Imágenes de página
PDF
ePub

en

varra unido todavía á los demás de España, cuando Navarro mandaba sus ejércitos y armadas, no parece razonable que á un extranjero se confiáran cargos tan importantes, no faltando nacionales muy aptos para llenarlos; prevalece la opinion de que verdaderamente fué navarro.

El mas respetable testimonio que para esto hemos encontrado es el del capitan Gonzalo Fernandez de Oviedo. Tratando este muy apreciable escritor de las empresas y valor de su contemporáneo Pedro Navarro, cuenta en sus Quinquagenas , hasta el dia no publicadas por la imprenla, haber sido navarro por su nacimiento é hijo de un hidalgo llamado Pedro de Roncal que el conoció (1). Quizás de aqui derivase decir el historiador de Carlos V y obispo de Pamplona Señor Sandoval y otros escritores del siglo XVII, que nuestro conde no solo se llamaba Pedro de Roncal, sino que habia nacido en el valle de su apellido en Navarra (2); adelantándose los genealogistas en aquel siglo y los analistas navarros en el siguiente á dar por cosa cierta y sentada que nació en la villita de Garde, una de las siele que constituyen la reunion ó comunidad del valle de Roncal; que su verdadero nombre era Pedro de Vereterra , que en vascuence significa clérigo y que su descendencia al tiempo en que escribian se conservaba en el poseedor de la casa de aquel apellido (3).

(1) Quinquagena 1. Estancia 39. pág. 94. MS. en la Biblioteca nacional.

(2) Sandoval, Historia de Cárlos V, tomo 2, lib. 17, S 20. Garcia de Góngora, Historia apologética y Descripcion del reino de Navarra, lib. 2, cap. 3, S 2, pág. 14, V.

(3) Aleson , continuador de los Annales de Navarra del P. Moret, lib. 33, cap. 12, § 2, núm. 6, pág. 177. Elizondo, Epitome de los Annales , lib. 4, cap. 6, pág. 645.

Es probable que las memorias y escritos calificados de auténticos por los mencionados analistas, que en ellos creian encontrar la fe necesaria en este punto, no sean por ventura una genealogia de los dos apellidos de Navarro y Vereterra, que se lée en la Historia del Colegio viejo de San Bartolomé de Salamanca. En ella, y con el empeño que se advierte de que, contra el espíritu del caritativo y benemérito fundador, brillen mas los colegiales por su alcurnia que por sus letras, se cuenta que D. Diego Antonio Navarro de Vereterra, recibido colegial en 8 de diciembre de 1683, era sexto nieto de D. Juan Sanz de Vereterra, hermano tercero de nuestro conde Pedro Navarro. Estos dos hermanos se quiere que fueran hijos de Pedro Suarez de Vereterra , Coronel ó Almirante del valle de Roncal, nietos de Sancho Roncal de Vereterra y biznietos de Pedro Sanz de Vereterra y de Doña Catalina Lopez Urriqui, que por los años de 1271 vivian en el lugar de Garde en Roncal; y como si ya tanta antigüedad no bastára para ennoblecer no digamos á un colegial que comenzaba su carrera ni aun á nuestro con. de , cuyo essuerzo fué tan grande , sino á muchos magna. tes y Principes; todavía el genealogista y el crédulo historiador del colegio remontaron la ascendencia del colegial hasta Garci Sanchez de Vereterra, que acaudillando á la gente roncalesa hacia el año de 785, venció en Olast al Rey moro de Córdoba Abderraman, que trataba de penetrar en la Galia gótica, y perdió en la tentativa su cabeza (1).

(1) Historia del Colegio viejo de San Bartolomé por D. Francisco Ruiz de Vergara , aumentada por el marqués de Alventos, Madrid, 1766, tomo 2.", núm. 100, pág. 519 y 524.

Para ser ilustre la familia de los marqueses de Gazta. ñaga, á la que parece pertenecer esta genealogia, no necesita mendigar falsos timbres tan antiguos, cuando los tiene muy propios y muy seguros. Nada dirémos de su poco justificado enlace con el conde Pedro Navarro, porque no es posible justificarle cuando el mismo conde y su padre le rechazan. Ni aun el menor indicio apareció hasta el dia de que hubiesen usado alguna vez del apellido de Vereterra; y lo que el genealogista añade acerca de que Garci Sanchez de Vereterra despues del suceso de Olast agregó a los dos pinos sobre dos rocas de sus armas una cabeza alusiva á la de Abderraman , al paso que sirve para probar la falsedad de la genealogía con la falsedad de los sucesos y de las circunstancias en que se apoya, nos sirve tambien de prueba de que Pedro Navarro no tuvo el apellido de Vereterra, pues desconoció enteramente sus armas. Aun cuando la batalla de Olast sucediera, que ni está probado ni es tampoco fácil de asegurar que en el siglo VIII y en Roncal, ó sea en lo mas áspero y encrespado de los Pirineos navarros, ocurriera una batalla, fué sin duda muy posterior al tiempo en que se supone. Tan doctamente como acostumbra lo demostró el Mtro. Risco en su Vasconia contra el P. Moret (1), á quien sigue el genealogista; y no habiéndose comenzado á usar en Navarra las armas y los blasones, segun el mis. mo analista , sino unos quinientos años antes de que él escribiera sus Investigaciones históricas, en que lo indica (2); ya el suceso de Olast fuera en 785 como pre

mo a

(1) España sagrada, tomo 32, cap. 16, pág. 364 y sig.

