Imatges de pàgina
PDF

del año 1733.Concurrió el Ilmo. Diocesano Arzobispo de Burgos D. Manuel de Samaniego, con su Auxiliar, Obispo de Ticciopoli, D. Fr. Angel Benito, (Benedictino) el Sr. Abad de San Juan de la Peña D. Fr. Melchor Tamon, hijo de Silos, con otros Reverendísimos Abades: y entre los seglares el Excmo. Sr. Conde de Benavente, que desde Valladolid pasó allá con su hijo, Duque de Arion, y

al otro dia llegó el Señor Con

de de Hervias, pariente del Santo: los cuales con otra gran concurrencia de las comarcas hicieron muy solemnes las funciones. 105 En la víspera consagró el Arzobispo la capilla, y mientras los fuegos de pólvora, trasladó las sagradas reliquias del antiguo sepulcro á la nueva arca, colocándola en el relicario de la sacristía hasta el dia siguiente, en que se llevó á la capilla mayor, y dicha Misa Pontifical por su Ilustrísima expuso á la pública veneracion, y dióá adorar dos canillas del Santo, que despues juntas, con todo lo demas, cerró en el arca nueva, sin que faltasen ni aun las cenizas sacadas del antiguo sepulcro. 106. Por la tarde de aquel dia

19. de abril sacaron la urna en procesion por el lugar, vestido de Pontifical el Arzobispo: el Excmo. Conde de Benavente llevó el estandarte: las andas los Rmos. Abades de S. Millan de la Cogolla, de Cardeña, de Sto. Domingo de Silos de Sevilla, y de S. Martin de Madrid: y concluida la procesion fue colocada la urna en el altar de la capilla hecha para este fin. Hubo un célebre octavario que duró hasta el dia 26, como se puede ver por extenso en Vergara, lib. 2, cap. 18. Rézase de esta traslacion en la Dominica 2. de Resurreccion. 107 Desde entonces concedió el Papa Clemente XII. que se pusiese el nombre del Santo en el Martirologio: y hoy se halla sobre el dia 20. de diciembre en esta forma: In Hispania depositio S. Dominici de Silos, Abbatis Ordinis S. Benedicti, miraculis in captivorum liberatione celeberrimi. 108 Esta multitud debeneficios obrados con toda suerte de gentes y diversas provincias movió á dedicar á su nombre tantas Iglesias y Ermitas en España, que dificultosamente podrá encontrarse otro de su tiempo, ó posterior, que logre la de parroquias y ermitas. Castro hizo un capítulo para nombrarlas, (pág. 121.) y sabemos que no las supo todas. Yo noté en Alcalá la Real que la parroquia mas antigua de la ciudad es de Sto. Domingo de Silos: y á este modo hay otras que Castro no conoció. 109 Pero una de las masantiguas (tampoco conocida) fue la edificada en Asturias de Santillana, por muchos varones ilustres del contorno, que hicieron una barquería (asi dicen) y una Iglesia á la orilla del mar, en honor de Santo Domingo, para bien de los pobres, peregrinos, viudas, huérfanos, opresos, cojos, ricos y nobles: sobre lo cual instituyeron una cofradía, cuyo hermano mayorera Pedro Ibañez, presbítero, y todo lo sujetaron á Santillana, y su Abad Martin con los Clérigos y Canónigos, para que una vez al año recibiesen un sueldo de plata para pan, carne y pescado, segun

invocacion en tanto número

propone la escritura en el pro.

tocolo de Santillana, fól.61. y 62. con la era 1116.(año 1078) la cual está diminuta, pues añade la escritura que reynaba el Rey D. Alfonso en Leon, Cas. tilla y Toledo, y por entonces no era nuestro Toledo. Otra

prueba es que expresa ser Abad Martin, el cual no corresponde al tiempo inmediato á la conquista de Toledo, (en que el Abad se llamaba Pedro) sino al de Alfonso VII. que desde el año 1126, empezó á reynar solo : y aun asi es prueba de lo mucho que prontamente se propagó el culto de Sto. Domingo, fundando luego en Asturias Iglesia, barca y cofradía, con su nombre para bien de los pobres y de los ricos.

