Obras, Volumen 7

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 194 - NO he de callar, por más que con .el dedo, Ya tocando la boca, o ya la frente, Silencio avises o amenaces miedo. ¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?
Página 195 - En otros siglos pudo ser pecado severo estudio y la verdad desnuda, y romper el silencio el bien hablado. Pues sepa quien lo niega y quien lo duda que es lengua la verdad de Dios severo y la lengua de Dios nunca fue muda.
Página 121 - Salíme al campo, vi que el sol bebía los arroyos del hielo desatados; y del monte quejosos los ganados que con sombras hurtó su luz al día. Entré en mi casa: vi que amancillada de anciana habitación era despojos; mi báculo más corvo y menos fuerte. Vencida de la edad sentí mi espada y no hallé...
Página 504 - Pues que da y quita el decoro y quebranta cualquier fuero, poderoso caballero es don Dinero. Son sus padres principales, y es de nobles descendiente, porque en las venas de Oriente todas las sangres son reales; y pues es quien hace iguales al duque y al ganadero, poderoso caballero es don Dinero.
Página 80 - ¿Nadie me responde? ¡Aquí de los antaños que he vivido! La Fortuna mis tiempos ha mordido; las Horas mi locura las esconde. ¡Que sin poder saber cómo ni adonde la Salud y la Edad se hayan huido! Falta la vida, asiste lo vivido, y no hay calamidad que no me ronde. Ayer se fue; Mañana no ha llegado; Hoy se está yendo sin parar un punto: soy un fue, y un será, y un es cansado. En el Hoy y...
Página 503 - ... poderoso caballero es don Dinero. Nace en las Indias honrado, donde el mundo le acompaña, viene a morir en España y es en Genova enterrado; y, pues quien le trae al lado es hermoso, aunque sea fiero, poderoso caballero es don Dinero.
Página 197 - Hilaba la mujer para su esposo la mortaja primero que el vestido; menos le vio galán que peligroso. Acompañaba el lado del marido más veces en la hueste que en la cama; sano le aventuró, vengóle herido. Todas matronas y ninguna dama, que nombres del halago cortesano no admitió lo severo de su fama.
Página 162 - Retirado en la paz de estos desiertos, Con pocos, pero doctos, libros juntos, Vivo en conversación con los difuntos Y escucho con mis ojos a los muertos.
Página 504 - Por importar en los tratos y dar tan buenos consejos, en las casas de los viejos gatos le guardan de gatos, y pues él rompe recatos y ablanda al juez más severo, poderoso caballero es don Dinero.
Página 198 - Baco el camino los brindis mal seguros. El rostro macilento, el cuerpo flaco eran recuerdo del trabajo honroso, y Honra y Provecho andaban en un saco. Pudo sin miedo un Español velloso llamar a los Tudescos Bacanales, y al Holandés hereje y alevoso; pudo acusar los celos desiguales a la Italia, pero hoy de muchos modos somos copias, si son originales.

Información bibliográfica