Imágenes de página
PDF

Volvió Ludovico el verano siguiente con muy poderoso ejército á continuar la guerra contra los moros, y pasó á combatir á Tarragona, la cual se le entregó con los otros lugares de aquella comarca, hasta llegar muy cerca de Tortosa, adquiriendo y conquistando los suesetanos; cuya cabeza era Tarragona, y la mayor parte de los ilergetes, que se estienden desde los confines de Cerdania, abajo por las riberas del rio Segre, hasta comprenderá Lérida, y mas adelante, se fué apoderando de los pueblos principales de los ilergaones, que por la parte de oriente confinaban con los suesetanos, y por la del occidente y septentrion con los ilergetes, edetanos, y celtiberos, y habitaban la region que se estiende hasta nuestro mar, por la una y otra ribera del rio Ebro. Habíase dividido la gente de Ludovico en un lugar que se llamaba Santa Coloma, y con la mayor parte pasó el rio, con intento de cercará Tortosa, lugar principal de aquellos pueblos ilergaones, y con la otra movieron sus capitanes Hisembardo, Hademaro, Bernardo, y Borelo, alejados de la costa del mar, por la parte mas superior y vecina á los montes; y estos discurrieron por los ausetanos é ilergetes y pasaron á Segre, Cinca, y Ebro haciendo grande estrago, robando y quemanla tierra, sin que los moros tuviesen fuerzas, que bastasen á resistir; y segun refiere la historia que leemos de las cosas de Ludovico con título de Anonio Monje, llegaron á una gran poblacion que llamaban Villarroya no léjos de Tortosa, y della hubieron mucho despojo, y ayuntándose gran morisma contra ellos, esperándolos á la entrada de un valle, que llama este autor Ibana, reconociendo el peligro que corrian, si pasaran á entrar en la sierra que era ceñida de grandes montañas, se retrujeron á lo llano, y se recogieron sin recibir daño alguno. En esta entrada, segun este autor escribe, no hizo Loduvico otro efecto, y volvióse para Guiana. En el verano siguiente, por mandado del emperador su padre, se hizo una gruesa armada para salir contra los normandos, que destruian todas las costas de Italia y las islas de nuestro mar, y por este impedimento envió el emperador en lugar de Ludovico con ejército á la conquista y guerra de los moros á Vigeberto, y éste pasó Ebro, y tuvo junto á Tortosa batalla con los que estaban en aquella frontera, y fueron los moros vencidos, y volvióse sin poder ganar aquella ciudad. Escribe Pedro Tomich, autor catalan, y otros que le siguen, que ordenó Carlo Magno en el principado de Cataluña, que se acabó de ganar en este tiempo por Ludovico su hijo, que hubiese nueve condados, señalando á cada uno sus límites, y que debajo dellos residiese un vizconde y un noble, y un barbesor. Estos mismos autores afirman, que se ordenaron é instituyeron entónces las nueve baronías que se dieron á los nueve barones que pasaron á Cataluña con Ojer Catalon, y que cada una tomó el nombre del baron, y no reconocian dominio á ninguno delos condes. Allende desto escriben, que se proveyó por la sede apostólica, que en Cataluña hubiese un arzobispado, y siete iglesias catedrales en ocho ciudades, que fueron Tarragona la primera, y metrópoli, Elna, Urgel, Roda, que despues se mudó á Lérida, Tortosa, Barcelona, Vich y Girona. Pero todas estas iglesias, excepto la de Roda, fueron ya en los tiempos antiguos catedrales y presidieron en ellas obispos, y es cosa muy averiguada, que desde los reyes godos, hasta la destruccion de España, hubo silla catedral en Ampurias, y

presidieron en ella sus obispos. Mas como quiera que estos estados fuesen primeramente instituidos, ó por el emperador Carlo Magno, como en esta historia se afirma, ó despues, parece cosa muy cierta, que tuvo Carlo el dominio en toda la tierra que estuvo en poder de fieles y se fué poblando por los cristianos en los montes Pirineos, como se iban extendiendo, desde Ribagorza á Cerdania y Rosellon, en la cual se comprende por aquella parte todo lo que hoy se llama Cataluña, y aun duran muchas memorias en las iglesias de Urgel, Girona y Barcelona, por las cuales parece que le fué toda esta tierra sujeta, y que la iglesia de la Seo de Urgel, fundada en tiempo de los godos, en el lugar donde hoy está, fué destruida por los infieles, y se tornó á edificar y dotar en su tiempo, y