Imágenes de página
PDF

haliia edificios do cal y canto y mucha cantidad de otras cosas que de la dicha tierra publicaron, de mucha administracion ' y riquezas, y dijóronle que si él podia, enviase navios a rescatar oro, que habria mucha cantidad della *.

Sabido esto por el dicho_Die£0 Velazquez, movido mas á codicia que á otro celo, despacho luego un su procurador á la isla Española con cierta relacion que hizo á los referidos s padres de San Jerónimo, que en i ella residian por gobernadores de estas Indias, para 1fué r en nombre de vuestras majestades le diesen licencia por j los poderos "que de vuestras altezas tenian, para que pudiese enviar á bogar * la dicha tierra, diciéndoles que en ello hará gran servicio á vuestra majestad con tal que le diesen licencia para que rescatase con los naturales della oro y perlas y piedras preciosas y otras cosas, lo cual todo fuese suyo pagando el quinto á vuestras majestades; lo cual por los dichos reverendos padres gobernadores jerónimos le fué concedido, ansi porque hizo relacion que él habia descubierto la dicha tierra á su costa, como por saber el secreto della, y a proveer como á servicio de vuestras reales altezas conviniese, y por otra parte, sin lo saber los dichos padres jerónimos, envió á un Gonzalo de Guzman con su poder y con la dicha rotacion á vuestras reales altezas, diciendo que él habia descubierto aquella tierra á su rosta, en lo cual ¡i vuestras majestades habia hecho .servicio, y que la queria conquistar á su costa, y suplicando á vuestras reales altezas lo hiciesen adelantado y gobernador della en ciertas mercedes 5que allende desto pedia, como vuestras majestades habrán ya visto por su relacion, y por esto no las expresamos aqui. . Eu este medio tiempo, como le vino la licencia que en nombre de vuestras majestades le dieron los reverendos padres gobernadores de la órden de San Jeránimo , dióse prisa en armar tres navios y un bergantin, porque si vuestras majestades no fuesen servidos de le conceder lo que con Gonzalo de Guzman les habia enviado ó pedir, los hubiese ya enviado con la licencia de los dichos padres gobernadores jerónimos, y armados, envió' por capitan dellos á un dendo suyo, que se dice Juan do Grijalba, y con él ciento sesenta hombres de los vecinos de la dicha isla, entre los cuales venimos algunos de nosotros por capitanes, por servir á vuestras reales altezas, y no solo venimos y vinieron los de la dicha armada, aventurando nuestras personas, mas aun casi tpdos los bastimentos de la dicha armada pusieron y pusimos de nuestras casas, en lo cual gastamos y gastaron asaz parte de sus haciendas; y fué por piloto de la dicha armada el dicho Anton de Alaminos, que primero habia descubierto la dicha tierra cuando fué con Francisco Fernandez de Córdoba, y para hacer este viaje tomaron susodicha derrota, que antes que á la dicha tierra viniesen descubrieron una isla pequeña que bogaba 6 hasta treinta leguas, que está por la parte del

* 0uiz:i admiracio*.

* Asi el manuscrito; pero quizá de etto.yot de 61.

5 Re/eradoe dice malamente el original, por referidos.

* Debio decir bojar.

's Quila con ciertas mercates. 0 Debio decir bajaba.