S. RODRIGO, ABAD DE SILOS.

110 El poco esmero de los antiguos en perpetuar los sucesos, ó el perjuicio de los tiempos, nos privaron de noticias individuales de este y de otros muchos varones ilustres, cuyas patrias y padres ignoramos. En el presente refiere Castro el apellido de Guzman, diciendo haber sido tio del patriarca de los predicadores, y Yepes dice fue pariente suyo muy cercano. Con esto sabemos la familia. Sabemos tambien por otros documentos el tiempo en que D. Rodrigo floreció, que fué

reymando S. Fernando, y su

hijo D. Alfonso el Sabio. 111 Renunciando el mundo se hizo religioso en Silos, y sobresalió tanto que le hicieron Abad en el año de 1242, reynando S. Fernando. Gobernó con tanta aprobacion de todos, que le mantuvieron en la Abadía por espacio de 34. años, y aun le hubieran continuado, si no hubiera persistido en apartarse del gobierno para crecer en la humildad de obedecer á otros, y entregarse mas de asiento á la vida contemplativa. 112. En el gobierno zeló mucho los bienes de la casa, sobre los cuales siguió muchos pleytos que conocia ser justos, y en efecto se escribe que no perdió ninguno. 113. Trató familiarmenteá S. Fernando, y á su hijo D. Alfonso, que le hicieron varias donaciones para el Monasterio. Siendo Príncipe D. Alfonso estuvo allí en el año de 1246, y por respetos del Abad D. Rodrigo perdonó á los Monteros que no cuidaron de un preso, á quien libró Sto. Domingo, confesando el Príncipe, que pues el Santo le sacó de la prision, no eran responsables los ministros. Asi lo escribe el Monge Pero Marin en el cap. 3. 114. En es lo que le pasó allí al Rey D. Alfonso nueve años despues en el 1255. AparecióseleSto. Domin

iente refiere

go, asegurándole sobre lo que le pedia: y cumplido se lo contó el Rey al Abad D. Rodrigo (que le habia salido acompañando hasta Contreras) y le dijo pidiese cuanto gustase. El Abad con acuerdo de sus Monges le pidió las Martiniegas que el Rey tenia en Silos. Sonriéndose el Rey le dijo: ¿Pues Abad no quereis que tenga yo nada en esta villa? En fin, le concedió el privilegio. Véase Pero Marin, cap. 4. 115 Dió el Abad D. Rodrigo el hábito de monja á la ilustre Señora Doña Constanza, y la hizo reclusa ó emparedada, como referimos al hablar de la venerable Oria,á quien Sto. Domingo cerró tambien en una celda, conociendo que era inspirada de Dios para aquel alto empleo, y á este modo el santo Abad presente conoceria los grandes fundamentos de virtud que habia en Doña Constanza para seguir la vida que emprendia. 116 Manifestó Dios la santidad de susiervo en varios prodigios obrados por su medio, y en particular serefiere el de convertir el agua en vino en viernes santo (como antes S. Garcia, Abad de Arlanza.) Estaba ya la comunidad en el re

fectorio dia de viernes santo para tomar pan y agua conforme á la costumbre, echó el Santo la bendicion al pan, y al agua, que en un cántaro estaba en medio del refectorio, y al repartirla el servidor hallaron que era vino. Preguntáronle que donde habia llenado el cántaro? Respondió, que en la fuente. Sin informarse mas en la novedad mandó el Abad que guardase aquel vino y trajese agua, porque en semejante dia no se probaba el vino. Fue á la fuente el servidor, y llenando el cántaro le puso en el refectorio. El Abad echó la bendicion, y el servidor repartió el agua en las tazas de los religiosos: pero al gustarla hallaron la nueva maravilla de que el sabor era de vino blanco generoso. Entonces el santo Abad dijo á la comunidad que parecia ser voluntad de Dios que en atencion al trabajo del dia bebiesen vino, y asi que dándole gracias, se conformasen con la dispensa que les hacia de aquella penitencia. Los Monges se persuadieron á ser efecto de los méritos y bendicion del Abad.

