Imágenes de página
PDF
ePub

una negociacion sórdida en hombres de letras. Otra cosa fuera que hubiese cometido humanamente un error, y luego por un nuevo descubrimiento le retractase. Entónces nadie le culpára, ántes le alabaria, porque por ingénita falencia todos vamos expuestos al error, si no nos guia la mano directora de la luz. ¡Oh! ella lo haga así, y evite en todos los hombres semejantes debilidades.

Despues de este autor, viene a la lista Jacobo Middendorp, teólogo, jurista y procancelario de la universidad de Colonia, con su obra célebre de Academiis totius orbis , que imprimió allí el año siguiente 1602, el cual en la pág. 437 despues que con Adriano Romano in Teat. urb., (autor que no tenemos en Valladolid) ha dicho de esta ciudad: Validolelum Academia el Cancelaria celebre; sigue con Possevino ya citado: Palentiæ Legionis Rex olim Academiam excitavit ad cujus imitationem Alphonsus Castello Rex Salmanticensem fundavit: Auclor Possevinus. Por lo mismo cae como él en la equivocacion de barajar los Reyes, atribuyendo al de Leon lo de Castilla y al de Castilla lo de Leon. Lo que al ver los trabajos que acá pasan con los nuestros, no es muy extraño en extranjeros, menos bien enterados de nuestras cosas, bien que no enterados debieran no escribir ni los unos ni los otros. Porque como dice Gravina, por quien yo esloy: Mejor es del todo no tener letras, que tenerlas malas. Pero entretanto no deja de existir su diferencia entre domésticos y extranjeros. De los cuales Vasséo, uno de ellos, aunque no en nuestra historia (pluguiera á Dios todos los españoles fueran Vasséos) dijo mas de doscientos años ha: Extra Hispaniam pauci admodum scriptores res hispanas alligerunt, idque ila dubia fide , ut plerum

que tota errent via (1). Por eso yo hago tan poco uso de ellos en esta obra, poniendo solo estos dos, como por ejemplo, para que se vea que no me falta razon, reduciéndome á los escritores naturales, que andan en manos de todos, con mas peligro de que se beban sus errores, si no se les atilda con la correspondiente correccion, donde la merecen. Este es el objeto sincero, á beneficio de mi genle, no reporlar de ellos un triunfo, que por fácil nunca podria darme grande gloria.

Sigue en el catálogo el licenciado Francisco de Pisa en su historia de Toledo, que acabó de arreglar de última mano en 1603, y publicó de segunda edicion un año despues de su muerte, con algunas adiciones y enmiendas su amigo D. Tomás Tamayo de Vargas, en aquella ciudad, año 1617. Este autor en el lib. y cap. III, fol. 134, col 2, dice: D. Alonso VIII, llamado el Bueno, fundó la universidad de Palencia. Y luego D. Fernando III el Santo, fundó el estudio de Salamanca. Parece le indujo á este error Villadiego, toledano tambien. Pero Pisa lo enmendó en las erras al fin, remitiéndose sobre lo cierto al lib. IV, cap. XII, fol. 174, donde dejaba dicho mas largamente, hablando de D. Alonso VIII: “Entre las otras excelencias « y virtudes grandes que tuvo, fué amicísimo de las lea tras, y de que en sus reinos hubiese letrados: y á este « fin, como no hubiese hasta aquel tiempo en Castilla nin« guna universidad insigne, por haber estado España ocu« pada en guerras, fundó el estudio y universidad de Pa« lencia, por amonestacion del arzobispo D. Rodrigo (hi« zole caer en este error Mariana, debiendo haber dicho el « obispo de Palencia D. Tello) haciendo traer de Francia,

mo

(1) In Procin. Chronicon. Hisp, cap. 2, (Hisp. Illustrat. tom. 1, pág. 576).

«Italia y otras partes hombres muy doctos en todas « sciencias y facultades, asignando grandes estipendios « para los regentes de cátedras. A cuya imitacion el Rey « D. Alonso IX de Leon, para que los de aquel reino no « tuviesen necesidad de acudir á Castilla á deprender las « sciencias, comenzó á fundar nuevo estudio y universia dad en Salamanca en el año mil dozientos y treinta y a cuatro (olro error, ya habia lres que era difunto): no « porque la de Palencia como algunos con engaño pien-: « san (obsérvese esto) se pasase á Salamanca, cuyos prin. « cipios, fundacion y aumento se declaran con breves « palabras en un letrero escrito en las escuelas mayores, « que dice así: Alphonsus Octavus Castellæ Rex, etc.

