Imatges de pàgina
PDF
EPUB

grave. Habiendo marchado allá, logró avenirlos, y estando ya para regresar á Tarazona, tres dias despues, fué acometido de una enfermedad mortal; de modo que, recibidos los últimos Sacramentos, durmió en el Señor. Como era natural que sucediese, habiendo muerto fuera de su diócesis, y siendo ya tan ilustre durante su vida por sus milagros y virtudes, origináronse disputas entre el clero, acerca del lugar donde habia de ser enterrado. Para cortar la controversia hubieron de acudir á un medio, á que solia apelar en casos análogos la rudezn de aquellos tiempos, pues poniendo el cadáver del Santo sobre la cabalgadura, que solia usar en vida, la dejaron marchar libremente, y ella anduvo sin parar hasta que llegó á una cueva distante seis leguas de Logroño, donde se le dió sepultura. Mas adelante se construyó en aquel para

je un insigne monasterio. Esto es lo que se halla de mas cierto acerca de este Santo, dejando á un lado otros hechos menos exactos, con que se ha recargado la narracion anterior, sacada de las lecciones del Breviario antiguo. La primera dificultad que ocurre es la época de su pontificado. El Breviario de la diócesis, impreso á mediados del siglo XVl, la pone hácia el año 590, pero esta fecha parece algo dudosa, pues proviene de haberle confundido con el poeta Prudencio, que vivió por entonces. Las lecciones del Breviario principian diciendo.—Prudentius Episcopus, Confessor et poeta, y al hablar de su muerte añade: «nonullisque opusculis in » Dei laudem et Ecclesiae stabi»limentum editis, obdormivit in » Domino.» Aun le confunde mas el Breviario ms. de Santa Maria de Calatayud, el cual en su himno en versos leoninos decia:

[merged small][merged small][ocr errors]

Nomen famosi praeesulis Habens urbis Tirasonis.

Mariana, Baronio, Martin Carrillo y otros le ponen hácia el año 500. El P. Argaez le colocó en 572 al 578, siguiendo los falsos Cronicones de Máximo y Hauberto, que le señalan con aquellas fechas. El P. Yepes lo cree mozárabe del año 700 al 900. En resúmen, hay que confesar que no se sabe á punto fijo la época del Pontificado de San Prudencio; y en tal concepto, en la duda de ponerlo en 590 ó 578, parece preferible seguir al Breviario y ponerle al frente de los Obispos de Tarazona, como va en todos los Episcopologios. Villar (1) lo hizo preceder de un Obispo llamado Don Sancho, que fué quien le nombró arcediano, pero como este Obispo no consta por documentos fidedignos, hay que relegarle al olvido, como al Santino del P. Argaez.

La Iglesia de Tarazona tiene á S. Prudencio por su primero y principal Patrono, y su fiesta se celebra el dia 28 de Abril, con rito doble menor y misa

(1) Martinez del Villar, Patronado de las iglesias de Calatayud.

propia, por decreto del Papa

Clemente XIIl de 5 de Diciembre de 1765 (1). Por todos estos motivos creo que San Prudencio debe continuar figurando al frente del catálogo de los 0bispos de Tarazona, respetando en esto la tradicion de la diócesis y las lecciones de su Breviario, y colocándole á fines del siglo IV ó principios del V, como contemporáneo del poeta Prudencio, aunque distinto de él, pues el célebre Senador no fué Obispo. No puede decirse que fuera el primer Obispo de esta Iglesia, pues habia otro Prelado que le ordenó é hizo arcediano, ora se llamase Santino y Sancho por construccion de este nombre, lo que no tieo ne fundamento cierto, ora fuese otro su nombre, que hasta nosotros no ha llegado con cerleza. Pero contra esta tradicion se presentan argumentos no poco fuertes y respetables. El primero está sacado de la vida de San Saturio, á quien se supone nacido el año 495, y en tal con

(1) Véase en el Apéndice n 3.

cepto, siendo ya hombre de edad provecta cuando San Prudencio, adolescente de 15 años, se puso bajo su direccion, seria preciso suponer que este segundo floreció á mediados del siglo VI, siendo por tanto coetáneo de Didimo y de San Millan, á quien imitó en su vida anacorética. Si fuera cierta aquella fecha del nacimiento de San Saturio, habria una base fija y segura para establecer tan oscura cronologia. Por desgracia no hay tal certeza. Los Padres Bolandistas, al llegar al dia 2 de Octubre, lo dejaron entre los omitidos (pruetermissi), dedicándole un solo breve párrafo, en que niegan su culto y dudan de su existencia. Culpa tuvieron de ello los de Soria, y sobre todo los Padres de aquella casa, que no avisaron á sus hermanos de Bélgica de la verdad del culto. Pero aun tuvo mas el comisionado por el cabildo de Tarazona para informar á los Bolandistas acerca de San Prudencio, y lo que tuviera relacion, con el Santo. Comprometió á su cabildo el comisionado, y le hizo quedar mal en aquella cuestion. Al ver que los Bolandistas pedian documentos mas antiguos y mas

