Imágenes de página
PDF

11

ficacion y buen gobierno de la tierra, por los grandes negocios que ocurrian. Esta costumbre de contar los años del reinado de los reyes de Francia, se guardó por toda Cataluña en todos los instrumentos, desde el tiempo del emperador Ludovico hijo de Carlo Magno, hasta que se juntó aquel principado con el reino de Aragon, y aun algunos años despues. Por estos tiempos reinaba en Leon el rey don Ramiro segundo, y tenia el señorío de Castilla Fernan Gonzalez, que fué el primer conde que en ella hubo, cuyas hazañas son tan celebradas por las memorias antiguas. Estos príncipes se concertaron de hacer guerra á los moros, y juntaron muy gran ejército, y por esta causa Abenaya, que era vasallo de Abderramen rey de Córdoba , y el arzobispo don Rodrigo le llama rey de Zaragoza, temiendo no viniesen contra él, se hizo vasallo del rey don Ramiro, y entónces todos los lugares y fuerzas del reino de Zaragoza, que no estaban en obediencia de Abenaya, por la guerra que el rey don Ramiro les hizo, se le rindieron, y siendo vuelto á su reino, confederándose Abenaya con el rey de Córdoba, pasó con muy poderoso ejército para hacer guerra al rey don Ramiro, dentro en su reino, y saliendo contra él, hubieron batalla junto á Simancas, en la cual fué Abenaya vencido y preso.

CAP. IX.-Del reinado del rey don Sancho Abarca, y de los condes que concurrieron por este tiempo en Barcelona, y como se ganó aquella ciudad otra vez por los 10"OS.

Pasados algunos años despues de la muerte del rey Garci Iñiguez, no sabiendo que hubiese dejado hijo, juntáronse los estados del reino para elegir rey, y entónces aquel caballero que tomóá su mano al infante de la manera que se ha dicho, llevóle consigo en hábito pastoril, con abarcas, al uso de la sierra, y dióles razon, como aquel era su señor natural, y fué aceptado por rey, y se llamó Sancho Abarca, de la misma manera que ya en otros tiempos quedó el nombre, por ciertos trajes de calzado y vestido, á Cayo Cesar que sucedió al emperador Tiberio, que llamaron Calígula, y á Marco Antonino, hijo del emperador Severo, á quien dijeron Caracalla, y escriben, que el caballero que le tuvo encubierto cuando niño, y le crió, fué del linaje de Guevara, y que por esta causale llamaron Ladron, y en otras memorias de no menor antigüedad que el arzobispo don Rodrigo, que refiere esto, se dice, que á este infante le crió un rico hombre de la montaña, y le puso nombre Sancho Gar. ces, y cuando fué mancebo, era muy esforzado y franco, y acogió asíá los hijos dalgo que halló en las montañas, y les dió cuanto pudo haber, y cuando conocieron su valor, y que era para mucho trabajo y afan, le pusieron nombre de Sancho Abarca, y juntándose todos los de la tierra por la bondad que vieron en él, y por su esfuerzo, le tomaron por rey. Á tan estraño y venturoso nacimiento y sucesion como este príncipe alcanzó, todos sus sucesos se conformaron en grande prosperidad y buen suceso, porque ganó de los moros todos los lugares que despues de la muerte de su padre se habian perdido en Sobrarbe y Ribagorza, que fueron muy perseguidos con muchas y muy grandesguerras, en aquel tiempo de los moros, y en esta guerra fué muy señalado el esfuerzo y astucia de un caballero, que se llamó Centullo, éste era tan mañoso y sagaz en los ardides de aquella guerra, y tan diestro y valiente en las armas, y con esto era bien quisto de

