Imágenes de página
PDF
ePub

tra despues de Venero, en su Epitome de los Reyes de España, que escribia por los años 1550, solo dice, ba- . blando de Palencia, sin mezclar la especie de traslacion: In qua olim Minervce Studium et Gimnasium generale Hispania florebat (1). Pero esto nada nos hace al caso, porque el baber habido estudios en Palencia, es una verdad de presupuesto, que nadie la niega.

El tercer autor ha sido el Dr. Alonso Garcia Matanjoros, catedrático de retórica en la universidad de Alcalá, en su discurso apologético De Academiis et doctis Hispaniæ viris (2) que escribió en 1558 como se ve por la fecha de

(1) Impreso en la Hispan. illustrat., loin. 1, pág. 524 á 523, Francofurt. 1603.

(2) Impreso tambien en el citado tom. 2. de la Hisp. illustral., pag. 811, núm. 40, cuyas palabras ponemos a la letra : Hujus autem salutaris consilii auctor Tellio Episcopus Palentinus fercbaTilr, qui cum paucis ejusdcin animi lectissimis viris, ab Alfonso Cas · tellæ Rege sanctissimi (lego Sanci) itidem Regisfilio (sicuti ego accepi) obnire multisque precibus contendit, uti nova Palentice Academia erigeretur , quando signum aliquod esset sublatum ad bcnè de omni recuperanda Hispania sperandum. Conditur igitur Palantiæ ab hinc trecentis octoginta circiter annis nobile, magnificumque Musæum, unde in omni doctrinarum genere viri præstantissimi prodierunt. Inter quos Dominicus Calaşurritanus vir et sanctimonia et litteris co tenipore incomparabilis , velut fulgentissimus sol inter planetas minores apparuit, quamquam Valentiæ tum litteras didicisse Volaterranus afirmet. Verum post annos exaclos triginta quatuor, vel Ferdinandus Castellæ Rex (ult quibusdam placere video ) vel Alphonsus sanclissimi illius Ferdinandi Regius filius , qui Hispalim urbem florentissimam ex arabum dominatione ac tyrannide vindicavit, aut propter uberiorem annonæ copiam , et abundatiores alendis juvenibus, qui ingenii excolendi gratia confluerent , è proximis vicis commeatus; aut ob cielum studiosis mitius ac benignius in urbem Salmanticam Academiam ipsam auspicalo transtulit. His temporibus Alphonsus X qui anno post translalam Academiam XVII laurcalos regni fasccs accrpii, ingens decus attulit, etc."

la dedicatoria. Este se explica con mas individualidad y dice así: “que D. Tello obispo de Palencia se «interesó con el Rey D. Alonso VIII (por otro nombre «el Noble), para que se estableciese una nueva acade

mia de estudios en aquella ciudad, donde en efecto se « estableció un noble y magnífico museo; podria haber « como unos trescientos ochenta años, cuando él escribia, « que es decir hacia el de 1173, del que salieron varones « muy aventajados en todo género de ciencias. Entre ellos « Domingo Calagurritano (de Caleruega debiera decir), « varon incomparable en santidad y letras, que resplan« deció en aquellos tiempos, como el sol entre los plane« tas, bien que Volaterrano diga haber estudiado en Va« lencia.”

" Pero despues, pasados treinta y cuatro años, « Fernando (el Sanlo ) Rey de Castilla, que ganó de « los moros á Sevilla, como les parece a algunos, ó « Alonso (el Sabio) su hijo, segun otros, trasladó es« los estudios á Salamanca por la mayor abundancia a de mantenimientos que allí babia, y el mejor cielo de « esta ciudad para el ejercicio de las letras (como si el " de Palencia fuera algun aire batavo) á los cuales el a mismo D. Alonso el Sabio, que entró á reinar diez y « siete años despues de la traslacion, añadió no poco « ornamenlo."