(2) En el lib. 3, cap. 9, S 2, habiendo sido impresas en el año de 1665.

tende, ó bien en 961 como señala el Miro. Risco, en ninguno de los dos casos aparece que se usaran armas en Navarra. En cuanto a nuestro conde , referiremos mas adelante que por no conocerlas ni tenerlas , pidió á Paulo Jovio que le arreglára y compusiera una empresa ó divisa alusiva á sus hazañas.

No habiendo mar en Roncaly creyendo tal vez los escri. tores que refutamos, que el oficio de marinero, y marinero en Vizcaya, pais tan noble como Roncal (1), no era tan honroso como el de labriego en aquel valle, cuentan que cansado Pedro Navarro de labrar sus propias heredades y conducir sus ganados como lo practicaban los demás roncaleses, todo lo abandonó para mejorar de suerte. El viaje sin embargo no fué largo ni á ningun estado ó gran metrópoli ocasionada à enriquecerse con el tráfico ó con el ingenio, sino á la modesta villa y hoy ciudad de Sangüesa, cabeza de la merindad á que tambien pertenecia Roncal. Un dia en que por no haber hallado ocupacion, se paseaba ocioso por su puente, refieren los mismos escritores, que encontrándole unos mercaderes genoveses, que regresaban á su patria , y prendados del buen modo y des. pejo con que, preguntándole por la posada los guió á ella y sirvió, mientras permanecieron en Sangüesa, le admitieron en su compañía y le llevaron á Génova. Alli siguen, con que, segun unos, sentó plaza de soldado de marina en un corsario, y conociéndole natural de Navarra , comenzaron á llamarle Navarro, y segun otros se hizo merca

(1) Acerca de la infanzonia o bidalguía que de resullas de la batalla de Olast concedió el rey de Navarra Fortun Garcia á los roncaleses y lo que era la nobleza en aquel reino, véanse los artículos llidalguía y Runcal del Diccionario de las antigüedades de Navarra del Sr. Yanguas.

der negociando con las presas que tomaba, y en su mayor parte eran, como entonces se usaba, de moros (1).

Esta narracion propensa como se vé á atenuar la humilde condicion en que Navarro nació, y sobre todo sus atrocidades, cuando fué mas bien pirata que corsario, no guarda conformidad ni con lo que escribió Gonzalo de Oviedo , ni con lo que el mismo Navarro contó á Paulo Jo. vio. El primero dice, que desde muchacho sirvió al mar. qués de Cotron, caballero del reino de Nápoles, y que despues de cogido el marqués por los turcos, anduvo en las correrias que en su lugar referiremos (2); y el segundo refiere que, habiendo algun tiempo navegado por los mares de Vizcaya , enfadado de aquella vida se fué á Italia, en donde pudo acomodarse de mozo de espuela ( de pulafrenero dicen otros) del Cardenal Juan de Aragon (5).

(1) Aleson, continuador de Moret , en los Annales de Navarra, tomo 6, lib. 35, cap. 12, S. 2, núm. 6.

(2) Quinquagena 1.• Estancia 39.

(3) Elogia etc.... ut Joanni Aragonis Cardinali á peditibus serviret. Baeza, ibi, pág. 164. Lope García de Salazar, que escribió sus Biennandanzas y Furtunas hacia el año de 1470, tratando De la Casa é linage de Dávalos é de su crecida é de su caida, dice “ que el linaje de Dávalos eran del reino de Navarra é de estos vino en Castilla un fijodalgo mancebo de XVI años que llamaban R.° Dávalos, que fué mozo de espuela del rey D. Enrique III de este nombre é despues fué page, é despues camarero.... é fué Condestable." Se vé pues que tan bajo empleo era bien propenso á subir muy alto y tambien á morir en desgracia como le sucedió al Coudestable Rui Lopez Dávalos, desterrado en Valencia en 1428. –V. Generaciones y Semblanzas de Fernau Perez de Guzman al fin de la Crónica de Juan II. Segun el mismo Gonzalo Fernandez de Oviedo, citado por el Sr. Clemencin en las Ilustraciones al Elogio de la Reina Doña Isabel, pág. 188, la primera guardia que tuvo el Rey Católico, la juntó el capitan Gonzalo de Ayora, tomándola de los mozos de espuelas de los caballeros cortesanos.

Toyo XXV.

« AnteriorContinuar »