[ocr errors]

los caudillos y principales de los moros que residian en aquellas fronteras, que solo él con su valor entretuvo mucho tiempo el mayor peso de la guerra, cuando estaban las cosas en mayor peligro, y hizo muy grandes y señaladas presas, y entregó en poder del rey don Sancho los mas principales moros que hacian la guerra, y por sus grandes y señalados servicios fué acrecentado en estado, cuanto lo sufria la pobreza de aquel reino. Conquistó este príncipe el ducado de Cantabria, que es tierra muy áspera y montañosa por las riberas de Ebro arriba, hasta su nacimiento, y sujetó toda la tierra que entónces decian de Vascos, y estendió su señorío á la parte de occidente, hasta llegará los montes de Oca, y á la parte de oriente y mediodía hizo sus tributarios los mas pueblos, hasta Tudela y Huesca, y mandó labrar muchos castillos y poblar los lugares que estaban yermos y desiertos, y prosiguió con tanto valor y pujanza la guerra, que conquistó muchos lugares en la Celtiberia y Carpetania, que segun el arzobispo don Rodrigo escribe, aun en su tiempo se llamaban del rey don Sancho Abarca. Entónces cercaron los moros á Pamplona, confiados que por la aspereza del invierno y grandes nieves, no podria ser socorrida, y fueron desbaratados y vencidos por la gente del rey, que pasó por los puertos, rompiendo las nieves, y entónces dice el arzobispo don Rodrigo, que se le puso el sobrenombre Abarca, del traje en que él y los suyos iban. En el año de novecientos y cuarenta, hubo concilio sinodal de los obispos de la provincia gótica, en el territorio de Narbona, en la villa que se decia Font-Coberta, en la iglesia de San Julian mártir, y presidió en este concilio Arnusto metropolitano y obispo de la iglesia de Narbona, y concurrieron á él como prelados de la provincia , Antigilo obispo de Urgel, y Euderico obispo de Barcelona, y Wigo obispo de Girona, y Adulfo que se intitulaba obispo de Pallás, porque la iglesia y ciudad de Tarragona estaba en poder de infieles, y carecia de pastor. En este concilio se determinó una grande contienda, que tenia el obispo de Urgel con el de Pallás, por haberle usurpado toda la tierra de Pallás, veinte y tres años habia, y probó que de muy antiguo era de la diócesi de Urgel. Fué determinado por el concilio, que durante su vida, Adulfo fuese obispo y tuviese aquel territorio y despues de su muerte ninguno se entremetiese en él, pero volviese al dominio y ordinacion antigua de la iglesia de Urgel, y de sus prelados. Falleció el conde Mir, año de novecientos y veinte y nueve, y dejó tres hijos, el primero que sucedió en el estado, se llamó Seniofredo, segun en códices antiguos parece, y no Wifredo, como algunos escriben, ni Guifre, que era lo mismo en su vulgar que Wifredo; el segundo Oliva Cabrera, que fué conde de Besalú y Cerdania, y el postrero tuvo el nombre del padre, y fuó conde y obispo de Girona. Estos quedaron muy niños, y fué su tutor su tio Seniofredoconde de Urgel, que gobernó los estados de sus sobrinos muy pacíficamente; y en el año de novecientos y cincuenta, Seniofredo su sobrino, tomó el gobierno del condado, y los autores á quien se debe dar crédito, no dicen con quién casó, y alguno hay que afirma, que fué su mujer María hija del rey don Sancho Abarca. Falleció año de novecientos y sesenta y siete, sin dejar hijos, y sucedió en el condado su primo llamado Borelo, hijo de Seniofredo conde de Urgel; porque los barones principales de la tierra privaron de la sucesion á Oliva so

[ocr errors]