sur de la dicha tierra, la cual es llamada Cozumel, y llegaron en la dicha isla á un pueblo que pusieron por nombre San Juan de Porta-latina, y á la dicha isla llamaron Santa Cruz; y el mesmo dia que alli llegaron, salieron á verlos hasta ciento y cincuenta personas de los indios del pueblo, y otro dia siguiente, segun pare- • ció, dejaron el pueblo' los dichos indios, y acogiéronse al monte {y como el capitan tuviese necesidad de agua, hizose á la vela para la ir á tomar á otra parte el mismo dia, y yendo su viaje, acordáse de volver al dicho puerto y la isla de Santa Cruz, y surgió en él, y saltando en tierra, halló el pueblo sin gente, como si nunca fuera poblado, y tomada su agua, se tornó á sus naos sin calar la tierra ni saber el secreto della, lo cual no tuvieran 7 hacer, pues era menester que la calara y supiera para hacer verdadera relacion á vuestras reales altezas de lo que era aquella isla; y alzando velas, se fué, y prosiguió su viaje hasta llegar a la tierra que Francisco Fernandez de Córdoba habia descubierto, adonde iba para la bogar 8 y hacer su rescate; y llegados allá, anduvieron por la costa della del sur hácia el poniente, hasta llegar á una bahia, á la cual el dicho capitan Grijalba y piloto mayor Anton de Alaminos pusieron por nombrela bahia de la Ascension, que, segun opinion de pilotos, es muy cerca de la punta de las Veras, que es la tierra que Vicente Yanes descubrió y apuntó, que la parle mide .-> aquella bahia, la cual es muy grande, y se cree que pasa á la mar del Norte; y desde alli se volvieron por la dicha costa por donde habian ido hasta doblar la punta de la dicha tierra, y por la parte del norte della navegaron hasta llegar al dicho puerto Campoche, que el señor dél se llama Lázaro, donde habia llegado el dicho Francisco Fernandez de Córdoba, y «> asi para hacer su rescate, que por el dicho Diego Velazquez les era mandado, como por la mucha necesidad que tenian de lomar agua. Y luego que los vieron venir los naturales de la tierra, se pusieron en manera de batalla cerca de su pueblo para les defender la entrada, y el capitan los llamó con una lengua y intérprete que llevaba, y vinieron ciertos indios, á los cuales hizo entender que él no venia sino á rescatarcon ellos de lo que 'tuviesen, y á tomar agua, y ansi se fué con ellos hasta un paraje de agua que estaba junto á su pueblo, y alli comenzó á tomar su agua, y á les decir con el dicho faraute que les diesen oro y que les darian de las preseas que llevaban, y los indios desque aquello vieron, como no tenian oro que les dar, dijérOnles que fuesen ", y él les rogó que les dejasen tomar su agua, y que luego se ¡rian, y con todo esto no se pudo dellos defender sin que otro dia de mañana á hora de misas los indios no comenzasen á pelear con ellos con sus arcos y flechas y lanzas y rodelas, por manera que mataron á un español y hirieron al dicho capitan Grijalba y á otros muchos, y aquella tarde se embarcaron en las carabelas con su gente sin entrar en el pueblo de los dichos in

'Asi dice el manuscrito equivocadamente, por debiera». * Ha de ser bojar.'

» Hayaqui algan yerro del copista,pues no se entiende lo que quiere decir que ta parte mide, Sobra la y. II Es decir, que se ¡unen.

CARTAS DE dios, y sin saber cosa de que á vuestras reales majestades verdadera relacion se pudiese hacer; y de alli se fueron por la dicha costa hasta llegar á un rio, al cual pusieron por nombre el rio de Grijalba , y surgió en él casi á hora de visperas, y otro dia de mañana se pusieron de la una y de la otra parte del rio gran número de indios y gente de guerra, con sus arcos y flechas y lanzas y rodelas, para defender la entrada en su tierra; y segun pareció á algunas personas, serian hasta cinco mil indios; y como el capitan esto vió, no saltó á tierra nadie de los navios, sino desde los navios les habló con las lenguas y farautes que traia, rogándoles que se llegasen mas cerca para que les pudiese dar la causa de su * venida, y entraron veinte indios en una canoa, y vinieron muy recatados, y acercáronse á los navios, y el capitan Grijalba les dijo y dió á entender por aquel intérprete que llevaba, cómo él no venia sino á rescatar, y que queria ser amigo dellos, y que le trujesen oro de lo que tenian y que él les daria de las preseas que llevaban, y ansi lo hicieron. El dia siguiente, en trayéndole ciertas joyas de oro sotiles, il * el dicho capitan les dió de su rescate lo que le pareció, y ellos se volvieron á su pueblo, y el dicho capitan estuvo alli aquel dia, y otro dia siguiente se hizo á la vela, y sin saber mas secreto alguno de aquella tierra, y siguió hasta llegar á una bahia, á la cual pusieron por nombre la bahia de San Juan, yalli saltó el capitan en tierra con cierta gente en unos arenales despoblados, y como los naturales de la tierra habian visto que los navios venian por la costa, acudieron alli, con los cuales él habló con sus intérpretes, y sacó una mesa en que puso ciertas preseas, haciéndoles entender cómo venian á rescatary áser sus amigos; y como esto vieron y entendieron los indios, comenzaron á traer piezas de ropa y algunas joyas de oro, las cuales rescataron con el dicho capitan, y desde aqui despachó y envió el dicho capitan Grijalba á Diego Velazquez la una de las dichas carabelas con todo lo que hasta entonces habian rescatado; y partida la dicha carabela para la isla Fernandina, adonde estaba Diego Velazquez, se fué el dicho capitan Grijalba por la costa abajo con los navios que le quedaron, y anduvo por ella hasta cuarenta y cinco leguas sin saltar en tierra ni ver cosa alguna, excepto aquello que desde la mar se parecia ; y desde alli se comenzó á volver para la isla Fernandina, y nunca mas vió cosa alguna de la tierra que de contar fuese. Por lo cual vuestras reales altezas pueden creer que todas las relaciones que desta tierra se les han hecho no han podido ser ciertas, pues no supieron los secretos della mas de lo que por sus voluntades han querido escribir.

