Imágenes de página
PDF
ePub

començaron á hazer deffensa de las espaldas, у

hasta mil y quinientos murieron en la demanda, con vn poco de ventura á manos de gente honrada, porque á los que se huyan los villanos los matauan; Mos de Janli quedó preso para su mayor desgracia, porque con más de ochocientos presos en esta jornada acauó la torpe vida para tan mal fin guardada.

[graphic]

ROMANCE DUODÉCIMO.

DESBARATADO

ESBARATADO el socorro
que Mos de Janli traya,
D. Fadrique entendió luego
que se rindiera la villa;
y offreciéndoles partidos
vió que á ninguno salian,
fiados en el de Orange
que esperauan cada dia,
que con veynte mil infantes
entendieron que venia,
y con doze mil cauallos
mucha

у

buena artillería,
y assí fué forçoso al Duque
con la gente que tenia
partir luégo de Bruselas
lleuando en su compañía
al

que por Gouernador
succederle allí tenia,
Duque de Medina Celi
cuya fama es bien sauida,
para la paz y la

guerra hombre de muy gran estima, y en llegando á Mons de Henao reforçó la batería, y hízose aquel esfuerço por ver si entrar se podria,

1

primero que del de Orange pudiera ser socorrida; el qual, para aquel effecto, se daua tan buena prisa, que se puso en breue tiempo de nuestro campo a la vista, y por vna puerta falsa quiso socorrer la villa, trauando vna escaramuça con los nuestros muy reñida; á la qual se puso fin quando se acauaua el dia, sin

que el de Orange pudiese hazer lo que pretendia; y

assí boluerse á Alemania con aquello determina, viendo de lo que trabaja el poco

fruto y que en vna encamisada de los suyos no entendida le mataron quatrocientos, y que si no se retira el daño seria forçoso у

mucho más cada dia.

que auia,

1

ROMANCE DÉCIMO TERCIO.

Retirado ya el de Orange,
viose la villa cercada,
de poderse deffender
sin remedio ni esperança,
pues no les era posible
tener socorro de Francia,
porque en aquel mismo tiempo,
que

sin duda le aguardauan,
supieron que el Almirante,
que era el que los bandeaua,
capitan y deffensor
de la secta luterana,
de en cas de el Principe Conde
viniéndose á su posada,
al entrar por vna calle
vn hombre le dió vna carta,
y parándose á leella
no se temiendo de nada,
sin saber de adónde vino
le dieron con vna bala
que le rompió el braço y mano
con que la carta tomara;
y sospechando que el Rey
auia vrdido aquella trama,
entrándole a visitar
le preguntó cómo estaua,

[ocr errors][ocr errors]

y respondió el Almirante: aunque esta mano está mala la lengua y estotra queda sana para

la

vengança, y

ésta será tan costosa, que si mi vida no falta, costará más de cien mil primero que el año salga. Succedió como lo dixo, mas no como lo pensaua, porque el Rey, disimulando vna soberuia tan braua, con acuerdo del Consejo, para aquella noche manda á los catholicos todos que se pusiesen en arma, y que á todos los herejes, en oyendo vna campana, despojasen de la vida saqueándoles las casas. Y ansi Mosiur de Guise, á la hora concertada, fué en casa del Almirante donde sin deffensa entraua, y destocadas le dieron á él y á toda su guarda; y los catholicos todos, á la seña concertada, salieron apercebidos, у acudiendo a las posadas donde los falsos herejes con descuydo reposauan,

« AnteriorContinuar »