Imágenes de página
PDF

CAr. XII.- Del reinado del rey don Sancho el Mayor, y

como dividió los reinos entre sus hijos.

El rey don Sancho hijo del rey don García el Tembloso, que sucedióá su padre en los estados y reinos de Sobrarbe, Navarra y Aragon, segun nuestras historias afirman, fué primero casado con una señora cuyo era el señorío de Aivar en Navarra, y escriben algunos que se llamó Caia, en quien hubo un hijo, que se llamó Ramiro. Despues casó con doña Mayor, á la cual, segun el arzobispo don Rodrigo dice, otros llamaron Elvira, y así se halla en muy antiguas memorias. Esta princesa fué hija del conde don Sancho de Castilla, y hubo della á don García y don Fernando, y don Gonzalo, que fueron reyes de Navarra, Castilla y Sobrarbe. Muerto el conde don Sancho, y el infante don García su hijo, que fué el postrer conde de Castilla, al cual siendo mozo de trece años, le mataron los hijos del conde don Vela en Leon, alevosamente; por su muerte el rey don Sancho entró luego á tomar la posesion del condado de Castilla, que le pertenecia por razon de su mujer, que fué la mayor de las hermanas del infante don García, y acrecentó mucho su reino, juntando el condado de Castilla y á Navarra, y al ducado de Cantabria, que fué conquistado por el rey don Sancho Abarca su abuelo, como dicho es; y por sus proezas y gran poder se le sujetó la mayor parte de Gascuña, la cual él despues vendió al conde de Piteus, segun en algunas historias se lee. Estendióse su señorío por todas las montañas, hasta Sobrarbe, sujetando segun se contiene en las historias de San Juan de la Peña, y del príncipe don Carlos, á un conde que allí estaba apoderado, que no le nombran, é intitulóse emperador de España. Estando en la mayor prosperidad, que príncipe tuvo en ella, desde que los moros la conquistaron, sucedió un caso muy adverso, y que mas pudo oscurecer la gloria y magestad de su reino, quedando su misma casa y sangre amancillada, y notada de delito gravísimo. Esto es por diversos autores antiguos por muy constante referido, y fué que el infante don García, hijo mayor del rey, aconsejóá sus hermanos don Fernando y don Gonzalo, que acusasen á la reina su madre ante el rey y su corte, de haberle cometido adulterio; y lo que causa mayor admiracion, fué movido de imponer contra su madre un delito tan grave, por una cosa muy liviana, cometiendo esta impiedad é insulto, porque no permitió la reina que le diesen un caballo de la caballeriza del rey, que él tenia mas preciado, siendo aconsejada por un caballero que le advirtió que no lo consintiese, estando el rey su marido ausente, y concibieron tan gran odio y enemistad contra él, que publicaron que tenia deshonesto amor con la reina; el cual en las historias antiguas no se nombra, y un autor nuestro escribe que se llamaba Pedro de Sese. La infamia se estendió, segun éstos afirman, tanto, que fué puesta por esta causa la reina en prision en el castillo de Nájera, y siendo juntada corte, sobre un caso tan grave, fué determinado en ella, que la reina salvase su honor por juicio de batalla, mediante un caballero que la defendiese, como era costumbre muy introducida en aquellos tiempos, de rematarse negocios y contiendas muy importantes, y no se hallando quién osase defenderá la reina contra los infantes sus hijos, salió á su defensa el infante don Ramiro contra sus hermanos, como muy excelente caballero, y puso su persona por ella al juicio y trance de las armas. Estando ya