Llegado á la isla Fernandina el dicho navio que el capitan Juan de Grijalba habia despachado de la bahia de San Juan, como Diego Velazquez vió el oro que llegaba 3, y supo por las cartas de Grijalba que le escribia las ropas y preseas que por ello habian dado en rescate, parecióle que se habia rescatado poco, segun las nuevas que le daban los que en la dicha carabela habian ido, y el deseo que él tenia de haber oro, y publicaba que

< F.q el manuscrito que copiamos falla el «a. > Se poso sin duda ecjuivocadamcutc iVpur y. i Quiza ¡tetaba. . . - n:::

RELACION. í 3no habia ahorrado la costa que habia hecho en la dicha armada, y que le pesaba, ymostraba sentimiento por lo poco que el capitan Grijalba en esta tierra habia hecho. En la verdad no tenia mucha razon en se quejar el dicho Diego Velazquez, porque los gastos que él hizo en la dicha armada se le ahorraron con ciertas botas y toneles de vino y con ciertas cajas y de camisas * de presilla, y con cierto rescate de cuentas que envió en la dicha armada, porque acá se nos vendió el vino á cuatro pesos de oro, que son dos mil maravedis el arroba, y la camisa de presilla se nos vendió á dos pesos de oro, y el mazo de las cuentas verdes á dos pesos, por manera que ahorró con esto todo el gasto de su armada, y aun ganó dineros; y hacemos desto tan particular relacion á vuestras majestades, porque sepan que las armadas que hasta aqui ha hecho el Diego Velazquez han sido tanto de trato de mercaderias como de armador, y con nuestras personas y gastos de nuestras haciendas; y aunque hemos padecido infinitos trabajos, hemos servido á vuestras reales altezas, y servirémos hasta tanto que la vida nos dure.

Estando el dicho Diego Velazquez con este enojo del poco oro que le habia llevado, teniendo deseo de haber mas, acordó, sin lo decirni hacer saberá los padres gobernadores jerónimos, de hacer una armada veloz, de enviar á buscar al dicho capitan Juan de Grijalba, su pariente, y para la hacer á menos costa suya habló con Fernando Cortés, vecino y alcalde de la ciudad de Santiago por vuestras majestades, y dijole que armasen ambos á dos hasta ocho ó diez navios, porque á la sazon el dicho Fernando Cortés tenia mejor aparejo que otra persona alguna de la dicha isla, y que con él secreia que querria venirmueba mas gente que con otro cualquiera ; y visto el dicho Fernando Cortés lo que Diego Velazquez le decia, movido con celo de servir á vuestras reales altezas, propuso de gastar todo cuanto tenia y hacer aquella armada, casi 5 las dos partes della á su costa, asi en navios como en bastimentos de mas 6, y allende de repartir sus dineros por las personas que habian de ir en la dicha armada, que tenian necesidad para se proveer'de cosas necesarias para el viaje; y heclra y ordenada la dicha armada, nombró en nombre de vuestras majestades el dicho Diego Velazquez al dicho Fernando Cortés por capitan della para que viniese á esta tierra á rescatar y hacer lo que Grijalba no habia hecho; y todo el concierto de la dicha armada se hizo á voluntad del dicho Diego Velazquez, aunque no puso ni gastó él mas de la tercia parte della, segun vuestras reales altezas podrán mandar ver por las instrucciones y poder que el dicho Fernando Cortés recibió de Diego Velazquez en nombre de vuestras majestades; las cuales enviamos ahora con estos nuestros procuradores á vuestras altezas. Y sepan vuestras majestadesque la mayor parte de la dicha tercia parte que el dicho Diego Velazquez gastó en hacer la dicha armada fué emplear sus dineros en vinos y en ropas y en otras cosas de poco valor, para nos lo vender acá en mucha mas cantidad de lo que á él le costó; por manera que podemos decir que entre nosotros los españoles, vasallos de vuestras reales altezas, lia hecho Diego Velazqucz su rescate y granjea de sus dineros, cobrándolos muy bien.

