Imágenes de página
PDF
ePub

lo mas necesario que en guerrear los enemigos de la fé é aquellos dalles ley: é que no se le habrá olvidado con el deseo de la guerra lo primero que fizo Metello en la guerra de Jugurta, cuando le fué entregada la hueste por Espurio Albino que estaba, dice Valerio, mancillada de vida floja y delicada, demandó lo superfluo echar de su ejér. cito; porque la soltura de la gente es tanta hoy, que conviene rogar y al mazo dar. ¡ O cuantos en cuanta manera loan la guerra por el bien que delta sucede, que sin ella no hay perpetua paz! Pues oyamos á Valerio Máximo lo que decia á Pio Claudio que por muy ocupado en ella va. lia y era mas provechoso al pueblo de Roma que por su ociosidad : no porque él no fuese gozoso en el estado de la paz, mas considerando que los muy poderosos reinos eran movidos á virtud por ejercicio y por folgar caidos en pereza, y que la negociacion de la guerra que es de terrible nombre, ha mantenido en estado buenas las costumbres de la cibdad, y el reposo que ba dulce y suave voz la finchó de muchos y diversos vicios. E Vegecio que dice que el duque de la hueste debe mas desear tiempo de batalla que no de paz, por la necesidad del ejercicio, ca es conversacion de virtud, así como el folgar es causa de llojedad y de vicios. E árbol de batallas cuando dice es necesario guerra trayendo enxemplo do se comenzó la primera, é qué loores le da! y que tales y cuantas autoridades trae, é las gracias que deben las gentes dar á los procuradores deltas. En especial agora que se esperaba en España, si esta guerra no se atravesaba, lo que acaesció despues que Cipion sojuzgó á Cartago, que las guerras ovierou sobreseimiento, do se descubrió cantidad de robadores cuando el sueldo les faüesció; porque muchos no sabiendo fallar morada, otros por no venir á menos de sus eslados, otros por habérseles convertido en hábito el guerrear é mal facer; así por esta guerra de que se trata, totlos los males é ladrocinios é saltear de camino, que á la puerta estan, cesarán con la pasada de Africa que por solo mercaduría se debe tratar y por buen caudal. E tambien porque el Rey que face guerra en la casa agena tiene sosiego y paz en la suya: y España mas que otra gente la quiere, de la cual se sigue que como en la guerra son bolliciosos, así en la paz jamás cesan de ser escandalosos. Su salud es pues dalles con que su ocio no vaya á vicio: guerra y de infiel que en le guerrear se gana el amor de Dios y voluntad del pueblo, y á gente de Africa que desque veeis caza no paran rostro. Miémbrome, Señor,, cuando esta pasada digo, haber leido aquella pregunta que Cipion fizo á los marineros al desembarcar en Africa, como se llamaba una piedra que parescía muy alta: su nombre es, Señor, buen acogimiento. Allí, dijo él, me place ser acogido. El temor grande que fué en aquella tierra, dígalo Tito Livio; y diga este claro cardenal, si Cipion allí dijo me place ser acogido, yoá. puerto grande ser desembarcado; y no sin causa quiso Dios se ganase, que dicen sea el mejor de la mar. Y volviendo á mi suplicacion, si se buscan, fallanse-han de á pie y de á caballo, aunque rotos, buenos almogavares para roza-montes; y de gana irán, pues van á guerra, que hay mas tardanza que peligro. De Salar á 6 de abril de 1500 años — De vuestra señoría servidor—Fernan Pcrcz de Pulgar.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

Núm. 14.

Caita del cardenal Cisneros al doctor Villalpando, escrita en Cartagena de regreso de Oran.

Fól. 256.

Carta del señor cardenal Despaña, arzobispo de Toledo , al venerable nuestro especial amigo el doctor Villalpando, capellan mayor de nuestra santa iglesia de Toledo, nuestro visitador é vicario general.