117 Esto se calificó con otra no menormaravilla en año de una gran falta de vino en toda aquella tierra. Sentíalo el Santo

Abad mas que todos, porque como padre miraba por el sustento de los religiosos y criados. Un dia le movió Dios al remedio, y lleno de viva fe mandó á los criados que lavasen y dispusiesen dos ó tres cubas para vino. Estrañáronlo mucho los servidores, porque en toda aquella tierra no habia vino ni aun para una cuba: pero obedecieron:y pasando el Santo á un sitio (que hasta hoy llaman el Parral) donde habia algunas parras; cogió unos racimos de ubas, y exprimiéndolos en las cubas que estaban preparadas los echó la bendicion, y al punto se llenaron de vino, con lo que remedió el Señor la penuria del Monasterio, y manifestó la santidad del Abad. Para perpetuar estos milagros grabaron en el sepulcro de piedra, donde le enterraron, unas parras con racimos que fuesen perpetuos pregoneros de la gloria de Dios y de su Siervo. 118 Sentia mucho el santo Abad el tiempo que le robaban las atenciones de los súbditos, que no le permitian estar contínuamente á los pies del Señor: y habiéndose sacrificado al bien de otros por espacio de 34 años, desde el 1242 logró desprenderse de aquel lazo, y entregar

[graphic]

se libre y cumplidamente al propio adelantamiento, renunciando la Abadía en 10 de abril del 76. Desde entonces quedó reducido á súbdito el que habia gobernadoá todos, consagrando sus potencias y todo su cuerpo y alma al egercicio de virtudes, obediencia, humildad, ayunos, silicios y contemplacion de las verdades eternas, que hacen envilecer lo temporal:y pu

rificado mas y mas con estos

egercicios de virtud en el encierro de su celda, le llevó Dios á gozar del eterno descanso en 19. de setiembre del año 1280.

119 Sepultáronle en el cláustro junto al archivo, á la mano derecha como se sube á la escalera, llamada de las Vírgenes: y en una piedra grabaron una mano con báculo Abacial, la cual besaban todos los que pasaban por allí en reverencia del santo Abad. Metieron su cuerpo en una caja de pino, y ésta en un sepulcro de piedra bien labrada con la parra y los racimos. Demas de esto pusieron en una losa la inscripcion siguiente, que prueba el tiempo de su Abadia, de la renuncia, y del fallecimiento:

Hic jacet egregius Abbas Rodericus qui fuit in isto Monasterio XXXIV. annis, & abrenuntiavit Abbatiam IV. Nonas Aprilis, Era MCCCXIV. Migravit ab, hoc saeculo in senectute bona XIII. Kal. Octobr. Era MCCCXVIII. (1280)

120 Perseveró el sagrado cadáver en aquella conformidad por espacio de doscientos y ochenta años, hasta el de 1560, en que el Abad Fr. Gregorio de Sto. Domingo quiso renovar la escalera de las Vírgenes, y poner en otra parte el sepulcro del santo Abad D. Rodrigo. Abriéronle entonces, y hallaron el santo cuerpo tan entero é incorrupto como en el dia de

la deposicion, estendido este privilegio á la urna de pino, á la cogulla, y silicio de cerdas, que le ceñia desde los hombros hasta mas abajo de la cintura, y el ceñidor era de cáñamo. Señálose para la traslacion el dia 20. de diciembre (propio de Sto. Domingo) y concluidos los divinos oficios fue llevado en procesion al cláustro bajo en el mismo lienzo del primer sepul

« AnteriorContinua »