auténticos, y que no querian admitir como moneda corriente las supercherias de los falsos Cronicones y de sus patrocinadores Bivar y Argaez, cesó de seguir correspondencia con aquellos buenos Padres, los cuales le impusieron el único castigo que los críticos suelen imponer en tales casos..... publicar su nombre. Asi es que aquellos excelentes críticos, no pudiendo contar sino con los datos suministrados por Bivar, Tamayo y otros autores de mala nota, no lograron poner en claro todas aquellas patrañas, si bien no hicieron poco rebatiendo algunas de ellas, y mostrando su desconfianza con respecto á las restantes. Si les hubieran facilitado copias de las lecciones que contenian los antiguos Breviarios, hubieran puesto en sus manos el hilo conductor para salir de aquel laberinto, si bien las lecciones mismas del Breviario antiguo hemos visto ya que no pueden admitirse en todas sus partes, pues confunden al Obispo con el poeta, y en esta suposicion hablan de los paganos de Calahorra, á los que suponen allí en gran nú1620. Sentado ya lo que parece mas

probable acerca del verdadero San Prudencio, vamos á combatir los muchos documentos apócrifos amontonados acerca de los falsos Santos Prudencios, y aun acerca del único admitido como verdadero.

PRIMER. SAN PRUDENCIO AP0ORIFO.

Años 297—506.

Ninguna noticia cierta hay acerca de él, pues no fué conocido hasta que se publicaron los falsos Cronicones.

El seudo Juliano, en sus adversarios ó advertencias (número 499), dice: «Probabile est »olim duos fuisse Prudentios » Episcopos Turiasonenses; alte»rum sub Diocletiano, qui trans»latus Caesaraugustam sepelivit »Sanctum Encratidem, transla»tus postremo Turiasonem.» El mismo dice en seguida, hablando de ambos Prudencios. — «Uterque praedicavit Calagurri»tanis, hic gentilibus, ille vero »Mahometanis, magno cum fruc»to suo. Prudentius prior floruit »anno Dni. 297..... dicitur Ca»lagurritanus et Caesaraugusta»nus.» (1) Siendo los citados ad

(1) Citado por Bivar á la pág. 546 de sus notas á Dextro, salvando los yerros.

versarios una obra enteramente apócrifa, como está reconocido hasta la evidencia, y no habiendo ningun otro dato cierto, por el que conste la existencia de un Obispo de Tarazona llamado Prudencio, que asistió al entierro de Santa Engracia, es apócrifo este 0bispo y falsa su asistencia al martirio de la Santa. El que se viera á San Prudencio en el brocal del pozo, que aun se conserva en la cripta de la iglesia de Santa Engracia, dado caso de que fuera San Prudencio, pues todo ello está muy destrozado, nada prueba para el asunto. Yo, al visitar la cripta de Santa Engracia, no he visto allí tal Santo Obispo. El poeta Prudencio escribió un precioso himno al martirio de Santa Engracia, en el que por cierto nada dice de este Obispo de su propio nombre, cosa que no es probable omitiera aquel poeta, por honra del suyo. Como en la edad media se confundió á San Prudencio con el poeta Aurelio Prudencio, como queda dicho, no es de extrañar que pusieran allí la efigie de San Prudencio como autor del himno á Santa Engracia, monumento el mas

notable acerca de su martirio.

SEGUND0 SAN PRUDENCI0 APOCRIF0.

Como tal podemos considerar al San Prudencio poeta y escritor de varios libros, de quien nos hablan los Breviarios de la edad media, y sobre todo el Breviario Bilbilitano del Obispo Bardaxi, cuyos versos quedan ya citados. El poeta Aurelio Prudencio, fervoroso católico, no fué Santo, aunque la Iglesia tiene en gran estima su persona y sus escritos. El citado Breviario hace á Calahorra, y no á Zaragoza, patria del poeta Prudencio.—«Calagurri»la praeclarus, poeta quondam »nobilis,» y en seguida le declara Obispo de Tarazona—«no»men famosi Praesulis urbis ha»bens Tyrassonis.». No puede estar mas claro el yerro. Aun el mismo Breviario de la diócesis, impreso á mediados del siglo XVI, y el del Santo Sepulcro de Calatayud, que lo copió, incurren, aunque menos claramente, en este error, diciendo «nonullisque opusculis in Dei »laudem et Ecclesiae stabilimen» tum editis obdormivit in Domi»no.» ¿Dónde estan esos opúscu

los para gloria de Dios y defensa de la Iglesia? Si eran conocidos en el siglo XVI, ¿cómo no han llegado á nosotros? Claro es que se aludia á los del poeta Aurelio Prudencio, y habiendo sido este magistrado secular, y nunca Obispo, ni siquiera Sacerdote, ni tampoco Santo, puede considerarse y debe mirarse como apócrifo el episcopado del poeta Aurelio Prudencio, y por tanto considerarle como el segundo falso San Prudencio; siendo este error hijo, no de la mala fe de los falsarios que forjaron los falsos Cronicones, sino de la rudeza de la edad media, que hallando un Santo llamado Prudencio, y un escritor notable del mismo nombre y hácia la misma época, no tuvo el acierto suficiente para distinguirlos. Las lecciones mismas del Breviario de Tarazona, que supongo de hácia el siglo XIII, fomentan este error, y con todo pudo ser muy bien que se escribiesen sobre antiguos monumentos y tradiciones, que quizá no hayan llegado hasta nosotros y que solo probarian la antigüedad del error.

« AnteriorContinua »