* Parece que debid decir cujas de camisa* de ¡imilla, dLka cajas « camisas tic presilla. - ¡. El original dice que si por cuasi. o üuüldemar.

Acabado de hacer la dicha armada se partió de la dicha isla Fernandina el dicho capitan de vuestras reales altezas, Fernando Cortés, para seguir su viaje con diez carabelas y cuatrocientos hombres de guerra, entre los cuales vinieron muchos caballeros y lidalgos y diez y seis de caballo, y prosiguiendo el viaje, á la primera tierra que llegaron fué la isla de Cozumel, que ahora se dice de Santa Cruz, como arriba hemos dicho, en el puerto de San Juan de Porta-latina, y saltando en tierra, se halló el pueblo que alli hay despoblado sin gente, como si nunca hubiera sido habitado de persona alguna. Y deseando el dicho capitan Fernando Cortés saber cuál era la causa de estar despoblado aquel lugar, hizo salir la gente de los navios, y aposentáronse en aquel pueblo, y estando alli con su gente, supo de tres indios que se lomaron en una canoa en la mar que se pasaba á la isla de Yucatan, que los caciques de aquella isla, visto cámo los españoles habian aportado alli, habian dejado los pueblos, y con todos sus indios se habian ido á los montes, por temor de los españoles, por no saber conqué intencion y voluntad venian con aquellas naos; y el dicho Fernando Cortés, hablándoles por medio de una lengua y faraute que llevaba, les dijo que no iban á hacerles nial ni daño alguno, sino para les amonestar y atraer para que viniesen en conocimiento de nuestra santa fe católica, y para que fuesen vasallos de vuestras majestades, y les sirviesen y obedeciesen como lo hacen todos los indios y gente deslas partes que están pobladas de españoles, vasillos de vuestras reales altezas; y asegurándolos el dicho capitan por esta manera, perdieron mucha parte del temor que tenian, y dijeron que ellos querian ir ó llamar á los caciques, que estaban la tierra adentro en los montes; y luego el dicho capitan les dió una su carta para que los dichos caciques viniesen seguros, y ansi fueron con ella, dándoles el capitan término de cinco dias para volver. Pues como el capitan estuviese aguardando la respuesta que los dichos indios le habian de traer, y hubiesen ya pasado otros tres ó cuatro dias mas de los cinco que llevaron de licencia, y viese que no venian, determinó, porque aquella isla no se despoblase, de enviar por la costa della otra parte, y envió dos capitanes con cada cien hombres, y mandóles que el uno fuese á la una punta de la dicha isla y el otro á la otra, y que hablasen á los caciques que topasen , y les dijesen cómo él los estaba esperando en aquel pueblo y puerto de San Juan de Porta-latina para les hablar de parte de vuestras majestades, y que les robasen y atrajesen como mejor pudiesen, para que quisiesen venir al dicho puerto de San Juan, y que no les hiciesen mal alguno en sus personas ni casas ni haciendas, porque no se alterasen ni alejasen mas de lo que estaban. Y fueron los dichos dos capitanes como el capitan Fernando Cortés les mandó, y volviendo de alli á cuatro dias, dijeron que todos los pueblos que habian topado estaban vacidos *, y trujeron consigo hasta diez

