Obras de don Nicolas y de don Leandro Fernández de Moratín

Portada
M. Rivadeneyra y comp. a, 1846 - 636 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 488 - LAERTES' head. And these few precepts in thy memory Look thou character. Give thy thoughts no tongue, Nor any unproportion'd thought his act. Be thou familiar, but by no means vulgar. The friends thou hast, and their adoption tried, Grapple them to thy soul with hooks of steel; But do not dull thy palm with entertainment Of each new-hatch'd, unfledg'd, comrade.
Página 17 - El pueblo mudo y atento; se engalla el toro y altera, y finge acometimiento. La arena escarba ofendido, sobre la espalda la arroja con el hueso retorcido; el suelo huele y le moja en ardiente resoplido. La cola inquieto menea, la diestra oreja mosquea, vase retirando atrás, para que la fuerza sea mayor, y el ímpetu más.
Página 431 - ¿Y qué se ha de hacer para que a mi pobre madre no la cueste una pesadumbre?... ¡Me quiere tanto!... Si acabo de decirla que no la disgustaré, ni me apartaré de su lado jamás; que siempre seré obediente y buena.. . ¡Y me abrazaba con tanta ternura! Quedó tan consolada con lo poco que acerté a decirla. . . Yo no sé, no sé qué camino ha de hallar usted para salir de estos ahogos.
Página 481 - We do it wrong, being so majestical, To offer it the show of violence ; For it is, as the air, invulnerable, And our vain blows malicious mockery.
Página 16 - FIESTA DE TOROS EN MADRID Madrid, castillo famoso que al rey moro alivia el miedo, arde en fiestas en su coso por ser el natal dichoso de Alimenón de Toledo.
Página 491 - I could a tale unfold whose lightest word Would harrow up thy soul, freeze thy young blood, Make thy two eyes, like stars, start from...
Página 17 - ¡déte el Profeta favor!" Causaba lástima y grima su tierna edad floreciente: todos quieren que se exima del riesgo, y él solamente ni recela ni se estima. Las doncellas, al pasar, hacen de ámbar y alcanfor pebeteros exhalar, vertiendo pomos de olor, de jazmines y azahar. Mas cuando en medio se para, y de más cerca le mira la cristiana esclava Aldara, con su señora se encara, y...
Página 441 - Usted celebrará sus bodas cuando guste; ella se portará siempre como conviene a su honestidad ya su virtud; pero yo he sido el primero, el único objeto de su cariño, lo soy y lo seré... Usted se llamará su marido; pero si alguna o muchas veces la sorprende, y ve sus ojos hermosos inundados en lágrimas, por mí las vierte...
Página 491 - Haste me to know it, that I, with wings as swift As meditation, or the thoughts of love, May sweep to my revenge.
Página 321 - ... y que siempre pierde, cuando otra pluma que la de Benengeli se atreve á repetirla. Las avecillas, las flores , los céfiros , las descripciones bucólicas (que nos acuerdan la imaginaria existencia del siglo de oro) no se ajustan con la locuacidad popular de Sancho, sus refranes, sus malicias, su hambre escuderil...

Información bibliográfica