determinado, que la batalla se diese, por consejo de un monje, á quien fué revelado el hecho en confesion, y lo manifestó al rey, fué dada por libro la reina, con gran admiracion de las gentes y loor del infante don Ramiro, viendo ser acusada la madre de crímen tan grave por sus mismos hijos, y ser defendida por el entenado. Dicen, que por instancia del rey fueron los infantes perdonados por la reina, con condicion que el infante don García, que era el primogénito, no heredase á Castilla, que era el patrimonio de la reina; y así en la division que el rey don Sancho hizo de sus reinos, dió el reino de Navarra con el ducado de Cantabria, al infante don García, con Vadoluengo, y desde Nájera á Montes Doca, y á Ruesta, con todas sus villas, y á Pitilla; á don Fernando, se dió el condado de Castilla, y fué el primero que se llamó rey de Castilla, puesto que el rey don Sancho su padre, en su vida, se intitulaba entre los otros estados, reinar en Castilla, como en Aragon. En reconocimiento del valor que el infante don Ramiro mostró, y de la virtud de que usó en defender la honra de la reina, poniendo su persona á tanto peligro, le dió la reina sus arras, y el rey se las otorgó, que era el señorío de Aragon, qué se le habia dado por el rey su marido, por causa del matrimonio; y escriben algunos autores, que le adoptó por hijo y le dejó por heredero en aquella provincia; y á todos sus sucesores, puesto que el rey dió en tenencia algunos lugares y castillos en Aragon, á don García, y otros á don Ramiro en Navarra. A don Gonzalo, que fué el menor, le dió el señorío de todo Sobrarbe, en el condado de Ribagorza, y segun en la historia del príncipe don Carlos se declara, le adjudicó desde Troncedo, que está en Ribagorza, hasta Martinero, y le dióá Loharre, y San Emiterio, y tuvo aquellos estados en vida de su padre, con título de conde, y despues se llamó rey, y es el primero que yo hallo en escrituras auténticas, que tuvo título de rey en solo lo de Sobrarbe y Ribagorza, y así se llamaron despues el rey don Ramiro que le sucedió, y los otros reyes, hasta que Ribagorza volvió á tener título de condado, en tiempo del rey don Pedro el tercero, y del rey don Jaime el segundo su hijo. Hallanse muchos privilegios del rey don Sancho el Mayor, en el monasterio de San Juan de la Peña, que se concedieron en el año de mil y veinte y cinco asistiendo la reina doña Jimena su madre, y la reina doña Mayor su mujer, en que se hace mencion de sus hijos, García, Ramiro, Gonzalo, y Fernando, y de Sancho Guillen conde de Gascuña, y de Berenguer conde de Barcelona, que confirman las donaciones que el rey hacia. Teniendo el rey don Sancho tan acrecentado su estado y reino, hizo muy grande guerra al rey don Bermudo el tercero de Leon, hijo del rey don Alonso el quinto por las diferencias que habia entre castellanos y leoneses, y ganó muchos lugares del reino de Leon, y hizo mucho daño y estrago en la tierra. Y viéndose el rey don Bermudo muy perseguido, por consejo de Sus ricos hombres, dió á la infanta doña Sancha su hermana por mujer al infante don Fernando, y dióles el rey don Sancho todos los lugares que habia ganado allende del rio Pisuerga, que dividia á Castilla del reino de Leon; y por sus grandes y señaladas victorias, fué el rey don Sancho llamado el Magno. Restauró el monasterio de San Victorian, que fué fundado en tiempo de los godos, en el lugar donde hoy está, llamado Asanio, que el rey don Sancho su nieto, llama cenobio antiquísimo y religiosísimo, y que siendo en los tiempos antiguos de gran veneracion, fué destruido en aquella general persecucion de los infieles. Fundó diversas iglesias y monasterios, y dotó de grandes posesiones, y rentas la iglesia catedral de Palencia, y procuró, que en San Juan de la Peña, á donde primero residian clérigos, estuviesen monjes de la órden de san Benito, y vinieron del monasterio Cluniacense, para introducir allí su regla, y fué el primer abad en su tiempo Paterno. Esto se hizo con permision de Mancio, obispo que se intitulaba de Aragon, y de Sancio obispo de Pamplona. Hay grande confusion entre los autores, sobre declarar el tiempo que reinó el rey don Sancho el Mayor; y es así, que enreda tanto y confunde esta diversidad, por la antigüedad de las cosas, y por el descuido de los que las dejaron escritas, que no se pueden ordenar ni distinguir los hechos y sucesos, sino con desórden. Por instrumentos antiguos parece, que coumenzó el rey don Sancho á reinar año de mil y cuatro, y por otros se estendió el reinado del rey don García su padre, hasta el año mil y quince como dicho es; y algunas memorias vienen á confirmar, que murióá diez y ocho de octubre, de la era de mil y setenta y dos, que fué en el año de mil y treinta y cuatro, y con esto conforma el anal mas antiguo que yo he visto del monasterio de Ripoll. Fué sepultado en Oviedo, segun el arzobispo don Rodrigo y el autor de la historia antigua de Aragon escriben, y de allí fué despues trasladado por el rey don Fernando su hijo, á la iglesia de San Isidro de Leon; y esto es lo mas cierto, que lo que se refiere en la historia del príncipe don Carlos, á donde se escribe, que fué sepultado en la abadía de Oña; y hallo en un autor antiguo que no se nombra, que afirma, que en aquella sepultura que estaba en Leon , en su epitafio se contenia, que murió en la era de mil y sesenta y dos, habiendo de decir, como yo creo, setenta y dos; pues en tanta diversidad, y confusion, dificultosamente se puede afirmar cosa que se pueda tener por mas cierta, y verdadera.