hermano, á quien de derecho pertenecia, y así fué declarado, por ser habido por mal príncipe, y no católico. Parece en la historia antigua de los condes de Barcelona, que Seniofredo conde de Urgel, tio del conde de Barcelona, murió año novecientos cincuenta y uno. Ántes desto en el año de novecientos y cincuenta y siete, que fué, segun parece por instrumentos antiguos, en el tercer año del reinado del rey Lotario, el primer dia del mes de diciembre, tenia el conde Ramon el señorío de las montañas de Ribagorza, y hubo de la condesa Garsenda su mujer, que era de Francia, cuatro hijos, el primero fuéWifredo, que sucedió en el condado de Ribagorza, y Arnaldo y Isarno, y Odisendo, que fué obispo de Roda, que está en el condado de Ribagorza, á donde se erigió iglesia catedral en la basílica que se dedicó á San Vicente martir, y por el arzobispo que era de Narbona, llamado Aymerico, se admitió por sufragánea á su metrópoli, porque la ciudad de Tarragona, y todo lo de aquella provincia, ó estaba yermo, ó en poder de infieles. Wifredo despues que su padre murió, en el décimoquinto año del reino de Lotario, que fué en el de novecientos y setenta, estaba apoderado en las montañas y tierras de Pallás y Ribagorza, sin reconocer señorío al rey de Sobrarbe y Pamplona y solamente se tenia por súbdito y vasallo del rey de Francia , con cuyo favor y de los francos, que venian en su ayuda, de la otra parte de los montes, mientras el rey de Sobrarbe y Navarra, estaba ocupado en la guierra de los moros, se apoderó en todas aquellas montañas, y las defendieron y mantuvieron sus sucesores, hasta el tiempo del rey don Sancho el Mayor y del rey don Ramiro el primero, que sojuzgaron á toda Ribagorza y la mayor parte del condado de Pallás. Este conde Wifredo se intitulaba conde de Pallás y de Ribagorza, y segun se contiene en memorias antiguas, fué casado con la condesa doña Sancha y murieron sin dejar hijos, y fué enterrado el conde Wifredo en el monasterio de Alao en Ribagorza. Despues de la muerte de Wifredo, sucedió en el condado de Ribagorza lsarno su hermano, que fué muerto por los moros junto á Monzon. Habia sucedido en el condado de Pallás al conde Borelo su hijo Lobo, que dejó un hijo, que se llamó el conde Suniario, con quien casó Teuda, hermana de Wifredo, siendo su prima, y muerto su marido envióá Castilla por Isarnosu sobrino, hijo natural del conde Isarnosu hermano, y sucedió en el condado de Ribagorza. El conde Isarno, el segundo, fué muerto por los de la Val de Aran, porque pretendia suceder en aquel estado, que fué de su padre y abuelo y lo tuvo el obispo Atho, hermano del conde Bernardo y este Isarno dejó un hijo que se llamó el conde Guillelmo. Tambien se halla mencion en muy antiguas memorias de Atho conde de Ribagorza, y de la condesa doña María su mujer. Suniario se intituló conde y marqués de Pallás, y tuvo de la condesa Teuda su mujer un hijo, que le sucedió en el estado, que se llamó el conde Ramon , y éste tuvo otro hijo de su nombre, al cual sucedió su hijo el conde don Pedro. Hállase tambien mencion, que concurria en aquellos tiempos otro conde Guillelmo, que fué hijo del conde Mir, y de la condesa Gemo, pero hay gran confusion en les tiempos y nombres, para poder bien distinguir la sucesion de aquellos condes primeros. Estos se apoderaron de Ribagorza y Pallás, y tenian las cumbres y puertos de los montes, desde el Val de Gistao, y Lisat, con el val de Benasque, has