hallamos en autores muy antiguos y graves, que aunque no hacen mencion de las cosas que en Cataluña se ordenaron por el emparador Carlos, escriben haber instituido en la Aquitania nueve condados, y parece cosa verisimil haber seguido aquella misma órden, en las provincias que en esta parte de España le eran sujetas y estaban ya conquistadas cuanto á proveer en las ciudades mas principales quién las rigiese, que llamaban entonces condes. Así parece que ya en su tiempo, y de sus hijos habia condes en Barcelona, Ampurias, Girona y Urgel, aunque no se halla ninguna mencion de vizcondes, hasta que ya los condes de Barcelona tenian muy confirmada la posesion de su señorío para sus sucesores por sus conquistas, ni de los otros barones, pero lo que estos autores, señaladamente Pedro Tonich escribe, ni es de afirmar, ni se debe creer, que ántes se repartiese la tierra que fuese conquistada de los moros, y que no se extendiese á mas de los límites que hoy tiene Cataluña, que se acabó de ganar tanto tiempo despues por el conde don Ramon Berenguel príncipe de Aragon. A esta invencion dió ocasion la nobleza y antigüedad grande de las casas y linajes de aquellos nueve barones, y de los vizcondes que verdaderamente es la mas confirmada y sabida que hay en toda España, aunque no dudo yo, que tuviesen origen de aquellos tiempos de Carlo Magno y de Ludovico y Lotario, y deben sus sucesores muy poco al autor que ha querido con vana ficcion dará tanta antigüedad y nobleza tan fabuloso principio. Señalan estas historias de las conquistas de Cataluña el tiempo en que se ordenaron estas cosas, y dicen haber sido el año de setecientos y noventa y uno, y que entonces Carlo Magno vino á poner cerco sobre Narbona, que era donde los moros que pasaron á las Galias, habian hecho principal asiento y tenian mayor fuerza de su reino, y despues se dice, que pasó los montes, y que conquistó á toda Cataluña la vieja, y ganóá Rosellon y Conflent, y que prosiguiendo la conquista se subióá Cerdania, y hubieron los cristianos una muy grande batalla con los moros en el valle que por esta causa llamaron Val-Carol, por donde se volvió el emperador á Francia. Despues desto, dice este autor, que vino otra vez Carlo Magno á España, y pasó á Navarra poco ántes que muriese, cuando fué el destrozo de su ejército, y los principales dél fueron muertos, pero ni Eginarto, que es– cribió las cosas de Carlo Magno, y fué en su tiempo ni otros autores, á quien se debe dar crédito, hacen mencion destas entradas por Cataluña. Dividió Carlo Magno sus reinos y estados, que fueron grandes, entre sus hijos, en el mismo tiempo

que tomó el título del imperio, y á Ludovico, que fué el tercero, dió la Aquitania, y encargólé, que hiciese guerra á los moros que se le habian rebelado, estando en Alemania, y por hallarse ocupado en las expediciones, y guerras que tuvo contra los húngaros, le negaban la obediencia y tributo que primero le hacian, y se hicieron por Ludovico las expediciones contra los moros de Huesca y Barcelona, de que arriba se hace Inencion. En el año de ochocientos y seis los pamploneses, y de aquella comarca y valles que se habian rebelado en los años pasados á los moros, fueron reducidos á la obediencia de los francos, y lo mismo se escribe en la historia de Anonio, de donde se puede conjeturar, que los cristianos que estaban en aquellas montañas, padecian de ambas partes grande fatiga y trabajo, entreteniéndose unas veces con los francos, y otras con los moros, por no estar debajo del yugo de ninguna destas naciones. En el año de ochocientos y siete, los moros cosarios que salian de España corriendo las costas de nuestro mar, pasaron á Cerdeña, y saliendo los sardos á defender la isla, vinieron á batalla, en la cual fueron los moros vencidos, y de allí pasando á Córcega, recibieron tambien mucho daño. En el año de ochocientos y nueve, segun en el crónico de Regino se contiene, entró Ludovico en España, prosiguiendo la empresa contra la ciudad de Tortosa, que tanto se habia defendido por los moros contra sus ejércitos, y teniendo consigo á Heriberto, Luitardo, y Hisembardo, principales capitanes, y muy reforzado su ejército, vino á ponerse sobre aquella ciudad; y segun en la historia de Anonio se refiere, le fué rendida, y en