Imágenes de página
PDF
ePub

distincion de clases al enemigo, hasta el fin de la guerra ó hasta que en virtud.de convenios especiales ó de otro modo sean canjeados unos por otros. Asi fué que siendo en aquel tiempo los prisioneros de quien los tomaba en la batalla ó de otro modo justo, y reputándose como una propiedad suya enajenable y permutable á su voluntad (i); acontecia como muy justamente observa el historiador inglés Hume, que los Príncipes y nobleza iban muy desventajosamente entonces á la guerra, porque si eran prisioneros, ó lo estaban toda la vida, ó adquirían su libertad al precio que acomodaba á los vencedores, y con frecuencia reducia su casa á la indigencia (2).

En las guerras que á fines del siglo XV y principios del XVI hubo entre españoles y franceses, especialmente

(1) En la Crónica de Enrique II año 9.*, de 1374, cap. 8, se lée que en aquol año pagó aque! Rey la "que montó la compra que » fizo á Mosen Beltran (Du-Guesclin) de la cibdad de Soria é las » villas de Almazan é Atienza é los otros logares que le habia dado » en 240,000 doblas*, e dello le pagó en dinero é dello le dio prisio» neros en pago. Antes le habia dado el Rey de Napol por cien mil » francos de oro (*) e dióle agora el conde de Peñabroch en otros » cien mil francos de oro. E e\ conde fué entregado á Mosen Bel» tran e antes que le pagase los cien mil francos de su rendicion, » morió el conde en poder del dicho Mosen Beltran de su muerte » natural. E dióle mas el Rey D. Enrique al dicho Mosen Beltran » en cuenta de la paga veinte e seis prisioneros caballeros ingleses que » fueron tomados con el conde de Peñabroch: e otrosi le dió otros ^prisioneros que tenia en precio de 34,000 francos."

(2) Hume, History of Ingland, Henri VI, tratando en el año de 1440 de que el duque de Orleans, que hacia veinte y cinco años que estaba prisionero en Inglaterra, ofrecia por su rescate 54,000 nobles, equivalentes á 36,000 libras del dia.

(.) En ta Crónica det Rey D. Pedro ano de 1367, cap. 35. se dice que et Rey D. Enrique envió at Rey de Napot preso desdi- Burgos at casiitto de Curiet e despues fué rendido por 80,000 dobtas que pagó ta Reina dotia Juana de Napot su inuger por ét.

en la segunda expedicion del Gran Capitan á Nápoles, se estipuló y concertó entre ellos que cada infante 6 peon prisionero hubiera de dar por su rescate la paga de un mes; el hombre de armas la de tres; el capitan de infanteria y su alferez la de seis; el capitan de una banda de caballos la de un año; y los capitanes y aventureros de la clase de nobles al arbitrio de cada general (1). Mas al tiempo de la batalla de Ravena parece que el Rey de Francia ordenó que " ningun capitan , oficial ó soldado » de su ejército soltara á ningun prisionero de buen nom» bre y apellido sin consultarlo primero con él, para que » sabido el nombre y quien era, y pagando primero cierta » cantidad al soldado que le hubiese cogido, le quedr.se » entera libertad de retenerlo en su poder ó de ponerlo > en la cárcel pública (2).

Por consecuencia de esta medida que constituía al Rey de Francia árbitro de la libertad ó encierro de los generales ó jefes enemigos suyos, al marqués de Pescara prisionero con Navarro, como ya hemos referido, se le puso en una fortaleza. Los que sabian la aversion que su padre y toda la familia de Avalos, mostraron siempre á los franceses, llegaron á temer que Luis XII su Rey le encerrára en mas estrecha prision , ó á caso le condenase á cárcel perpetua en Francia. Afortunadamente para el

(1) Jovius , De vita Consalvi ete., lib. 2, pág. 339... Catcri duces ex ordine nobilium si capcrenlur ex summi ducis arbitrio penderent. etc.—Crónica del Gran Capitan, lib. 2, cap. 53, pag. 78.—Zurita, lib. 2, del Rey D. Fernando, cap. 16, año de 1495 y lib 5, cap. 14 y 22, año de 1503.

(2) Historia del marques de Pescara, lib. 1, cap. k.—Brantome en la vida del mismo marqués, refiere que por causa suya dió el Rey de Francia aquella órden, despues de haberle concedido la libertad.

marqués, militaba entónces en los ejércitos de aquella nacion el milanos Juan Jacobo Trivulcio, casado con su tía Doña Hipólita Dávalos. Su, crédito y la estimacion en que le tenia Luis XII eran tales que le premió hasta con el titulo de mariscal de Francia, y tantas fueron sus súplicas y ruegos por el sobrino, que al fin consiguió ponerle en libertad. No la obtuvo sin embargo de balde. Seis mil ducados pagó á los hombres de armas franceses que le prendieron, y si el rescate no fué mayor, nos cuentan los biógrafos del marqués haber sido, por creerse " que no » valia mas el de un soldado mozo y sin barba que por la » primera vez que habia tomado las armas quedaba bien > castigado además con las heridas recibidas en la bata» lla (1)."

