Imágenes de página
PDF

Estos resultados concuerdan perfectamente con los de Mr, Hofacker. He calculado en la última columna la fecundidad de los matrimonios que tiene igualmente un valor dependiente de las edades respectivas de los dos esposos.

Mr. Sadler, ocupándose de examinar la influencia de la edad de los padres, deduce las conclusiones siguientes: la proporcion en que nacen los sexos está regulada por la diferencia en la edad de los padres, de manera que sobre el número medio del total de los nacimientos, el sexo del padre ó de la madre obtendrá la diferencia segun el lado donde se encuentre el esceso de edad. Por otra parte el sexo que obtiene el esceso, tendrá una mortandad que será dependiente del período que separa las edades de los padres, de suerte que los sexos se balancearán en el número hácia la época ordinaria de los matrimonios.

Así es como Mr. Sadler esplica como el número proporcional de los nacimientos masculinos es menor en las ciudades manufactureras de Inglaterra, que en los campos, donde los hombres se casan mas tarde y presentan una diferencia de edad mas grande con las mugeres que se casan (1). Estiende tambien su aplicacion á la diferencia que se observa entre los nacimientos legítimos é ilegítiII10 S,

Mr. Sadler observa tambien, que considerando la edad del padre ó la madre separadamente no se nota diferencia en la facili dad de producir hijos de un sexo con preferencia á otro. Esta facilidad, segun él, no dependerá sino de las edades relativas de los padres; y es lo que deduce de los números siguientes estractados de los registros de los Pares.

(1) Es un hecho que parece muy admitido por muchos estadísticos, y particularmente por Mr. Milne, (Traitè des Annuités, vol. 2, pág. 493) que los matrimonios precoces producen generalmente mas hembras.

[ocr errors][merged small]

Mas de 21 años. 54 143 124 1 153 1000 4,94
De 21 á 26. . . . 307 668 712 938 1000 4,50
De 26 á 31 .... 284 696 609 1 143 1000 4,59
De 31 á 36 . . . . 137 298 263 1 133 1000 4,10
De 36 á41. . . . 90 149 ) 5l 987 1000 3,33
De 41 á46. ...l 58 93 83 1 120 1000 3,04
De 46 á 51 . . . . 51 79 83 952 1000 3,17
De 51 á G 1. . . . 30 27 17 1588 1000 1,47
De mas de 61... 6 5 8 625 1000 0,81

TorA. Es . . . . o27 215s 2050 1052 1000 4,10

EDAD DE LAS
- ESPOSAS.

Mas de 16 años. 13 37 33 12 1 000 5,38
De 16 á 21. . . . 77 502 387 1299 1 000 5,02
De 21 á 2G, . . . 191 512 485 1055 1000 5,22
De 26 á31. ... 60 5 5 92 1250 1 000 3,43
De 31 á 36. ... 21 40 36 11 10 (00 3,62
De mas de 36.. 9 13 13 1090 1000 2,89

ToTALrs... 471 1219 1046 los 1000 4,81

Como estos números son generalmente bajos, tal vez hubiera sido mejor haberlos dividido en ménos clases; me parece que podrian reducirse á las tres siguientes: ménos de 26 años; de 26 á 36, y mas de 33. Se obtendrán entónces respectivamente 970, l 140, 1032 nacimientos masculinos por 1000 femeninos cuando se trata de los Pares, y 1161, 1211, 1000 cuando se trata de sus es. posas. Se vé que el período de 26 á 36 años da un poco mas de nacimientos masculinos.

En fin, esteudiendo Mr. Sadler sus investigaciones á los viudos y viudas encuentra aun, segun los registros de los Pares de Inglaterra, que los viudos propenden mas á producir hembras.

(1) Todos los números de este cuadro se han tomado de matrimonios fecun

dos y en primeras nupcias,

l

[ocr errors][ocr errors][merged small]

De 22 á 27 años... 5 21 33 91,3 100 8,80 De 27 á 32..... 18 33 39 84,6 100 4,00 De 32 á37. .... 24 5 l 66 77,3 100 4,87 De 37 á42..... 17 29 32 90,6 100 5,58 De 42 á47. . ... 16 30 38 79,0 100 4,25 De 47 á 52. .... i5 30 43 69,9 100 4,87

De 52 y mas.... 12 10 15 66,7 100 2,08

ToTALEs. ... 107 204 266 79,7 100 4,30

La proporcion es tan pronunciada que se encuentra poco mas ó ménos la misma en las diferentes edades.

Resulta del exámen de las causas probables que pueden producir la desigualdad que acaba de señalarse en el nacimiento de los niños de los dos sexos, que la mas influente, si confiamos algo en los documentos que hasta el presente posee la ciencia, es evidentemente la que ejerce la diferencia en la edad de los padres. Podría creerse al mismo tiempo que las otras causas que se han señalado son consecuencias en algun modo. En efecto sucede comunmente en toda la Europa, que los hombres al casarse tienen 5 ó 6 años mas que las mugeres, de suerte que la preponderancia de los nacimientos masculinos será con corta diferencia la que se ha establecido por las investigaciones de los SS. Hofacker y Sadler, que ofrecen, por relacion en los nacimientos de los dos sexos, el número 103,5 aproximadamente, cuando el padre es mayor que la madre de 1 á 6 años. Ahora se concibe bien que esta relacion será mas ó ménos grande, segun que la diferencia de edad de los padres sea mayor ó menor, en los diferentes paises, en las ciudades ó los campos, entre las personas cuyos lazos son legítimos ó ilegítimos; en fin, segun todas las circunstancias que pueden hacer va riar las edades en que pueda verificarse la produccion. De suerte que la edad de los padres sería el principal regulador que puede fijar el grado de relacion entre los nacimientos de los dos sexos. Se vé, desde luego, cuan importante es dirigir la investigacion hácia las edades en que se verifican los matrimonios, sobre todo si de estas edades depende la mortandad mayor ó menor de los niños. - (Continuará.)