CAP. XIII.-Del rey don Ramiro, que fué el primer rey de Aragon, y de los limiles de aquel reino.

Despues de la muerte del rey don Sancho el Mayor, quedaron divididos sus reinos y estados de la manera que está referido, y quedó el señorío de Aragon al infante don Ramiro, y cuando aquella particion se hizo, señaló los límites entre Aragon y Navarra, y dióse, segun parece por antiguas memorias, á la parte de Aragon, desde Santa Engracia, hasta cierta partida que llama Biozal, con todo Roncal, y con la honor que decian de Ruesta, y de Biozal, que se señala haber sido siempre del señorío de Aragon, puesto que aquella provincia de Aragon, en lo antiguo, tan solamente se estendia desde los montes de Aspa, entre dos rios, que el mayor se llamó Aragon, y nace en la montaña de Astun, junto al monasterio de Santa Cristina, sobre la villa de Campfranch, en las mismas cumbres de los montes Pirineos, que se llaman de Aspa, del nombre de un lugar que en ellos hay á la parte de Gascuña. El otro rio se llama del mismo nombre, que otros dicen Subordan, y desciende por el Val de Echo, y se junta con el mayor á la Puente que llaman de la Reina, mas arriba de Verdun. Dentro de las riberas destos rios y de sus nacimientos, están los Valles de Echo, Aragues y Aisa, y la tierra mas llana por donde discurre el mayor destos rios, se dice la canal de Jaca; entre la cual, y el rio Gallego, que nace en las mismas vertientes de los Pirineos, junto al lugar que por las fuentes