señal de una muy gran victoria llevó las llaves que se le entregaron á su padre, y de la toma desta ciudad quedaron muy amedrentados los moros. Este mismo año, siendo muerto el conde Aurelio, que estaba desta parte de los Pirineos en frontera por el rey Ludovico contra Huesca y Zaragoza, el capitan de los moros que tenia cargo de aquellas ciudades, se apoderó de las fuerzas, y puso gente de guarnicion en sus castillos, y envió al emperador Carlo con embajada á ofrecer, que con toda la tierra que tenia, se pondria debajo de su obediencia, y con gran astucia se entretuvo, y quedó con los castillos todo el tiempo que Carlo Magno vivió. Despues envió el rey Ludovico á Heriberto capitan general del emperador Carlo Magno con su ejército contra la ciudad de Huesca , al cual tuvieron en tan poco los moros, que estaban en su defensa, que siendo cercados salieron á dar batalla a los francos, y fué de ambas partes muy herida y sangrienta, y los moros se volvieron á su ciudad sin recibir mayor daño que sus enemigos, y ellos levantaron su real. Despues desto los vascones, que estaban en la obediencia del emperador Carlo Magno, se comenzaron á levantar y eximir de su señorío, que á lo que puedo comprender, debió ser por pretender, pues estaban opuestos á los infieles, y perseveraban en hacerles guerra con tanta fatiga, se debia elegir rey, á quien obedeciesen, y no estar sujetos á los gobernadores, y capitanes que Carlo y Ludovico enviaban á las fronteras. Fué necesario por esta causa, segun aquel autor escribe, que Ludovico pasase los montes Pirineos, y viniese á Pamplona, y persiguiendo á los que se habian rebelado, redujo los demás á la obediencia del emperador, y fué esta, segun yo entiendo, la postrera empresa que contra los moros hizo, y despues muerto Carlo Magno,

sucedió á su padre en el imperio, y por las alteraciones, y guerras que tuvo con sus mismos hijos, y con los grandes de su reino, que se rebelaron, desistió de la guerra de los moros, y quedó á cargo de los gobernadores y capitanes, que en España residian en su nombre, en aquellas partes de la Gália gótica, y en Cataluña, y en la frontera de los vascones. Carlo Magno, con esperanza de ayuntará su señorío a España, que era poseida de los infieles, y casi toda ella estaba repartida entre muchos señores, confiando que el rey don Alonso de Asturias le dejaria por sucesor, por no tener hijos, si es verdad lo que algunos autores en esto afirman, no dudó de ofrecer su poder contra los moros, y queria que Bernardo su nieto,á quien habia hecho rey de Italia, despues de la muerte de Pipino su padre, fuese adoptado por el rey don Alonso, y preferido en la sucesion del reino á sus parientes, con esta confianza, comenzóá hacer gran guerra á los moros. Teniendo desto noticia los grandes y ricos hombres del reino, entre los cuales es muy nombrado el valor de Bernardo del Carpio, que era sobrino del rey, hijo de su hermana Jimena, y del conde de Sandias, que en algunas historias antiguas llaman Sancia, no quisieron dar lugar que esto se efectuase, ni se sujetasen á nacion extranjera, y poniendo sus alianzas con el rey de Zaragoza llamado Marsilio, salieron á resistir al emperador, concordáronse de resistirá esta entrada y empresa de Carlo Magno los asturianos, y las provincias de Vizcaya, Álava, Navarra, Ruchonia, y Aragon, y con gran deliberacion de un acuerdo deliberaron perderse, y morir, ántes que sujetarse á los francos, y juntándose con el rey don Alonso, salieron ápelear contra el rey Carlos, el cual teniendo ya por suyo lo que se le habia prometido, entraba á tomar la posesion poderosamente, y hubo entre ellos aquella tan famosa batalla en el puerto de Roncesvalles, en la cual se escribe, que murieron los mas principales señores y condes que en aquel ejército venian, y entre ellos Rolon conde de Bretaña, cuyas proezas han sido tan encarecidas por làs fábulas de los autores franceses. Vivió despues desta adversidad el emperador poco tiempo, y murió en Aquisgran, en el año de nuestra redencion de ochocientos y trece, segun parece en diversos anales antiguos, habiendo adquirido por sus grandes conquistas el título y renombre de Magno.

CAP. IV. – De los condes de Aragon, Barcelona, y de otros que tuvieron señorío en los montes Pirineos.