ta el Val de Aneo, que está en la ribera de Noguera Pallaresa, dentro de Pallás, debajo del puerto de Piedra Blanca y del puerto de Valencia de Aneo y los valles de Broto, Bio, Puertolas, Bielsa y Gistao, que están sobre Sobrarbe, en lo mas alto de los montes Pirineos, eran del señorío de Sobrarbe. En el año de novecientos setenta y tres, Borelo conde de Barcelona, que se intitula conde y marqués, con la condesa Ledgarda su mujer, y su hijo Ramon, y la vizcondesa Ermeruesa y su hijo Witardo, y Salla obispo de Urgel, y el vizconde Guillelmo, pusieron gente de guerra en frontera en el castillo de Solsona, que estaba ya poblado en tiempo del conde Seniofredo y se le confirmaron los términos que le fueron señalados entónces. Año de novecientos y ochenta y uno, era Wifredo conde de Rosellon , de quien descendieron los condes de Rosellon. A éste otorgó el rey Lotario, que poblase á Colibre, que estaba yermo, y era muy importante lugar para la entrada de Rosellon y Ampurias, asentado en la ribera de la mar, con un puerto muy cómodo, que está á las ruinas del antiguo Illiberis, lugar muy principal y famoso, en lo mas occidental de los volcas, tectosagos, que eran pueblos de la provincia Narbonense, en el mismo remate de los Pirineos, que dividen á España de la Galia y concediólo Lotario para él y sus sucesores perpetuamente, con todos sus términos, que eran separados y distintos del condado de Rosellon. Murió Mir obispo y conde de Girona, hijo del conde Mir, año de novecientos y ochenta y cuatro; y en este tiempo gobernaba el conde Borelo los condados de Barcelona y Urgel, y saliendo contra los moros, que hacian mucho daño en su tierra, juntando su ejército, les dió batalla en el Vallés, junto al castillo de Moncada, en un campo llano, que le dicen Matabous, y fué en ella vencido, y murieron mas de quinientos caballeros de los suyos. Fueron los moros siguiendo el alcance hasta Barcelona, á donde el conde se habia recogido, y pusieron cerco sobre la ciudad con grande furia, y por falta de gente que la pudiese defender, se salió el conde della, y la dejó á los moros, y se retrujo á las montañas de Manresa. Parece por escritura original de aquellos tiempos del monasterio de Ripoll, y por los anales antiguos que yo he visto de las cosasde Cataluña, que son mas verdaderos y ciertos, que fué ganada de los moros Barcelona esta última vez, en el año de novecientos y ochenta y seis, porque allí señalan, que en este año en la indiccion tredécima, en las calendas de julio, en la cuarta feria, se cercó por los moros la ciudad de Barcelona, y fué entrada por ellos á seis del mismo, y fueron muertos y presos todos los que habitaban en ella, y se habian recogido dentro de todo el condado, por mandado del conde Borelo para defenderla, y fué acabada y consumida la memoria de las casas y linajes, que habia en aquella ciudad de doscientos años atrás, porque los que escaparon de aquella furia, fueron llevados á la ciudad de Córdoba, y fueron esparcidos por todos los reinos y tierras de los moros. Perdiéronse entónces los mas pueblos que estaban cerca de la costa, y quedaron segun afirman, solamente los castillos de Moncada y Cervellon; y aunque esta ciudad entre las mas principales de España fué la primera que se cobró del poder de los moros, fué la mas combatida y guerreada por los infietes, y sobre la cual mayores guerras y batallas hubo entre moros, y cristianos, y la que mas veces por los unos y por los otros fué ganada y perdida. Siendo ganada Barcelona por los moros, no pasaron muchos dias que el conde Borelo juntó en Manresa toda la gente que se pudo allegar de las montañas y de Cataluña la vieja, y porque habia grande falta de gente, concedió libertad y franqueza militar á los que acudiesen con armas y caballos para seguir la guerra contra los moros. Juntáronse segun escriben, hasta novecientos de caballo armados, que de allí adelante se llamaron hombres de paratge; que segun se interpreta por el autor catalan, queria denotar que eran en todas las cosas pares, é iguales á los caballeros. á cuyas casas y familias y de sus sucesores se dió franqueza, y así significa lo mismo en aquella lengua hombre de paratge, que lo que en Castilla se dijo antiguamente y ahora se dice hombre hijodalgo. Con esta gente de caballo, y con muchas y muy grandes compañías de ápié, fué el conde Boreloáponer cerco sobre Barcelona, y le dió recios combates, y en breves dias se tornó á cobrar, con todos los lugares que habian ganado los moros. Esta fué la última vez, segun se halla en memorias antiguas, que Barcelona se ganó de infieles, y no fué pequeña gloria del conde Borelo cobrarla tan presto, pues haberla perdido otra vez en su tiempo, habia sido la mayor adversidad de aquellos estados. Murió en el año de novecientos y noventa el conde 0liva Cabrera, que segun escriben, fundó el monasterio de San Benito de Bajes, y él fué enterrado en Ripoll. Deste escriben, que tuvo los condados de Besalú, y Cerdania, que fué muy poderoso y de gran valor. Dejó tres hijos, á Bernardo que en unos anales antiguos se llama Talafer, que sucedió en el condado de Besalú, y á Wifredo, que fué conde de Cerdania, y á Oliva, que fué monje y abad de Ripoll, y despues obispo de Osona. De manera que aquellos estados de Urgel, Cerdania, Besalú y Girona y el condado de Ampurias, estaban sujetos á señores que eran de la casa y linaje de los condes de Barcelona, aunque eran exentos entónces de su directo dominio, y tenian el supremoseñorío de sus estados, y labraban moneda, y despues se reconoció por ellos el feudo á los condes de Barcelona. Dende á tres años murió en Barcelona el conde Borelo, que fué en el año de nuestra redencion de novecientos noventa y tres, y el sexto año despues que tomó el gobierno de Francia Ugo llamado Capeto, conde de París, muerto Ludovico, hijo de Lotario, que fué en quien acabó la línea de la sucesion de los reyes que descendian del emperador Carlo Magno, de varones. Fué casado el conde Borelo dos veces, la primera con la condesa Ledgrada, y tuvo un hijo della, que se llamóRamon, y la segunda mujer, fué la condesa Aimerudis, segun parece por su testamento, que se otorgó en el mismo año de novecientos noventa y tres, á veinte y cuatro de setiembre, y en él nombra testamentario á don Ramon, á quien deja sucesor en los condados de Barcelona y Girona, y juntamente con su hijo deja por testamentarios al conde don Ramon y á sus hermanos el conde Borel, y el conde Suniario que eran sus sobrinos, y á Guillermo vizconde, y deja á Ermengaudo su hijo heredero en el condado de Urgel, que era muy principal y gran estado, y fué el primero deste nombre, de quien descendieron los condes de Urgel, que despues se llamaron Armengoles, y es á mi juicio el mismo nombre que los galos llamaban Ermenegildo. Estos hicieron por armas un escudo jaque

