Imágenes de página
PDF
ePub

pobladores como habria en Valladolid en los dias mas dichosos de su mayor prepotencia, ¿no se acordarian de esta máxima? ¿No de la educacion de sus hijos? ¿No de la instruccion literario-escolástica de la juventud? ¿Qué hemos de ir fuera , dirian, por lo que podemos tener en casa? ¿No es esto mengua de un pueblo de tal cual respelo, cuanto mas del nuestro que es ya, á Dios gracias, el Principe de los pueblos en esta region ? Tenga él todas las excelencias que se quieran, todas las ventajas, en fallándole esta, todas le faltan, y ya no se diga que tie. ne cosa buena. ¿Qué? Siempre han de caminar á Palencia nuestros estudiantes? ¿Siempre los bemos de tener fuera de nuestra vista sin saber si se pierden ó se ganan? Lo que tienen en Palencia ¿no lo podemos tener acá ?

En efecto, tan al contrario pienso yo en esta parte, que creo que la decadencia de las escuelas de Palencia dimana de aquí, y que no tiene otro orígen. La vaca gorda de Faraon se tragó la flaca. Valladolid engordó, Palencia fué enflaqueciendo. La hija nutricia que antes concurria á tomar el alimento literario al seno de la madre, se ha levantado á mayores. Ya se va cambiando la suerte. Ya quiere que la madre venga á tomarle al seno de la hija. Hoy mismo sucede esto entre Palencia y Valladolid. Antes aquella la maestra , segun ella dice, y esta la discipula. Ahora al contrario, maestra la que entonces discípula , y discípula la que entonces maestra. Los tiempos en la sustancia siempre son unos mismos, y solo los accidentes son los que se mudan. Estas reflexiones eran muy obvias, y no podian dejar de ofrecérseles entonces; lo que hoy sucede, sucederia en aquel tiempo. El modo de pensar de nuestros dias, seria á corta diferencia el modo de pensar de aquellos años. Todo el mundo se desdeña de abatirse á otro, y de rendirle mayoría. Las ciudades escolásticas, aunque por otros respetos sean menores, siempre dominan en cierto modo por las letras á los que las necesitan, á los que concurren á buscarlas en su centro. Y Valladolid en esta parte siempre ha tenido bien puesta su presuncion. ¿Qué sucedió en el año 4554 á los primeros pasos para elevar a catedral esta colegiata ? Que desde luego se descubre Valladolid con el vasto pensamiento de que su iglesia ha de ser creada no solo episcopal, sino metropolitana, y por sufragánea suya la de Palencia tan ilustre y anciana que solo el pensarlo podia espantar (1). No paso de aquí: deduzca cada uno, combine circunstancias y verá. A mí me espera la otra mitad de mi plan, que ya urge por instantes.

SEGUNDA OPINION.

Que los estudios de Valladolid, aunque sean algo mas antiguos de lo que se ha creido vulgarmente por la olra opinion, que reducia su principio á los años 1346, son procedidos de los de Palencia por traslacion, esto es, unos mismos sucesivamente en dos lugares.

AUTORES DE ESTA OPINION.

Y á la verdad si esto es así, yo no sé que mayor antigüedad pueden tener de este modo. Porque hallándonos con autor (que es Bobadilla) que da principio á los de Palencia por el Rey D. Alonso el Sabio, haciéndolos fun

(1) Véanse estas pretensiones en Pulgar, tomo 2, lib. 3, pág. 213, col. 2, año 1534.

.

dacion suya, y así desde el año 1252 á 1284; Fundo, dice, en la ciudad de Palencia la universidad que hoy está en Salamanca (1): y habiendo debido pasarse algun tiempo para que floreciesen en Palencia y se trasladasen á Valladolid, yo no veo que tiempo se pueda tomar que no venga muy estrecho al año 1346, en que ya no los da en esta ciudad la primera opinion. La primera opinion, digo, porque la mia, si se ha de llamar opinion una demostracion instrumental, ya se ha visto que si no los remonta, los iguala al tiempo mismo en que el Bobadilla supone fundados los de Palencia.

