Imatges de pàgina
PDF
[blocks in formation]

mado el Gran Capitan (porque

lo fue) quiso subirá ver de cerca el santo Crucifijo:y al acercarse le sobrecogió tal pavor, que retrocedió, diciendo: No queramos tentar á Dios. A unos llama, á otros contiene, como quien tiene en su mano las voluntades, y en su figura los afectos que el arte no sabe comunicar. 20 El modo con que Dios le trajo y mantiene en esta Casa, es tambien maravilloso. Un Mercader de Burgos, muy devoto de los Agustinos de S. Andres, pasó á Flandes. Pidióles

le encomendasen á Dios en su

viage, ofreciendo traerles alguna cosa preciosa. A la vuelta halló en el mar un cajon á modo de atahud, que recogido y abierto, tenia dentro de sí una caja de vidrio, y en ella la soberana Imagen del Crucifijo, de estatura natural, con los brazos sobre el pecho (pues como Tomo A(XVII.

digimos, son flexibles) pero con llaga del costado, y las manos y pies con la rotura de los clavos, como cuerpo humano crucificado. Gozoso el Mercader con la preciosa margarita, y acordándose de la oferta que hizo á los Ermitaños, la cumplió, entregándoles el sagrado tesoro que venia escondido en aquella arca, y dicen que al llegar se tocaron las campanas por sí mismas. 21 Los Religiosos colocaron á su Magestad en el Altar mayor:y desde luego empezó á llevarse las atenciones, y hacer tales milagros, que el Obispo y Cabildo, viendo la estrechez y pobreza de aquel sitio, quisieron enriquecer su Catedral con tal tesoro, alegando que era sitio mas honorífico, donde tendria S. Mag. mayor culto. El Mercader y la Comunidad no podian permitir la pretension: porque el Mercader era el dueño, la Comunidad poseedora legítima, contra cuyas voluntades no podia introducirse quien no tenia ningun derecho. Pero la parte mas poderosa insistió, y no atreviéndose á la injusticia del robo por violencia, tomaron el arbitrio, acostumbrado entre los antiguos, de poner sobre una Ii

acémila la caja con la sagrada Imagen, y que vendándola los ojos, desde un sitio determinado, fuese de aquel donde parase: y hecho asi, sentenció el cielo á favor de la Casa donde vino dirigida desde el mar, restituyéndose alli. 22 Persistió la Iglesia y la Ciudad en su celo de que semejante joya no debia permanecer en tan pobre lugar, y en efecto la llevaron á la Catedral: pero el que vivió y murió pobre, confirmó la sentencia dada en favor de los Ermitaños: pues á la noche siguiente mientras estaban en los Maytines de media noche, se abrió la puerta de la Iglesia, y volvió el santo Crucifijo á colocarse en su Altar. Este prodigio tan maravilloso los aseguróá todos que ésta era la voluntad del Señor; y por si la Catedral y Ciudad habian faltado en algo, hicieron una procesionápie descalzo, y con un dia de ayuno, para rendir su corazon y voluntad á la divina, y adorarle en el Trono donde escogió ser adorado. 23 Esto fue referido al Capítulo general que tuvo la Religion en Mántua en el año de 1473. por los Procuradores de Castilla y de Burgos, con el fin que arriba digimos, cuyo escri