Concurrieron por este tiempo Aznar conde de Aragon, y Galindo su hijo, que tuvieron el señorío en aquella parte de los montes Pirineos, que era de la region de los vascos, á donde fué muy nombrada en lo antiguo la ciudad de Jaca. Estos se apoderaron de las fuerzas de los montes de Aspa, y acometieron por las fronteras y valles de Sobrarbe, y perseveraron con grande valor en hacer guerra á los moros, con ánimo de proseguir por aquella parte su conquista. Juntóse con ellos otro príncipe muy valeroso, que se apodero de lo mas áspero de Ribagorza, y tomó título de conde, que se llamó Bernardo, y casó con Teuda hija del conde Galindo, y segun parece por antiguas memorias era del linaje de Carlo Magno, en cuyo tiempo la mayor parte de Sobrarbe, Ribagorza, y Pallás, estaba en poder de infieles. De tal manera se comenzó por aquella parte la conquista, y con tanta furia, que lanzaron los moros de las montañas hasta Calasanz, y se apoderaron de los puertos y pasos mas fuertes, y pobló el

conde Bernardo diversos lugares de cristianos, desde el grado, que llamaban de Aras, hasta el grado de San Cristóbal, y desde el rio de Isavena, hasta el castillo de Ribagorza. Dentro destos límites se poblaron Valobriga, Braillans, Visarrahon, Villar, Reperos, Magarrofas, la Torre de la Ribera, y Visalibons, y fundó el monasterio de Ovarra debajo de una gran roca, que antiguamente se dijo el castillo de Ribagorza, en la ribera de Isavena, que ántes de la entrada de los moros se edificó debajo de la regla de san Benito, á donde el conde Bernardo, y la condesa Teuda eligieron sus sepulturas. No solamente prosiguió la conquista el conde Bernardo por la parte de Sobrarbe, pero fué conquistando de la otra parte del rio Noguera, que llamaban Nocharia, lo mas fuerte del condado de Pallás. Tuvo en el mismo tiempo cargo de la region que llamaban Gotia otro príncipe del mismo nombre, llamado el conde Bernardo, en cuya provincia se incluian los condados de Rosellon y Cerdania, y gran parte de la provincia Narbonense, que se continua con estas regiones, y llaman, hoy Lenguadoque. Juntamente con estos estados estaba debajo de su gobierno la ciudad de Barcelona, y los lugares que se habian conquistado de los moros. Fué el conde Bernardo mas acepto y privado del emperador Ludovico que otro ninguno de los grandes de su reino, y era muy señalado su valor en aquellos tiempos, y fué proveido por general de la gente de guerra que estaba en España en frontera de los moros, despues que por culpa y descuido de los capitanes y gobernadores que residian en estas partes, muerto el emperador Carlo Magno , las cosas de España sucedieron adversamente, y muchos lugares de su obediencia se rebelaron , y fué el primero que yo hallo haber tenido título de conde de Barcelona, puesto que por escrituras auténticas del mismo tiempo, y del primer año del reinado de Ludovico, parece que se llama marqués, en las cuales se contiene, que Ludovico tomaba debajo de su imperio á Frodoino obispo de Barcelona , de la manera que lo estaba en tiempo del emperador su padre, y otorgógrandes inmunidades y expediciones á los eclesiásticos, y dió licencia para restaurar la iglesia de la ciudad de Barcelona , dedicada á la invocacion de la Cruz, donde estaba el cuerpo de santa Eulalia , y mandó que se restaurasen las iglesias de San Cucufate, y San Feliz, junto al lugar llamado Octaviano. Era la dignidad de marqués muy señalada, y de gran preeminencia, que entónces se daba á los presidentes y gobernadores de las provincias, de la misma manera que el título de los condes, y no le tenian perpétuo, ántes era oficio y cargo de gobernacion, que muy amenudo se mudaba, y tomó el nombre de lo que hoy llaman en Italia marca. Tenia el emperador Ludovico el dominio de las tierras y condados que los franceses habian cobrado de los moros en España, desde los condados de Rosellon y Cerdania, como se estienden los montes Pirineos, hasta el Val de Gistao, que está junto al nacimiento del rio Cinca, en cuyos límites se comprendian Cerdania, Urgeleto, con el Val de Andorra, y el condado de Pallás, y toda Ribagorza, y en lo mas mediterráneo Berga, y mas al occidente todo el resto; hasta incluir el Valle de Gistao. Todos estos valles y pueblos se nombraban entonces por los mismos nombres que ahora tienen, y por todas estas montañas se estendia la diócesi de Urgel, y en ella se incluian las iglesias de Santa María de Alao, que está dentro del condado de Ribagorza, y las de San Pedro de Taberna,