Venerable doctor, especial amigo: Aquí no hay mas que decir sino que demos todos muchas gracias á nuestro Señor por la mucha victoria que plugo á su clemencia de nos dar en esto de Oran; que cierto ha sido mas por misterio que por fuerza de armas segund la gran fuerza de la cibdad, ques la mas fuerte, é mas fermosa é viciosa del mundo. Yo vine á proveer desta costa para que los lleven provisiones, é porque vengo algo mareado é cansado del camino, mandé al maestro Cazalla que vos escriba particularmente de todo: é tambien lo escribe el secretario á nuestro cabillo con nuestra carta; aquello nos remitimos. Aquí vos enviamos una carta para la madre Marta, encomendádnosla mucho, é visitad de nuestra parte á todos esos monasterios, dándoles gracias por los sacrificios y oraciones que han fecho por este santo negocio que creemos que ha mucho aprovechado; é que les rogamos que lo continúen chuido gracias á nuestro Señor por lo fecho, ó suplicándole que lo quiera conscr. var é aumentar como sea su servicio. De Cartagena á 25 de mayo de 1509 años.—F. Cardinalis—Hicrónimo Ulan, secretario.

Nú*. 15.

Carta de Pedro Navarro al Rey Católico.

Oran 16 de octubre de 1509.
(Original)

(Salazar, Y 56).

Suplica á S. A. perdone á un patron vizcaino, que le habia servido en la conquista de Oran, de un año de destierro y de una multa en remuneracion de sus servicios.

Muy alto é muy poderoso Príncipe,'Rey é Señor: Juan Ortiz de Asamaga, vecino de la villa de Bermeo, es venido en esta villa de V. R. A. con una fusta armada desde el principio desta jornada y antes en todo lo que se ofreció en esta tierra, y ha servido á V. A. muy bien con su persona; y porque al presente le conviene ir cu España, me pidió licencia y me dijo que por cierto delito que en su tierra cometió, fué condenado á destierro por dos años; y demás desto en cierta pena de dinero, de lo cual es cumplido el un año de destierro; y por el otro suplico yo á V. A. R. y beso sus Reales pies le mande perdonar, así del tiempo que queda por cumplir del destierro, como de la pena de dineros, en remuneracion de lo que á V. R. A. le ha servido. Guarde nuestro Señor su Real persona y muy poderoso estado prospere. De esta su ciudad de Oran Id de octubre de 1509 años—De V. R. A. muy fiel vasallo y servidor que sus Reales pies besa—Pedro Navarro.

Núm. 16.

Carta de Pedro Navarro al secretario Miguel Perez de

Almazan y otra al Rey Católico, noticiándoles la toma

de Bugia.

Bugía C de enero Je 15 tü.
(Originales)

(Salazar, Y 55).

Magnífico Señor: Desde Ibiza é la Formentera escribí á Vm. largo, donde nos tuvo sitiados muy cruel tiempo y áspero por mas de 20 dias que de una nao á otra no podíamos servirnos, en tanto que aunque era por Navidad nos píirecia muy demasiado. Allí fué necesario esperar vituallas, porque de Oran no sacamos para mas de 5 ó 6 dias. Luego que el tiempo abonanzó, que ya éramos proveidos por la vía de Valencia, sin perder un punto nos lécimos á la vela fasta en número de 20 velas entre todas, en que fuimos fasta en número de 4,000 hombres. Esto fué el segundo dia del mes de enero con la bendicion de Dios ó de su bendita Madre. Nuestro camino enderezado á Bugía habimos buenos tiempos fasta venir á aferrar el puerto. Y á la entrada nos saltaron muchos contrarios, y tanto que aun gran parte de las naos fué forzado surgir lejos del puerto en que habria casi la mitad de la gente útile. Yo con las otras naos que pudieron seguirme, tomé el puerto de Bugía con harto trabajo. Fué la víspera de los Reyes en nombre de Dios á las Í0 horas del dia. Luego la ciudad nos comenzó á lombardear desde adentro y desde la montaña, que está so

« AnteriorContinuar »