas á los de ValladoJid en el año 1492 (1), para que la maldad fuese castigada y el falso mérito no se ingeriese solapadamente á ocupar el lugar de la virlud; así tambien de la noche á la mañana, con admiracion universal, solian sacar de entre cuatro paredes para allos y grandes destinos á personas meritísimas, pero humildes, de quienes pocos hacian mencion. Así á los humildes alentaban y á los soberbios deprimian como era justo (2).

Por este estilo nada es extraño ver ya ocupando plaza en el Consejo de unos Reyes tan escrupulosos en materia de eleccion de jueces al licenciado Carvajal á los 30 años

(1) Véase al Sr. Galindez en los Anales sobre aquel año, de donde tomaron la noticia los que despues la escribieron, Garibay, Pedraza , Otero, Salazar de Castro, etc.

(2) Estos rasgos preciosos de politica de los Reyes Católicos están escritos en muchas partes, pero en ninguna mejor que en el. breve y elegante papel que nuestro Galindez con su buen juicio, discrecion y celo dirigió como buen consejero al Emperador Cárlos V luego que sucedió en estos reinos, procurando inclinarle á que adoptase en ellos aquella misma forma de gobierno de sus abuelos los Reyes Católicos. El cual papel, como de un consejo de estos Reyes, sin decir, y acaso ni saber, cual hubiese sido, imprimió Julian del Castillo el año 1624 en Madrid en su Historia de los Reyes Godos, lib. 4.", dis. 9, pág. 312. Pero nosotros habiendo hallado al margen de un ejemplar de esta historia una nota ms poco posterior, de que ese consejero fué el doctor de Carvajal, se le restiluimos gustosos y le reproducimos entre sus obras, siendo digno de que se conserve, y acaso el mejor elogio que ha podido hacerse de aquellos inclitos y memorables Principes.

na

de su edad, tiempo en que pareceria no hallarse suficientemente maduro el juicio para las grandes funciones de prudencia, que en los empleos del supremo juzgado y gobierno de una nacion tan vasta y de tantas relaciones como la española, es preciso se ofreciesen. Pero ello es así que en 26 de octubre de 1502 se hallaba ya promovido al Consejo y firmó con los demás consejeros y en el último lugar, en prueba de ser el mas moderno, la pragmática sobre carla dada en Madrid con esa fecha (inserla otra de 26 de julio del mismo año en Toledo en que no está su firma) que contiene varias ordenanzas para la chancillería de Valladolid (1).

Y lo mismo se lée en olra pragmática de 17 de enero del año siguiente 1503, expedida por SS. AA. en Alcalá, prescribiendo a los tribunales las ordenanzas para el órden judicial. Y para que con uno o dos solos testimonios no se entienda que podria haber error en las fechas, hay tambien iguales pragmáticas de 3, 19 y 20 de marzo, 10 de abril, 13 de mayo y 7 de junio del propio año de 1503, firmadas por el Sr. Carvajal del mismo año como uno de los consejeros, con cuya consulta se acordaron; bien que, desde la de 20 de marzo ya firma despues de él el licenciado Santiago, que debió entrar posteriormente (2).

(1) Impresa en las Ordenanzas de la misma Chanciller. con el titulo de Pragmátima Sancion, fol 198 hasta 201, nuev, edic. de 1765 alli en cas. de Santander. .

(2) Eslas pragmáticas son la 135, 201, 202, 203, 205 y 206, de aquel raro y poco conocido (segun el corto uso que veo hacer de él en estos tiempos) libro que contiene la coleccion de pragmá. ticas de este reinado, algunas pocas de los anteriores y unas cinco ó seis bulas pontificias, que todas, si bien se hubiesen contado, eso cederian de las 207 que alli van numeradas, las cuales halláudose Hasta aquí solo usa del título de Licencia:lo. Despues de esto se graduó de Doctor, en lo que no hay que reparar, porque en aquel tiempo solian hacerlo así oidores y consejeros, y aun oponerse a las cátedras, hasta que despues se les probibió por la incompatiblidad que traia