Omitimos lo demás, porque se ha de tratar de él en olra parte, siendo digno de nolar aquí que sea Pisa el primero que negó, despues de Chacon, cuyo testimonio verėmos adelante, la traslacion del estudio palenlino al salmanticense, y el primero tambien que hizo uso de este lelrero, el cual no ha parecido hasta ahora en ninguno de los autores que van examinados: prueba de que no habia mucho tiempo que se habia puesto cuando el escribia. En lo demás se conoce que Pisa luvo presente á Garibay, Mariana y Villadiego , y que erró su porcion con cada uno de ellos, como regularmente sucede á los que siguen las huellas del rastro, que por lo comun siempre es camino derecho al matadero.

A un toledano sigue otro. D. Sebastian de Covarrubias Orozco, en su Tesoro de la lengua castellana que sacó á luz en 1611. Verb. Palencia, et Verb. Salamanca , dice: “El Rey D. Fernando el Santo que ganó á Sevilla, pasó la universidad de Palencia, que fundó D. Alonso su abuelo, a Salamanca cerca de los años 1240."

El año siguiente 1612 escribió Fr. Juan Lopez, obispo de Menópoli, la 3.4 part. de la Histor, de su órden de predicadores, que imprimió en el siguiente en esta ciudad de Valladolid, continuando las dos antecedentes del M. Fr. Hernando del Castillo. Y en el lib. 1. cap. 35, página 136, tratando de la fundacion del convento de Palencia, á que dió principio el glorioso patriarca Santo Domingo en 1249, reedificado despues por D. Sancho el Bravo en 1289, escribe: “En el liempo que se fundó el « monasterio, todavía perseveraba en la ciudad de Palen« cia la universidad que agora está en Salamanca, selen« ta años despues de la primera fundacion ; y trasladóse a en tiempo del Sanlo Rey D. Fernando, que ganó á Sevi«lla.” No ballamos forma de entender estos setenta años que aquí mete, que parecen los de la cautividad de Babilonia. Creemos que la cláusula esté fuera de su lugar, como este fraile fué tan desaliñado. Los setenta años desde 1219, vienen al justo al de 1289 de la reedificacion del monasterio por D. Sancho. Y eso queria decir, que D. Sancho le labró de nuevo á los setenta años justos de haberle dado principio Santo Domingo, pero no venia al caso en aquel lugar, porque ni la universidad perseveraba en Palencia en 1219, hallándose entonces interrumpida como probamos, ni San Fernando que dice haberla pasado á Salamanca , vivia selenta años despues en 1289. De esto hay mucho en este dominicano. Yo creo como de Gil Gonzalez que daba a imprimir los borradcres como le salian de primera pluma sin volverlos á repasar.

En 1624 salió en Madrid la Historia de los Reyes Godos de Julian de Castilla burgalés , continuada por su hijo el trinitario Fr. Gerónimno de Castro y Castillo. Y. en el lib. IV, discurs. VI, pág. 244, col. 1, dice de Don

Alonso VIII: “Fué aficionadísimo a las letras, y fundó a el estudio y universidad de Palencia, que despues se « pasó á Salamanca.”

Dos despues Filipo Ferrari en su Lesic. Geographic. Verb. Salmantica, edicion de Venecia año 1738, con las Notas y Adiciones de Baudrand, tom. II, pág. 125 : Academia celeberrima ex Palentia Urbe translala anna salutis 1239 à Fernando Rege.

El M. Alonso Sanchez en sú Histor. de Reb. Hispan. (Complut. 1634), lib. IV, cap. 22, pág. 249: Quo anno (1209) à Rege Alphonso hortante Roderico Toletano Præsule ( engañado tambien por Mariana) publicum litterarum Gimnasium Palentiæ constructum cst; et nobilissimi exteri bonarum Artium Profesores præmiis invilali ad erudiendam juvenlutem illam Marliam et rude sæculum informandum. Y luego en el lib. y cap. 1, pág. 234: Hoc anno 1239 Ferdinandus Rex Palentinam scholam Salmanticam transtulit, ut sic Legionensium animos conciliaret, el studiosorum commoditatem faveret. Probant autem Salmanticenses fuisse ibi Academiam nobilem , quæ accedente Palenlina creverit.

El célebre historiador de Segovia D. Diego de Colmenares, cura de la iglesia de San Juan, en la historia de aquella ciudad, de la última mano y edicion de 1637, pág. 174, pone: “Tambien fundaba nuestro Rey (D. Alonso VIII) la universidad de Palencia hacia los años 1210." Y despues pág. 200 (mal apuntada 194), tratando de San Fernando, dice: “El año 1240, mandó el Rey trasladar la universidad y estudios de Palencia á Salamanca, para: agradar á los leoneses, sin desacomodar á los castellanos.” En verdad no sé yo como pudiera menos de incomodarlos llevándoles lejos el alivio que tenian en casa ; á

(in

11

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »