Articulos y discursos: (literature--politica--sociologia)

Portada
A. Alvarez y compañia, 1891 - 302 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 223 - ... que llaman sandalias; usan poco el vino, y con agua sola, de que se acompañan, guardada en vasos rústicos, y algunos panes ásperos que se llevan, siempre pasados del cordel con que se ciñen, caminan y se mantienen los muchos' días que gastan sin acudir a los pueblos.
Página 223 - Es el hábito común acomodado a su ejercicio: acompáñanse siempre de arcabuces cortos, llamados pedreñales, colgados de una ancha faja de cuero, que dicen charpa, atravesada desde el hombro al lado opuesto...
Página 233 - El cubano comprende fácilmente la materia que estudia, pero no se empeña en pasar de la superficie. Adonde no llega por la observación, la experiencia o la crítica, quiere llegar o cree llegar por la imaginación. Así se ve que escribimos de historia sin documentos, de política sin estadísticas, de antropología sin haber cubicado jamás un cráneo ni haber visto jamás un goniómetro.
Página 259 - El pueblo que lo había concebido y amado le dió cuanto puede acrisolar la sinceridad de un anhelo humano, la sangre de sus hombres y las lágrimas de sus mujeres. Y lo que importa a mi propósito es señalar la excelencia moral del cambio que produjo en los sentimientos de nuestro pueblo, patentizada en la copia de virtudes sociales que puso en ejercicio durante toda esa década luctuosa y heroica. Lo gigantesco del esfuerzo con que un pequeño pueblo quiso sacudir la carga...
Página 223 - Los más desprecian las espadas como cosa embarazosa a sus caminos; tampoco se acomodan a sombreros, mas en su lugar usan bonetes de estambre listados de diferentes colores, cosa que algunas veces traen como para señal, diferenciándose unos de otros por las listas; visten larguísimas capas de jerga blanca, resistiendo gallardamente al trabajo, con que se reparan y disimulan; sus calzados son de cáñamo tejido...
Página 214 - ... base ball". La única institución del gobierno, popular en la Isla entera, aceptada y sancionada por los habitantes de todas las procedencias, es la lotería. Esta influencia constante y deletérea de unas clases sociales sobre otras, subiendo y descendiendo, encuentra su foco de radiación más poderoso en el gobierno, que forma un mecanismo, cuyas ruedas se dejan sentir en todas las manifestaciones de la vida social, y cuya acción es la más visible, la que determina más fácilmente al ejemplo....
Página 271 - ... determinados de tiempo, y el programa supone que han de amoldarse á períodos determinados; esas partes ni son igualmente importantes, ni igualmente interesantes, y el programa no se cuida ni de la importancia, ni del interés; es un casillero perfectamente simétrico, cuyas casillas han de llenarse de un modo casi mecánico; atendiendo sólo á la capacidad y á la cantidad. Dos condiciones son requisito indispensable en la enseñanza, libertad en el que enseña para que pueda despertar interés...
Página 254 - Los instrumentos de tortura están patentes en todas paites, en la plaza pública y en el hogar de la familia. La vida del cubano era una prolongada pesadilla; dentro el enemigo doméstico, el negro; fuera el enemigo exterior, el corsario: así hostigado y como poseído de terrores constantes, tuvo miedo hasta de la libertad. Cuando el continente se...
Página 215 - ... agentes de la autoridad. El transeunte ha podido tropezar en la calle con uno muerto por asesinos y luego con otro muerto por la policía. El pueblo ha tenido sangre hasta la saciedad. Así se ha quebrantado su energía, sin levantar su moral, y el gobierno todo lo que ha conseguido es sembrar el terror por breves intervalos, sin corregir y...
Página 223 - Llaman comúnmente andar en trabajo aquel espacio de tiempo que gastan en este modo de vivir, como en señal de que le conocen por desconcierto; no es acción entre ellos reputada por afrentosa; antes al ofendido ayudan siempre sus deudos y amigos.

Información bibliográfica