[ocr errors]

APU NES,

Topográficos estadísticos del Mariel, escritos por el Bachiller D. José Ildefonso Sanchez, subdelegado de la Real Junta superior de Medicina y Cirugía en aquel distrito.

Topografia.— El pueblo del Mariel, situado en las riberas meridionales de sn bahía, á los 23° 2'5" de latitud y 76o 54" 50 de longitud del meridiano de Cádiz, 11 leguas por O. de la Habana en terrenos llanos, pero dominado por una alta montaña al E. llamada Vigía, y por el S. de varias colinas: dista 2 leguas de Guanajay de quien es tenencia de curato.

Esta bahía cuya poblacion formal data del año de 1802, fué mas conocida de los invasores, que en 1762 tomaron la Capital, que de la nacion que es propietaria; porque aquellos supieron

aprovecharse de su mucho abrigo, y hondable entrada para la ca-,

rena de los buques que la necesitaban, conservando el nombre de Carenero el punto que eligieron para este efecto. En la representacion que los hacendados hicieron á S.M., pidiendo su habilitacion, aparece que su ménos cala en el canal de su boca, es 22 pies, y del mismo modo la notoriedad de la idea de las ventajas, riquezas, topografía é importancia de este punto, el cual no parece sino que la naturaleza lo ha destinado para depósito y defensa de las abundantes y preciosas producciones de la feráz estension que la circuye, pero no obstante hasta el presente no ha sido mirado sino como uno de tantos del tráfico costero, ni el gobierno fijado su atencion en su local, hallándose precisamente en una garganta de la Isla que consta solo de 8 leguas; circustancia que hace indispensable su fortificacion, máxime, á que atendiendo que la parte occidental es muy rica y poblada segun se va á demostrar. Principiando por el S.S.O. de este puerto están los corrales Dolores, San Márcos y la Guira, cultivados casi todos en cafetales, cuyo número asciende á mas de 60. Por el S.O. distantes 5 y 6 leguas, los Jobos, Callajabos y San Juan de Contreras; en el segundo está el pueblo de su nombre con crecido número de ingenios, cafetales y potreros. Por el O. S. O. los del Rosario, San Salvador, Rubí y Cuzco, cultivados en café y algunos ingenios. Por el O., el nombrado Rio-hondo distancia 2 leguas de este, poblado de ingenios, á escepcion de 3 caballerías, en el centro de las cuales está situado el pueblo de Quiebra-hacha, distante media legua del muelle de Langosta, limitando su feligrecía en el Mariel y el todo poblado de ingenios: por el mismo rumbo y á distancia de 3 leguas están los corrales San Miguel y Dominica, el primero en ingenios y el segundo en predios de todas clases. Estos son los corrales mas inmediatos á este puerto, al Occi

dente de la citada garganta. Por el S. y á distancia de 2 leguas

se halla el de Jabaco poblado en fincas rurales de todas clases: en la misma direccion, y á distancia de 4, 5 y 6 leguas, los de Virtudes, San Andres y Alquizar: en el segundo, está el pueblo Cañas, y en el tercero, el de su nombre, constando todos de un crecido número de cafetales y algunos ingenios. Por el S. E. el de Guanajay, cuyas producciones son de toda especie de la Isla, y su pueblo numeroso en propietarios de pequeños prédios. En la misma direccion y á distancia de 4 leguas, se halla el pueblo Ceiba del Agua, cuya comarca es tambien cultivada y lo mismo la del Guayabal, distante 3 leguas al E. S. E.: por el E., los corrales Guajaybon, Banes y Cupey, poblados de ingenios y últimamente por el mismo rumbo, el de Mosquitos, cuya parte Occidental comprende, el complemento de esta feligresia y riberas Orientales de este puerto. Las producciones de la estension indicada, se puede sin equivocacion calcular en la cuarta parte de la provincia, y el censo de su poblacion con inclusion del Occidente ó Vuelta de Abajo, en 20,000 almas. Es visto, que circunvalan al Mariel 23 corrales enteramente cultivados, contenidos todos en un radio de 8 leguas; como igualmente indicada la importancia de este punto. Sentado este principio de evidencia, la gran necesidad de su defensa consiste principalmente en el fomento de la poblacion y en su organizacion militar; por consiguiente debe propenderse á lo primero por todos los medios posibles. De estos, el mas eficáz es la precisa concurrencia de los habitantes de las comarcas indicadas, las que motivará generalmente dos estímulos; el mercantil y contencioso, y la misma afluencia de vecinos para lo primero, exige la proximidad de recursos para lo segundo, pues que la separacion de estos dos ramos en poblaciones diversas, despues de ser opuesto al sistema de fomento, de poblacion y defensa, sería oneroso al pueblo.

Topografía particular.

Terrenos.—La jurisdiccion civil ó pedánea del Mariel limitada á una pequeña estension, no comprende mas que un radio de 2 leguas, encerrando una pequeña parte de los productos agrícolos de que es depositaria para transmitirlo á la capital, divididos por la Vigía ó dilatacion de esta en dos porciones ó cantones; alto, sano y algo fértil uno, bajo, honduloso y de vigorosa vegetacion otro. Comprende esta la parte oriental de la bahía, siguiendo la cima de la Vigía, elevada montaña á cuya falda los primeros moradores formaron su actual emporio. Radiando su bahía, se hallan grandes lagunas que la naturaleza pródiga situó en la parte Occi

« AnteriorContinuar »