Imatges de pàgina
PDF
EPUB

Conviene mucho fijar este punto, pues quedan de este modo deslindados los términos de la Vasconia y la Celtiberia, en completa analogia con los que hoy dia tienen por aquella parte Aragon y Navarra, siendo aragonesa la celtibera Tarazona y navarra la vascona Cascante. Aun cuando la separacion de aragoneses y navarros, á la muerte de Don Alfonso el Batallador, fué por muchos conceptos azarosa, algo debió haber de fijo en el reparto de territorio que despues se hizo, cuando vemos coincidir los límites actuales de Aragon y Navarra con los antiguos de la Celtiberia y la Vasconia por aquella parte. Aun es mas: coincidian tambien no lejos de Tarazona los límites de los Pelendones y Arevacos, que tambien eran Celtiberos, como vamos á ver. El término de los Pelendones llegaba hasta Fitero, y el inmediato pueblo de Cervera de rio Alhama: á los mismos pertenecian tambien los dos célebres pueblos de Augustobriga (Muro) y Numantia (Garray), límite de los Arevacos y Pelendones por aquella parte. Tambien hoy dia corresponde á Castilla la Vieja todo el pais de los Arevacos y

Pelendones, y en Fitero parten sus términos los Castellanos y Navarros, como los partian antiguamente los Pelendones y Vascones: Fitero con sus célebres baños queda dentro de Navarra, Cervera con los suyos corresponde á Castilla. El monte Yerga, que parece ser el Altomonte de la llamada division de Wamba, es por aquella parte el hito ómojon de las dos comarcas. Por esa razon en la historia de la edad media aquel territorio era visitado con frecuencia por los reyes de Aragon, Castilla y Navarra, cuando trataban de hacer paces ó treguas en sus continuas guerras, y en el campillo Susano se encuentra el mojon, ó trifinium, de los tres reinos, en donde la tradicion asegura que los reyes de aquellos tres paises comieron á una mesa y cada uno dentro de su propio estado. No debe extrañarse tanta detencion en trazar este límite de la Celtiberia por la parte de Tarazona, pues al fin es la historia de aquella Iglesia la que se va á escribir, y con referencia á ella debia tratarse lo que se dice de aquella nacion belicosa (1). Que

(1) Influye tambien esto en la cuestion

los Pelendones eran Celtiberos, es una cosa indudable, y tambien lo eran los Arevacos, si bien desde la época de Augusto se redujo aquella parte de la Celtiberia al convento jurídico de Clunia, bien fuera por quitar fuerzas y desvirtuar aquella confederacion, ó bien por la distancia grande hasta Zaragoza, ó quizá por una y otra causa. Estrabon dice que el Duero corria por las tierras de los Celtiberos y Vaceos. «Tum Durius élonginquis fluens partibus, praeter Numantiam, multasque alias Celtiberorum et Vacaeorum habitationes.» Luego el pais recorrido primeramente por el Duero pertenecia á los Celtiberos, y la ciudad de Numancia á la confederacion de aquellos. El mismo dice que al norte de los Celtiberos estan los Verones, y que tambien estos eran de origen céltico. No contento con fijar los límites septentriomales de la Celtiberia por aquella parte, pone tambien sus fronteras occidentales, añadiendo. —Tambien son occidentales á los Celtiberos los Vaceos, los Vettones y los Carpetanos, y al

de límites del obispado por aquella parte, comoveremos luego. TOMO XLIX.

mediodia les caen los Oretanos y algunos Bastitanos, que estan sobre el Orospeda, y los Ditanos. Hé aqui este importante pasaje, que conviene trascribir: «A Celtiberis versus Septentrionem sunt Verones Cantabrorum Coniscorum finitimi, ipsi quoque Celtico (1) utentes vestitu... Ad Occiduum latus accolunt Astures quidam, Callaici, Vaccaei, Vettones et Carpetani. Versus meridiem Oretani et qui alii de Bastitanis et Dittanis Orospedam habitant. Ad ortum est Idubeda, et Celtiberis in quatuor partes divisis praestantissimi eorum versus ortum habitant et meridiem.»

