Imágenes de página
PDF
ePub

COLECCIÓN

DE

DOCUMENTOS INÉDITOS

Para

LA HISTORIA DE ESPAÑA,

POR

D. MIGUEL SALVA Y D. PEDRO SA1NZ DE BARANDA,

INDIVIDUOS DE LA ACADEMIA DE LA HISTORIA.

Tomo XVII.

MADRID.

IMPRENTA DE LA VIUDA DE CALERO.

1850.

CORTES DE MADRID

cetebradas

POR EL SEÑOR REY DON CARLOS IV

EN 1789.

i/e estas Cortes que ahora publicamos integras, dio á luz algunos de sus documentos en 1833 D. Francisco Fernandez det Pino, ministro á la sazon de Gracia y Justicia, en un cuaderno en folio impreso en la imprenta Real, con este título: Testimonio de las actas de Cortes de 1789 sobre la sucesion á ta orona de España, y de los dictámenes dados sobre esta materia: publicado por iieat decreto de S. M. la Reina nuestra Señora. El referido ministro hizo una descripcion del libro manuscrito que contiene aquellas Cortes, existente en el archivo de Gracia y Justicia, con la puntual exactitud que nosotros reproducimos, y que dice así: "Dicho libro es un vo«lúmen en folio, encuadernado en media pasta , con un rótulo por a fuera que dice: Cortes de Madrid del año de 1789; y en el inte« rior una portada en que se expresa que es et libro de las celebra« das en dicho año, y que en él están las diligencias de reconocin miento de poderes y apertura de las Cortes, y las actas y acuerdos « de estas, celebrados en el salon de los Reinos del Palacio del « Buen Retiro para los asuntos que S. M. el Señor D. Carlos IV se «sirvió encargarles. Contiene dicho libro, sin la portada y el ¡n« dice, cuatrocientas sesenta y dos fojas foliadas, de las cuales to« das las relativas á la convocacion de las Cortes y á las actas sobre « examen de los poderes y sobre la apertura y sesiones de las mis« mas, están escritas en papel sellado del año de 1789, y autorizac< das en la forma de costumbre por los Escribanos mayores de Cór« tes D. Agustín Bravo de Velasco y Aguilera, y D. Pedro Escolano « de Arricia."

Empieza el libro:

"Libro de las Cortes celebradas en este año de MDCCLXXXIX « para jurar al Príncipe de Asturias D. Fernando, hijo primogénito « del Señor D. Carlos lili Bey de España, en quo están las diligen« cias de reconocimiento de poderes en la posada del Excmo. Señor « Conde de Campomanes, Gobernador del Consejo: la de apertura «de las Cortes en la presencia de S. M.: la solemnidad de dicha «Jura en el Beal Monasterio de S. Gerónimo, y las actas v acuer« dos de Cortes celebrados en el salon de los Reinos del Palacio del <(Buen Retiro para los asuntos que S. M. se sirvió encargar al « Reino.

« Escribanos mayores de Cortes D. Agustin Bravo de Velasco y « Aguilera, y D. Pedro Escolano dekrrieta."

CERTIFICACIÓN DE D. MAMEL DE AIZPIN \ RED1N,

Secretario de la Cámara de Estado de Castilla y de Gracia

y Justicia, de un decreto de S. 31. dado á 22 de mayo

de 1789 para que se junten las Cortes.

Don Manuel de Aizpun y Redin, Caballero de la Real y distingnida Orden Española de Carlos III, del Consejo de S. M. y su Secretario en el de la Cámara de Estado de Castilla y de Gracia y Justicia—Certifico que en conformidad del Real decreto dirigido por S. M. á la Cámara en 22 de mayo de este año, para que á efecto de que sus Reinos y vasallos juren al Serenísimo Príncipe D.Fernando nuestro Señor, su muy caro y amado hijo, se escribiese en la forma que en iguales casos se ha acostumbrado, á todas las ciudades y villas de voto en Cortes, para que enviasen Diputados con poderes amplios y bastantes para el explicado efecto y otros negocios, si se propusieren: con fecha de 31 del mismo mes de mayo se las comunicó la carta circular del tenor siguiente—El Rey: Concejo, Justicia, Regidores, Caballeros, Escuderos, Oficiales y Hombres buenos de la M. N. y M. mas L. ciudad de Burgos, cabeza de Castilla mi Cámara. Sabed que habiendo señalado el dia 23 de setiembre de este año para que mis Reinos y vasallos juren al Príncipe D. Fernando, mi muy caro y muy amado hijo, en la iglesia del convento Real de San Gerónimo de la villa de Madrid, conforme á las leyes, fueros y antigua costumbre de estos mis Reinos, segun y por la forma y manera que los Príncipes primogénitos y herederos de ellos se suelen y acostumbran jurar;

« AnteriorContinuar »