Imágenes de página
PDF

cialmente á este rumo, indicando los medios para erigirla y sostenerla, su planta y organizacion; en qué punto debe edificarse y cuanto mas sea conveniente para obtener un resultado ventajoso, que proporcionando nueva carrera á la juventud Cubana, sea un plantel de donde salgan los muquinistas para nuestros ingenios, ferro-carriles y barcos de vapor.

La Sociedad Económica ostenta en este artículo una de las necesidades de nuestra industria en sus diversos y multiplicados ramos; y todo el que contemple en los útiles resultados que se obtendrian llenando esta indicacion, opinará decididamente por el establecimiento de esta escuela, aunque circunscrito á esta parte" de la mecánica. Las máquinas de vapor se van generalizando en los ingenios de esta Isla, y cada uno de ellos demanda imperiosamente un maquinista, así para obtener el fin de su mágica potencia, como para prevenir los estragos terribles que pueden sobrevenir de la impericia en la direccion de estos grandes locomotores. Harto riesgosos son estos agentes de una fuerza rápida y estraordinaria, alimentada por el elemento mas peligroso y devastador de la naturaleza, para que esten manejados por hombres que no sean maestros á toda prueba. En el dia están desempeñadas estas funciones por maquinistas estrangeros con un sueldo proporcionado, y aunque esto no es un mal para un pueblo que quiere aumentar su poblacion blanca por todos medios, no hay un motivo para dejarlos en el goce de este privilegio esclusivo; porque entre otros perjuicios de esta medida, hay el de no tener en abundancia estos hombres inteligentes y absolutamente necesarios.

Por otra parte, en un pais que todavía no es industrial, deben crearse carreras ú ocupaciones y la escuela de mecánica, segun los términos mismos del programa, sería un plantel de donde á poco tiempo saldrian profesores en este ramo y con grandes ventajas.

La necesidad de ferro-carriles y buques de vapor se va haciendo mas frecuente de dia en dia; y en estos prodigiosos medios de comunicacion, elementos principales de la industria y comercio, lo mas difícil despues de su construccion material, es encontrar maquinistas inteligentes, sóbrios y juiciosos. Creemos pues que se necesitan pocas líneas para probar la utilidad del proyecto. En lo que no andaremos tal vez muy felices, por buenos y fáciles que sean los medios, es en la ejecucion; pero al cabo, los Cuerpos de la clase á que corresponde la Sociedad Patriótica, destituidos de fondos, sin fuerzas por consiguiente para poner en accion, cumplen con indicar las necesidades y promover todo cuanto propenda al bien comun, y logran demasiado, si á virtud de su espíritu público, inducen á los que tienen arbitrios, facultades y poder para la ejeCuC1Oll.

ARTICULO v.

Probada sobradamente la necesidad de aumentar la poblacion blanca en esta Isla, y supuesta la posibilidad de establecer ingenios de fabricar azúcar con el auxilio de hombres blancos, bien en clase de jornaleros, bien en la de colonos propietarios; ¿qué medios podrán adoptarse para fomentar una finca modelo de esta especie? ¿Qué capitales se necesitan para su ereccion? ¿Cuáles serán los gastos y utilidades de la empresa? ¿Cuáles las ventajas de los trabajadores? Y siendo el medio mas seguro para este ensayo la formacion de una sociedad anónima, ¿bajo que reglas y bases debe constituirse para lograr su objeto?

Nos cabe la satisfaccion de haber propuesto este artículo á la Sociedad, como materia para el presente programa; y estámos persuadidos de que no necesita comentario alguno para probar su utilidad. Sin embargo, se han imaginado algunos que investigar esta cuestion, es atacar abiertamente los intereses de nuestros hacendados; y los detiene esta consideracion. Pero este es un error que es preciso destruir. A ninguno puede perjudicar que emprendedores resueltos fomenten fincas de esta especie con brazos blancos. Por nada se altera el órden establecido: nada impide que se continue el mismo sistema, y aun cuando se lograse multiplicar estos brazos en nuestros campos, lo que es una hipótesis, ó una suposicion muy remota, el mismo valor tendrian sus esclavos, mas facilidad tendrian para adquirirlos, supuesto que se disminuía la concurrencia de licitadores; la misma zafra, supuesta una identidad de circustancias, producirian entónces, que la que hoy consiguen con sus esclavos. Creemos que no debemos entrar en otras reflexiones, para que se decidan los inteligentes en la materia á desplegar su patriotismo en obsequio del aumento de nuestra poblacion blanca y la prosperidad futura de esta Isla.