to original en vitela persevera en el mismo Convento; y en el Protocolo refiere el P. Mocellar (que vivió hasta el año de Certifico y doy fe, que en la pared del ángulo del S. Cristo... vipintado el milagro en estaforma: Una Imagen del Smo. Crucifijo rodeado de Religiosos, revestido el Preste, y los Acolitos con sus ciriales, y otros Religiosos acompañándolos: y de la otra parte llegaban á adorar la Imagen el Obispo y Clero con Cruz y Ministros vestidos, y lue. gomuchos seglares, todos descalzos: y al pie de la dicha historia un letrero que la referia, y solo se leia en el postrerrenglon (que los demas estabangastados).Era de mil y doscientos y veinte y dos años. Esta Era fue el año de 1184. en que presidia en Burgos el Obispo D. Martin desde el año 1181. y consiguientemente fue en aquel siglo doce la venida de la sacratísima Imagen, pues los buenos deseos de la Iglesia y Ciudad sobre tenerla dentro de sus muros, fueron luego que vieron en S. Agustin lo que pretendian venerar en su Iglesia. 24. El M. Marquez vió y refiere (en el origen de los Ermitaños de S. Agustin) unas pinturas, que dice antiquísimas, pintadas en la cuadra antes del claustro del santo Crucifijo, con siete letreros, uno en griego, otro en latin, otro en castellano, otro en frances, otro en portugues, otro en vizcaino, y otro en flamenco: los que creyó corresponder á las Naciones que iban en la nave que descubrió la caja: pero es mas verosimil reducirlos á las Naciones que vienen á visitar el Smo. Cristo, para que cada una percibiese en su lengua el modo con que vino aqui, pues se reducian á eso todos los letreros, segun vemos por lo que pudo leer en el latino y portugues, quienes solos mantenian algo legible, y reducido el latin á vulgar, era: Halló en el mar el santo Crucifijo, que está en... de este claustro. Dióle pues á cinco Religiosos de S. Agustin que estaban aqui. era pequeño Templo. Reduciéndose todas las inscripciones á esta noticia, muestran ser ordenadas á que cada Nacion de las que vienen aqui, viese en su idioma el modo con que fue encontrado, y por eso no pusieron en Hebreo letrero, porque los Judios no hacen romerías por el Crucificado.

25 Manifestada pues la voluntad del Cielo sobre que el soberano Crucifijo fuesevêuera

do en la Casa de S. Agustin, quedaron los Religiosos gozando en paz su tesoro, y éste fue derramandomisericordias sobre los que la imploraban confe, en tan crecido número que al medio del siglo XV. eran ya tantos, que para asegurar y perpetuar la memoria, hizo informacion jurídica el Sr. Obispo D. Alfonso de Cartagena con orden del Rey D. Juan II. en el año de 1454. y aprobada por el Consejo, se envió y persevera en el Convento. Despues al medio del siglo XVI. formó la Comunidad libro de los milagros autorizados en el año de 1554. y otros en años posteriores, de que andan ya libros impresos. En el MS. del siglo XVI, hay un resumen al principio, que dice: 26 “Hay en este libro 18. »muertos resucitados, 18. co»jos y mancos sanos. 11. enfer»mos restituidos á la salud. 3. »ciegos reciben vista. Vuelve» seles el habla á tres que la ha»bian perdido. Tres cautivos » restauran la libertad. Tres gi»bosos quedan derechos. Lí»brase un endemoniado : y »otro á quien dió su padre al » demonio, le guarda el Santo »Cristo. Es arrastrado de un »caballo un hombre, y no pa

» dece lesion. Un niño se aho»ga, y recibe vida. Dos muge»res preñadas hallan alivio en »sus dolores. Libra de peste, y » de las tempestades del mar. » Libra á unos encarcelados. ». Da agua en tiempo de seca. » Estos son los milagros que es»tán autorizados en este libro.” Hasta aqui el indice.

Discúrrese sobre quién echó en el mar esta sagrada Imagen, y sobre el Artífice.

27 No tenemos nada averiguado sobre el principio de caer en el mar esta sagrada Imagen, ni quien fuese su Artífice. Sobre esto es lo mas comun decir que es obra de Nicodemus. Asi lo tiene recibido el Convento sin variedad, y lo escribió L. Marineo Sículo, hablando del asunto:y con seguridad lo propusieron en el Capítulo general del 1473. los Procuradores de Castilla , teniéndose por cierto que venia asi expresado en la caja encontrada en el mar, desde cuyo arribo perseveró aquella tradicion hasta el siglo XV. en que lo escribieron en el documento alegado, sin exponerlo á duda.

