Imágenes de página
PDF
ePub

Valdés. La regla más general que para ello tengo es doblarla en todos los nombres superlativos, como son boníssimo y prudentíssimo, y en todos los nombres que acaban en em, como huessa, condessa, abadessa, y en los que acaban en esse, como interesse; en la cual terminacion acaban muchas personas en los verbos, como hiciesse, trujesse, llevasse, y en los que acaban en esso, como huesso, professo, tr aviesso; y generalmente pongo dos ss cuando la pronunciacion hade ser espesa, y donde no lo es, pongo una sola (1).

Marcio. Bien me contentan estas reglas ; pero decidme: ¿haréis alguna diferencia entre asperar y esperar?

Valdés. Yo , diciendo asperar en cosas ciertas, y esperar en cosas inciertas, como vosotros usais de asperar y esperar; y así digo : Aspero que se haga hora de comer, y digo : Espero que este año no habrá guerra. Bien sé que pocos ó ningunos guardan esta diferencia; pero á mí me ha parecido guardarla por dar mejor á entender lo que escribo.

Torres. Yo tanto nunca guardé esa diferencia ni la be visto guardada.

Marcio. No os maravilleis, que ni aun en los dos vocablos italianos la guardan todos. Es bien verdad que la guardan los que la entienden, y así me parecerá bien que en los dos vocablos españoles la guarden tambien los que la entienden; de manera que el que lee entienda qué ha de entender por asperar, y qué por esperar, y qué por confiar, los cuales tres vocablos por el ordinario confunden los que escriben; y puesto está bien dicho, decidme: ¿cuál es mejor escribir, cien sin t, ó cient con t?

(1) Esta distinta pronunciacion de la s de que habla el autor, se ha perdido por completo en el moderno castellano, y lo mismo se pronuncia espesso que casa. El frances y el italiano, al contrario, distinguen perfectamente en la pronunciacion las dos palabras casa y cassa, poisson y poison.

Valdés. Muchas veces he estado en duda cuál tomaria por mejor, y al fin me he determinado escribir sin t, y decir Un padre para cien hjos, y no cien hjos para un padre.

Marcio. Lo mismo que me promestistes de hacer en las dos ff quiero que me prometais en los vocablos que el latino escribe con ct, como perfecto, afecto, docto, respecto.

Valdés. Esto es un poco más durillo; pero todavía, pues es bueno, no os lo quiero negar.

Marcio. Téngooslo en merced; ¿qué os parece de lo que muchos hacen en algunos vocablos, escribiéndolos unas veces con t y otras veces con d?

Valdés. Paréceme que hacen mal en no estar constantes en una mesma manera de escribir; pero decidme: ¿ qué vocablos son éstos?

Marcio. Son duro y turo, trasquilar y desquilar.

Coriolano. ¿Qué decís? ¿Vos no veis que duro y turo no son una mesma cosa?

Marcio. ¿Cómo no?

Coriolano. Porque segun á mí me han dicho, turó quiere decir duravit, y duro toman por escaso, hablando metafóricamente, porque del escaso no se saca más zumo que de una piedra.

Valdés. En eso tanto más os engañais vos, rio haciendo diferencia entre duro con el acento en la u, que significa, como habéis dicho, escaso, y así decimos : Más da el duro que el desnudo, y duró con el acento en la vtltima, que significa durar, porque veais si hace al caso señalar los acentos.

Coriolano. Yo confieso haberme engañado, pues tambien se engaña el señor Marcio, creyendo que trasquilar y desquilar tienen una mesma significacion.

Marcio. Pues si yo me engaño, desengañadme vos.

Coriolano. Soy contento. Habeis de saber que trasquilar no se usa jamás sino para significar cortar los cabellos; y así parece por algunos refranes, como son éste: Trasquílenme en concejo, y no lo sepan en mi casa, y éste: Ir por lam,y venir trasquilado. Sabed más, que desquilar solamente pertenece al ganado; de manera que así como se engañaría el que no hiciese esta diferencia en el uso deste vocablo, así tambien os engañais vos en decir que unos escriben con t y otros con d, pues veis que, mudando las letras, se muda la significacion.

Valdés. Bien os na desengañado; antójaseme que estais algo corrido.

Marcio. Teneis razon; siempre me pesó de ser vencido, especialmente de quien no tiene habilidad para vencer; pero mirad que no quiero que se nos pase entre renglones el decirnos cuál teneis por mejor escribir, turo ó duro.

Valdés. Cuando significan una mesma cosa, por no hacer errar á quien lee, como ha errado el señor Coriolano, parecería mejor decir turo; pero porque en el más comun hablar se dice duro, yo tambien escribo duró, señalando con una raica el acento en la última.