• Scrl vacios.

y doce * personas que pudieron haber* entre los cuales venia un indio principal, al cual habló el dicho capitan Fernando Cortés de parte de vuestras altezas, con la lengua y intérprete que traia, y le dijo que fuese á llamar á los caciques, porque él no habia de partir en ninguna manera de la dicha isla sin los ver y hablar; y dijo que ansi lo baria; y asi, se partió ctm su carta para los dichos caciques, y de alli dos dins vino con él el principal , y le dijo que era señor de la isla y que venia á ver lo que queria. El capitan le habló con el intérprete, y le dijo que él no queria ni venia á les hacer mal alguno, sino á les decir que viniesen al conocimiento de nuestra santa fe, y que supiesen que teniamos por señores á los mayores principes del mundo, y que estos obedecian á un mayor principe de él, y que lo que el dicho capitan Fernando Cortés les dijo que queria dellos no era otra cosa sino que los caciques y indios de aquella isla obedeciesen tambien á vuestras altezas, y que haciéndolo asi serian muy favorecidos, y que haciendo esto no habrian 3 quien los enojase; y el dicho cacique respondió que era contento de lo hacer asi, y envió luego á llumar á todos los principales de la dicha isla; los cuales vinieron, y venidos, holgaron mucho de todo lo que el dicho capitan Fernando Cortés habia hablado á aquel cacique señor de la isla; y ansi, los mando volver, y volvieron muy contentos, y en tanta manera se aseguraron, que de alli á pocos dias estaban los puebles tan llenos de gente y tan poblados como antes, y andaban entre nosotros todos aquellos indios con tan poco temor como si mucho tiempo hubieran tenido conversacion con nosotros. En este medio tiempo supo el capitan que unos españoles estaban siete años habia cautivos en el Yucatan en poder de ciertos caciques, los cuales se habian perdido en una carabela que dió al través en los bajos de Jamáica, la cual venia de Tierra-Firme , y ellos escaparon en una barca de aquella carabela, saliendo á aquella tierra, y desde entonces los tenian alli cautivos y presos los indios; y bien* traia aviso el dicho capitan Fernando Cortés cuando partió de la isla Fcrnandina para saber de sus españoles, y como aqui supo nuevas dellos y la tierra adonde estaban, le pareció qué haria mucho servicio á Dios y á vuestra majestad en trabajar que saliesen de la prision y cautiverio en que estaban, y luego quisiera ir con toda la flota con su persona á los redimir, si no fuera porque los pilotos le dijeron que en ninguna manera lo hiciese, porque seria causa que la flota y gente que en ella iba se perdiese, á causa de ser la costa muy brava, como lo es, y no haber en ello 5 puerto ni parte donde pudiesen surgir con los dichos navios; y por esto lo dejó, y proveyó luego con ciertos indios en una canoa, los cuales le habian dicho que sabian quién era el cacique o n quien los dichos españoles estaban, y les escribió cómo si él dejaba de ir en persona con su armada para los librar, no era sino por ser mala y brava la costa para surgir; pero que les rogaba que trabajasen de se soltar y huir en algunas canoas, y que ellos esperarian alli ••"

< Quiza din 6 doce.

* Sin iluila no kutria,

* Quiza timpie*. S Sin duda tita. * Sabra el y.