Pero ; ah! bien está, no bagamos caso de un aulor iluso, un autor equivocado, un autor que en dias de rebentar aquella vasta é indigesta mole de erudicion, que tuvo á bien nombrar Política de Corregidores, cuidadoso de ver como habia de salir de este espantoso parto, plurimis intentus escribia con cierto atolondramiento, confundiendo especies con especies, y Reyes con Reyes, como por ella misma se ve, y aun en el caso presente, pues cita al márgen al P. Fr. Juan Benito Guardiola, monje erudito de Sahagun, sin reparar que este no hablaba de D. Alonso el Sabio, sino de D. Alonso VIII, su bisabuelo, como en él podrá verse. A mas que el Bobadilla no dice que la traslacion baya sido á Valladolid sino á Salamanca, en cuya universidad se lisonjea en otra parte (2) haber estudiado y hecho aquellos prodigios de adelantamiento, que no espera que le encarezcan otros. Bien que si no han sido mejores que los que muestra en la deduccion del origen y antigüedad de las escuelas mis

(1) Lib. 1, cap. 10, núm. 35, de su Politic. (2) Id., cap. 7, núm. 22.

S.

mas, en que ganó tanto caudal de literatura, no habrá para que tomar mucha codicia por ellos.

Pero tómese ó no, lo cierto es la especie que él apunta, que antes de esta opinion que nos trae á Valladolid los estudios palentinos, hubo otra muy valida , de mucho sequito, y que aun hoy mismo no se halla del todo abandonada, que se los llevaba á Salamanca. Y en vano fué que algunos buenos, aunque pocos, hubiesen salido á interrumpirla, porque todavía ni por esto dejaron los demás de hacerse sordos y seguir adelante con la opinion que ya una vez habia empezado á sonarles gloriosa. Verdad es que, aunque en el dia no se haya del todo exterminado, ella con el tiempo no dejó de irse resfriando bastante, y perdiendo terreno á proporcion que le fué ganando esta otra, que en el intermedio se inventó por Valladolid, que es la que hoy podemos decir ser la dominante, estar en valimento y llevarse las atenciones; pues acaba de salir en 1788 la magnífica edicion valentina del P. Mariana , y en ella notado este autor por sus sabios editores de haber trasportado los estudios de Palencia á Salamanca, y no á Valladolid, teniendo este artículo por demostrado. Bien que no así el célebre viajero Ponz, que pocos años ha tuvo la gracia de notar todas las cosas malas de Valladolid, omitiendo las mas de las buenas; el cual publicando en el mismo año 88 el tom. 14 de su viaje, á la pág. 181, núm. 37, tratando del convento de Santo Domingo de Palencia, dijo: “En sus ina mediaciones se crée estuvo la famosa y célebre uni« versidad de Castilla , cuya translacion, si fué hecha á « Valladolid ó á Salamanca, todavía parece que no está « bien averiguado.” Tan diferentes somos los hombres en los juicios.

Con protesta , pues, de que a su tiempo tambien examinarémos la opinion salmanticense, ahora debemos insistir en la valisoletana y ver lo que hay en este punto, que es el de nuestro objeto principal. Y de paso podrá observarse la conducta de nuestros escritores, de verdad mejor ella para compadecerla que para imitarla.

El Salazar de Mendoza ha sido el primer inventor de esta opinion. No hay que pensar hallarla en otro ántes de él; pero repárese su modo. Este autor (y mucho de historiador genealogista y anticuario, doctor y primer penitenciario de la Santa Iglesia primada de Toledo, con otras campanillas) en la Monarquía de España que escribió en 1601, y no salió impresa hasta nuestros dias, en el año 1770, en el tom. 1, pág. 147, col. 1 y 167, col. 2, habia dicho con los mas, y repetido por dos veces hablando de S. Fernando: “Trasladó a la ciudad de Sala« manca el estudio general y escuelas de todas facultades .« que habia fundado en la de Palencia el Rey D. Alonso « el Bueno, su abuelo, movido por estar Salamanca en « sitio donde con mucha comodidad podian concurrir « castellanos, toledanos, leoneses, andaluces, gallegos « y extremeños, y tambien por juntarla con unos prin« cipios de universidad, que el Rey de Leon , su padre, « (Alonso IX) habia hecho en la misma ciudad, para que « á sus vasallos no les fuese forzoso acudir a Palencia.” Dios se lo perdone, pero á mí me parece hacen una ofensa al Santo Rey donde piensan hacerle un elogio.

Este autor, pues, que en 1601 escribió lo referido, ofreciéndosele escribir obra diferente en 1625 que fué la Crónica del Cardenal Mendoza, y tratar en ella la fundacion de este colegio mayor de Santa Cruz, en el lib. 2, cap. 1, pág. 261, se explicó de este modo. Despues de

Inca en

« AnteriorContinuar »