Imágenes de página
PDF

JREYNSTA

sobre el programa de los premios que ofrece la Sociedad Patriótica para el concurso de 1839 (*).

Laudable es la costumbre de este utilísimo cuerpo Económico de estimular anualmente con premios honoríficos á los talentos de que abunda este hermoso suelo, para discutir las materias mas importantes sobre los ramos de interés y conveniencia pública. Los que se distinguen con el estimable título de Amigos del Pais, ostentan con tan recomendable práctica cuanto se afanan por el progreso y adelanto de las luces, por las mejoras en la indústria y la agricultura, por el engrandecimiento del comercio, en una palabra, por el bienestar y la felicidad de unos habitantes pacífices, ilustrados y dignos de la mas alta consideracion.

Pero desgraciadamente de pocos años á esta parte, los que pudieran tomar sobre sí trabajos tan apreciables, por sus estensos conocimientos y por la facilidad de espresarse, se retraen de hacer

(*) Las memorias se dirigirán al Sr. D. José de la Luz y Caballero, Director de la Sociedad para que en 1o de ocrubre del presente año obren en su poder. Los discursos ó memorias se enviarán sin firmar, acompañados de un pliego cerrado y contraseñado en que pondrà su nombre el autor, à fin de que se consiga un juicio imparcial y exacto. Los estrangeros pueden entrar en concurso enviando sus obras en latin, ingles, frances, italiano, aleman ó en castellano. Solo en caso de obtener el premio ofrecido se abrirá el pliego de la memoria que lo adquiera para la publicacion del nombre del autor, su satisfaccion y conocimiento del público.

este servicio público; y ni la Sociedad consigue su objeto, ni ellos
por su parte acuden á participar del lauro que se les prepara. Se
presentan pocas memorias al concurso, dejando el campo los bue-
nos talentos á las inteligencias subalternas, que, ó se desaniman en
su medianía, y nada escriben entónces, ó presentan obras incom-
pletas, aunque estimables, donde sobresalen cosas útiles, al lado
de principios falsos; ideas realizables, confundidas con aventura-
das conjeturas, sombras y quimeras.
No se crea por esto que la Sociedad es harto severa y mezqui-
na en el discernimiento de sus premios. Jamás ha dejado de usar
de indulgencia en sus calificaciones; y como algun escrito llene
en parte las ideas del programa, como los medios sean útiles, apli-
cables y demostrados, le dispensa un voto favorable. Otras veces,
convoca al autor sin violar el secreto del anónimo, le indica la
rectificacion de algunos hechos, estimula á pulir ó enmendar el
lenguaje y á darle la posible perfeccion. Se comprueba muy bien
este noble y generoso comportamiento de nuestra Corporacion con
la lectura de algunas de las Memorias premiadas, que si bien son
dignas de aprecio y otrecen buenas ideas, no completan por otra
parte los deseos é intenciones que dieron orígen al programa. El
que escribe este artículo, que sin afectacion, sabe muy á menudo
desnudarse del amor propio, no duda de confesar que obtuvo en
el año de 1829 uno de estos honoríficos premios, y que revisando
algunas veces el trabajo que le proporcionó tanta gloria y prez, se
ha combatido á sí mismo en algunos puntos de su doctrina y en
algun hecho que creía comprobado, nada ménos que por la espe-
riencia. ¿Y faltarían hombres de conocimiento y práctica en la ma-
teria, que dejasen de vislumbrar estos lunares?— Nada ménos que
eso : la Sociedad Patriótica en general, cuenta con indivíduos
para cualquiera materia, para cualquier ramo de las ciencias, que
forman un voto irrecusable y recto; solo sí que se ostenta franca y
generosa en discernir sus premios, en favor de la aplicacion y pa-
triotismo, y desea con vehemencia ver demostradas las necesida-
des del pais, y multiplicar los escritos que propendan á reme-
diarlas. o
Con deseos pues de concurrir al estímulo podemos anunciar
casi oficialmente este proceder de los ilustrados miembros á quie-
nes corresponde calificar los trabajos que se presenten; y ejalá que
nuestra invitacion sirva para inclinará algunos á acudir con sus
luces al llamamiento, que á título de Amigos del Pais; les ha hecho
el Cuerpo Patriótico.
Con este mismo designio, y recordando que uno de nuestros
mas ilustrados amigos que obtuvo premio en 1837, nos manifestó
con franqueza que el artículo que publicamos en aquel año, seme-
jante al que de presente nos ocupa, fué lo que le decidió á dedicar