CARTAS DE la isla de Santa Cruz. Tres dias después que el dicho capitan despachó aquellos indios con sus cartas, no le pareciendo que estaba muy satisfecho, creyendo que aquellos indios no lo sabrian hacer tan bien como él deseaba , acordó de enviar y envió dos bergantines y un batel con cuarenta españoles de su armada á la dicha costa para que tomasen y recogiesen á los españoles cautivos, si alli acudiesen, y envió con ellos otros tres indiospara que saltasen en tierra, y fuesen á buscar y llamar á los españoles presos con otra carta suya, y llegados estos dos bergantines y batel á la costa donde iban, echaron á tierra los tres indios, y enviáronlos a buscar i los españoles, como el capitan les habia mandado,y estuviéronlos esperando en la dicha costa seis dias con mucho trabajo; que casi se hubieran perdido y dado al través en la dicha costa, por ser tan brava alli la mar, segun los pilotos habian dicho. Y visto que no venian los españoles cautivos ni los indios que á buscarlos habian ido, acordaron de se volver adonde el dicho capitan Fernando Cortés les estaba aguardando, en la isla de Santa Cruz; y llegados á la isla, como el capitan supo el mal' que traian, recibió mucha pena, y luego otro dia propuso de embarcar con toda determinacion de ir y llegar á aquella tierra, aunque toda la flota se perdiese , y tambien por se certificar si era verdad lo que el capitan Juan de Grijalba habia enviado á decir á la isla Fernandina, diciendo que era burla, que nunca á aquella costa habian llegado ni se habian perdido aquellos españoles que se decia estar cautivos. Y estando con este propósito el capitan, embarcada ya toda la gente , que no faltaba de se embarcar salvo su persona con otros veinte españoles que con él estaban en tierra, y haciéndoles el tiempo muy bueno y conforme á su propósito para salir del puerto, se levantó á deshora un viento contrario con unos aguaceros muy contrarios para salir, en tanta manera, que los pilotosdijeron al capilau que no se embarcase, porque el tiempo era muy contrario para salir del puerto. Y visto esto, el capitan mandó desembarcar toda la otra gente de la armada, y otro dia á mediodia vieron una canoa á la vela hácia la dicla isla: llegada donde nosotros estábamos, vimos cómo venia en ella uno de los españoles cautivos, que se llamó Jerónimo de Aguilar, el cual nos contó la manera como se perdió y el tiempo que habia que estaba en aquel cautiverio, que es como arriba á vuestras reales altezas hemos hecho relacion, y túvose entre nosotros aquella contrariedad de tiempo que sucedió de improviso , como es verdad, por muy gran misterio y milagro de Dios, por donde se cree que ninguna cosa se comienza, que en servicio de vuestra majestad sea, que pueda suceder sino en bien. Deste Jerónimo de Aguilar fuimos informados que los otros españoles que con él se perdieron en aquella carabela que dió al través, estaban muy derramados por la tierra; la cual nos dijo que era muy grande, y que era imposible poderlos recoger sin estar y gastar mucho tiempo en ello. Pues como el capitan Fernando Cortés viese que se iban ya acabando los bastimentos de la armada, y que la gente padeceria mucha necesidad de hambre si se dilatase y

1 Pjrecc que falta la palabra rceau-M.RELACION. jesperaso alli mas tiempo, y que no habria efeto el propósito de su viaje, y * determinó, con parecer de los que en su compañia venian, de se partir, y luego se partió dejando aquella isla de Cozumel, que ahora se llama de Santa Cruz, muy pacifica, y en tanta manera, que si fuera para hacer poblador 3 della, pudieran con toda voluntad los indios della comenzar luego á servir; y los caciques quedaron muy contentos y alegres por lo que de parte de vuestras reales altezas les habia dicho el capitan, y por les haber dado muchos atavios para sus personas; y tengo* por cierto que todos los españoles que de aqui adelante á la dicha isla vinieren, serán tan bien recibidos como si á otra tierra de lasque há mucho tiempo que estan pobladas llegasen. Es la dicha isla pequeña, y no hay en ella rio alguno ni arroyo, y toda el agua que los indios beben es de pozos, y en ella no hay otra cosa sino peñas y piedras y montes, y la granjeria que los indios della tienen es colmenares, y nuestros procuradores llevaban 5 á vuestras altezas la muestra de la miel y tierra de los dichos colmenares para que la manden ver.