de esterio, se llama Sallent, sobre el Val de Broto, está la peña de Uruel, Atares y San Juan de la Peña, que tambien era de la provincia de Aragon y por la parte de occidente se estendia hasta comprender el Val de Anso, por el cual corre el rio Veral, que entra en el rio Aragon entre Anso y Verdun, y está este valle de Anso, entre el Val de Echo y el Val de Roncal. Solo este espacio de montes y valles, se estendia á comprender muy pequeña region, que de muy antiguo por el nombre destos dos rios, ó del mayor dellos y del mas principal, se llamó Aragon. Siendo esta region una pequeña parte de los pueblos, que los antiguos dijeron vascones, en la provincia de la España que llamaron Citerior, no tengo por cierta, ni aun verisimil, la opinion de Antonio de Lebrija y de los que en esta parte le siguen, que tienen por muy persuadido que se llamase así por el nombre de la provincia dicha Tarraconense, que era la misma Citerior, creyendo estos autores, que corrompido el nombre en Tarragonense, despues se dijese Aragon. Porque aquella provincia fué tan estendida, que comprendia no solamente lo que hoy se llama Cataluña y los reinos de Aragon, Navarra, Valencia y Murcia, pero todo el reino de Toledo y las provincias de Guipúzcoa, Álava y Vizcaya, y las montañas con las Asturias y Galicia, hasta las riberas de Duero, que dividia por aquella parte la provincia Citerior de la Lusitania. Y no me puedo persuadir, siendo esto así que haya quedado por esta causa el nombre á este tan angosto y pequeño espacio de tierra, que queda tan apartada y recogida á la falda de los montes, pues ni Tarragona que fué tan señalada cosa en aquellos tiempos, y la cabeza de la provincia Tarraconense, y de quien tomó el nombre, ni su comarca, han conservado el nombre antiguo. Mucho ménos, á mi juicio se debe admitir la opinion de Lorenzo Vala que tratando del apellido desta region, vino á pensar que se llamó así, por razon de unos pueblos que antiguamente se dijeron en esta provincia Tarraconense, autrigones y que por el tiempo que gasta no solo las cosas, pero los nombres dellas, se fué corrompiendo hasta llamarse Aragones; en lo cual parece no haber tenido tan particular y entera noticia de la tierra ni del sitio della, conforme á lo antiguo y moderno, pues los pueblos autrigones, segun por claras y manifiestas señales y repartimiento de los autores antiguos, que dellos dejaron hecha memoria, sabemos que no solo no se continuan ni confinan con esta region que primero fué llamada Aragon, pero ni con ninguna otra parte de lo que ahora se comprende debajo del reino de Aragon, que es mucho mas extendido. Porque los autrigones caen mas hácia el occidente, y se extienden por el rio Ebro arriba y quedan entre ellos y los vascones, los berones que son mas comarcanos á la provincia de Aragon, cuyos lugares eran Tricio y Varia, muy cerca de donde ahora están poblados Nájara y Logroño, aunque Plinio tambien atribuye á los pueblos autrigones á Tricio con Bribiesca, pero es otro lugar mas distante del mismo nombre; pues siendo esto tan verdad, como parece por muy graves autores, quién no juzgará por sobrada y peligrosa curiosidad, teniendo tan á la mano la causa y orígen del nombre, buscar otros mas extraños y ocultos sin mas fundamento del que han tenido para introducir estas opiniones y otras de que no hago mencion por ser motorios devaneos. Desta causa y razon del nombre del rio, no veo por qué se pueda nadie apartar, sabiendo haber autores que afirman que fué toda España por el nombre del rio Ibero, llamada de los griegos Iberia; y que la mayor y mejor parte de la España ulterior que hoy llamamos Andalucía, que fué tan señalada provincia de los romanos, por el rio Betis se llamó Bética, y en los tiempos que estaban aun los moros apoderados de la mayor parte de España, llamaron á las regiones vecinas al rio Duero, Estremaduras. Mas Warron y otros autores, tienen por muy constante, que España tomó el nombre de los iberos vecinos al monte Cáucaso, que está entre los albanos y colcos, de donde tienen por cierto que vinieron á poblar lo último del occidente, y dieron el nombre á estas regiones; y afirma por averiguado el mismo Warron, haber venido á poblar por toda España de las partes de oriente diversas naciones que se esparcieron por ella, como fueron los iberos, persas y fenices. Por esta opinion de Varron y de otros autores muy graves que la confirman, vienen á persuadirse algunos, que quieren escudriñar el origen y denominacion de todos los nombres y apellidos de las cosas, que á este nuestro rio Aragon se diese por aquellos mismos pobladores que vinieron de la Iberia oriental, el mismo nombre de otro rio de aquella region que nace en el monte Cáucaso, y entra en el rio Ciro y juntos van á dar en el Ibero, como Aragon entra en nuestro Ebro, fundando esto en que los primeros pobladores que vinieron de aquellas regiones de lberia, Persia y Fenicia, y los celtas y penos ponian los nombres á los rios y montes, en las partes á donde paraban , de los nas señalados que allá tehian, como fué siempre cosa muy ordinaria guardar esta costumbre todos los que han poblado nuevas tierras. Mas como cada cual puede creer en estas cosas lo que mas verisimil le pareciere, yo tengo por cosa muy peligrosa afirmar ninguna por mas verdadera, dejando aparte las que son notorias ficciones. De manera que la tierra que se dió al rey don Ramiro, de la cual él tomó el nombre de rey, muerto el rey don Sancho su padre, es cosa muy averiguada que se limitaba entonces por aquellas montañas, desde el Val de Roncal, hasta las riberas de Gallego, que era de la region de los vascones, y pasado Gallego hácia el oriente, lo que mas se podia estender, era hasta los valles de Bielsa y Gistao que están mas arriba de Sobrarbe, con los pueblos que habia en las riberas de Ara y Cinca, fuera de lo de Sobrarbe, que debia ser muy poco, pues aquello se dejó al infante don Gonzalo su hermano; y por la parte de mediodía no se estendian tanto sus límites, que no estuviesen muy vecinos los moros, pues tuvieron todo el tiempo que el rey don Ramiro reinó, á Bolea y Ayerve. En tan pequeños límites como estos, se incluia aquel reino que fué tan angosto como por la mayor parte suelen ser todas las cosas que tienen principio, y para esto intervino el decreto del sumo pontífice, como algunos autores escriben, aunque hay grande diversidad entre todos, sobre el principio de su reinado. De la misma manera vemos haber sucedido en los nombres de Cataluña, Castilla y Portugal, que con incluirse estas regiones en los tiempos antiguos en muy angostos límites, se fueron poco á poco ampliamdo sus nombres con las conquistas, y así sucedió en este reino que permaneció el nombre de Aragon en todas las regiones que despues se fueron conquistando, cuanto se pudieron estender has