lado de oro y negro, y fueron muy señalados príncipes en las conquistas que los reyes de España tuvieron contra los moros. En tiempo del conde Ramon

Borel, en el año de nuestra redencion de mil y tres,

tuvieron los cristianos una muy grande batalla con

los moros junto de Albesa, en la cual recibieron los infieles muy grande daño, y perdieron mucha gente, y teniendo por esta causa muy amedrentados á los enemigos, y siendo los mas pueblos de todo lo que ahora se llama Cataluña, tributarios al conde de Barcelona, y estando la tierra en mucha paz y sosiego, se juntó un gran

ejército por el conde, para hacer la guerra á los moros,

en lo mas principal de sus reinos, y á donde tenian la

magestad y silla de su imperio, y llevó consigo los principales señores que habia en aquellas partes. Para

esta empresa se juntaron muchas y muy grandes compañías de gentes, con el de Pallás, de Ribagorza, Sobrarbe y Aragon, y pasaron con ayuda de los castellanos y leoneses, á la Andalucía, y junto á Córdoba tuvieron una muy grande batalla con los moros, en la cual murieron Arnulfo obispo de

Osona, Aecio obispo de Barcelona, Otho obispo de 8irona, y muchos caballeros muy principales, y entre ellos el conde de Urgel, al cual por esta causa por distinguirle de los otros sus sucesores, que tuvieron el mismo nombre, llamaron Armengol de Córdoba, éintitulábase conde y marqués. Fué esta entrada de los cristianos, y la batalla en que fueron muertas tan señaladas personas, segun en muy antiguos anales de las cosas de Cataluña parece, año de nuestra redencion de mil y diez, de la cual ninguna memoria se hace en las historias de los reyes de Leon, puesto que en la historia de los árabes que reinaron en España, á quien sigue la historia general que se ordenó en tiempo del reydon Alonso décimo se hace mencion, que los moros se rebalaron contra Mahomad Almohadi, que era rey de Córdoba, y siendo alzado por rey un moro de Berbería llamado Zulema, fué con ayuda del conde don Sancho de Castilla contra Mahomad, y quedó Zulema vencedor y hubo grande matanza en el ejército de Mahomad y fué cercado en el alcázar de Córdoba la cual él luego desamparó. Este Mahomad se escribe en esta historia, que juntó despues un muy poderoso ejército, así de moros como de cristianos, y que tuvieron á nueve leguas de Córdoba una muy brava batalla, en la cual por el grande valor de los cristianos, que en ella se hallaron de parte de Mahomad, fué Zulema vencido, y se refiere, que fué muy nombrada y famosa entre los moros, y que se decia, que tuvo Mahomad treinta mil moros y nueve mil cristianos. Por la concurrencia de los tiempos parece muy verisimil, que fuese esta batalla en la que murió el conde de Urgel,

y los prelados que dicho es; porque puesto que no se

hace mencion, que se hallase allí el conde de Barcelona, se refiere que iban dos grandes señores, que al uno decian Ermengaudo, al otro Bernardo, aunque en la historia general haciendo mencion deste suceso, los llama Argomendon y Bermudo.

