Imágenes de página
PDF
ePub

en

currencia de los dos, aunque esto no es del todo cierto, habiendo entrado á la parte Valladolid, que por la mayor proximidad de ocho leguas en comparacion de veinte y cuatro, no le haria el menor tiro, aun en igualdad con las demás circunstancias.

Es el segundo el Dr. Francisco de Pisa, historiador (le Toledo, escribiendo por los años 1605, cuyo testimonio queda ya vislo, debiendo tenerse aquí presente su advertencia que D. Alonso IX de Leon estableció la universidad de Salamanca, para que de su reino no luviesen necesidad de venir a estudiar á Castilla: no porque la de Palencia, como algunos con engaño piensan, se pasase á Salamanca.

El tercero es el docto P. Juan de Pineda , jesuita, en el Memorial por la santidad de San Fernando, impreso en Sevilla año 1627, pág. 137, donde funda este dictámen, diciendo: “Y la razon así lo dicta , que no fuera «prudencia deshacer unas escuelas para fundar otras, a aunque estas sean mayores y mas generales, pues los « estudios no se fundan por el bien y honra particular « del lugar, mas por el bien comun de las personas del « reino, que sin grandes gastos, descomodidades, ni lea jos, tengan á mano muchos y buenos maestros." Y al márgen: "El Rey Don Fernando no deshizo la univer« sidad de Palencia, sino el liempo por falta de sala« rios, ó maestros, ó estudiantes, ó otra causa que no se « sepa.” Este P. birió la dificultad.

De este número es tambien el docto jurisconsulto Don Alonso de Escobar y Loaysa , colegial mayor del de Cuenca en Salamanca, por su célebre tratado De Pontificia et Regia jurisdictione in studiis generalibus, publicado poco despues de su muerte á diligencia del mismo co

no

legio en Madrid año 1643. El cual despues que en el capílulo 8, núm. 46, y en el 11, núm. 40, siguiendo á Chacon y Gil Gonzalez ha puesto el principio de aquellos estudios por D. Alonso IX de Leon en el año 1200, y su continuacion sin aprobacion pontificia por el discurso de cincuenta y cinco años, hasta el de 1255, en que á solicitud del Rey D. Alonso el Sabio se la dió el papa Alejandro IV, sigue en el cap. 22, núm. 117, y dice así: Denique Alphonsum VIII Castellanum Regem Pallantiæ Studium generale erexisse constat, quod poslea Ferdinandus Sanctus destrui permissit, præceptoribus stipendiis non solulis, celerisque universitalis juribus neglectis, el hoc, ut Academia nostra, cui impensius ipse favebat , in dies cresceret. Cita el prólogo de los estatutos de la de Salamanca y á Chacon, que como se ha visto, no dice todo lo que le atribuye. Porque es constante que S. Fernando ya que no favoreciese la palentina, y se inclinase mas a la salmanticense, no tiró a destruirla, como acaso se le imputa , no sin peligro de su crédito. Pero entre tanto este autor por de pronto ya no es del voto de la traslacion, sino del dictámen de que la palentina acabó en Palencia, sin salir de alli, que es lo que nosotros probamos.

Lo mismo el docto P. Andrés Mendo, de la extinguida religion, año 1634, escribiendo que la universidad de Palencia acabó alli collapsa; esto es, sobre sus propias ruinas de vieja y cansada por falta de reparador que le aplicase el hombro y sostuviese, pues S. Fernando se inclinó mas á favorecer la de Salamanca. Eodem icmpore Alphonsus VIJI Castellæ Resc aliam Academiam, quæ postmodum fuil collapsa , instituit in civitate Palentiæ. Y luego hablando del Santo Rey: Et cum in Cas

SUS n SUCC

a tellæ regnum successisset; obeunle Alphonso VIII ejus « avo ntaterno, Palentinam Academiam non fovit, inde« que illa fuit destituta stipendiis profesoribus el schola« ribus ; quippe proposuit universitatem à parente funa datam ei quam maternus avus erexerat (1)."

En el siglo presente á mas del P. Berganza , cuyo extracto se hizo en otro lugar, y del marqués de Mondejar, de quien se hará á su liempo, tenemos los siguieutes: El Dr. D. Juan de Ferreras, cura de S. Andrés de Madrid, y bibliotecario mayor del Sr. Rey D. Felipe V, en el tomo VI de su Histor. de Esp. que imprimió allí en el año 1720, á la pág. 17, bajo el de 1208, dice así : “Deseaba el Rey D. Alonso de Castilla fundar en sus doa minios una universidad, para que sus vasallos no nea cesitasen salir fuera de ellos para el logro de las ciena cias: y así la erigió en Palencia, trayendo de Italia y « Francia maestros de todas, señalándoles largos sala« rios, con que desde entonces empezaron nuestros es« pañoles á cultivar mas las letras. D. Rodrigo y Don « Lucas. Algunos ponen la fundacion de esta universi« dad el año siguiente.”