Pero la situacion de Navarro era de todo punto distinta. Hombre oscuro ó soldado de fortuna, como con desden se solía llamar á los que sin el esplendor del linaje alcanzaban por su mérito y valor los primeros cargos militares, tenia mas reputacion y mas émulos que el marqués, al paso que carecia de su riqueza. El Rey de Francia que sabia lo que valia, aunque no fuera mas que por lo que destrozó su ejército en Ravena haciéndole pagar tan cara la batalla como si la hubiese perdido (2), le impuso veinte mil ducados de rescate y se le guardó. Careciendo de ello Pedro Navarro á pesar de su condado de Oliveto, de tantas campañas y servicios y de tanto como al tiempo de la expedicion de Oran le tacharon de interesado y

(\) Jovio, De vita Ferdinandi Davali, etc.— Historia del marques, Brantome, ibi.

(2) Brantome, en la Vida de Luis XII. Mais qucl gain fut-ce? el; de la batalla de Ravena un qui cousta aussicher qulustfaict une nutre perte.

de propenso á las rapiñas de Italia; hubo de resignarse con su suerte, é ir preso al castillo de Loches muy adentro en Francia (1).

QUINTA ÉPOCA.
Desde 1519 á 1505.

El castillo de Loches, en que fué encerrado Navarro, existe en la ciudad cabeza del distrito de su nombre en el departamento de Indre et Loire, cuya capital es Tours. Se la tiene por la antigua huecas, Locheas, y se atribuye la fundacion del castillo á los romanos. Habiendo pertenecido en su tiempo á los primeros Reyes de Francia, pasó despues á los duques de Aquitania, y mas tarde á los condes de Anjou. Vuelto otra vez á la corona le habitaron y aumentaron considerablemente en sus respectivos reinados, Cárlos VII, Luis XI, Carlos VIII, Luis XII, Francisco I, Enrique II y Cárlos IX. Por mandato de Luis XI se pusieron en él dos cajas de hierro de ocho pies de ancho y do altura uno mas que la de un hombre con cerraduras y precauciones terribles; las cuales se conservaban todavía en 1789 al principiar la revolucion. El célebre Felipe de Commines que estuvo preso en ellas ocho meses y las maldijo como otros muchos que tambien lo fueron,

(1) Sandoval, lib. 17, §. 20.—Les Aunales ii'Aquitainc par Jcan Bouchet, áPoitiers, 1644. 4.TMe Partie, chap. 13, pág. 353.

cuenta haberlas inventado el obispo de Verdun, que apenas acabada la primera fué enjaulado en ella y allí pasó catorce años. Entre tantos como fueron presos en el castillo , se citan con mas particularidad y como mas próximos á la época en que lo estuvo Navarro el duque de Alengon en I 450 , Cárlos de Milan, á quien allá cortaron la cabeza en 1468, Felipe de Commines en 1486, y el duque de Milan en 1500(1).

Con estos antecedentes aunque no mediaran otras causas, es bien fácil de inferir cuan tristes reflexiones sugeriría á Navarro su situacion. Mientras tanto sin embargo y gracias así á su arrojo en la batalla como á su serenidad y pericia en la retirada de Ravena, mejoraban de dia en dia en Italia los negocios de la liga. El ejército francés muy lejos de encaminarse al reino de Napoles ó de caer sobre Roma y saquearla, como despues de su cacareado triunfo lo esperaban los cobardes, atónito con la muerte de su general Gaston de Foix y con tanto daño como recibió se mantenía ocioso é irresoluto á cuatro leguas de Ravena y mas parecido á un vencido que á un vencedor aguardando con Mr. de la Palisse, que le mandaba, las órdenes de su Rey (2).

En el de la liga sucedía lo contrario. Aunque el Rey

(i ) Les Memoires de Philippe de Commines Seigneur d'Argentan sur les principauxfaicts et gestes de Lojrs XI et Charles VIII, sonjils, liv. 6, chap. 12. Annuaire ti u Departement d'Indre et Loire pour ran 1832, ete.—Jovio, lib. 14, lib. 18, dice que Luis XII hito morir en una jaula con la mayor miseria del mundo á Luis Sforcia, no dándole lugar siquiera para que se consolase escribiendo ó leyendo.

(2) Guicciardmi, lib. 10... Ma iessercito francesse rimasso per la tmn tt: de Fots et per tanto damno ricevuto comme stupido... et le soldati.... para anopiu sin,i'i ¿mititltc á vimitori, etc.

« AnteriorContinuar »