Imágenes de página
PDF
ePub

en igual acto que el que se iba á practicar el dia de hoy, lo que hice yo D. Pedro Escolano de Arrieta.

A tiempo que volvimos á hacer presente á S. I. que estaba ejecutado lo que nos habia encargado, se presentaron á S. I. los Caballeros Procuradores de Toledo que estaban en sala separada á tomar las órdenes de lo que habian de hacer, y S. I. les dijo que se fuesen «í Palacio segun su costumbre y esperasen en el salon del cuerpo de Reales Guardias de Corps, y en efecto lo hicieron así, habiendo ido á Palacio acompañados de otros varios Capitulares de la ciudad de Toledo, conforme lo así acostumbrado en otras iguales ocasiones; y todos esperaron hasta que entró por el mismo el Señor Gobernador del Consejo, y allí les dijo S. I., segun nos manifestó, que pasasen á la ante-cámara de S. M. por otra puerta distinta de la en que entraba el Reino.

Pareciendo á S. I. que era ya la hora de salir por ser cerca de las diez , nos dió órden á los Escribanos mayores de Cortes para que fuésemos á tomar el coche, y que en seguida los tomasen los Caballeros Procuradores, segun el órden y lugar que correspondia á cada nno por su respectiva ciudad, y se ejecutó en la forma siguiente.

Primeramente iban los dos Escribanos mayores de Córtes en su coche con cuatro Alguaciles delante montados con sus varas en la mano.

A los Escribanos mayores de Cortes seguian los Caballeros Procuradores de Cuenca.

Y despues por su órden las ciudades y villa que se siguen.

Borja. Jaca.

Tarragona. Gerona.

Teruel. Valladolid.

[table]

A los Caballeros Procuradores de esta ciudad seguia el Señor Secretario de la Cámara D. Manuel de Aizpun y Redin, y á este los Ilustrisimos Señores D. Juan Acedo Rico y D. Santiago Ignacio de Espinosa, todos en sus respectivos coches, y en el último y mas preeminente lugar fué presidiendo el Ilustrísimo Señor Conde de Campomanes, Gobernador del Consejo, en su carroza, llevando al vidrio á los Ilustrisimos señores D. Rodrigo de la Torre Marin, y D. Pedro Perez Valiente, y delante de la carroza veinte y cuatro Alguaciles de la Casa y Córte de S. M. montados con las varas en las manos, y detrás de la carroza iba la silla de manos de S. I. y los coches de sus Caballeros Pajes.

En esta forma y con dicho órden salió el Reino de la posada del Señor Gobernador del Consejo, sita en la Plazuela de la Villa, manzana 180, número 1, y fué caminando por la calle de Santa María al arco de Palacio, y á la puerta de este se fueron apeando y poniéndose cada uno en el lugar que debia ocupar: formaron dos alas hasta la escalera principal, y al pie de ella estaban los dos Alcaldes de Casa y Corte D. Benito Puente y el Marqués de Casa-García-Postigo con sus togas, sin capas ni sombreros, y con varas. Y luego que se apeó S. I. subió el Reino por la referida escalera principal, y entrando por el salon donde está el cuerpo de Reales Guardias de Corps, pasó por otras diferentes á la que se llama de Consultas, que era la que se habia dispuesto para hacer la proposicion al Reino.

En el testero de la misma sala estaba puesto el Trono de dos gradas en alto, y en él la silla en que se habia de sentar S. M. debajo del dosel: á la distancia del Trono como de diez á doce pies de cada uno de sus lados, estaban puestos bancos largos é iguales que rodeaban toda la sala , para sentarse los Procuradores de las Córtes, como en efecto lo hicieron, ocupando cada uno su respectivo lugar , poniéndose los de Burgos á la cabecera del banco de la mano derecha, los de Leon á la de la izquierda, los de Zaragoza junto á los de Burgos, los de Granada inmediatos á los de Leon, y así sucesivamente.

