Imágenes de página
PDF
ePub

que de

quatro mil

y

él no se dexaua ver sino en la semana un dia, y esto sobre vn cadahalso que adornado le tenian de finíssimo brocado do el infame Rey subia, у

administraua de allí vna desigual justicia; y era la guarda tan buena que andaua en su compañía,

passauan los que a cargo la tenian; y queriendo establecer ciertas leyes, que dezia que le fueron reueladas desde el cielo en prophecía, para un solemne vanquete á todo el pueblo conuida, y él mismo con su muger á la mesa los seruia; y despues de muy borrachos les dixo que les venia á dar de parte de Dios la ley que les conuenia, y sacó un libro del seno, en el qual se contenia, y veynte y ocho beodos entre todos escogia, que como apóstoles suyos para predicarle embia; y con este buen despacho de la junta se partian,

donde fueron ahorcados dentro de muy pocos dias; hizo luego doze duques para el bien que no tenia, y entretanto que su alteza los officios repartia, Valdesio, que era el Obispo á quien desterrado auian, con exército formado á los muros se auezina, y en poco tiempo redujo el pueblo á tal carestía, que uvo muchos que a sus hijos de pura hambre comian; у

todos estos trauaxos con gran paciencia sufrian, hasta que un buen ciudadano al Obispo descubria de la muralla un secreto por adonde entrar podria, y mañana de San Juan fué la canalla cautiua del Rey y todos sus duques; y luego al tercero dia quemaron viuos algunos que mayor culpa tenian, y otros atenacearon; y allí el reynado y la vida acabaron juntamente del que tan si[n] Dios viuia, su fama sola quedando para muchos años viua.

ROMANCE CUARTO.

po

[merged small][ocr errors][ocr errors]

Andauan

NDAUAN ya de manera las cosas de los Estados, que disimular con ellos dilatando el castigallos, era darles ocasion de hazer mayores daños, y ansí el Rey Philippe acuerda, siendo de todo imformado, de embiarles quien pudiese reformar el mal passado у

enfrenar aquel rebelde
bulgo tan desenfrenado;
y para tan gran effecto
al Duque de Alba nombrando,
cuyo valor y grandeça,
para ser bien celebrado,
con dezir que no se puede
quedará mejor loado;
y aunque ya su edad pedia,
guerra,

sino descanso,
obedeciendo á su Rey
la impresa tomó á su cargo;
y año de setenta y siete,

no

[ocr errors]

siendo en España embarcado, por

el fin del mes de Abril puerto en Génoba ha tomado, do toda la soldadesca vieja le estaua aguardando, de Nápoles tres mil hombres en vn tercio muy gallardo, y otro con diez compañías de Sicilia conuocado, con hasta mil y quinientos muy valerosos soldados, y con otros tres mil, otro desde Cerdeña embiado, y de aquellos tercios todos eran Maestres de

campo: Alons[o] de Ulloa, de aquel que en Nápoles auia estado, en ser discreto

у

valiente
de muy pocos ygualado;
у

del tercio de Sicilia,
Julian Romero el brauo:
у

á D. Sancho de Londoño, muy valeroso soldado, el tercio de Lombardia le auia sido encomendado; y

llebaua el de Cerdeña el valiente D. Gonçalo, que llaman de Bracamonte, con razon muy estimado;

y lleuan

por General

vn caballero gallardo,
que era D. Lope de Acuña,

como del

de la fama celebrado; y

de otros muchos sin estos yua el Duque acompañado, porque

lleuó de su casa al

gran prior D. Fernando, de gran prudencia en la paz y en guerra experimentado, y tan valeroso en todo

que

fué engendrado; yua el marqués de Cetona, Chapin Viteli llamado, muy valiente cauallero de nacion Italiano; y llegó luego con estos de Pauia el Castellano, muy gran seruidor del duque Sancho de Avila nombrado, hombre de muy grande estima dichoso como esforçado, y sin él vinieron muchos tan dignos de ser honrrados que vuiera bien que dezir de su valor muchos años, aunque la fama se tiene muy particular cuydado: y partiendo el valeroso Duque tan acompañado qual nunca lo fué jamás ningun Príncipe christiano, dentro de llegaron a los estados, y en la villa de Tumbila

muy pocos dias

« AnteriorContinuar »