[merged small][graphic]

e

algunos dias á aquel trabajo, paserémos en revista el programa del actual; con lo cual lograrémos tambien esplicar con mas esten. sion los deseos y las miras del Cuerpo Patriótico.

ARTICULO PRIMERO.

Con conocimiento del adelanto actual de métodos para enseñar, y del corto número de niños á quienes la Sociedad puede suministrar educacion primaria, y sin olvido de las inteligencias nos prontas; determinar 19 los ramos de la enseñanza gratuita : 2o el plazo general para la instruccion necesaria de cada niño, á fin de que concluido entren otros á educarse y el beneficio llegue á mayor número: y 39 como se llevaría al cabo esta medida.

Aquí se demuestra sobradamente el desvelo de la Seccion de Educacion, presidida hoy por el mas aventajado de nuestros amigos, para hacer mas estensivo y provechoso el beneficio de la enseñanza gratuita, ya que los medios son tan limitados. Se conoce muy bien que ha dictado este artículo, no solo el deseo de difundir las luces, sino tambien la mas recta equidad, la mas pura filantropía en favor de la clase menesterosa. Los términos en que está concebido, facilitan sobradamente su desempeño; porque no se desea mas que ver circunscritos los ramos de enseñanza gratuita; y se entiende circunscritos, con respecto á los que la dispensan, que solo acuden á la necesidad urgente; lo que sin duda no es cerrar las puertas al saber de cosas mas altas á aquellas inteligencias privilegiadas, que contra todos los embates de la miseria, ó de la escasez, buscan ansiosos y logran con fatigas una grande instruccion; o porque tales individuos, de quienes afortunadamente tenemos en la Habana, honrosos ejemplares, parece que están autorizados por un decreto de la Divinidad que á cada uno dijo al nacer: “la indigencia te acompañará en la cuna; las lágrimas de tu madre formarán parte de tu lactancia, crecerás en la necesidad; pero tu talento te hará superior á tu destino, y serás hombre de provecho.” En efecto, estos aprenderán gratuitamente en su niñez, á leer, escribir, los dogmas de nuestra religion y algunas reglas de cálculo en la escuela primaria. Su aplicacion y su génio le darán fácil acceso en las aulas y académias. v.

Quiere tambien la Sociedad que se establezca un plazo general para esta instruccion, que llamarémos indispensable; porque en circunstancias de contar con muy escasos medios, es necesario que unos tras otros vayan gozando del beneficio. La idea del programa es muy terminante. Se quiere mas bien que este plazo peque por esceso que por defecto, teniendo siempre presente las in

teligencias menos prontas; y para conciliar los estremos es que se piden reglas que consoliden esta medida.

No entrarémos en el exámen de estas ideas, porque nuestro ánimo no es tratar las cuestiones con la estension á que ellas se prestan. Solo intentamos dar á conocer lo útil de esta materia, y la sencillez y facilidad con que convida á dedicar un corto tiempo en beneficio de la humanidad; porque no hay socorro de mas mérito que el que contribuye á la enseñanza de la niñez desvalida. Y si nos contraemos á otras consideraciones políticas, la limosna que se dispensa al mendigo redunda solo en bien (si acaso no es en perjuicio) del que la recibe; pero lo que se invierte en la instruccion del niño menesteroso es una especie de caja de ahorro de la que despues salen, el conciudadano útil, la seguridad pública, la agricultura, el comercio, las artes y otros bienes sociales. ¿Necesitarémos indicar cuantos vicios y crímenes desaparecen de los pueblos por virtud de la instruccion, madre del trabajo?...