ta los confines de Cataluña, Navarra y Castilla, y del reino de Valencia, que ciñen este reino por todas partes, y todo lo que en él se extiende por los montes Pireneos y sus valles. En el año de mil y treinta y cinco, se intitula rey de Ribagorza, Sobrarbe y Aragon, y se hace mencion de don Sancho su hijo, que fué hijo natural, y el primogénito, y del infante don Sancho que hubo de la reina Germesenda , que segun parece en la historia de San Juan de la Peña, y por antiguas memorias, se llamó Gisberga. Aunque en esto hay gran diversidad y contradiccion en las mismas memorias antiguas, que parece que habia de ser este año de mil cuarenta y cinco, por lo que adelante se dice de la edad que tenia el infante don Sancho su hijo al tiempo que él fué muerto, y por hacerse mencion de dos reinas, con quien fué casado, que fueron Gisberga, y Hermesenda; y afírmase en instrumento antiguo, que Gisberga hija de Bernardo Roger conde de Bigorra, y de la condesa Garsenda su mujer, fué entregada al rey don Ramiro, por el mes de agosto de mil y treinta y seis, por Ricardo obispo de Bigorra, y por García y Guillen Forto, que eran dos varones muy principales de Labadan, que la tenian en su poder.

CAP. XIV.- De la guerra que hubo entre el rey don Ra

miro de Aragon, y su hermano el rey don Garcia de Navarra.

En el principio del reinado del rey don Ramiro, luego hubo grande discordia y diferencia entre él y el rey don García de Navarra su hermano, sobre los límites de sus reinos, y hallándose ausente en Roma el rey don García, á donde era ido en romería, viviendo el rey don Sancho su padre, segun el arzobispo don Rodrigo, y el príncipe don Carlos, escriben, confederándose el rey don Ramiro con los reyes moros de Zaragoza, Tudela y Huesca, comenzó de mover guerra á su hermano, y entró por su reino, y puso cerco á Tafalla; y volviendo el rey don García en aquella sazon, juntó su ejército para socorrerla, y acometió á la gente del rey don Ramiro tan de sobresalto, que le venció, y el rey don Ramiro se escapó en un caballo, y fué grande el daño y matanza que se hizo en el campo, y fué todo puesto á saco; y quedando el rey don García muy victorioso, apoderóse de todo el estado que se habia dado al rey don Ramiro, que no le quedó, como estos autores dicen, sino Sobrarbe y Ribagorza, porque era muerto en aquella sazon el rey don Gonzalo, el cual viniendo un dia de monte, fué herido á traicion, y matólo un caballero su vasallo, llamado Ramonet de Gascuña, en la puente de Monclús, y fué enterrado en el monasterio de San Victorian; y viéndose los de Sobrarbe y Ribagorza sin señor, eligieron por rey al rey don Ramiro.

CAP. XV— De la muerte del conde Berenguer Ramon, y de Ramon Berenguer su hijo, condes de Barcelona.

En el año de mil y treinta y cinco, segun parece en anales antiguos, murió el conde de Barcelona Berenguer Ramon, y dejó tres hijos, á Ramon Berenguer, que sucedió en el condado, y en escrituras antiguas le llaman Ramon Berenguer el Viejo, y á Guillen Berenguer que fué conde de Marsella, y murió sin dejar sucesion, y el tercero se llamó Sancho Berenguer, que sucedió á su hermano en el condado de Manresa. Del conde Berenguer se escribe, que fué muy delicado y de poco esfuerzo, y que en su tiempo los moros ganaron á Cataluña la nueva, que eran todos los lugares que se hablan conquistado desta parte de Llobregat y fué sepultado en Ripoll. Dos años despues de su muerte, murió Armengol conde de Urgel, que llamaron el Peregrino, porque murió en Jerusalen, y dejó de la condesa doña Costanza, su nujer, un hijo de edad de cinco años, de su mismo nombre. Hizo el conde Ramon Berenguer, que llamaron el Viejo, guerra á los moros, de tal manera, que brevemente tornó á cobrar no solo lo que el padre habia perdido, pero conquistó mucho mas de nuevo, acrecentando el señorío de Cataluña, y persiguiendo á los moros, de suerte que se tiene por muy constante, que le fueron tributarios doce reyes moros que reinaban en sus fronteras, que llamaban las fronteras de España, porque este era el nombre de las regiones y provincias que se extendian hacia el occidente; y así en el anal antiguo de Ripoll, se escribe, que le eran tributarias todas las provincias de España , que es la cosa mas señalada que se lee de príncipe ninguno de aquellos tiempos. Repartió toda la tierra á los barones y caballeros que le ayudaron á conquistarla, y entre ellos fué muy señalado el vizconde de Cardona, Ramon Folc, hijo dela vizcondesa Guila, en cuyo tiempo se hizo la dedicacion de la iglesia de San Vicente de Cardona, en el eño de mil y cuarenta, á veinte y tres de octubre, siendo Eribaldo obispo de Urgel, el cual fué tenido por santo, y sucedió en aquella iglesia el obispo Armengol varon santísimo, cuya vida y santidad es muy celebrada y venerada en aquel principado. Mandó juntar el conde todos los prelados y barones de Cataluña, y celebró cortes generales del principado, en las cuales asistió un legado apostólico llamado Ugo, y entónces se revocaron las leyes góticas, por las cuales desde los tiempos antiguos se gobernaba y regia la tierra, y se ordenaron ciertas leyes que llamaron usages, y por ellas se rigió la ciudad de Barcelona y el principado de Cataluña; lo cual hizo, segun en los usages parece, con consentimiento y voluntad de los barones de la tierra, que eran los principales, Ponce vizconde de Girona, Hidelardo vizconde de Barcelona, Ramon vizconde de Cardona, Gombal de Besora, Miron Gilabert, Alaman de Cervellon, Bernardo Amat de Claramonte, Ramon de Moncada, Guillen Bernardo de Queralt, Arnalt Mir de Tost, Ugo Dalmao de Cervera, Arnalt Mir de San Martin, y Guillen Dapiser. Segun las historias catalanas refieren , el conde don Ramon Berenguer graduó los estados de toda la tierra , señalando los vizcondes , nobles y barbesores, que debian estar sujetos á los condes, y quedaron exentas las casas de los nueve barones primeros, á los cuales se refiere, que puso en el mismo grado que á los condes, dándo