y de Gistao, que están en los valles de Benasque, y Gistao entre Efera y Cinca, por estar las sillas episcopales de Huesca y Lérida, y lo mas de sus diócesis en poder de infieles, y haberse restaurado la iglesia de Santa María de Urgel, en tiempo de Carlo Magno en el mismo lugar, que en lo antiguo estuvo la catedral, siendo obispo Sisebuto, el cual en el sexto año del reino del emperador Ludovico que fué en el de nuestra redencion de ochocientos y veinte, con muy grande solemnidad en la fiesta de Todos Santos, consagró y dedicó la iglesia, asistiendo á la consagracion y dedicacion el conde Seniofredo que era conde de Urgel, y tenia la potestad por el emperador Ludovico, y confirmáronse las iglesias y territorio que ántes en vida del emperador Carlo Magno se le habian señalado, que eran las iglesias de Berga, Cerdania, Pallás, Cardona, y Ribagorza, con las que llama Anabiense, Erbiense, Gestabiense, que ahora dicen Gistao, lo cual fué aprobado por el mismo emperador Ludovico, y por algunos pontífices que despues sucedieron. Del conde Bernardo se escribe por autores dignos de fé, que por odio y enemistad que le tenian los que se apoderaron del regimiento de Bernardo, nieto de Carlo-Magno, fué acusado haber cometido adulterio con la emperatriz, y entónces el conde Bernardo se vino á España, y no se lee en las historias de Francia otra cosa memorable, ni de los que en el gobierno sucedieron en el condado de Barcelona. Tambien duran memorias, que hubo en aquellos tiempos condes de Ampurias y Peralada, y fué muy famoso el conde Ermengaudo, conde de Ampurias, que residió allí por las guerras y daños que los moros hacian en aquellas costas, cuyo famoso capitan, llamado Abderramen, con gran armada discurrió por la costa de Cataluña y taló y quemó los territorios y comarcas de Barcelona y Girona, y el conde Ermengaudo alcanzó señaladas victorias dellos. Berga y Osona fueron asimismo condados, y aquellas ciudades se poblaron por mandado del emperador Ludovico, juntamente con el castillo de Cardona , y otros lugares de las montañas, de los cuales se escribe en la crónica de Anonio, que tuvo el gobierno el conde Borelo, el cual parece por memorias auténticas, que en el año séptimo de Ludovico rey de Francia, hijo de Carlo Magno, se llama príncipe de Urgel. Éste tuvo de la condesa Engelrada su mujer á Armengol y Engelrada, y dió á Castelvell á la iglesia de Urgel, el cual dice haber ganado, y pertenecerle por la sucesion de Carlo Magno.

CAP. V—De la eleccion del rey Iñigo Arista.

Hay grande diversidad entre muy graves autores, acerca del origen y principios del reino, que primeramente se fundó en las montañas de Aragon, porque el autor de la historia general que tenemos deste reino, afirma, que al tiempo que los moros iban ganando la tierra, hasta trescientos cristianos se fuéron árecogerá la provincia de Aragon en un monte que llamaban Uruel, que está muy cerca de la ciudad de Jaca, y que despues poblaron, no léjos de aquel monte en un lugar que se decia Pano, y allí comenzaron á fortificarse, y labrar diversos castillos, con ánimo de defenderse de los infieles. Pero ántes que se hubiesen bien fortalecido teniendo Abderramen, principal rey y caudillo de los moros noticia desto, y que por aquella montaña se labraban diversas fuerzas, envió un capitan suyo llamado Abdomelic, y con gran ejército pasóá las montañas de Aragon, y combatió la fuerza principal de Pano, y la derribaron, y fueron los cristianos cautivos y muertos. Despues desto, segun este autorescribe, en aquella region, no permaneció otra gente, sino algunos hermitaños que se recogieron á una gran cueva debajo de una peña, donde un santo varon llamado Juan, edificó una hermita, y la dedicóá san Juan Bautista y despues de su muertele sucedieron dos caballeros que eran hermanos y naturales de Zaragoza, que se llamaban Oto y Felix, y Benedito y Marcelo, que mucho tiempo residieron en aquella soledad del yermo, y que por la religion destos santos varones todos los cristianos unieron gran devocion á aquel lugar, y le tenian por sagrado. Entónces, segun este autor escribe, reinaba en Navarra el rey GarciJimenez, y la reina Enenga su mujer, año de setecientos cincuenta y ocho, y tenian por señor en aquella region de Aragon al conde Aznar, y era rey en Huesca Abderramen , y ninguna