Así este autor con grande ruido de palabras, preciándose mas de un buen decir que de un buen pensar; mas de una retórica habladora, fucatoria y estéril, que de la escrupulosidad y la verdad que debe llevar por fondo la relórica misma. Entre lanto el santo hombre, mas atento á la exterioridad que á la sustancia , se deja precipitar míscramente en los mas torpes y mas groseros anacronismos (1). Porque en primer lugar, en 1173, aun no era ni se acordaba de ser obispo de Palencia D. Tello, el cual por ventura ni aun habia nacido, presidiendo entónces aquella silla D. Raimundo el II, á quien sucedió Don Arderico, y á este D. Tello, no antes del año 1208, como queda probado. Y este aunque electo ahora, ya se dijo que tampoco estuvo confirmado hasla bien entrado el año 1242. Con que si los estudios de Palencia tuvieron principio por D. Alonso VIII á solicitud é influjo de este prelado, debiera ser mas atento a la averiguacion de las cosas, y haber colocado la época de ese suceso con posterioridad á lo menos unos treinta y nueve años. En segundo lugar, sobre el pie de 1173, señala treinta y cuatro adelante la traslacion á Salamanca por el Santo Rey; y es. to tampoco puede subsistir de ningun modo. Porque 34 sobre 1173, vienen á 1207, tiempo en que todavía no reinaba en Castilla San Fernando, sino su abuelo materno D. Alonso VIII, al cual sucedió su hijo D. Enrique I, tio del Santo, que no le dejó el trono hasta 1217 à 6 de jupio, y aun entonces al pronto quedó en la madre Doña Berenguela y no en él, la cual se le alargó; y en Leon continuaba su padre D. Alonso IX, que tampoco le desambarazó aquella corona hasta el año 1230 de su muerte. De modo que para que San Fernando pudiese quitar los estudios de Palencia, ciudad del reino de Castilla, y ponerlos en Salamanca, ciudad del reino de Leon, era preciso tuviese ya el mando de los dos reinos, y esto no sucedió hasta el citado año 1220, dia 24 de setiembre, en que á la muerte de su padre el Rey de Leon, se unieron en él

(1) EI P. Alcazar ya lo notó en la Vida de San Julian, obispo de Cuenca, pág. 50.

establemente hasta hoy las dos coronas, y por lo tanto semejante traslacion si hubiera sido cierta siempre debiera ponerse con posterioridad a esa época. Pues y á lo tercero, no es menor el desconcierto de este autor en señalar la entrada de su hijo D. Alonso el Sabio en el irono diez y siete años despues de la imaginada traslacion, cuya desbaratada cronologia , ni con el uno ni con el otro extremo ajusta. No con el primero, porque 17 sobre 1207 vienen á 1224, en que reinaba su padre en Castilla. No con el segundo, porque los mismos 17 sobre 1230, darian en 1247, en que sucedia lo mismo. Ni por un tercer medio se pueden combinar, quitando los 17 de 1252, dia último de mayo, en que verdaderamente entró á reinar el Sabio por el tránsito dicho de su padre, porque entonces vendriamos á parar en 1235, en que se tropieza la propia dificultad. Pero no nos cansemos en el empeño vano de concordar disparates incapaces de concierto. La falsedad y la mentira siempre tuvieron eso; una familia que ni entre sí misma acertó jamás vivir en paz bajo de un techo. No hay mas disculpa que la de que siempre me quejo. La materia preferente , la materia ilustre de los estudios de la nacion, ha sido infeliz en las plumas de sus propios escritores. Estos hombres parece daban mas al ingenio que al juicio. A lo menos yo no alcanzo otro motivo. Sigamos, pues, en la serie propuesta.

El señor D. Antonio de Padilla y Meneses, oidor de la Chancillería de Valladolid, y despues presidente del Consejo de Ordenes, ya que yerra, yerra mas brevemente y con menos rodeos, diciéndonos en una palabra en su Comentar, de transactionib. impreso en Salamanca año 1566. Epist. al lector, donde habla de D. Alonso VIII : Academiam celebrem Palentio fundavit, quæ magno consilio Salmanticam fuil translala. . Esteban de Garibay y Zamalloa, historiador de España, en su Compendio historial de esta nacion, que dió á la imprenta por la primera vez en Ambers, año 1571, en el lib. XII, cap. 32, tom. 2, bajo los sucesos del año 1208, pone el siguiente. “No menos proveyó el Rey D. Alonso « sobre el ejercicio y doctrina de las letras, que como « hasta el tiempo presente no habia en Castilla ninguna « universidad, fundó una en la ciudad de Palencia, ha« ciendo traer de Francia, Italia y de otras partes, hom« bres doctísimos en todas ciencias y facultades, asignan« do grandes estipendios públicos para los regentes de « cátedras.”

Esto en D. Alonso VIII; y despues en el lib. 13, capítulo 3, hablando de San Fernando , su nieto, bajo del año 1240, aunque sin decir precisamente que hubiese sido en él la traslacion, le celebra por insigne conquistador, muy diligente gobernador y grande favorecedor de los profesores de las letras, las cuales procurando que por todos sus reinos con la debida comodidad se aprendiesen , trasladó la universidad de la ciudad de Palencia, fundada por D. Alonso Rey de Castilla , su abuelo, á la ciudad de Salamanca , cuya universidad antes habia comenzado á instituir y fundar D. Alonso Rey de Leon, su padre, para que los naturales de sus reinos sin venir á la de Palencia, universidad de reino ageno, tuviesen en sus propias tierras la de Salamanca. Hizo el Rey D. Fernando esta traslacion de las escuelas de Palencia, porque uniendo su patrimonio con el de Salamanca, (he aquí clara la especie de la inscripcion) que hasta ahora era poca cosa, quedase con esta consolidacion florentísima

« AnteriorContinuar »