Y en el de 1223, pág. 95, prosigue de este modo: • El Rey D. Alonso de Leon, con el deseo de que sus « vasallos tuviesen en su reino universidad donde pu« diesen instruirse y cultivarse con las letras, fundó en « Salamanca una, trayendo maestros doctísimos en la « Escriptura, para que enseñasen la teología, como tan a necesaria a los que han de ser ministros de la iglesia. « D. Lúcas de Tuy. De testigo tan fidedigno como coe« láneo, y que trató tanto al Rey, se infiere cuan erra

(1) De Jur. Academic. lib. 1, Quæst. VII, núm. 134.

« dos han andado algunos escritores, asegurando unos « que la universidad de Palencia se habia pasado á Sa« lamanca ; otros que la habia fundado San Fernando, y « otros que se habia fundado antes de este tiempo. Esta « universidad (cuya memoria es gustosa para mí, por « haber cursado en ella) con la liberalidad de los Sumos « Pontifices y Reyes de Castilla y Leon, es una de las « mas celebradas del mundo, así por sus rentas y privi« legios, como por sus cátedras y catedráticos.” De sus aumentos por D. Alonso el Sabio y privilegios con que favoreció á los estudiantes , trata muy bien despues pág. 350, y acaso lo extractarémos en otro lugar.

Despues de este autor, en el año 1747, imprimió un papel en 24 hojas el Dr. D. Primo Feliciano San Juan y la Quintana, natural de las Encartaciones, por su colegio de los Angeles de Salamanca (de que habia sido individuo diez y ocho años) resistiendo la visita que en él pretendia hacer la jurisdiccion eclesiástica de aquella ciudad en perjuicio de la escolástica; y aunque el autor no se muestra muy versado en la bistoria, ni de la mejor produccion, todavía en su estilo balbuciente sabe decir, al fol. 13, “ haber sido el fundador de esa univer« sidad el Rey D. Alonso IX de Leon , padre de San Fer« nando, y que este último, porque su padre, el citado « D. Alonso, babia sido fundador del estudio de Sala« manca , favoreció mucho mas á eslas escuelas que a las « de Palencia, que fundó su abuelo (materno) el dicho Rey «D. Alonso VIII de Castilla á emulacion de su primo Don « Alonso de Leon (cil contrario se escribe por todos los de« más y en la inscripcion salmantina). Y despues su« cedió en el reino de Leon y dejó de pagar y favorecer a a la universidad de Palencia, que faltándola los estipen« dios, ella misma faltó. Aunque otros quieren seguir el « equívoco, de que se trasladó la de Palencia á esta de « Salamanca, no fué así, sino como queda insinuado; y « D. Fernando el Santo no fué el primer fundador, como a pensaron algunos, si bien es verdad que en tiempo del « Rey D. Fernando se acrecentó mucho el número de

maestros y estudiantes de Salamanca, y tuvieron mo« tivo y disculpa para creer que habia sido fundador por « tanto como favoreció y atendió al estudio de Salamanca. « Despues sucedió al Santo Rey D. Fernando su hijo el « Rey D. Alonso el X, á quien llamaron el Sabio, etc.” He aquí como muchas veces perfecciona Dios su alabanza de boca de los niños inocentes; como no es menester, digo, saber mucho, ni lener un muy vasto y muy profundo conocimiento en la historia y antigüedades de la patria, sino solo recapacitar un poco para alinar con la verdad, siempre que ella se busca con un corazon ingenuo, como el de este buen vizcaino.

Finalmente, el último de los impugnadores de la falsa tradicion es el cura D. Bernardo Dorado en su Compendio histórico de Salamanca, que sacó á luz en aquella ciudad, año 1777, despues de haber sido profesor en aquellos estudios, y de consiguiente nada desafecto á ellos. El cual á la pág. 176 se explica de este modo: “Muchos graves autores están y estuvieron « en el entender que nuestra universidad fué traslada« da á este pueblo desde la ciudad de Palencia, y en a esto padecen engaño, como se verá por lo que vamos a á exponer." Pone luego el privilegio de exenciones y favores que dió San Fernando á las escuelas de Salamanca, estando en Valladolid á 6 de abril de 1243, el mismo que ya vimos en Zúñiga, y con él a la vista,

« AnteriorContinuar »