Colección de documentos inéditos para la historia de España

Portada
la viuda de Calero, 1854
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 434 - ... y alababa la muerte gloriosa. Luego la polvorosa muchedumbre gritando a su costumbre le cercaba; mas el que se llegaba al fiero mozo, llevaba con destrozo y con tormento del loco atrevimiento el justo pago. Unos en bruto lago de su sangre, cortado ya el estambre de la vida, la cabeza partida revolcaban; otros claro mostraban espirando, de fuera palpitando, las entrañas, por las fieras y estrañas cuchilladas de aquella mano dadas.
Página 435 - ... que pierde su alegría, y marchitando va la color mudando ; o en el campo cual queda el lirio blanco, que el arado crudamente cortado al pasar deja, del cual...
Página 416 - ... le ha de dar echada despues de las puertas cerradas, y en ella estar para la entregar al atalaya ó atalayas que han de esperar á las velas que vernán al sol puesto , y cuando se abrieren de noche quien y á quien y con que recaudo y porque necesidad ; y no recibir con mala cara al requeridor , aunque vengan á horas espesas, porque viene á decir el recaudo que en la cerca hay, la lonja del trato de la gente en las torres y barreras, adarves y puertas con sus lanzas, espingardas y ballestas...
Página 371 - YRA de nuestra llegada en esta ciudad, é de como yo sallí en tierra, y como los moros dejaron el lugar y se partieron fuyendo de noche. Asimesmo como nos apoderamos del lugar é como le reparamos para defenderle de presente. Asimesmo nos estamos agora que no se ha...
Página 415 - ... allí fizo ahumada y respondida por la torre del arcediano que allí está, salió el conde de Cabra, que era venido por guarda para coger los frutos del campo, faciendo rostro á los enemigos, cojó los amigos con sus ganados á la ciudad sin cosa perder, y los moros en tala de panes y heredades, quebraron la saña de la guarda. Los cuales como lo quisiesen matar, no lo mateis, dijo el Rey.
Página 434 - El está ejercitando el duro oficio, y con tal artificio la pintura mostraba su figura, que dijeras, si pintado le vieras, que hablaba.
Página 435 - Cielo, puso en el duro suelo la hermosa cara, como la rosa matutina, cuando ya el sol declina al mediodía, que pierde su alegría, y marchitando, va la color mudando, o en el campo cual queda el lirio blanco, que el arado crudamente cortado al pasar deja...
Página 478 - ... esforzados, sacando fuerzas de flaqueza se sostuvieron haciendo entre sí rebatos y tocando alarma porque la gente no se durmiese, porque si los moros viniesen no los hallasen desapercibidos , y si por el mal de sus pecados los moros aunque pocos vinieran , no quedára hombre dellos , porque no tenian armas con que pelear, y muy desmayados y perdidos de sed, y con esta pena se sostuvieron hasta la mañana. ¿Pero quién podrá decir el llorar y sollozar del conde, viendo quedar la gente en tanto...
Página 414 - In dispusicion para asentar mas seguro el real, tentarán el de los enemigos, irán á buscar y traer lengua dellos que es muy necesaria : tienen continuo cuidado de mirar el campo, de noche los oidos descolvados, de dia los ojos no cerrados, porque asi es debajo de la pestaña del atalaya , está la guarda del pueblo, gente y hueste.
Página 402 - Yo tóvelo por bien, é mandé les dar é di esta mi Carta para vosotros en la dicha razon, por la cual vos mando á todos, é á cada uno de vos en vuestros lugares é jurisdiciones que veades la dicha Carta é seguro que el dicho Príncipe de Portogal les dió para las dichas dos carabelas, é ge les guardedes é cumplades...

Información bibliográfica