28 Pero es dificultoso averiguar fundamento de ser obra

de Nicodemus. Jacobo de Voragine, Escritor del siglo trece, y los Flos Sanctorum de Ocaña y Carrasco (del siglo XV) hablando de la Exaltacion de la Cruz, y del milagro que hizo Dios en la Imagen de Berito (Ciudad sobre Sidon en la costa de Palestina)á la que los Judios volvieron á clavar y herir con lanza en el costado, refieren que preguntado el Cristiano cuya era la Imagen, de como la adquirió, y quien la hizo, respondió que era obra de Nicodemus, el cual se la dióá Gamaliel, ésteáZaqueo, Zaqueo á Jacob, Jacob á Simon, y que estuvo en Jerusalen hasta que la llevaron los Cristianos al Reyno de Herodes Agripa, y que de alli fue traida á Berito, donde la tenia el Padre de este Cristiano, y la heredó el hijo.

29 El milagro que ocasionó este exámen le refiere Sigeberto Gemblacense sobre el año 765. de su Cronicom, y se insertó en la Accion 4. del Concilio Niceno II. tenido en el año de 787. cuya memoria del milagro se celebra en el Martirologio Romano dia 9. de Noviembre, y la Iglesia de Burgos no solo rezó de ella en el mismo dia en sus Breviarios antiguos, sino que tuvo dos dota

ciones, una del Racionero Rodrigo Perez de Hinestrosa, que dió cuatro monedas de oro para celebrarla con cuatro Capas, y otra del Capellan de coro, Juan Perez de Castiel de Rutios, que instituyó hacer la fiesta doble, y dió dos monedas de oro, como refiere el margen del Martirologio sobre el 9 de Noviembre. Aquel proceso de la sagrada Imagen hace verosimil que obra de Nicodemus pasase á Berito, y estuviese alli en el siglo octavo, en que fue el milagro de arrojar sangre por la llaga del costado, y sanar con ella Judios y Cristianos. 30. Desde entonces pudo perseverar en Berito hasta el siglo doce, en que se turbó el Oriente, y al cabo perdimos la tierra santa, conquistándola los Turcos. Entonces los Cristianos viendo el riesgo en que estaba lo sagrado, procurarian asegurar lo mas precioso, sacándolo de alli para el Occidente. La soberana Imagen de Berito pedia esta precaucion. Es Ciudad marítima en la costa del mediterráneo, proporcionada para buscarseguridad por el mar, y algunos han escrito ser esta Imagen la presente de Burgos, suponiendo que la de Berito era Imagen debultoy escultura, no

pintada en tabla, porque la tabla se rompiera pisándola, clavándola, y pasándola con lanza: ni pudiera verificarse la relacion propuesta en el citado Concilio, de que abofetearon la Imagen por ambos lados (hinc & inde in faciem percutientes) ni que hicieron con ella, cuanto con el Señor, esto es, coronarle de espinas, romperle con azotes las espaldas, pues esto pide Imagen de escultura: y en esta suposicion quieren fuese venida desde Berito por mar, y que ésta es la que alli se decia hecha por Nicodemus, y lo referiria la caja en que venia. 31 Pero no habiendo conservado aquel documento, contentándose con irlo perpetuando de unosá otros; no hay prueba positiva de la identidad. El tiempo puede cooperará hacerlo verosimil: pues en el siglo doce en que se perdió el Oriente, vino al Occidente la sagra da Imagen. El lugar marítimo de Berito debia buscar seguridad de sus cosas por el mar.En éste fue hallado el Crucifijo y asi convienen las circunstan cias. Los milagros hechos ára vor de perseverar en S.A gustía de Burgos, prueban el decreto divino sobre teneralli el culto. y en esta suposicion, la misma

[graphic]
« AnteriorContinua »