Marcio. Está bien eso; pero vos ¿por qué en algunos Tocablos, adonde muchos ponen s, poneis x? Valdés. ¿Qué vocablos son ésos? Marcio. Son muchos ; pero deciros he algunos : cascar ó caxcár, cascara ó cáxcara, cascabel ó caxcabel, ensalmo ó enxalmo, sastre ó xastre, sarcia ó xarcia, siringa ó xiringa, tasbique ó taxbique.

Valdés. Bastan harto los dichos; yo estoy al cabo de lo que quereis decir, y si habeis mirado bien en ello, no escribo yo todos esos con x, como los decís, porque en los nombres de esa calidad guardo siempre esta regla: que si veo que son tomados del latin, escríbolos con s, y no digo xastre, sino sastre, ensalmar, y no enxalmar, siringa, y no xiringa; y si me parece son tomados del arábigo, escribo con x, y así digo caxcabel, y no cascabel, cáxcara, taxbique, porque, como os he dicho, á los vocablos que son arábigos, ó tienen parte dello, es muy aneja la x (1).

Marcio. De manera que podemos usar la s en los vocablos que viéremos tener origen del latin, y la x en los que nos parecieren tener origen del arábigo.

Valdés. Ya yo os digo que yo así lo hago; pienso que en hacer vosotros de la misma manera, no erraréis.

Marcio. Pero de los nombres latinos acabados en encia, como excelencia, experiencia, ¿no quereis que quitemos la x? (2).

Valdés. Yo siempre la quito, porque no la pronuncio, y pongo en su lugar s, que es muy aneja á la lengua castellana. Esto hago con perdon de la lengua latina, porque cuando me pongo á escribir castellano no es mi intencion conformarme con el latin, sino explicar el concepto de mi ánimo ; de tal manera que, si fuera posible, cualquier persona que entienda el castellano alcance bien lo que quiere decir.

Torrbs. Para deciros verdad, esto se me hace un poco durillo.

Valdés. ¿Por qué?

(1) Estas reglas ortográficas, que, en el mero hecho de serlo, han de observarse por todos, son absurdas en su esencia cuando se fundan en el supuesto de que el que escribe ha de conocer su etimología, porque entonces se condena a su inobservancia á la casi totalidad de aquellos para quienes se dictan. En buen hora que se fijen en razones etimológicas los supremos legisladores del lenguaje, porque el hacerlo así es obligacion suya sagrada; pero que, dada la ley, obedeciendo á la razon etimológica, no se obligue al que escriba á conocerla, porque probablemente ignorará el árabe y el latin, ó, lo que es lo mismo, se le dará una regla, que no lo es, puesto que no puede observarla, y se partirá de una hipótesi que es falsa y que lo será siempre.

(2) Experiencia es palabra más enérgica y sonora que esperiencia, y ademas está conforme con la raíz latina experientia.

Torres. Porque yo no sé con qué autoridad quereis vos quitar del vocablo latino la x y poner en su lugar s.

Valdés. ¿ Qué más autoridad quereis que el uso de la pronunciacion? Sé que diciendo experiencia no pronunciais la x de la manera que diciendo exemplo.

Torres. Así es verdad; pero

Marcio. Ese pero, si no os lo quisiéredes comer, tragáoslo por ahora, que pues que á nosotros dos nos ha satisfecho, tambien vos os debeis contentar.

Torres. Yo me contento.

Coriolano. Pues yo no puedo sufrir que hagais tanto hincapié, que no querais escribir sino como pronunciais. Valdés. ¿ Por qué?

Coriolano. Porque no lo haceis siempre así.

Valdés. ¿ Adonde hago el contrario?

Coriolano. Adonde escribís vuestra con r, y no siento que lo pronunciais sino con s, diciendo vuesa; eso será cuándo.

Valdés. Será cuando escribo el vra. abreviado, porque está en costumbre que esta abreviatura se escriba con r; pero si lo tengo de escribir con letras, no lo escribiré sino con s. Esto habeis de entender que es así por la mayor parte , pero no siempre; porque si diciendo V. M. pronunciase el vuestra con r, cualquiera castellano que me oyese juzgaría que soy extranjero; pero no me juzgaría por tal aunque dijese V. R. y pronunciase en el vuestra r; es bien verdad que la pronunciacion más ordinaria es sin r, como vos habeis muy bien notado.

Marcio. Yo nunca habia mirado en eso; y como via vra. con r, creia que así se habia de pronunciar; y pues así es, de hoy más no pronunciaré sino con s; y paréceme que haceis mal en usar de abreviatura que hace tropezar.

Valdés. que hace tropezar; pero no á los naturales de la lengua, así como tampoco hace tropezar á los que sa

« AnteriorContinuar »