La campana de Huesca: crónica del siglo XII

Portada
Tip. de M.G. Hernández, 1886 - 572 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 517 - ... si se le cae la lanza no tiene quien se la alce, y si se le cae la espuela no tiene quien se la calce: maldiciendo iba la mujer que tan solo un hijo pare; si enemigos se lo matan no tiene quien lo vengar.
Página xxxvi - Mont -Aragón, no menores en fortaleza que las vecinas montañas, donde fue el Salto de Roldan. Ciudad lóbrega y triste para quien sólo busque el placer de los ojos: agradable para los que prefieren la meditación y el silencio; para los que gustan de ver las tumbas de los héroes y de visitar los lugares donde acontecieron las altas hazañas; para los que se apacientan en la memoria, y sienten el amor de lo antiguo.
Página 328 - ¡O flor de caballería! ¿Dónde vas tan desmayado? ¿Qué es de tus caballerías? ¿Dónde las has ya dejado? ¿Qué es de las tus fuertes armas? ¿Qué es de tu fuerte caballo? Ves...
Página xxiii - ... acierto ni menos pujanza ; bardas , escudos y armaduras, todo lo traspasaban, hasta salir la punta por la parte opuesta. En el zurrón ó esquero, que llevaban á la espalda, ponían el pan , único menester que necesitaban en sus expediciones, pues el campo les prestaba hierbas y agua, si no llegaban al término de ellas, ó en las ciudades y reales enemigos encontraban después largamente todo género de manjares. El río más caudaloso lo pasaban á nado. Ni el rigor de la escarcha ó...
Página 254 - Búscanse dos caballeros Que defiendan la su vida Contra los acusadores , Que en el campo se vería La justicia cuya era, Y á quién Dios favorecía.
Página v - Las situaciones en que el autor ha de poner a los personajes, si han de inspirar interés, los pensamientos que les ha de sugerir, de diversa laya y aun de encontrada condición, pero siempre con felicidad en la expresión y con frase genuina y castiza ; y, en una palabra, el hacer que obren y hablen tan lejos de la trivialidad cuanto de la exageración, guardando el difícil medio de lo propio, natural y adecuado, colocando cada cosa en su lugar y término, obliga indudablemente al autor de esta...
Página 255 - Llegadas que fueron dentro en la cárcel do yacía, las rodillas por el suelo, el buen conde así decía: — Yo soy, muy alta señora, de España la ennoblecida, y de Barcelona conde, ciudad de gran nombradla. Estando...
Página xxxiii - ... los términos de una sana crítica hasta tropezar con los términos de la inconsiderada alabanza. Si alguien se subleva ahora contra él, sin duda que al concluir la lectura de La campana de Huesca, ó ha de estar en cabal acuerdo con nosotros, ó no ha de hallarse muy distante de los nuestros...
Página iv - ... por los estudios e investigaciones que por fuerza ha de hacer sobre el período o punto histórico que quiere recorrer, supuesto que haya de dar a su obra novedad •en los caracteres, fidelidad en la pintura de los países y de las costumbres, proporcionándose medios naturales, aunque maravillosos, para cebar y entretener el ánimo del lector, sin romper por ello ni para ello ni con la verdad de los sucesos, ni con el hilo de la tradición y de las historias. No es esto solicitar o hacer valer...
Página 255 - ... gran Emperatriz que sin culpa yo creía; mas .primero, si es posible, gran descanso me sería hablar con su majestad, si esto hacerse podía. — Yo daré orden, señor, el buen fraile respondía: tomará vuestra merced hábito que yo tenía, y vestirse ha como fraile y irá en mi compañía.

Información bibliográfica