Sepan vuestras majestades que, como el capitan respondiese á los caciques de la dicha isla, diciéndoles que no viviesen mas en la seta gentilica que tenian, pidieron que les diese ley en que viviesen de alli adelante, y el dicho capitan los informó lo mejor que él supo en la fe católica, y les dejó una cruz de palo puesta en una casa alta y una imágen de nuestra Señora la Virgen Maria, y les dió á entender muy cumplidamente lo que debian hacer para ser buenos cristianos, y ellos mostráronlo que recibian todo de muy buena voluntad; y ansi, quedaron muy alegres y contentos. Partidos desta isla, fuimos á Yucatan, y por la banda del norte corrimos la tierra adelante hasta llegar al rio grande, que se dice de Grijalba, que es, segun relacion á vuestras reales altezas, adonde llegó el capitan de Grijalba, pariente de Diego Velazquez; y es tan baja la entrada de aquel rio, que ningun navio de los grandes pudo en él entrar; mas como el dicho capitan Fernando Cortés esté tan inclinado al servicio de vuestra majestad, y tenga voluntad de les hacer verdadera relacion de lo que en la tierra hay, propuso de no pasar mas adelante hasta saber el secreto de aquel rio y pueblos que en la ribera dél están 6, por la gran fama que de riqueza se decia que tenian; y ansi, sacó toda la gente de su armada en los bergantines pequeños y en las barcas, y subimos por el dicho rio arriba hasta llegary verla tierra y pueblos della; y como llegásemos al primer pueblo, hallamos la gente de los indios dél puesta á la orilla del agua, y el dicho capitan les habló con la lengua y faraute que llevábamos y con el dicho Jerónimo de Aguilar, que habia, como dicho es de suso, estado cautivo en Yucatan, que entendia muy bien y hablaba la lengua de aquella tierra, y les hizo entender cómo él no venia á les hacer mal ni daño alguno, sino á les hablar de parte de vuestras majestades, y que para esto

[graphic]

* Quiza para ser poblador.

* Aqui parece que habla Hernan Cortos. o Quiza ¡tetan.

8 En el manuscrito se lee equivocadamente esta.

les rogaba y * que "ios dejasen y tuviesen por bien que saltásemos en tien •, porque no teniamos donde dormir aquella noche si. o en la mar en aquellos bergantines y barcas, en las cuales no cabiamos aun de piés, porque para volver á nuestros navios era muy tarde, porque quedaban en alta mar; y oido esto por los indios, respondiéronle que hablase desde alli lo que quisiese, y que no habiase 2 de saltar él ni su gente en tierra, sino que le defenderian la entrada; y luego en diciendo esto comenzáronse á poner en órden para nos tirar flechas, amenazándonos y diciendo que nos fuésemos de alli, y por ser este dia muy tarde, que casi era ya que queria poner el sol, acordó el capitan que nos fuésemos á unos arenales que estaban enfrente de aquel pueblo, y alli saltamos en tierra y dormimos aquella noche. Otro dia de mañana luego siguiente vinieron á nosotros ciertos indios en una canoa, y trujeron ciertas gallinas y un poco de maiz que habria para comer hombres 3 en una comida, y dijéronnos que tomásemos aquello y que nos fuésemos de su tierra; y el capitan les habló con los intérpretes que teniamos, y les dió i entender que en ninguna manera él se habia de partir de aquella tierra hasta saber el secreto della, para poder escribir á vuestra majestad verdadera relacion della, y que les tornaba á rogar que no recibiesen pena dello ni le defendiesen la entrada en el dicho pueblo, pues que eran vasallos de vuestras reales altezas; y todavia respondieron diciendo que no atreviésemos de entrar en el dicho pueblo, fino que nos fuésemos de su tierra; y ansi, se fueron, y después de idos determinó el dicho capitan de ir allá, y mandó á un capitan de los que en su compania estaban que se fuese con ducientos hombres por un camino que aquella noche que en tierra estuvimos se halló que iba á aquel pueblo, y el dicho capitan Fernando Cortés se embarcó con hasta ochenta hombres en las barcas y bergantines, y se fué á poner frontero del pueblo para saltar en tierra si le dejasen; y como llegó, halló los Indios puestos de guerra, armados con sus arcos y Hedías y lanzas y rodelas, diciendo que nos fuésemos de »u tierra, si no, si queriamosguerra, que comenzásemos luego, porque ellos eran hombres para defender su pueblo. Y después de les haber requerido el dicho capitan tres veces, y pedidolo por testimonio al escribano de vuestras reales altezas que consigo llevaba, diciéndoles que no queria guerra, viendo que la determinada voluntad de los dichos indios era resistirle que no saltase en tierra, y que comenzaban á flechar con tra nosotros, mandó soltar los tiros de artilleria que llevaba, y que arremetiésemos á ellos; y soltados los tiros, al saltar que la gente saltó en tierra, nos hirieron algunos; pero fiualmente, con la prisa que les dimos y con la gente que por las espaldas le * dió de la nuestra que por el caniino habia ido, huyeron y dejaron el pueblo, y ansi lo tomamos, y nos aposentamos en la parte dél que mas fuerte nos pareció. Y otro dia siguiente vinieron á hora de visperas dos indios de parte de los caciques, y trujeron ciertas joyas de oro muy delgadas de poco valor, y

