Imágenes de página
PDF
ePub

y entonces podrás en mi con vn puñal afilado, ver tan cierta la expiriencia, como yo te lo he contado. Creyólo el moro bestial, у

ella auiéndose lauado, el blanco cuello desnudo dió al cuchillo aparejado, el qual del primero golpe fué con breuedad cortado; y tres botes dió en el suelo, y en cada qual ha nombrado el nombre de su Cerbino á quién auia tanto amado.

ROMANCE TRIGÉSIMO QUARTO.

Con su

on su querido Bireno
contenta Olimpia viuia,
á quien el famoso Orlando
de prision librado auia,
con ver delante sus ojos
la cosa que más queria,
de todo el daño passado
ninguna cosa sentia,
aunque el amor de Bireno
de falso correspondia,
porque estaua aficionado
de vna hija que tenia
el Rey de Frisa, ya muerto,
de admirable gallardía;
Olimpia le fastidiaua,
la otra le daba alegría,
para su hermano le dize
á Olimpia que la queria,
y que á Gelandia se partan
con gran amor le pedia:
en alta mar se metieron,
y quando á Gelandia arriuan,
fuéles el tiempo contrario,
y á vna despoblada isla
llevó la fuerça del viento
las naues en que venian;

[ocr errors]

saltaron todos en tierra,
que refrescarse querian,
de la fortuna del mar
que tanto les perseguia,
Bireno y Olimpia solos
fuera de la mar dormian,
porque los demas entraron
á dormir donde solian:
con el gran trabajo y miedo
Olimpia se adormecia,
у

el maluado de Bireno
quando la sintió dormida,
dexóla sola en la cama,
у

á las naues se acogia, y con vn silencio estraño á la bela se hazia: Olimpia, no bien despierta, ya que amanecer queria; la mano á Bireno tiende, mas fué la el lecho de nueuo tienta, piernas y braços tendia, y ninguna cosa halla de aquello que pretendia; al sueño el temor destierra, y abriendo los ojos mira, y soledad sola halla porque otra cosa no auia; la cama viuda dexando á la mar luego corria, у

arañando el rostro bello adivina su desdicha,

[ocr errors]

presa bazia;

[ocr errors]

porque á la luz de la luna,
solamente el puerto via:
Bireno á bozes llamaua,
y

el mismo nombre hazia
eco dentro de las peñas,
que Bireno respondia,
y en vn risco se ha subido
adonde la mar batia,
у

vió las hinchadas belas de Bireno que huyan; y sin poder sustentarse amortecida caya, y despues que boluió en sí estas palabras dezia: ¿Por qué me huyes cruel, pues más que á mí te queria? illeuar, di

que

te costaua, pues tan poco te impedia, el cuerpo, pues que mi alma lleuas en tu compañía? mas el viento

que

llenaba las velas del que huya, las querellas tambien lleua que la triste Olimpia embia; tres vezes quiso ahogarse, y ántes al lecho boluia, y en lágrimas le bañaua y estas palabras dezia: Ay cama, pues que nos diste anoche a dos acogida, dame el depósito entero que yo en tí hecho tenia ;

[ocr errors][ocr errors]

cuytada, iqué haré sola, miserable y afligida! quien me socorra no veo, pues aunque pierda la vida, no aura quien dé sepultura á la triste carne mia, si no son las brauas fieras que en aquesta selua auia. Con estas lamentaciones otra vez al mar boluia, sobre vna peña se asienta por mirar si algo veria;

estando de esta manera, vnos cosarios venian, y dellos fue luégo presa que nadie la deffendia; у

á la insula cruel fué con presteza trayda, para ser pasto del monstruo que le dauan cada dia vna donzella hermosa para su pasto y comida, y estando Olimpia en el puesto donde comer la tenia, D. Roldan se la ha quitado y en libertad la ponia.

у

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]
« AnteriorContinuar »