Imágenes de página
PDF
ePub

fuessen á reconocer
algunos de su real;
fué D. Rodrigo Capata,
pero no pudo tornar,
que con vna bala herido
le vuieron de retirar;
y el fuerte reconocido,
el campo se fué alojar
en las casas del camino,
v allí mandó el General
al
gran

Maestre de campo valeroso Julian, merecedor, por sus hechos, de nombre y fama inmortal, que con algunos soldados procurase de tentar si por

cima de los yelos el agua podrian passar, porque el fuerte se

el fuerte se pudiese de todas partes cercar; mas de Harlem conociendo lo

que se queria intentar, por cima el yelo duzientos salen á escaramuçar, no siruiendo de más esto que de salir á mostrar que la grandeça del yelo nos podria sustentar; у

ansí, dando tras aquellos, los boluieron á encerrar, y entretanto los del fuerte se huyeron á Alchemar,

[graphic]

aunque se ahogaron muchos en los yelos al pasar; y en siendo ganado el fuerte, á D. Diego Caruajal mandó el General

que

fuesse á tomar vn hospital que de la villa de Arlem estaua en el arrabal, para que allí se pudiese el exército alojar y cercar mejor la villa que se esperaua ganar, que puesto que no era fuerte quiso el de Orange mostrar su poder en deffendella; у

ansí le mandó lleuar tres mil hombres de socorro, aunque les succedió mal porque salió D. Fadrique, á no les dexar entrar, con algunos españoles que holgó de señalar, y aun no dexó quien la nueua despues pudiese lleuar: batiose luego la villa sin dexarles reposar, haziendo vn ancho portillo por donde quiriendo entrar, por auer sido sin órden se vuieron de retirar, con pérdida de soldados muy dina de lamentar;

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

no se prosiguió el salto
que se les començó á dar,
ni se hizo en muchos dias
cosa digna de contar;
y ansí de fortalecerse
tuuieron mucho lugar,
de suerte que en ocho meses
que les duró el contrastar,
ninguna industria de guerra,
que se pudiese inuentar,
dexó de ser preuenida
antes de poder dañar,
porque del ingenio y tiempo
se sabian aprouechar,
de suerte que con vn frio
imposible de passar,
algunas noches salieron
á

poner fuego al real
у

enclauar la artillería que les hazia tanto mal; aunque vna noche salieron y no pudieron tornar sino pocos, ó ningunos, para las nueuas llevar; у visto

por D. Fadrique que era en bano porfiar, y que el començado intento no se podia executar, mando que se reforçase nuestra armada de la mar, y que al lago desta villa se biniese de Amsterdam,

[graphic]

porque el armada contraria
de allí pudiese quitar,
para que ningun socorro
se metiese en el lugar:
vuo en esto buen succeso
haziéndolos retirar,
aunque cobardía

por

ello no se les vido mostrar; ántes salian á los muros á entretenerse y cantar, y hazian grandes banquetes por hazernos sospechar que el bastimento en vn año no les pudiera faltar; y assí quiso D. Fadrique darle asalto vniuersal con los tres mil españoles que acabauan de llegar desde Italia, con D. Lope de Acuña por General; y estando echados los puentes por do se auia de passar, salió vn inglés de la villa que pudo certificar que padecian los de dentro tan grande necesidad, que comian sus propios hijos sin tener dellos piedad, y que por esto el asalto era justo dilatar, pues no passarian seys dias sin dexarse de entregar:

túuose en mucho este auiso, y ansi mandaron quitar los pertrechos que tenian para poder asaltar, y con esto començaron los de dentro á demandar los partidos que entendieron que bien les podian estar; y todo paró en rendirse a merced del General, el qual á todos los hizo en ocho dias degollar; mas no se dió esta sentencia contra ningun aleman, porque como gente libre no se le podia culpar que por dineros viniessen á seruir y pelear; у

assí fuera de la villa los mandaron luego echar con escolta y desarmados sin hazerles otro mal; y era cosa lastimosa ver la gente popular pedir á los españoles sólo vn bocado de pan, , vnos á peso de oro y los otros de llorar; fueron espantables cosas las que se podrian contar que sucedieron a muchos de la villa y del real,

« AnteriorContinuar »