Aqui aparecen ya todos los contornos de la Celtiberia septentrional, occidental y meridional; colindando por el norte los Celtiberos Pelendones con los Verones, por el occidente los Celtiberos Arevacos con los Vaceos y Vetones, y mas allá de estos los Astures y Gallegos,

(1) La edicion de Amsterdam de 1707 con las notas de Casaubon, dice Gallico utentes vestitu, pero ni hace sentido para la palabra quoque, pues nada ha dicho de las Galias, ni en el griego indica tal cosa, pues antes dice claramente KeXtztó. La traduccion de Cortés (t. 1.o, pág. 111) dice con harta libertad: «y estos Berones traen tambien su orígen de la trasmigracion ó ejército de los Celtas.»

que en tal concepto quedan al occidente de la Celtiberia, aunque no colinden con ella. Al sudoeste de la Celtiberia quedaba la Carpetania; pero aun mas al occidente que al sud, por lo que justamente Estrabon la puso en aquella direccion. Al mediodia los Oretanos y los habitantes de los territorios de Baza y Totana, si bien estos no fueran tampoco limítrofes de la Celtiberia, y quedaran al sudeste de ella y de la Bastitania, como los Astures de los Vaceos, pues Estrabon no solamente pone aqui los límites, sino tambien las fronteras de estos límites. Aun da mas datos este geógrafo acerca de los contornos de la Celtiberia por la parte del mediodia. «Secundum Celtiberos versus meridiem sunt qui montem Orospedam et loca circa Sucronem amnem incolunt Sidetani, usque ad Carthaginem et Bastitani.» Reunidos todos estos datos acerca de la circunferencia con los otros cuatro puntos cardinales, antes citados, y la relacion de las ciudades de que hacen mencion este y los demas geógrafos, puede ya seguirse la demarcacion de la Celtiberia desde Fitero en adelante por la Sierra de Urbion, ó sea

el Idubeda occidental (Sierra d Cameros y de San Llorente). hasta la Sierra de San Millan. Seguian los límites de los Pelendones hasta la parte mas meridional de las Sierras de San Llorente, donde nacen el Duero y el Arlanza; corriendo este hácia el Poniente y aquel hácia el Oriente, hasta que tuerce su curso al llegar cerca de Numancia. No lejos del nacimiento de ambos rios se encuentra la célebre Clunia, fin de la Celtiberia occidental, como advirtió Plinio, aunque ya para entonces capital del convento jurídico al que daba su nombre. Desde Clunia seguia la línea á pasar el Duero por Aranda, entre Rauda (Roa), que era de los Vaceos, y Uxama (0sma), que era de los Celtiberos Arevacos. Uarama argelar la llamó Ptolemeo al ponerla entre los pueblos de los Arevacos, y Plinio entre las seis de los Arevacos que concurrian al convento de Clunia. El orígen céltico de esta poblacion lo declara el mismo poeta Silio Itálico (lib. 5."), llamando sarmáticos á sus muros y aplaudiendo su caballeria: At non Sarmaticos attollens Ura770, 1711.17"OS

Tam levibus persultat equis.

Con esto tenemos otro punto fijo de limitacion de la Celtiberia en la parte de Aranda de Duero entre Osma y Clunia Arevacas, y Roa de los Vaceos. Desde Aranda seguia la línea de los Celtiberos por Peñafiel y las Navas hasta el Eresma y Segovia, otro límite seguro de los Celtiberos Arevacos. El nombre de estos se derivó, segun Plinio, del Areva, que se supone sea el rio Eresma, «Arevacis nomen dedit fluvius Areva (1). Que Segovia fuese ciudad Celtibera lo dicen Ptolemeo y Plinio, y sus mismas medallas celtibéricas, en que se ve el ginete con lanza en ristre. No puede por tanto caber duda acerca de este límite de la Celtiberia, que nos indica la cordillera de Guadarrama y Navacerrada, como límite de la Celtiberia y Carpetania.