CAP. X.— Del reinado de don Garci Sanchez hijo del rey don Sancho Abarca.

De los años que reinó el rey don Sancho Abarca, no se puede escribir cosa mas cierta, de lo que se colige por un privilegio del rey don Sancho Ramirez;á donde se dice, que en la era mil y veinte y siete, que fué en el año de nuestra redencion de novecientos y ochenta y nueve, hizo donacion al monasterio de San

Juan de la Peña de Martes, Bajes, Huertolo, y de otros lugares en aquella montaña, y por memorias antiguas del mismo monasterio se halla, que murióá ocho de las calendas de enero, de la era de mil y veinte y ocho, que fué á veinte y cinco de diciembre, de noveçientos y noventa, y fué allí enterrado con la reina doña Urraca Fernandez su mujer, con la cual, segun parece en un privilegio antiguo de San Pedro de Ciresa, que fundaron los reyes primeros de Aragon, en el Val de Echo, estaba casado, era de mil y nueve, que fué año de nuestra redencion de novecientos y setenta y uno, y dice reinar juntamente con ella en Aragon y Pamplona y por otro instrumento del mismo monasterio parece, que era viva la reina doña Urraca en tiempo del rey don García, hijo deste don Sancho Abarca. Mas el arzobispo don Rodrigo no nombra sino á la reina Teuda, en la cual escribe, que hubo el rey don Sancho al infante don Garci Sanchez, y cuatro hijas, la primera Jimena, y á María, y á Teresa mujer del rey don Ramiro el segundo de Leon, de quien hubo al rey don Sancho el primero llamado el Gordo, y la postera hija se llamó Velasquita, que casó con don Nuño conde de Vizcaya, puesto que en los nombres destos infantes difieren algunos autores. Tambien en instrumentos antiguos de San Pedro de Taberna se hace mencion, en la era de mil y veinte y cinco, en las calendas de enero, del rey don Sancho y de la reina doña Urraca su mujer y de tres hijos que llama García, Ramiro y Gonzalo. Sucedió al rey don Sancho Abarca, don Garci Sanchez su hijo, llamado el Tembloso, porque ántes que entrase en la batalla se demudaba y alteraba tanto, que le temblaban las carnes y todo el cuerpo, pero despues escriben, que tomaba coraje, y entraba á pelear con grande ánimo y persistia en la pelea varonilmente. Estaban ya muy crecidas y con grande aumento las fuerzas y poder del reino para ofender y hacer mucho daño á los moros. Sucedió en tiempo deste príncipe, segun se refiere en la historia del arzobispo don Rodrigo, que Abderramen rey de Córdoba con muy poderoso ejército de sus gentes, y con grandes compañías de moros que vinieron de Africa á su sueldo, pasóáhacer guerra contra el reydon Ordoño, hermano del rey don García de Leon, hasta llegará hacer la guerra á los Navarros, y llegóá un lugar, que el arzobispo dice, que en su tiempo se llamaba Muez, y no pudiendo resistirá los moros el rey don García, envióápedir socorro al rey don Ordoño, y entónces vino con muy poderoso ejército, y tuvieron una muy fiera batalla, en el valle que se decia Junquera, y en ella se hizo grande daño y matanza en los cristianos, y fueron cautivos Dulcidio obispo de Salamanca y Hermoigio obispo de Tuy, y en lugar de Hermoigio, se dió en rehenes un sobrino suyo, que se dijo Pelayo, que fué martirizado por los moros y se puso en el catálogo de los santos. Entónces, segun se escribe en la historia antigua de Aragon, por esta victoria pasaron los moros con gran furia los montes Pirineos y conquistaron la ciudad de Tolosa y que por esta calamidad se recogieron hasta seiscientos cristianos, entre hombres y mujeres, en la espelunca de San Juan de la Peña, desamparando los lugares en que habitaban, y se consagró el monasterio por limigo, obispo de Aragon, pero esto se escribe que fué ántes de la eleccion del rey Iñigo Arista, y de tal manera confunde este autor los tiempos, que parece que esta persecucion de los cristianos que él relata, fué mucho despues, y ántes desta bata