dijeron al capitan que ellos le traian aquello porque se fuese y les dejase su tierra como antes solian estar, y que no le hiciese 5 mal ni daño; y el dicho capitan le o respondió diciendo que á lo que pedian de no les hacer mal ni daño, que él era contento; y de dejarles la tierra, dijo que supiesen que de alli adelante habian de tener por señores á los mayores principes del mundo, y que habian de ser vasallos y les habian de servir, y que haciendo esto, vuestras majestades les harian muchas mercedes, y los favores crecerian7, y ampararian y defenderian de sus enemigos, y ellos respondieron que eran contentos de lo hacer ansi; pero todavia le requerian que les dejase su tierra; y ansi, quedamos todos amigos, y concertada esta amistad, les dijo el capitan que la gente española que alli estábamos con él no teniamos qué comer ni lo habiamos sacado de las naos; que les rogaba que el tiempo que alli en tierra estuviésemos, nos trajesen de comer, y ellos respondian que otro dia traerian; y ansi, se fueron, y tardaron aquel dia y otro, que no vinieron con ninguna comida, y desta causa estábamos todos con mucha necesidad de mantenimientos, y al tercer dia pidieron algunos españoles licencia al capitan para ir por las estancias de alderredor á buscar de comer, y como el capitan viese que los indios no venian como habian quedado, envió cuatro capitanes con mas de ducientos hombres, á buscar á la redonda del pueblo si hallarian algo de comer, y andándolo buscando, toparon con muchos indios, y comenzaron luego á flecharlos en tal manera, que hirieron veinte españoles, y si no fuera fecho de presto saberse el capitan para que los socorriese, como les socorrió, que créese que mataran mas de la mitad de los cristianos; y ansi, nos venimos y retrajimos todos á nuestro real, y fueron curados los heridos y descansaron los que habian peleado. Y viendo el capitan cuán mal los indios lo habian hecho, que en lugar de nos traer de comer, como habian quedado, los flechaban y Inician guerra, mandó sacar diez caballos y yeguas de los que en las naos llevaban, y apercebir toda la gente, porque tenia pensamiento que aquellos indios, con el favor que el dia pasado habian tomado, vendrian á dar sobre nosotros al real con pensamiento de hacer daño; y estando ansi todos bien apercebidos, envió otro dia ciertos capitanes con trecientos hombres adonde el dia pasado habian habido la batalla, á saber si estaban alli los dichos indios, ó qué habia sido dellos, y dendeá poco envió otros dos capitanes con la retaguardia con otros cien hombres, y el dicho capitan Fernando Cortés se fué con los diez de á caballo encubiertamente por un lado. Yendo pues en esta órden, los delanteros toparon gran cantidad de indios de guerra que venian todos á dar sobre nosotros en el real, y si por caso aquel dia no hubiéramos salido á recibirlos al camino, pudiera ser que nos pusieran en harto trabajo. Y como el capitan de la artilleria, que iba delante, hiciese ciertos requerimientos por ante escribano á los dichos indios de guerra que topó, dándoles á entender por los farautes y lenguas que alli iban con nosotros, que no queriamos guerra, sino paz y amor con ellos, y no se

i Sobra la y.

t Quizá y que «o habtase.

• Aqui falUí alguna palabra anict de hombres.

I SU duda/«8H¡.

* Sin dada no les hiciese.

• Debio decir tes.

'Sin duda tos fatoresccria».

« AnteriorContinuar »