otra particularidad escribe acerca de los principios del reino, salvo que á GarciJimenez sucedió en el reino de Pamplona Garci Iñigo su hijo y á este Fortuño García, en cuyo tiempo murió el conde Aznar, y sucedió en el condado de Aragon el conde Galindo su hijo, que pobló el castillo de Atarés, y otros lugares, y fundó el monasterio de San Martin de Certico, en el lugar de Acomuer. Muerto Fortuño García, segun este autor escribe, sucedieron don Sancho García, en cuyo tiempo dice que murió Galindo conde de Aragon, y despues Jimeno García , y don García hijo deste don Jimeno, y que ambos reinaron y murieron sin dejar sucesor, y quedó la tierra sin gobernador. Mas el arzobispo don Rodrigo, que fué gran inquiridor de los principios de los reinos de España, y el rey don Jaime el primero de Aragon , en su historia , y el rey don Pedro el cuarto su rebisnieto , en una relacion que envió al papa Clemente sexto , deducen el orígen deste reino del rey Iñigo Arista, que estaba en aquellas montañas en frontera contra los infieles, al cual por ser muy valeroso caballero, por su persona, y venturoso en las armas, y de gran linaje, los cristianos eligieron por su caudilio: y señaladamente el rey don Jaime refiere, que hubo con él en Aragon catorce reyes : por donde se vé manifiestamente, que deduce el principio deste reino desde el rey Iñigo Arista. Este príncipe fué natural del condado de Bigorra, y por ser muy animoso , y valiente en las armas, y muy feroz en acometer á los enemigos en las batallas, le pusieron el nombre de Arista: y fué el primero que bajó de las montañas á lo llano de Navarra, y juntó grandes compañías de gentes, para hacer guerra á los moros, y por su estremado valor fué elegido por rey de Pamplona. Fué esta eleccion segun parece en algunas memorias, en el año de ochocientos y diez y nueve; y concurrió en ella Fortuño Jimenez conde de Aragon. Mas el príncipe don Carlos afirma haber sido esto en el año de ochocientos y ochenta y cinco, y que este príncipe fué hijo de Jimen lñiguez, que era señor de Abarcuza y Bigorra : y llámale Iñigo García. Tanta es la variedad en la confusion de los tiempos. Segun en nuestra historia general se contiene, murió en el año de ochocientos y treinta y nueve, y fué enterrado en el monasterio de San Salvador de Leire : y dejó un hijo de la reina Teuda su mujer, que se llamó don Garcilñiguez. Ántes desto se refiere en la historia del príncipe don Carlos, que por concordar entre sí los navarros y aragoneses en muy grandes disensiones y diferencias que tenian, se ordenó el fuero que dijeron de Sobrarbe, y hicieron sus establecimientos y leyes, como hombres que

habian ganado la tierra de los moros. En el principio de aquel fuero se dice haber sido ordenado cuando estaba sin rey, siendo España ganada de los moros, y que entónces tuvieron recurso al sumo pontífice y á los lombardos y francos, para escoger de sus leyes lo que mejor les pareciese. Establecieron, segun por aquel fuero parece, que pues de comun consentimiento de todos le elegian por rey, y le daban lo que ellos habian ganado de los moros, que ante todas cosas les jurase, que los mantendria en derecho, y siempre les mejoraria sus fueros, y que partiria la tierra con los naturales della, así con los ricos hombres, como con los caballeros é infanzones, y que ningun rey pudiese tener corte, ni juzgar sin consejo de sus súbditos y naturales, ni moviese guerra ó paz con otro príncipe, nitregua alguna, ni negocio que fuese importante, sin acuerdo de doce ricos hombres, ó de doce de los mas ancianos y sábsos de la tierra, y otros estatutos, segun en aquel fuero se contiene, y así se guardó inviolablemente esta costumbre en este reino, á donde siempre fué la autoridad de los ricos hombres tan grande, que ninguna cosa se hacia sin su parecer y consejo, y sin que ellos la confirmasen, y todo el gobierno de las cosas del estado y de la guerra. y de la justicia, fué de allí adelante de los nobles y principales barones que se hallaron en la eleccion, y en la defensa de la tierra, á los cuales, y á sus descendientes legítimos llamaron ricos hombres, á quien los reyes tenian tanto respeto, que parecia ser sus iguales, con quien eran obligados á repartir las rentas de los lugares principales que se iban ganando, y ellos á servir con sus caballeros y vasallos, segun la cantidad que montaba lo que en cada ciudad óvilla se señalaba