Coincidian pues tambien por esta parte los términos antiguos con los modernos, siendo el límite actual de las dos Castillas, division natural de aquellas dos regiones, aun antes de la dominacion romana. Queda la duda acerca de si los límites de la

(1) Aun á sus inmediaciones conserva su recuerdo el pueblo de Arévalo.

Celtiberia llegaban ó no hasta Arevalo, cuyo nombre parece tener algo del antiguo Areva. Pero siendo Cauca ¿? ciudad de los Vaceos, como consta por Ptolemeo, y por la historia misma, al referir las infamias que cometió en ella el malvado Luculo, y situada esta entre Nivaria y Segovia, es indudable que la linea de la Celtiberia pasaba por entre Segovia y Coca, y que el límite de los Celtiberos, por aquella parte, era mas bien el Eresma que el Adaja: á la verdad el Eresma es tan poco importante que dificilmente mereciera ser nombrado y dar nombre á los Arevacos á no servirles de frontera, llamando los Vettones, Vaceos y Carpetanos con el nombre de Arevacos á los Celtiberos que vivian á la parte oriental allende el Areva. Siguiendo la cordillera de Navacerrada y Miraflores de la Sierra pasaba la línea de los Celtiberos por las inmediaciones de Espinosa é Hita hasta Sigüenza (Segontia), ciudad indudablemente Arevaca y Celtibera. No será fácil decir si la Caesada de los Itinerarios, reducida con gran probabilidad á Espinosa, cerca de Guadalajara, era Carpetana ó Celtibera, pues no la mencionan como importante ninguno de los geógrafos griegos y romanos; al contrario de lo que sucede con Segontia (Sigüenza), cuya calificacion de Arevaca se halla en Ptolomeo, y mas claramente en Livio, que la llama Segontia Celtiberorum (1), al referir que los Celtiberos dejaron allí su equipaje al marchar en auxilio de los Turdetanos. Entre Sigüenza y Arcos estaba el límite de los Arevacos y de los Celtiberos praestantioresó principales, que en este concepto no tenian nombre alguno y llevaban por excelencia el de Celtiberos. Segontia era ciudad arevaca: A (Arcos) era celtibera. El límite entre una y otra poblacion seria probablemente Medinaceli, que domina la sierra á cuyas faldas nacen el arevaco Henares y el celtibero Jalon. Arcobriga era ademas el límite de los Lusones con los Arevacos y Celtiberos praestantiores. Allí terminan por aquel lado los montes del Señorio de Molina, que, como veremos luego, era pais de los Lusones.

(1) Cap. 9, lib. 34,

Allí saliendo el Jalon de las estrechas gargantas, que hasta entonces le han aprisionado, principia á recorrer las feraces vegas de los pueblos celtiberos, cuyas excelencias aplaudia el poeta Marcial. Allí coinciden los términos de Aragon y Castilla, tan disputados durante las guerras de la edad media, en que los castillos de Arcos y Somed solian servir de rehenes en las treguas que se estipulaban, perteneciendo unas veces á una y otras á distinta Corona. Hay puntos que por su topografia parecen destinados por la naturaleza á un determinado objeto, y por eso suelen verse en ellos unos mismos sucesos en distintas épocas. Desde Arcos pasaba la línea de la Celtiberia á buscar el nacimiento del rio Mesa á las inmediaciones de Cofrentes, cuyo nombre mismo parece terminal, y volveremos á encontrar luego otro igual en la frontera de los Celtiberos Lobetanos, Pasando el Tajo por hácia Val. tablado, seguia el límite hasta Zorita la márgen de este rio, dejando á su occidente los pueblos de Paterniana (Pastrana) y Thermida (Tiermes ó Trillo), que Ptolemeo pone en la Carpeta

« AnteriorContinua »