Imágenes de página
PDF
ePub

universidad de grandes estipendios, para que con esto tuviesen las cátedras suyas doctísimos regenles de todas facultades. Movióse tambien à la traslacion de Salamanca, considerando que los reinos de Castilla habian crecido tanto con juntárseles los de Leon, y ganar tantos pueblos en la Andalucía y Extremadura , que en ninguna parte como en esta insigne ciudad habia la debida comodidad, así para que todas las naciones de sus reinos la pudiesen gozar igualmente, como para que los profesores de letras pudiesen gozar de tierra abundante y barata de las cosas necesarias. No tiene duda que el buen Garibay exornó la ficcion sobre todos sus antecesores, y que ello es á cuanto puede llegar escribiendo un poema, 00 una bistoria, en la cual no se permite lanta licencia, á no ser que entonces tuviesen todavía confundidos sus limites estas dos diferentes facultades. Mas él por fin prosigue: “Despues el Rey D. Alonso el Sabio, su hijo y su« cesor, no solo confirmó y revalidó todo lo hecho por el « Rey D. Fernando su padre, mas aun como Príncipe « grandemente aficionado á las letras, por lo cual mere«ció el cognomento de Sabio , aumentó mucho las cosas « de esta universidad.” Y sucesivamente va poniendo los denás aumentos que la dieron sus sucesores.

El doctor Gonzalo de Illescas, que entra despues de Garibay, en su Historia pontifical y católica, que acabó de relocar de última mano en 1573 , como se ve al fin de ella, en el lomo I, fol 271, col. 4, de la edicion de Barcelona en 1606, hablando de D. Alonso VIII de Castilla, escribe así: “ Fué D. Alonso de mas de las otras exce« lencias y virtudes grandes que tuvo, amicísimo de las « letras, y de que en sus reinos hubiese letrados. Y á a este fin fundó el estudio y universidad de Palencia, que « despues se pasó á Salamanca, á donde agora foresce « con la excelencia que todos sabemos los que en ella « dos avemos criado.” Y al márgen en el sumario: “Don. Alonso VIII fundó la universidad de Palencia.”

Despues en D. Sancho el IV, su tercer nieto, faJio 274, col. 2.“ Trasladó (dice) la universidad de Palencia á Salamanca, donde hoy florecen las letras.” Y al márgen : “ Universidad de Palencia pasada á Salamanca." Es muy particular el doctor Illescas en atribuir a D. Sancho IV la traslacion de los estudios de Palencia á Salamanca , apartándose de los demás que la habian referido á San Fernando, su abuelo; bien que ya veremos Juego alguno que le sigue, para que no se dé error que no lenga sus devotos, segun lo cual los estudios de Palencia han debido durar en aquella ciudad mas liempo del que se ha creido, y de consiguiente pasar á Salamanca mas tarde de lo que se ha pensado. Don Sancho el Bravo reinó en propiedad desde 4 de abril de 1284, en que murió su padre D. Alonso el Sabio, hasta 25 de abril de 1295, en que él tambien falleció. Con que en la opinion de Illescas ese ha debido ser el tiempo de la traslacion de los estudios palentinos y su incorporacion á los salmaticenses.

Con este autor frisa el Reverendisimo D. Francisco Gonzaga, obispo de Mántua, que, escribiendo poco despues por los años 1587 la Crónica general de su órden de San Francisco (de que él lo fué) en la 3.° Parte, página 863, tratando del convento de San Francisco de Palencia, fundado en 1246, dice que gravissimisque patribus simul atque doctissimis olim, antequam videlicel Academia ex Palenlina hac civilale ad Salmanticensem Sanctii Regis jussu sub anno Domini 1290, Iransferretur, floruit. De

,

modo que no solo aplica la traslacion á D. Sancho el IV, sino que señala por época fija el año 1290, puntualidad que Illescas do habia adelantado; bien que fuera mejor justificarlo que decirlo.

El Licenciado Bobadilla, de quien ya hicimos mencion, pero aquí vuelve a ser preciso, en su Política de Corregidores, escribia, compras , desde los años 1578 á 1596, va por otro camino. En el lib. I, capítulo X, núm. 36, hablando de D. Alonso el Sabio, y su gran literatura , dice: “ Fundó en la ciudad de Palencia la universidad, que hoy está en Salamanca.” Con que desmiente a todos los pasados y quita esta gloria á su bisabuelo D. Alonso VIII. El Sabio , su biznielo, se ha dicho que reinó desde 1.0 de junio de 1252 hasta 4 de abril de 1284. Con que en sentir de Bobadilla, esa debe ser la época de la fundacion del estudio palentino. De consiguiente, se traslacion á Salamanca posterior. Y así esta escuela , creida hasta ahora la mas antigua de todas, viene á salir casi la mas moderna. Lo mejor es, como se advirtió en otra parte, que para esta noticia cita al márgen al erudito monje Fray Juan Benito Guardiola, que tal no dijo, sino que aplicó la fundacion, como todos, al Rey D. Alonso VIII. Tan alolondrado le llevaba su asunto, que ni aun se detuvo á comprobar la cila.