al rico hombre, que llamaban honor, y no se puede negar, que los reyes que reinaron en España despues de la entrada de los moros, fueron muy semejantes á lo que leemos, de los primeros que alcanzaron esta dignidad en la tierra, que eran como unos perpetuos caudillos, y generales de compañías de gentes de guerra. Por este tiempo, segun está recibido comunmente, se introdujo el magistrado del justicia de Aragon, y aun se persuaden algunos, como escribe Juan Jimenez Cerdan, tratando de la orígen deste magistrado, que fué ántes nombrado el justicia de Aragon, que fuese el rey elegido, pero como quiera que fuese, es muy verisímil que tuvo su orígen de los tiempos, cuando los reyes estaban muy léjos de poder usurpar la autoridad que tenian las leyes, siendo entónces lo que se establecia de mayor vigor y poder, que el que tenian los reyes, y de mas fuerza que el mismo reino. Así sucedió, que por las diferencias que habia entre los reyes y los ricos hombres, de comun acuerdo del reino se fué poco á poco fundando la jurisdiccion del justicia de Aragon, señaladamente en lo que convenia á la defensa de la libertad, que era la conservacion de los fueros y costumbres. Escriben algunos autores, que siendo elegido Iñigo Arista, concedió á los aragoneses, que si contra derecho ó fuero los quisiesen apremiar, ó quebrantase sus leyes, y lo que estaba entre ellos establecido, cuando le eligieron por rey, no teniendo mas parte ni derecho en la tierra del que se habia ganado en comun con ayuda dellos, en tal caso pudiesen elegir otro rey, ó fiel, ó pagano, cual ellos por mejor tuviesen , y que en lo que tocaba á poder elegir rey infiel, siendo cosa tan deshonesta no lo quisieron admitir. Mas como quiera que esto fuese permitido, ó concedido entónces, cuando las fuerzas del reino no eran iguales con la autoridad que tenian las leyes, y lo que de comun acuerdo, y consentimienuo de todos se ordenaba ófuese introducido por aquellos primeros ricos hombres y caballeros que se hallaron en hacer la eleccion del rey, reservando su facultad de poder elegir rey, siempre que para la conservacion de la libertad les pareciese convenir, como se hacia en el tiempo de los godos, es cosa muy averiguada y sabida, que los ricos hombres y caballeros, y universidades del reino, desde los principios, por evitar que no pudiesen ser notados en lo venidero, cuando los reyes se hubiesen en mayor estado, de ningun género de rebelion, siempre perseveraron en conservar su derecho, con autoridad de congregarse y unirse, por lo que tocaba á la defensa de la libertad. En esto parece que se fundaron despues aquellos dos privilegios que se concedieron al reino por el rey don Alonso el tercero, que se llamaron de la union, y fueron revocados por cortes generales en tiempo del rey don Pedro el postrero, como cosa que se entendió, que repugnaba á la quietud y pacificacion general, y que por los grandes abusos era ocasion de diversas disensiones civiles, pues el recurso del justicia de Aragon, era tan honesto remedio para impedir cualquiera opresion, y fuerza. Tambien muchos siglos despues por la ocurrencia de los tiempos, tuvieron los aragoneses autoridad para procederá eleccion de rey, como se hizo en la muerte del emperador don Alonso, que fué muerto en la batalla de Fraga, pues habiendo príncipe, que legítimamente descendia del rey don Sancho el Mayor, á quien de derecho pertenecia la sucesion del reino, eligieron al rey don Ramiro, siendo monge, y aun no se desvió mucho desta pretension, lo que pasó en tiempo de nuestros abuelos, en la eleccion del rey don Fernando el primero; tanto puede en las cosas humanas la diversidad y mudanza de los tiempos. Del rey Iñigo Arista, se escribe haber sido el primero que trajo en sus sobreseñales y armas por divisa el escudo de campo azul con una cruz de plata al canto del, por habérsele aparecido en el cielo en una batalla, que tuvo con los moros, puesto que el príncipe don Carlos escribe, haber sido las armas un escudo rojo, sembrado de aristas. Mas lo cierto es, que las armas antiguas de los reyesde navarra fueron un escudo colorado, sin otra señal ó divisa en él, y las primeras de los reyes de Aragon, fueron el escudo de la cruz de plata, en el campo azul, no embargante que segun algunos han escrito, los primeros reyes de Sobrarbe,ántes del rey Iñigo Arista trujeron diferentemente divisadas sus armas, que fueron una cruz