El Señor Gobernador del Consejo y Señores Asistentes, Secretario de la Cámara y Escribanos mayores de Córtes, pasaron á la ante-cámara de S. M., donde habian entrado por otra puerta los Procuradores de Toledo. Y luego que S. M. salió á esta pieza, acompañado de los Señores Marqueses de Santa Cruz, Mayordomo mayor, Marqués de Villena, Caballerizo mayor, Marqués de Valdecarzana, Sumiller de Corps, el Príncipe de Maserano, Capitan de las Reales guardias de Corps, y diferentes Grandes, Gentileshombres de Cámara le acompañaron con los Señores Gobernador y Asistentes hasta el salon donde estaba el Reino, yendo delante los dos Alcaldes de Córte, á que seguian los Mayordomos de semana , luego los Señores Asistentes de Córtes, á quienes seguian el Señor Gobernador del Consejo inmediato á la Real persona de S. M., y era la comitiva que precedia.

Acompañaban á la Real persona del Rey nuestro Señor D. Cárlos IV los Señores Mayordomo mayor, Caballerizo mayor, Sumiller de Corps, Capitan de Guardias, Gentiles-hombres y otros Grandes, y detrás de S. M. fueron los Escribanos mayores de Córtes, con los Caballeros Procuradores de Toledo, quienes se quedaron á la puerta, y aquellos siguieron para ponerse, como lo hicieron, detrás del banco de los Señores Asistentes.

Sentado S. M. en la silla, y en el espacio ó claro que habia desde el mismo Trono hasta el banco donde se sentaron los Procuradores de Cortes, habia otro un poco apartado para S. I., Señores Asistentes y Secretario de la Cámara , que ocuparon luego que S. M. estuvo sentado, y lo mismo hicieron los Señores Mayordomo mayor, Caballerizo mayor, Sumiller de Corps y Capitan de Guardias en otro banco que se hallaba al ludo izquierdo inmediato á el en que estuvieron los Procuradores de Leon; y los Alcaldes de Corte estuvieron en pie en frente de S. M., cerca del asiento que se puso para los Procuradores de Toledo.

Luego que S. M. mandó sentar y cubrir á los Caballeros Procuradores, y al tiempo de ejecutarlo se presentaron D. Angel Lopez de Lerena y D. Juan Manuel Tentor, Procuradores de Cortes de Toledo, y despues de baber hecho una profunda reverencia á S. M., llegaron á quererse sentar en la cabecera del banco de la mano derecha en que se hallaban D. Aquilino Antonio de Salamanca, Marqués de Villacampo, y D. Manuel Francisco Gil Delgado, Procuradores de Córtes de Burgos, y les dijeron los de Toledo: "Caballeros, este lugar es de Toledo." Y entendida por S. M. la diferencia que en esto habia, dijo: "Mando que se guarde la costumbre, quedando los de Buril gos en el lugar que ocupan:" de que unos y otros pidieron testimonio, para en guarda del derecho de sus ciudades, y sin perjuicio de él: y S. M. se sirvió mandar se les diese: con lo cual se pasaron los de Toledo al fin de los referidos dos bancos largos, en que estaba sentado y cubierto el Reino, porque allí enfrente de S. M. se hallaba puesto otro banco cubierto de damasco carmesí, y en él se sentaron y cubrieron los referidos Procuradores de Cortes de Toledo, obedeciendo su Real mandato, teniendo á sus espaldas á los dos expresados Alcaldes de Córte.

Despues de esto habló S.M. con el Reino en esta forma: "Honrados Caballeros y Procuradores de Córtes que « os hallais presentes. Ya sabeis por las cartas convocato« rias que mandé se os escribiesen, cual ha sido y es mi « voluntad de que asistiéseis á hacer el juramento y pleito « homenaje al Serenísimo y esclarecido Príncipe de As« turias D. Fernando, mi muy caro y amado hijo, como « á mi legítimo heredero y sucesor en estos dominios, «y para tratar, entender, practicar, conferir, otorgar y «concluir por Córtes otros negocios, si se propusiesen «y pareciese conveniente resolver, acordar y convenir; y « conociendo el innato amor y constante fidelidad que ha«beis profesado á mis gloriosos progenitores, y que proo fesais á mi persona y á la del Serenísimo Príncipe , y á «toda mi Real familia, no solo espero que cumplais el o acto de la Jura del Serenísimo Príncipe, sino que con

« AnteriorContinuar »