les jurisdiccion sobre los que estaban poblados en sus

condados; lo cual es mas verisímil que fuese en este tiempo, que lo que se afirma de Carlo Magno.

CAP. XVI–Que el rey don Ramiro acrecentó su reino, hasta el condado de Pallás, y de los hijos que tuvo.

Este mismo año á diez y siete de setiembre, estando el rey don Ramiro en el castillo de Laquers, que ahora llaman Laguarres , en Ribagorza, vino el obispo de Urgel Eribaldo ánte él, querellándose que el rey don Sancho su padre injustamente habia separado el obispado y dióceside Ribagorza y de Gistao, de la iglesia de Urgel, y mostró ante el rey, por la donacion que se hizo á la iglesia de Urgel, en el tiempo del emperador Ludovico, hijo de Carlo Magno, que aquellas iglesias de Ribagorza y Gistao, se asignaron á la diócesi de Ur

gel; y con la probanza que recibió dello el rey, mandó restituir y unir el obispado de Ribagorza y Gistao, con la iglesia de Urgel, y asignóle de nuevo á Roda, que dice haber sido mucho tiempo poseida por los moros, y que despues se cobró por los cristianos en tiempo del rey don Sancho su padre, cuya iglesia segun está dicho , se habia ántes dedicado en el año de novecientos cincuenta y siete, pero no pasó mucho tiempo que se instituyó iglesia catedral en Roda, asignándole diócesi en todo el territorio de Pallás y Ribagorza. Parece por antiguas memorias, que murió la reina Ermesenda el primero de diciembre de mil cuarenta y nueve, y que fué enterrada en el monasterio de San Juan de la Peña. Hubo della el rey don Ramiro, segun parece en una historia antigua de Aragon, al infante don Sancho Ramirez, que sucedió en el reino, y á don García que fué obispo de Jaca, y á dos hijas, doña Sancha, que casó con el conde de Tolosa, que en aquella historia no se nombra, y doña Teresa, que fué mujer de Guillen Beltran conde de la Proehza. Tuvó un hijo natural, llamado don Sancho, á quien dió el señorío de Aibar, y Javierre y Latre, con título de conde, con reconocimiento que hizo á la corona de tenerlo en feudo, el cual tambien tuvo el señorío de Ribagorza. Duró la guerra todo el tiempo que vivió el rey don García de Navarra, entre él y el rey don Ramiro, y leemos en escrituras auténticas, que el rey don Ramiro se intitulaba rey de Aragon , Sobrarbe, Ribagorza y Pamplona por el mes de enero del año de mil cincuenta y tres, y no solamente estuvieron ellos en gran division pero no la hubo menor entre el rey don García y el rey don Fernando su hermano , que estaba ya muy poderoso , y habia juntado al reino de Castilla, el de Leon, que adquirió despues de la muerte del rey don Bermudo, por razon de la reina doña Sancha su mujer, que era su hermana. Fué la enemistad entre ellos, porque el rey don García no pudo sufrir que su hermano estendiese tanto su reino, y contendian por las tierras de Rioja y Bureba, que el rey don Fernando pretendia ser de su señorío; y duró la guerra mucho