Tampoco debemos detenernos en probar la necesidad de aumentar nuestra poblacion blanca, que parece ser la base del programa; como asimismo internarnos en observaciones sobre la posibilidad de establecer una de estas fincas; pero acaso esto sería adelantarnos al desempeño de un trabajo, que no puede tratarse sino ex-profeso y muy por estenso. Infundiran tal vez desaliento á los que quieran corresponderá la invitacion del Cuerpo Patriótico las dificultades que envuelve un sistema enteramente nuevo. Se quedarán en el papel tal vez los cálculos, las reglas y todo cuanto se escriba; pero á lo ménos se ventilará la cuestion: nos familiarizaremos con la materia y prepararémos el camino para la generacion futura. No faltará alguno de los que no viven solo para su época, que quiera ejercitar su talento en beneficio de esta

tierra de bendicion. ARTICULO VI.

Se ofrece el diploma de Sócio de Mérito al individuo que por ó por medio de compañía que organice al efecto, haga ó sostenga un ingenio con operarios libres de doscientas cajas de produccion, haciendo constar que sus utilidades son las mismas que las producidas por los ingenios con esclavos: señálase para esto el término de tres años.

Este artículo está enlazado íntimamente con el anterior, aunque se acerca mas al fin propuesto. Los Amigos del Pais ostentan aquí deseos de otro género, otra clase de servicios á la patria; poniendo en contribucion no solo al talento, sino tambien á los capitales. Identificados en sentimientos con los que han indicado este asunto para el programa, deseamos que el espíritu público y el distintivo honorífico con que se pretende escitar al interés del individuo, sea suficiente motivo para producir una resolucion firme y decidida; pero tememos mucho no se consiga el intento. Sin embargo, el corto capital que se necesita para esta empresa, sobre todo si se organiza una sociedad á mínimas acciones, y la esperanza de que aun cuando tuviese mal resultado el establecimiento, no se habrá perdido gran capital, quedando en su fuerza los terrenos, el plantío, las máquinas, los utensilios y las fábricas, pueden excitará algun individuo de reputacion y carácter emprendedor, que reuna á sus amigos y á los que quieran hacer este servicio de tan gran valia, y sujetando á la prueba de una recta esperiencia esta idea feliz, reputada como impracticable, quede resuelto el problema que tiempo ha nos ocupa. Solo nos resta que agregar, que hubieramos querido que el progama pidiese, siquiera 400 cajas de azúcar en vez de 200; porque siendo tan costosa la elaboracion del azúcar, y teniendo ademas que pagar salarios, ó la finca tendria que agregar ramos accesorios y entónces no habria la identidad con los actuales ingenios para la comparacion que se indica, d la zafra no alcanzaría á cubrir los gastos de refaccion. Por lo demás, creemos que importa poco el número de cajas, y que cuanto mas produjese el nuevo establecimiento sería tanto mas acreedor al premio y á la gratitud pública el que acometiese este ensayo.

ARTICULO VII.

Enseñar el mejor método de propagar la cria de ganados, dando á conocer las plantas y animales que les son nocivos, las enfermedades y pestes á que están espuestos y el remedio conocido de, tales inconvenientes; indicándose tambien las mejoras posibles de las razas.