ARTICULO II.

Si en el estado actual de la educacion convendria separar la enseñanza primaria de la secundaria.

Cualquiera reflexion que hiciesemos sobre el anterior programa sería anticipar los términos de su resolucion. Pero el espíritu de la Sociedad Patriótica es muy conocido: ella no se pronuncia ni en favor ni en contra de esos establecimientos en que se enseña desde el conocimiento de las letras de nuestro alfabeto, hasta la filosofía y aun la ciencia de Justiniano. Harto ilustrados sus miembros tienen su opinion sólida y fundada sobre este punto; pero se desea producir el convencimiento y promover la discusion de un modo decoroso y digno del objeto, y en la que el único interés que hable sea en favor público.

ARTICULO III.

Demostrar en una memoria detallada las ventajas que resultan á la nacion y al Gobierno del libre comercio, que disfrutan las provincias Ultramarinas de América.

A primera vista se creerá que la Sociedad promueve en esta época una cuestion ventilada tiempo há victoriosamente en favor de la libertad del comercio, pareciendo inútil que una materia sancionada por la esperiencia, sea necesario esponerla á discusion. Pero muy distinta es la idea con que se ha dictado este asunto del programa.

A pesar de las brillantes y poderosas razones que militan á favor de un pueblo, para que pueda como potencia comercial permutar sus frutos con mejor provecho con los otros pueblos, bajo de ciertas leyes y reglamentos, y de las ventajas que este sistema, aplicado á las provincias Ultramarinas de la nacion Española, ha producido, así para su prosperidad intrínseca y par

ticular, como para el bien de la Monarquía en general; desea la

Sociedad Patriótica, en comprobacion de las sábias medidas que han consolidado este sistema, ver detallados estos mismos benefi"cios, con datos evidentes, con la esposicion de los hechos y con la poderosa conviccion de los datos numéricos. Este cuadro magestuoso é interesante de la prosperidad á que ha llegado la Isla de Cuba y que la conducen á su apogéo, es el mas bello adorno de la corona de Castilla; y el Cuerpo Patriótico quiere verlo trazado por una diestra y hábil mano, de modo que las potencias vecinas y lejanas, y aun nuestra misma nacion contemplen embelezadas el fruto precioso de nuestra cordura, de nuestro sosiego y bienestar, de una acertada administracion, y sobre todo de las sábias y supremas disposiciones de que ha emanado tanto bien y ventura. Al invitar á los talentos de que abunda este suelo para que tomen sobre sí este trabajo, nos atrevemos á sugerirles la idea, de que al mismo tiempo que se trace este cuadro de envidiable felicidad, se le haga resaltar mas con la horrible y pavorosa sombra de la miseria y otros males que serian consiguientes á cualquier sistema restrictivo que alterase el órden de nuestras relaciones con todo el orbe mercantil.

No deja de presentar por otra parte, una utilidad real y efectiva este trabajo en circunstancias de haber dispuesto el alto Gobierno que una comision venga á estos dominios á investigar el sistema de su administracion, y á estudiar el pais, por decirlo así, para proponer las leyes mas conducentes á la direccion de todos los negocios. Contemplando la materia solo por este lado, es digna de entusiasmar al patriotismo, y de dar animacion á todo el que desee el bienestar y la ventura de este suelo. Con dolor nos desviamos de este asunto, que por muy fundados motivos esperamos ver desempeñado por plumas mas felices y ejercitadas que la

nuestra.

ARTICULO IV.

Introducidas en la isla de Cuba las máquinas de vapor en todas sus aplicaciones y en la necesidad absoluta de valernos de estrangeros para la direccion de ellas; presentar un proyecto detallado para la ereccion de una escuela de mecánica aplicada espe

r

« AnteriorContinuar »