He aquí tres autores originales en errar: ; y se dirá que los nuestros no tienen inventiva! Pareciéndoles á estos que no iba bien errado por los anlecesores, se separaron y labraron aparte nuevo error. Con que ingenio, con que verosimilitud, digánlo los prudentes, mientras yo aseguraria que error por error, mejor era estar por el viejo, y tendriamos el menor pecado de ser secuaces, mas no inventorcs. Pero vamos claros: ¿Qué anarquía es

esta ? ¿No hay autor que guie? ¿No hay cabeza que dirija ? Cada uno se ha de ir por su lado? Si: y mucho que le hay. Los predecesores algun conductor tuvieron para encajarse por aquel camino. Sigan, pues, por él estos otros, mientras ellos no muestran talento para rastrear otro mejor, y hubiéranse dejado de rodeos: Cum iter habeant rectum , ut per præcipitium labanlur (1). Mas ; ah! que no es eso ; disculpémoslos en caridad. El terreno por donde andaban los otros, era tambien falso. Ellos bien lo conocian. Pero como no es tan fácil hallar la verdad como admitir el error, se separaron con una esperanza que no les salió. Entre tanto tenemos que vnos y otros cum inter se magna concertatione dissideant, secumque ipsi plerumque discordent apparet eorum iter nequaquam esse directum: siquidem sibi quique ut est libitum, proprias vias impresserunt, confusionemque magnam quærentibus verilalem reliquerunt (2). Esto es la verdad, y lodo lo demás conversacion. Porque decir que ha de ser cierto á un mismo tiempo lo que dicen eslos, y lo que dicen los otros, cso no puede ser. La verdad es una é individua: no tiene dos bocas para decir ahora . y luego no: en este lugar ó en este tiempo tal cosa, y en el otro la otra. Pero salgamos de estos laberintos y continuemos nuestra lista.

Diego Perez de Mesa , catedrático de malemáticas en la universidad de Alcalá, en las Grandezas de España de Pedro de Medina, que reimprimió allí con sus adiciones el año 1595, y escribió antes en el de 1589, como por ellas se ve, en el lib. II, cap. 89, fol. 233, col. , tra

(1) Lacian. Divinar. Institution., lib. 1, cap. 1. in fin. (2) Ibidem, paulò suprà.

tando de Palencia dice: “Estuvo en aquesta ciudad el « Estudio general de España, donde se leian y enseñaban a todas las sciencias, y de aquí fué pasado á Salamanca • por el Rey D. Fernando de Castilla, que comenzó á rei« nar en Castilla el año 1216.” Uno despues debió decir. Y cuando ha tratado de Salamanca en el cap. 83 del mismo libro, fol. 233, dejaba dicho: “En tiempo del Rey a D. Fernando el Santo, que ganó á Sevilla , fué trasla« dado y pasado el Estudio de Palencia á esta ciudad. El « cual Estudio y Universidad habia hecho antes de su a muerte el Rey su padre. Despues el Rey D. Alonso de « Castilla, á quien llaman el Sabio, lo confirmó y acre« centó.” Sigue con una descripcion muy individual y muy brillante de los estudios de Salamanca, en que no puede negarse que este escritor se esmeró mucho. Entre otras cosas dice, que solia haber entonces de matrícula ordinaria como unos siele mil estudiantes, ántes mas que menos, y estos de todas las naciones de Europa, sin contar colegiales, frailes, canónigos y clérigos, que tambien la gozaban, y.componian otro gran número.

Juan Sedeño de Arévalo en su Summa de varones ilustres, que escribió en 1550, tít. I, fol. öl vuelto, col. 2, celebrando entre ellos á D. Alonso VIII, le cuenta entre otras grandezas que fundó en la cibdad de Palencia un «insigne Estudio donde se enseñasen todas las sciencias. « Para lo qual hizo traher de Francia y de Italia maestros « y varones doctos en ellas que las leyesen públicamen« te. E porque la disciplina de la sabiduría nunca faltase « en su reino, dotó el Estudio de muchas rentas.” No toca á la traslacion ; y si todos hubieran escrito con el tino que este, reduciéndose á lo que él dice, no tendriamos por: donde reprenderlos, Tovo SS.

15

« AnteriorContinuar »