Pinzón en el descubrimiento de las Indias: con noticias críticas de algunas obras recientes relacionadas con el mismo descubrimiento

Portada
Est. tip. "Sucesores de Rivadeneyra", 1892 - 363 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 109 - Anoche padecieron terrible tormenta, que se pensaron perder de las mares de dos partes que venían , y los vientos que parecía que levantaban la carabela en los aires , y agua del cielo y relámpagos de muchas partes; plugó á nuestro.
Página 54 - Cierto, si le hobiera prometido Cristóbal Colón la mitad de las mercedes, no era tan simple Martín Alonso, siendo él y sus hermanos sabios y estimados por tales, que no...
Página 99 - Entendió también que lejos de allí había hombres de un ojo y otros con hocicos de perros que comían los hombres y que en tomando uno lo degollaban y le bebían su sangre y le cortaban su natura.
Página 77 - Anduvo el Almirante toda la noche la vuelta de tierra y hizo tomar algunas de las velas y tener farol toda la noche, porque le pareció que venía hacia él, y la noche hizo muy clara y el ventecillo bueno para venir a él si quisiera.
Página 259 - Ya saben Vuestras Altezas, que anduve siete años en su corte importunándoles por esto; nunca en todo este tiempo se halló piloto, ni marinero, ni filósofo, ni de otra ciencia que todos no dijesen que mi empresa era falsa , que nunca yo hallé ayuda de nadie, salvo de fray Antonio de Marchena , despues de aquella de Dios eterno, etc.
Página 51 - ... las cuentas de los gastos que se hicieron por ante escribano público en la dicha villa y puerto de Palos, que el dicho Martín Alonso, cosa es verisímile y cercana de la verdad, según lo que yo tengo entendido, prestó solo a Cristóbal Colón el medio cuento, o él y sus hermanos.
Página 290 - ... más bien debería llamársele ligero y mal informado. No conoció más que de vista, y siendo muchacho, al Almirante, pero le admiraba tan sinceramente, que deseaba para él una estatua de oro macizo, y de su memoria decía que «no puede aver fin, porque aunque todo lo escrito y por escribir en la tierra perezca, en el cielo se perpetuará tan famosa historia».
Página 98 - Vuestras Altezas, y también no sé la lengua, y la gente destas tierras no me entienden, ni yo ni otro que yo tenga a ellos...
Página 42 - Colon á faser algunas cosas complideras á nuestro servicio, é para llevar la gente que ha menester en tres carabelas que lleva, diz que es necesario dar seguro á las personas que con él fuesen, porque de otra manera no...
Página 61 - Señor, ahorque vuestra merced media docena de ellos o échelos a la mar, y si no se atreve, yo y mis hermanos barloaremos sobre ellos y lo haremos, que armada que salió con mandado de tan altos príncipes no había de volver atrás sin buenas nuevas...

Información bibliográfica