lla que se dió áAbderramen, por los reyes don Ordoño y don García y que fué en tiempo del rey don Ordoño el primero, hijo del rey don Ramiro, cuando Musa rey moro , que era, segun el arzobispo don Rodrigo escribe, godo de nacion , y siguió la secta mahomética, se rebeló contra el rey de Córdoba y le ganó las ciudades de Toledo, Zaragoza, Tudela y Huesca, y pasó adelante, haciendo cruelguerra á los pueblos de Cataluña y de la Galia gótica, y el rey Carlo Calvo, no pudiendo resistirle, le grangeó con suma de dinero. Murió el rey don García, segun parece por los anales de San Juan de la Peña, el primero de setiembre, en la era de mil y cincuenta y tres, que fué en el año de nuestra redencion de mil y quince, y en una inscripcion antigua que se halla en una ara de la iglesia del castillo de Atares, se contiene, que García Fortuño edificó aquel castillo en la era de novecientos sesenta y nueve, reinando el rey Garci Sanchez; y así no es de maravillar que haya tanta diversidad en esto entre todos los autores. Fué enterrado en el monasterio de San Juan de la Peña y casó con la reina doña Jimena, y deste matrimonio nació el rey don Sancho que llamaron el Mayor.

CAP. XI. - De la muerte del conde Ramon Borel, y que sucedió en el condado el conde Berenguer Ramon su hjo. Todo el tiempo que el conde Ramon Borel vivió tuvo su estado muy pacífico, y él fué muy temido de los moros, y murió, segun parece en el antiguo anal de Ripoll, y en la historia antigua de los condes de Barcelona, en el año de mil y diez y siete y quedó dél un hijo, que se llamó Berenguer, que sucedió en el condado de Barcelona, y en el mismo año se señala que murió Ermengaudoarzobispo de Narbona. Por ningun autor de los antiguos ni de los postreros se escribe, con quién casó el conde Ramon Borel, y del conde Berenguer Ramon su hijo, tampoco se halla memoria con quién casase, y por un privilegio que concedióá los vecinos de Barcelona, y á los del condado, en que les confirma sus franquezas y heredamientos, se hace mencion de su mujer doña Sancha, que allí se llama infanta, y se dice ser hija del muy poderoso conde don Sancho, que debió ser el conde don Sancho de Castilla, ó el conde de Gascuña Sancho Guillen, que fueron en este tiempo; y esto se otorgó á ocho del mes de enero del año de la encarnacion de mil veinte y cinco y en la era de mil sesenta y tres en la indiccion octava, y á veinte y ocho años del reinado de Roberto rey de Francia, y es memoria muy señalada, y que nos dá gran luz por la razon de los tiempos. En el año de mil veinte habia muerto Bernardo Talafer conde de Besalú, hijo del conde Oliva, pasando el Ródano, segun en las historias de Cataluña se escribe, y dejó un hijo que se llamó Guillen Bernardo el Gordo que sucedió en aquel estado. Tambien parece en la misma historia, que Wifredo conde de Cerdania y hermano del conde de Besalú, tuvo cinco hijos, á Ramon Wifredo, que despues de la muerte del padre fué conde de Cerdania, y á Wifredo de Wifredo, que fué arzobispo de Narbona, y á Berenguer Wifredo obispo de Girona, y A Guillen Wifredo, que lo fué de Urgel, y Bernardo Wifredo, que fué conde de Bergada, y fundó el monasterio de San Martin de Canigo; y en aquella historia antigua de los condes de Barcelona, no se hace mencion sino de otra mujer del conde Wifredo de Cerdania, y no se dice cuya hija era

« AnteriorContinuar »