sobre un arbol, por denotar el reino de Sobrarbe: pero es mas verisimil, que Sobrarbe tomó aquel nombre, porque está mas arriba de la cierra de Arbe, que divide á Sobrarbe de la tierra llana, cuanto se estiende aquella sierra, desde las riberas de Cinca, hasta el rio Vero, que pasa debajo de Alquezar, y no dudo, que haya sido esto nueva invencion, porque ni en lo antiguo ni moderno se halla haber usado los reyes de tales insignias con el árbol. Estos mismos autores afirman, que el rey Iñigo Arista fué casado con Teuda, ó Iñiga hija del conde Gonzalo, nieto del rey Ordoño, de la cual tuvo un solo hijo, que se llamó Garci Iñiguez, que le sucedió en el reino, y escriben que falleció en el año de ochocientos y setenta, y otros de setenta y dos, y setenta y cuatro, tanta la variedad y confusion que hay entre los auto

res cerca de la razon de los tiempos. Tambien difie

ren en el lugar donde fué sepultado, porque unos escriben, que en San Victorian, otros en San Salvador de Leire, que él mandó fundar, segun en la historia del príncipe don Carlos se escribe. La curiosidad de atribuirse en competencia, cada reino la antigüedad y orígen de sus principios, y la ambicion que en esto han tenido los que han escrito dellos, ha puesto en duda, cuál fuese mas antiguo reino, el de Sobrarbe, á cuyo dominio estaba sujeta la provincia de Aragon, ó el de Pamplona, que despues se llamó reino de Navarra. Cada cual sigue las consideraciones que le parecen, y las que á los nuestros movieron para fundar Su orígen y antigüedad, es la vecindad de Bigorra, de donde el rey Iñigo Arista vino, que corresponde á los puertos de Torlay y Benasque, que fué lo que primero Se conquistó, y de donde se fué comenzando y estendiendo su reino. Allende desto por el principio del fuero y leyes de Sobrarbe se dice, que los caballeros que se hallaron en la eleccion, que eran hasta en número de trecientos, fueron de las montañas de Sobrarbe, que era la mas principal gente que en esta eleccion concurrió, y fúndanse con otra razon harto aparente, que este mismo fuero y leyes de Sobrarbe tomaron el nombre de la region, adonde se establecieron, y es el mas antiguo que los navarros tuvieron , por el cual aquel reino y la provincia de Guipúzcoa se gobernaron mucho tiempo, y se apelaban para el mismo fuero, el cual guardaron los navarros , hasta los tiempos del rey don Sancho de Navarra el postrero, que llamaron el Encerrado, que lo vedó, y se guardó en Guipúzcoa mucho tiempo despues. Tambien se halla por antiguas memorias, que el rey don Sancho el Mayor, que dividió los reinos, hizo ciertas leyes que llamó los fueros de Jaca, y por ellos se gobernaba toda Navarra y Aragon, y tomaron el nombre de la ciudad principal, y cabeza de aquella provincia, que fué la primera que afirman que el rey Iñigo Arista tornó á cobrar de los infieles, aunque el privilegio que tiene Jaca de ciudad, en el cual se establecen los fueros y leyes, que entonces se le dieron con aquella dignidad, es del rey don Sancho el postrero, nieto del rey don Sancho el Mayor. Con esto se mueven muchos á creer, ser este reino el primero y mas antiguo, porque los primeros reyes que tuvieron el señorío en Sobrarbe, Ribagorza, Aragon, y Navarra, eligieron su enterramiento en el monasterio de San Juan de la Peña, y en San Victorian, dentro de las provincias de Aragon, y Ribagorza, y aun se fundan por el mismo nombre de Arista, que es propio de nuestras montañas, y no vascongado , pero en esto cada uno puede elegir lo que pareciere mas verisimil. En el año de ochocientos y cuarenta murió el emperador Ludovico, y sucedió en el reino de Francia Carlos el menor de sus hijos, que llamaron Calvo, y en el imperio otro hijo que se llamó Lotario, y entre ellos hubo muy grandes guerras, por la particion de sus reinos y no fué pequeña ocasion para que se fundase en las regiones de los vascones é ilergetes, y en las montañas de Aragon, el reino de Iñigo Arista, y se acrecentase, porque desistieron del todo aquellos príncipes de la guerra que ántes se sustentaba con su poder contra los infieles desta parte de los montes, y así el rey Iñigo Arista con los suyos, y con muy pequeño socorro de Guiana, tuvo continua guerra contra los moros de Sobrarbey Ribagorza, y pasó su frontera á la tierra llana de Navarra, prosiguiendo la conquista, conformándose bien con su valor y ánimo grande con el nombre y

« AnteriorContinuar »