tiempo hasta que don García juntó un muy grande

número de gente, entre navarros y gascones y noros, y pasó los montes de Oca, y vinieron ambos á batalla en Atapuerca , adonde fué muerto el rey don García, así quedó el rey don Fernando con toda aquella tierra hasta Ebro, y segun el príncipe don Carlos escribe, de allí adelante dividió el rio á Castilla y Navarra. Fué la muerte del rey don García, segun por antiguos anales parece, en el año de mil y cincuenta y cuatro, y tuvo dos hijos, el mayor que llamaron Sancho, mataron en Peñalon, en vida del rey su padre, segun hallo en un autor antiguo , y parece que se declara lo mismo por el arzobispo don Rodrigo, pues dice que su padre habia ordenado que fuese sucesor en el reino, pero que fué muerto en Peñalen. El segundo se llamódel mismo nombre, y fué el que sucedió en el reino. Desde entónces, segun cl arzobispo don Rodrigo escribe, lo que hay entre las riberas de Ebro y los montes Pirineos, fué del rey don Sancho, hijo del rey don García; y Aragon, Sobrarbe y Ribagorza quedaron libres al rey don Ramiro, en cuyo tiempo aun no eran acabados de lanzar de Ribagorza los moros, y fué este príncipe el que ganó á Benavarri. Habia en este tiempo, segun en la historia del Cid se contiene, grande diferencia entre el rey don Ramiro y el rey don Fernando, sobre la ciudad de Calahorra, porque pretendia cada uno dellos ser de su reino y

conquista , y el rey de Aragon puso aquella diferencia ájuicio y trance de batalla, confiado del esfuerzo y valentía de don Martin Gomez, que era segun aquel autor escribe, el mejor caballero que en España hubo en su tiempo. Aceptó el rey don Fernando el partido, y señaló que pelease por él Rodrigo de Vivar, que despues llamaron el Cid, cuyas hazañas son tan celebradas y famosas en la memoria de los españoles; y afirman, que llegado el plazo de la batalla, fué don Martin Gomez en ella muerto y vencido, y se adjudicó Calahorra al rey de Castilla. Este don Martin Gomez, segun parece en una relacion antigua, descendia de la casa real, y tenia su estado en Navarra, y el primero que fué infante se afirma en aquella memoria, que se llamó Ferrench. y el segundo que era infanzon y rico hombre , se llamó Lope Ferrench, y este nombre se continuó mucho tiempo, y deste linaje descendia este don Martin Gomez, y don Bachalla, de quien sucedieron los del linaje de Luna, que es tan ilustre y principal en este reino. Por la muerte del rey don García , segun el arzobispo don Rodrigo escribe, se usurpó por el rey don Fernando gran parte del señorío de Navarra, y lo incorporó con el reino de Castilla, y tuvo ocupado lo mas de la tierra llana de Navarra violentamente. Por esta causa el rey don Ramiro se confederó con don Sancho rey de Navarra su sobrino, hijo del rey don García, y le dió segun en la historia de San Juan de la Peña parece,á Ruesta y Pitilla, y la principal confederacion, aunque se publicaba ser contra los moros, era contra el rey de Castilla , y diéronse en rehenes para mayor seguridad villas y castillos; y esto se hizo de acuerdo y consejo de los ricos hombres y caballeros del reino de Navarra , y porque el rey don Ramiro le valiese contra el rey de Castilla, le dió el rey don Sancho el castillo de Sangüesa, con sus términos y la villa de Lerda y Ondues, para él y sus sucesores; y esto juraron de hacer guardar y cumplir, Fortuño Lopez, Fortuño Aznares, Jimen Aznares, Lope Fortuño, Lope Iñigo y Iñigo Sanz de Sangüesa , ricos hombres de Navarra que en esto intervinieron. Dividió el rey don Fernando en su vida sus reinos, despues de grandes victorias que tuvo de los moros en la Lusitania, en lo que es hoy del reino de Portugal. Al infante don Sancho, que era el mayor, dió el reino de Castilla, dividiéndole del reino de Leon, por las riberas del rio Pisuerga y Asturias de Santillana, y mas le dejó todas las tierras que habia adquirido hasta las riberas de Ebro, pretendiendo ser de su conquista, y en aquella parte nombraba á la ciudad de Zaragoza y su territorio que estaba en poder de los moros, y eran tributarios del rey don Fernando. Dejó heredero al infante don Alonso, en el reino de Leon y en Asturias y Trasmiera, hasta el rio Deva con la ciudad de Astorga , y parte de Campos y el Vierzo, con la villa de Zebreros, y en su parte se adjudicó el reino de Toledo, que estaba en poder de infieles, y tambien le era tributario. Al infante don García dejó el reino de Galicia, con Portugal, y el reino de Sevilla, con la ciudad de Badajoz, y dióselo por propia heredad, aunque estaba sojuzgado de moros, y lo poseian, pero reconocian señorío al rey don Fernando, como los reyes de Zaragoza y Toledo, y dábanle cada año tributo; y á las infantas doña Urraca, y doña Elvira sus hijas dejó, segun escribe un autor de aquellos tiempos, que poseyesen porjuro de heredad todas las temporalidades de los monasterios de su reino, que era un