Antes que las disposiciones Soberanas en favor del comercio libre de esta Isla la hubiesen elevado al rango y prosperidad que hoy ostenta, Cuba no era mas que una comarca ganadera. Así permaneció por muchos años, y todos sus terrenos estaban distribuidos en estensísimas haciendas de crianza. Parecía pues que este estado precursor del de su agricultura y comercio, la hubiera colocado al ménos en una posicion ventajosa en el ramo á que estaba dedicada la parte rica de la poblacion; pero no sucedió así. La conservacion, la propagacion y mejora de los animales estaban sujetos á una rutina pastoril y nada mas. Criábanse en lejanos corrales de 2 y 4 leguas cuadradas, cerdos y reses, en corto número para tanta estension, y cuidadas casi por sí mismas, pues cuando mas, solo habitaban allí 3 ó 4 hombres. Poco despues, en potreros acotados y con algun pasto labrado, se criaban mas cerca de la capital y se cebaban ganados de todo género; pero nunca bajo reglas convenientes y económicas. Así es que hemos adelantado en todos los ramos, quedándonos estacionarios en el de crianza de animales. La Sociedad Patriótica por medio de su seccion de Agricultura desea pues ver tratada esta materia bajo principios sólidos y fundamentales. Que se presenten reglas para sacar mayores ventajas de estos cuadrúpedos necesarios á nuestro sustento, á los trabajos de la agricultura y á otros usos: que se indiquen aquellas plantas y animales que les son perjudiciales y el modo de libertarlos de pestes y curarlos de enfermedades. La práctica ha enseñado medios convenientes para lograr todos estos fines; pero sin órden ni sistema, y solo á médias. Se convoca pues á los inteligentes para que desempeñen esta tarea, de tanta importancia, cuanto que se trata nada ménos que de un renglon de primera necesidad.

ARTICULO VIII.

Atendida la figura angosta de la Isla de Cuba, y considerando su riqueza de puertos y embarcaderos ¿serán preferibles los ferro-carriles á los buques de cabolage?

La Sociedad Patriótica de la Habana, en medio de la ani

macion que manifiesta el espíritu de progreso en todos los ramos

de la riqueza y bienestar del pais, no habia de permanecer en la

inaccion, ni sofocar sus puros sentimientos. Un interés bien enten

dido se ha pronunciado ya en favor de la ejecucion de estas obras portentosas, que abreviando las comunicaciones y transportes, aseguran mayores y mas sólidas ganancias; y aunque se conocian perfectamente estos beneficios, no se habian puesto los medios para conseguirlos. Se necesitaba pues para la introduccion de los ferrocarriles, que una corporacion consagrada espresamente al fomento de esta Isla, venciendo obstáculos y dificultades de gran tamaño, tomase sobre sí esta empresa con el tezon y empeño con que la hemos visto trabajar en la línea hasta Güines; y esta línea va siendo ya la madre de otros independientes y de ramales insertos para diversos y opuestos rumbos.

La navegacion en buques de cabotage (entendemos que sea

por medio de vapor por justas razones) se debe en cierto modo al

difunto Sr. Coronel D. Juan O—Farrill y Arredondo, que hizo vemir el primero intitulado Quiroga, digno de eterna memoria por este importante servicio público, es otro de los medios de comunicacion de donde emanan incalculables ventajas. No seria un desacierto decir que esta produce bienes mas rápidos, ó á lo ménos beneficios mas prontamente adquiridos que la comunicacion terrestre, aplicando la idea á aquellos puntos en que puede verificarse

una y otra. Por los buques de vapor, las costas del Norte desde

Sagua la Grande hasta la Habana, se han aproximado considerablemente; los terrenos de aquellas inmediaciones ántes incultos, se presentan hoy formando fincas productivas y valiosas. Por la navegacion costera en buques de vapor, los habitantes de la costa del Sur desde Batabano á Cuba se transportan á esta Capital de un modo rápido y sumamente cómodo y económico.

En vista de tales reflexiones, y fluctuando la Sociedad Patriótica, por decirlo así, entre la suma de beneficios producidos por uno y otro género de comunicacion, solicita ver demostrada en una memoria, á cual de las dos debe darse la preferencia. Sin duda no es su intento que se escluya la una por la otra, sino que en circunstancias de ser posible establecer un ferro-carril ó una línea de vapores con igualdad de circunstancias, ¿cuál será el medio mas conveniente? Materia es esta que exige muchos conocimientos locales, y datos ciertos sobre la naturaleza, industria, agricultura y poblacion de los lugares que sean objeto de estas empresas. Se necesita mucho tacto y discernimiento para no dejar escapar ninguna de las circunstancias; pero no dudamos que sobran individuos capaces de satisfacer los deseos de nuestra Corporacion; y que so hubiera podido proponerse la cuestion con mas oportunidad.

« AnteriorContinuar »