Imágenes de página
PDF
ePub

de consusion y temor hizo entonces oficio de fortisimo soldado y capitan magnánimo; porque peleando primero á caballo se apeó y con una pica en las manos se puso delante los soldados, exhortándolos á combatir con vale. roso ánimo y á cobrar fuerza y osadía de la necesidad presente ; y aunque vió que no lo seguian mas de aquellos 60 caballeros y algunos otros pocos, en quien pudo mas la vergüenza que la sed y el miedo, no desmayó, ántes dió con ellos tal carga á los moros, que los hizo retirar cuanto una carrera de caballo; pero acrecentados de nueva caballería, revuelven sobre ellos con tanto impetu, que los hacen huir y muchos medio muertos de lasitud y cansancio se dejaban malar. Don García quedó casi solo peleando, hasta que sin sangre y sin aliento, desamparado del espíritu, cayó sin vida entre los moros, que él habia muerto; haciendo siempre samosa y memorable aquella isla con su muerte. Viéndolo caido el escuadron, se puso todo en huida, y lo mesmo hicieron Jos otros escuadrones, que venian atrás; con tanta admiracion de los caballos moros, que temiendo alguna em. boscada, no osaban seguir libremenle. El conde que ana daba entonces mas desviado, deteniendo y animando la gente, que ya iba desbaratada del todo, comenzó á reco. gellos, procurando que volviesen; y puesto delante les dice, que lo sigan á romper aquellos cobardes moros, que han vencido tantas veces; y aunque volvieron, fué con tan poca fuerza, que se retiraron Juego. El, no pudiendo hacer otra cosa, se retiró á una torre que estaba en el puerto, y la retaguardia se puso tambien en huida. Pudieran los moros que seguian el alcance hacer mucho mas daño, si no temieran, que se retiraban por sacallos de los palmares y revolver sobre ellos en el llano. Fue

n

· Núm. 18.

Carta de D. Ilugo de Moncada al Rey Católico sobre quc la armada de Pedro Navarro no habia llegado á Sicilia, aunque estaba pronta á salir de Bugia, y la razon de los

socorros que le habia llevado Diego de Valencia.

Palermo 5 de julio de 1510.

(Original)

Salazar, Y 56).

Muy alto é muy poderoso Católico Rey y Señor : Porque creo que cuando esta llegare ya Y. A. habrá visto las que he escrito á 11 del pasado, y tambien será llegado el secretario Diego del Rio que á los 18 del mismo partió de aqui para facer relacion á V. A. de muchas cosas segun llevó en memorial; y tambien escribi á los 28 siguientes por via de Nápoles, en esta no terné que decir salvo facer saber á V. A. como el conde D. Pedro Navarro por la postrera carta que tengo suyà me ha escrito que ya está presto para partir con el armada en seguimiento desta santa empresa : y que pues la gente de Bugía no era venida , ni las galeras de Nápoles, que no las esperaria ; mas que como viniesen le podrian seguir , y con el ayuda de nuestro Señor se partiria con el armada y gente que se fallaba. De aqui, Señor, se le ha dado muy buen recado de todo lo que ha demandado y con todo cumplimiento, y así le he escrito que se fará de todo lo que demandáre de donde quiera que suere. Habrá, Señor, ocho dias que son arribadas al armada 9 naos con gente del reino de Murcia, y otras dos con artillería de Málaga y con armas de Génova; y ofreciéndose agora pasaje para Nápoles me

Núm. 22.

Relacion de los sucesos de las armas maritimas de España en los años de 1510 y 1511, con la toma de la ciudad y puerto de Tripol por el conde Pedro Navarro; y jornada de los Gelves, en que se perdieron los nuestros , y murió D. García de Toledo, hijo del duque de Alba, con otros muchos acontecimientos de las varias expediciones que

se emprendieron contra infieles.

Al fin de este documento hay la siguiente nota autógrafa:

Hállanse lodos estos sucesos de los años 1510 y 1511, en la sorma copiada , al principio de un códice en folio de miscelaneas ij. U. 4. de la Biblioteca alta del Escorial, La letra es de principios del siglo XVI de bastante dificultad. No aparece el nombre del autor; pero parece que su intencion era continuar la Relacion de los sucesos hasta el año de 1558, aunque en lo que sigue copiado aquí no llega sino hasta 1512. Se ha dejado de copiar lo demás por no tener tanta conexion con nuestro objeto. Confrontose en este Real Monasterio á 18 de noviembre de 1791.- Martin Fernandez de Navarrete.--- Hay una rúbrica.