TONIO IV.

muy gran señorío, y sin esto, segun otros escriben, les dejó las ciudades de Toro y Zamora. Desta division se siguieron muchos males y daños despues de la muerte del rey don Fernando, porque el rey don Sancho pretendió que debia suceder en todos aquellos estados, y movióse gran division entre ellos, y comenzó á perseguirá los reyes don Alonso y don García sus hermanos. Con esta ocasion pudo el rey don Sancho de Navarra tomaránimo para cobrar lo que pudiese de su reino, que se le habia usurpado, y el rey don Ramiro se ocupó en la guerra contra los moros que eran comarcanos suyos, y fueron sus tributarios Almugdabir rey de Zaragoza, y Almudafar rey de Lérida; y venció dos veces en campo al rey de Huesca, que no queria reconocerle vasallaje. Acabó de echar los moros de los castillos y lugares fuertes, que aun tenian en Sobrarbe y Ribagorza, y prosiguió su conquista, continuando su reino con el señorío de Pallás, siendo su confederado y vasallo el príncipe Rigolfo de Florencia, que era de su linaje, y se apoderó de gran parte del señorío de las montañas de Pallás. Este Rigolfo mandó labrar un castillo muy fuerte en Pallás, junto á la ribera de Tor, que llamaron Castellon de Tor, y despues de su muerte le sucedieron en aquel señorío dos hijos que hubo en su mujer Eincelina, que era de gran linaje, y se llamaron Bernardo y Amato; los cuales entregaron al rey el castillo de Tor, habiéndole dejado Rigolfo á Eincelina, á la cual dió el rey en recompensa en Ribagorza, el lugar y castillo de Beranuy, junto á la ribera del Isavena, y desde entonces quedó al rey don Ramiro grande dominio en todas las montañas de Pallás, reconociéndole por señor los hijos de Rigolfo, que eran muy poderosos en ellas.

CAP. XVII.- Del concilio que se celebró en la ciudad de Jaca, para reformar los abusos del estado eclesiástico, y de la muerte del rey don Ramiro.

Fué el rey don Ramiro, segunel papa Gregorio séptimo dice en sus letras apostólicas, cristianísimo príncipe, y tan devoto de la sede apostólica, que se hizo tributario de la Iglesia, juntamente con sus hijos y con todo su reino; y fué el primero de los reyes de España, que hizo este reconocimiento, y encarece mucho el papa, que como otro Moisés, fué tambien el primero que en su reino recibió las leyes y costumbres romanas, desechando la supersticion, como él dice, de la ilusion toledana. Esto es, á lo que yo puedo entender, que admitió las reglas é institutos canónicos, que estaban desde lo antiguo introducidos por la santa madre Iglesia romana, en la celebracion de los oficios divinos, y dejó el breviario gótico y sus ceremonias, que se habian guardado en España, desde el tiempo de los godos, y le llamaban el oficio toledano, y pienso que dice esto el papa, por el grande tumulto y escándalo que hubo entre los reyes y los grandes y populares del reino de Castilla, defendiendo los pueblos y grandes de aquellos reinos, el breviario toledano y sus ceremonias; y pretendiendo los reyes, que admitiesen el oficio de Galicano, que era el mismo que se habia ordenado por los romanos pontífices. Llegó esta contienda despues á tanto escándalo, que se puso al juicio de las armas, nombrando dos caballeros, para que por batalla campal detendiese cada uno su opinion; y no contento con esto, usaron de otro juicio mas temerario y escandaloso, que fué echar los dos breviarios en una grande hoguera, en la cual, segun el arzobispo don Rodrigo afirma, se consumió el breviario galicano, y sal

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »