Historia pintoresca del reinado de Doña Isabel II y de la guerra civil, Volúmenes 3-4

Portada
V. Castello, 1847 - 375 páginas

Dentro del libro

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

desastre de santuari de lord

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 286 - SM cree que seria suficiente para lograr el importante objeto que se propone, el que ese gobierno enviase el número de tropas que conceptúe necesario para ocupar la Navarra y las Provincias Vascongadas, en tanto que el ejército del Norte, aumentado con doce mil hombres de la nueva quinta...
Página 24 - Señor. — Por la ley 2.a, título 15, partida 2.a, está dispuesto lo que se ha observado de tiempo inmemorial, y lo que se debe observar en la sucesión de estos reinos, habiendo mostrado la experiencia la grande utilidad que se ha seguido de ello ; pues se unieron los reinos de Castilla y...
Página 327 - Las Cortes se compondrán de dos cuerpos colegisladores, que se diferenciarán entre sí por las calidades personales de sus individuos , por la forma de su nombramiento, y por la duración de su cargo; pero ninguno de estos cuerpos será hereditario ni privilegiado. Serán iguales en facultades ; pero las leyes sobre contribuciones y crédito público se presentarán primero al cuerpo de los diputados, y si en el otro sufriesen alguna alteración que estos después no admitiesen , pasará á la...
Página 314 - ... como el medio más adecuado, de llegar al término de asegurar la felicidad de España, conciliando los intereses y derechos del trono con los de la nación. Este...
Página 205 - Constitucion, dejando en rehenes á sus hijas en la Granja. No calculando ellos las consecuencias de este paso, manifestaron no oponerse á él; pero, cediendo luego á las sugestiones de los instigadores ocultos, no solo retractaron su consentimiento, sino que detuvieron los carros del servicio de Palacio, que...
Página 22 - Diputados que en vuestro nombre y de toda esa provincia presten el juramento que sois obligados á hacer al Príncipe D. Fernando, mi muy caro y muy amado hijo, y que les otorgueis y traigan dichos Diputados poderes vuestros ámplios y bastantes para dicho efecto, y para tratar, entender, practicar, conferir, otorgar y concluir por Cortes otros negocios, si se propusieren...
Página 43 - Que sufra , pues , todo el peso de nuestro anatema ; y que lleve siempre atado á su nombre el decreto de muerte y espulsion , con el odio indeleble de esta nación heróica , que recobrando su dignidad y sus derechos , ha jurado á la faz del mundo no reconocer ni consentir jamás ningun tirano.
Página 200 - Los soldados que iban á la cabeza de la columna mostraron ceder á la voz de su general ; pero reconvenidos por los de las últimas filas y reforzados...
Página 285 - Más la situacion de aquel país, el espíritu hostil de sus habitantes, y el género peculiar de esta clase de guerras, que no consienten descanso ni respiro, hacen que sea poco menos que imposible que haya lugar ni tiempo...
Página 44 - Cortes rio eran tribunal competente para ello, y porque, aun siéndolo , parecería absurdo aplicar á los hijos la pena correspondiente al delito de su padre; dijo que era preciso partir de otra base , como reconocían los oradores que le habían precedido en el uso de la palabra, y añadió: «Es un principio inconcuso el que no se ha querido pronunciar aquí con su verdadero nombre, y es la base del juicio que tratamos de adoptar. Este principio es que la soberanía reside en la «ación. Las...

Información bibliográfica