dispersas y no fácilmente á la mano de los jurisconsultos y jueces (como ahora las nuestras) los señores Reyes Católicos con aquel su celo de justicia y concierto en todas las cosas, que siempre les llevó la atencion , mandaron á su Consejo, que las hiciese recoger en un volumen. Blizolo así, aunque solo por division de materias sin la de títulos ni libros. Y SS. AA. por otra pragmática general en Segovia á 10 de noviembre del año 1503, dieron inserta esta coleccion preciosa, y autorizándola , mandaron guardar y cumplir todas las en ella contenidas, y que para mejor guardarlas y disundirlas se imprimiesen de molde; lo que se hizo con tavla rapidez (cosa que espanta) que en solos los 6 dias siguientes de ese mes en el 16 se concluyó la edicion por el impresor Lanzalao Polono en Alcalá en un tomo en folio de 389 hojas de letra de lortis á costa de Juan Ramirez, escribano de Cámara y encargado de ella por SS. AA., á quien tasaron por cada ejemplar un castellano de oro que valia 435 ms. Pero produciendo de dia en dia la variedad de los tiempos y la ocurrencia de nuevos negocios otras muchas pragmáticas y Reales determinaciones que quedaban tambien dispersas, unas contrarias, otras indiferentes, y otras conformes a las de dicha coleccion, el Reino reclamó esta confusion y desaliño á Carlos I, en las Córles de Valladolid de 1523, por la petic. 58–inslando para que se nombrase persona, que teniendo presente la expresada coleccion del tiempo de sus abuelos y las pragmáticas sueltas posteriores, arreglase un cuerpo de las que debiesen quedar y ser observadas, y las demás se excluyesen. Pero aunque fué la respuesta , que estaba bien, que se haria; en el efecto solo vemos, que en el año 1528 salió de Alcalá de la imprenta de Miguel de Eguía, un tomo en solios 228; pero de la coleccion al pie de la letra de los Reyes Católicos, sin mas aditamento que el de otras dos pragmáticas suyas al fin del año 1498, que se debieron contemplar olvidadas; seis de su hija Doña Juana , siendo una de ellas la Ordenanza de los paños del año 1515; el Cuaderno de las leyes de Toro, y el de las de la Hermandad, que habian confirmado sus gloriosos paТомо ХХ.

19

con sus oficios (1). Y para que no se arguya que pudieron ser dos distintos sugetos el licenciado de ántes y el doctor de despues, se advierta en prueba de ser uno mismo que guarda el propio lugar en la firma.

El año siguiente 1504 perdió la España despues de tantos reinos ganados, tanta fama y opinion por el orbe,

dres en Córdoba á 7 de julio de 1486, cuya impresion se repitió (tambien literalmente sin otra novedad ) por Fernando de Santa Catalina, impresor de Toledo año 1545, en otro tomo de 230 folios con la portada y tablas que se halla en mi libreria , á que siguió la de Juan Ferrer allí año 1550, en igual número de hojas, y son las 4 ediciones de que puedo dar razon, no habiendo visto hasta ahora la de Medina del Campo del año 1549, aumentada por el Dr. Diego Perez de Salamanca, jurisconsulto bien conocido, que cita el muy erudito y esmerado en este género P. Burriel en su librito precioso . de los pes, y medid. de Toledo , 2.a ediccion, pag. 36, not. 2.", como tampoco creo la vieron los autores de las Instituciones del Derech. de Castill, en la Introduc., pág. 6 de la 1.° edic. ó CX de la 4.", donde en pena de no haber citado al P. Burriel (que no hubiera sido gran delito, debiendo allí y en otras partes exquisitísimos trozos, donde solo echamos menos su nombre) se invirtió el 9 en 6 y quedó la edicion por del año 1546. Y es cuanto podemos decir de la formacion de este volúmen de legislacion autorizada, aunque mal conocida, como ya lo lamentaba , de los jurisconsultos de su tiempo, el Sr. Otalora poco despues de dicha 4.a edic, y año 1550. ( in Sum. Nobilit., IV Part., cap. 1), No asi posteriormente el Sr. Castillo, de quien menos pudiera pensarse, el cual le alegó y citó en su Trat. de Tertiis,, lib. 6, cap. 12, núm. 38-Suplico á los profesores serios y juiciosos, que desean hacer el estudio fructuoso y en las fuentes de la legislacion (no á los que gastan lastimosamente el tiempo en diarios y frioleras) no pierdan ocasion de hacerse con este volúmen, donde hallarán raras y excelentes determinaciones, que en vano buscarán en otra parte.

(1) Cédulas de 3 y 10 de julio de 1546_Ordenanz. de la Chanciller. de Valladol., lib. 1.", tit. 2, núm. 107, y lib. 5, tit. 8, fol. 29, vto., 183 vto. y 184, donde se hallan impresas, nuev. edic. de 1763 en la misma ciudad en casa de Santander.

« AnteriorContinuar »