Año de mill y quinientos é diez fué tomada Bugia á seis dias del mes de enero, é luego como fué sabido en Spaña se cargó una nao en el puerto de Málaga, ansi de bastimentos como de gente , en que habia trecientos hombres é mill y quinientos quintales de bizcocho, docientos barriles de pólvora, ciento y cincuenta botas de vino, y muchas botas de carnc salada , muchos barriles de anchoua y de mucho aceite : esta nao, aunque con mucho trabajo de tempestades, llegó al puerto de Bugia viérnes de la Cruz, que fué primero de abril, pero no entró dentro á causa que estando ya á la boca del puerto, que serán casi dos millas de Bugia, vuella la proa para entrar er el puerto nasció un viento de un rio muy grande, que está una milla de Bugia, que entra en la mar, é en tanta manera creció el viento que de necesidad hubieron de surgir á la mesma boca del puerto, donde perseveró el dicho viento desde la mañana hasta tres horas de la noche, tanto que pensaron que se quebráran las gumias (1) y que la nao diera al través, ó en alguna sierra, ó en algun lugar de moros que habia muchos ellos (2): estando en esta tormenta invió el conde Pedro Navarro un batel con tres hombres à saber que nao era aquella, los cuales venidos y sabido cuya era , dan vuelta con mucho peligro y Trabajo por causa del viento que venia de tierra, tanto que llegaron á tierra casi muerlos de remar. Como el conde supiese que venia la nao con gente y vituallas, luego otro dia sábado en amanesciendo, vispera de Pascua de Resurreccion , mandó á todos los capitanes de las naos que estaban en el puerto, que serian hasta 25 entre grandes y pequeñas, que invien las bar cas y esquifes para ayudar á meter la nao en el puerto; pero como la nao era grande é venia muy cargada, nunca por mas que tiraron, ni por cosa que hicieron la pudieron meter, y á esta causa acordaron de echar toda la genle que en ella venia fuera, y sacar en los barcos lo mas que pudieron de la provision é dexarse la nao sola á la boca del puerlo, é ansi fué hecho; pero plugo á Dios que otro dia a la mañana se izó viento levante é ella se

[ocr errors]

Inca

(1) Quizá gúmenas.
(2) Acaso dellos.

Señor : Ya sabeis como despues de haber proveido nuestro ejército en aquellos nuestros reinos de las Dos Sicilias de todo lo necesario, á los 15 de julio cerca pasa do partió el conde D. Pedro Navarro, nuestro capitan general, con el dicho nuestro ejército y con buena armada de la isla de la Fagunana, que es junto á Sicilia la via de Africa, á continuar aquella santa empresa. Y á la hora que aquesta se escribe, habemos recibido letras del dicho nuestro capitan general, por las cuales nos hace saber como el dia de señor Santiago llegó con el dicho nuestro ejército á la ciudad de Tripoli, y que el mismo dia, mediante la ayuda de Dios nuestro Señor, la tomaron á escala vista por fuerza de armas; y escribenos que el fecho pasó de la manera siguiente:

Que el dicho dia á 25 de julio por la mañana en esclareciendo, el dicho nuestro capitan general asomó con la dicha nuestra armada á clara vista de la dicha ciudad de Tripol, viniendo ya todo el ejército puesto dos dias ántes fuera de las naos en galeras y fustas de remos y en bergantines, y barcas, y chalupas y gróndolas, para que en llegando todos juntamente, pudiesen defender su tierra sin tardanza : y que sabian que habia asaz dias que los moros estaban avisados y apercebidos, y que ya el dia antes los habian visto y descubierto. E aunque la dicha ciudad de Tripol de si es muy fuerte, los moros la tenian mucho mas fortalecida; ca tiene muy buena cerca, é muy alta , é muy torreada é grande barbacana fuerte y alta, y un fonsado muy ancho con agua, que cerca todo lo que la mar no cerca; y en las torres tenia muchos tiros de ale tilleria gruesos y medianos. Y ántes de saltar los cristianos en lierra, los moros les comenzaron á tirar con el artilleria ; y como quiera que por ser la ciudad tan fuerte

Tomo XXV.

30

« AnteriorContinuar »