Teoria de las Cortes o grandes juntas nacionales de los reinos de Leon Y Castilla, Monumentos de su Costitucion politica y de la Soberania del Pueblo, Volumen 2

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 228 - La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil, la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen.
Página 188 - ... los perlados, et los ricos homes et otros homes buenos et honrados de las villas; et desque fueren ayuntados deben jurar sobre los santos evangelios que...
Página 536 - Lo primero, la fidelidad del rey nuestro señor; lo segundo, la paz del reino; lo tercero, el remedio del patrimonio real; lo cuarto, los agravios hechos á los naturales; lo quinto, los desafueros que han hecho los cstrangeros; lo sexto, las tiranías que han inventado algunos de los nuestros; lo séptimo, las imposiciones y cargas intolerables que han padecido estos reinos: de manera que para destruir estos siete pecados de España, se inventasen siete remedios en aquella santa junta.
Página 66 - ... fice escrebir y fice aquí mi signo. = En testimonio de verdad. = Juan Vázquez. = E yo el dicho Gaspar Ramírez de Vargas escribano mayor de cortes de sm que a todo lo que dicho es presente fui en uno con los dichos testigos, de pedimento <Je los dichos procuradores de cortes e mandamiento de sm fice aquí este mío signo atal = en testimonio de verdad. — Gaspar Ramírez de Vargas.
Página 22 - ... á cualquier escribano público que para esto fuere llamado, que dé ende al que se la mostrare, testimonio signado con su signo porque Nos sepamos en como se cumple nuestro mandado.
Página 79 - ... del gobierno se pusiese en las manos de su madre; que en todas las cartas y despachos reales, que viviendo la reina se despachasen, primero se pusiese el nombre de doña Juana y luego el de don Carlos, y que no se titulase más que príncipe de España.
Página 2 - ... voluntad de todos y de entre todos se escogía el que debía suceder al que moría. El demasiado poder de los reyes hizo que heredasen las coronas los hijos, a veces de pequeña edad, de malas y dañadas costumbres.
Página 97 - Don Enrique, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Toledo, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, del Algarbe, de Algeciras, de Gibraltar ; señor de Vizcaya y de Molina.
Página 538 - En tal caso decimos que el disfavor es favor, el peligro es seguridad, el robo es riqueza, el destierro es gloria, el perder es ganar, la persecución es corona, el morir es vivir. Porque no hay muerte tan gloriosa como morir el hombre en defensa de su república.
Página 378 - ... segund que á nuestro servicio é á nuestra honra cumple: la segunda razón es porque como el otro dia vos dejimos que de nos se dice que.

Información bibliográfica