El teniente general D. [i.e. don] Federico Esponda y Morell

Portada
Tip. de El Correo Militar, 1895 - 72 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 5 - En Cuba no hay para el soldado más hogar ni más lecho que el húmedo y mortífero suelo de la Manigua, ni hay más techo que un cielo , estrellado sí , pero del que desciende el germen de infinitas y mortíferas enfermedades. El clima abrasador abre los poros, y con el sudor á torrentes el pobre soldado tiene que vadear cada media hora , y casi á nado , ríos más ó menos caudalosos. El vómito, las calenturas, las úlceras, los infartos del hígado, la anemia, morir en una guerra sin cuartel...
Página 5 - Es menester haber visto á las tropas en el momento de una marcha atravesar por veredas imposibles é impracticables, con el barro á las rodillas, trepando precipicios vertiginosos ó quedando enterrados en lodo , y cruzar por los bosques y por los países montañosos , perdiendo su calzado y destrozando su vestuario , que tienen que pagar de su haber ; es indispensable haber admirado á esos bravos oficiales y soldados llenos de fatiga , pasar veinte veces en el transcurso de horas , ríos y arroyos...
Página 6 - ... su haber. Es indispensable haber admirado á esos bravos oficiales y soldados llenos de fatiga pasar veinte veces, en el transcurso de horas, ríos y arroyos, con el agua fría de la sierra hasta el cuello, con grave riesgo de ser arrastrados por la corriente, como ha sucedido muchas veces...
Página 6 - ... campamento, cuyo suelo es á veces una laguna, teniendo que acampar sin más abrigo que el espacio, sin más lecho que el húmedo suelo, ni más alimento que una racion de arroz y tocino, mermada por la pérdida sufrida en las marchas; sin galleta, por habérsele inutilizado en el paso de los rios, y mojados hasta los huesos por los espantosos aguaceros que han empapado asimismo sus desgarradas ropas; es menester, repito, haber presenciado estos sufrimientos, y otros mil que omito por no hacerme...
Página 58 - ¿1 querría que dijesen. Y por el contrario, el que no ha noticia dello, le parece por la envidia que tiene que todo lo que se dice de otro, más adelante de donde sus fuerzas y poder deste tal que oye podrían llegar, ьеап fuera de verdad.
Página 58 - ... fuera de verdad. Y paréceles á cada uno de los oyentes, que no deben loar á otro, allende de aquello que él mismo hiciera, teniéndose por igual, y si pasan adelante, tiene envidia dello, y no cree nada.
Página 6 - ... cuerpos de sudor, pasar veinte veces en el trascurso de dos horas crecidos rios y arroyos, con el agua fria de las sierras hasta el cuello y con el grave riesgo de ser arrastrados por la corriente, como ha acontecido muchas veces; es menester haberlos visto atravesar por la manigua descalzos y pisando sobre un pavimento lleno de abrojos y de espinas, cubiertos de llagas y de úlceras, saliendo ensangrentados en un estado lastimoso, y haberles...
Página 6 - Esa cruzada de diez años, terrible en sus comienzos, decadente y abatida hasta mediados del 72, progresiva y fuerte hasta el 74, en su período cruel y vigoroso hasta el 76, y lenta y amortiguada hasta su término...
Página 5 - ... de sus penalidades y fatigas. Es menester haber visto á las tropas, en el momento de una marcha, atravesar por veredas imposibles é impracticables, con el barro á las rodillas, trepando precipicios vertiginosos ó quedando enterrados en lodo, y cruzar por los bosques y por los países...
Página 54 - Guerra, dió á conocer sus entusiasmos, su- amor al trabajo, su constancia en el cumplimiento de su deber y en la ayuda generosa para todo oficial que se distinguía por su laboriosidad y su talento.

Información bibliográfica