Imatges de pàgina
PDF
EPUB

de la nueva péroiciosisima sec- cio , expresados en Sulpicio. ta de Prisciliano, en que esta- Idacio, es el de Mérida. Itacio ban ya inficionados varios pue era Obispo de Osonoba en Lublos de Galicia, y de Lusita- sitania : pues aunque en Sulpinia; y especialmente dos Obis- cio se escribe Sossubense, conpos de esta Provincia, llama- vienen los Autores en leer Osdos Instancio, y Salviano, los sonobense , Ciudad Episcopal, quales fueron seducidos tan cuyo titulo consta antecedenciega y tercamente de la pes- temente desde el Concilio de tilente doctrina, que no solo Eliberi. A este Itacio dieron protegian à Prisciliano con su los Padres de Zaragoza la coasenso, sino que llegaron à mision de publicar los decretos conjurarse de que siempre le del Concilio, en que havian sidefenderian.

do condenados los Obispos Ins41. Idacio como Gefe y tancio y Salviano ( que no se Pastor de la Provincia empezó atrevieron à concurrir al Synoà proceder contra los turba- do) y los legos Helpidio, y dores : pero dejandose llevar Prisciliano ; excomulgando à del zelo con mas exceso de lo los que comunicasen con ellos, que pedia ła coyuntura , trató , y especialmente al Obispo Hyal Obispo Instancio, y à los gino, que haviendo sido el dede su partido con dureza , de lator , fue luego cómplice. . suerte que exasperando los ani- . 42. Los perversos Obispos mos, en lugar de suavizar y re- pusieron à Prisciliano por Obisprimir los daños, encrudeció po Abuiense, para que con la las heridas, y la azeyte que reputacion de aquel honor tuhavia de gastar en la curacion, viese mas recomendacion su sirvió para enardecer el incen- conducta. Idacio y Itacio audio. Llegó el fuego à tomar mentaron entonces la opositanto cuerpo, que no alcanza- cion , tirando à cortar los daba ya Idacio à poder apagar- ños en el principio, y consile. Juntaronse en Zaragoza (en derando que ya no eran por sí el año de 380.] los Obispos de suficientes para reprimirlos, re España, y algunos de Aquita- currieron al Emperador Grania, que à lo menos fueron do- ciano : el qual por solicitud de ce entre todos, segun hoy per- Idacio dió orden de que todos severan los nombres. Entre es- los hereges fuesen excluidos tos leeinos los de Itacio, y Ida- de las Iglesias y Ciudades. Ins

tan

tancio, Salviano; y Priscilia- fin de cortar los pasos à los heno fueron à Roma, a ver si lo- reges: pero esta prevencion no graban purificarse con el Pa llegó a tiempo: pues hallando pa, que era entonces S. Da se el Palacio corrompido de la maso : pero no queriendo éste avaricia , estaban de venta toadmitirlos à su vista, y hacien dos los expedientes, y los he do luego lo mismo S. Ambro- reges havian ya sobornado al sio en Milan ; recurrieron à la Gran Maestre del Palacio Mar Corte Imperial, donde con di- cedonio, que facilitó Decreto gero y malas artes corrompie- del Emperador , inhibiendo al ron à Macedonio, Gran Maes Prefecto sobre el conocimiento tre del Palacio, y sacaron Der de la causa, o y mandando se creto de ser restituidos à sus devolviese al Vicario de EspaIglesias, en el año de 382.) ña, Envió tambien Ministros

43 Armados con aquel De que cogiesen à Icacio, y le volcreto volvieron à España Ins- viesen à España desde Trevetancio, y Prisciliano ( Salviat ris, donde estaba retirado , esno havia muerto en Roma ) y perando el efecto de la voz que oo solo recuperaron sus Igle- corria , sobre que Mavimo hasias , sino que corrompieron al via sido publicado Emperador Proconsul Volvencio; de suero en las Bretañas, y que luego te , que aunque à nuestro Me- entraria en las Galias, como tropolitano Idacio no le falta se verificó: con lo que frusba voluntad de resistir , desis- trando astutamente a los Mitió por falta de fuerzas, vien- nistros que venian à buscarle, do ya al Proconsul de parte de y defendido por el Prelado de los contrarios. Estos acusaron Treveris; logró Itacio inforen su Tribunal à Itacio de per- mar en la misma Ciudad à Ma-turbador de las Iglesias, y que- ximo, y éste dió orden al Preriendo prenderle con la fuer- fecto-Pretorio de las Galias, y za', tuvo éste que huir al Pre- al Vicario de España, para que feéto Gregorio, que residia en los hereges comparéciésen à las Galias. El Prefecto Preto, Synodo en Bourdeaux, como rio informado de lo que pasa- en efecto se hizo en el año de ba, dió orden de que fuesen 38%) pasando alla Instancio y llevados à su presencia los per- -Prisciliano, y los Obispos Idaturbadores, y al mismo tiem- -cio de Mérida , y Itacio de po informó al Emperador , à Osonoba: los qua es viendo que · Tom. XIII.

Prisa

que mas enconada hacer en presencia que se iba a

Prisciliano apeló al Cesar , le los Obispos, acusadores, entre fueron siguiendo allá, perdien- quienes sobresalia Itacio: y codo el loor de perseguir a los nociendo éste, que pareceria hereges, por quanto se propa- muy mal à los Obispos su asissaron en el exceso de tirar à tencia en un juicio que era ya vencer, aunque fuese à costa ultimo en sentencia capital, se de derramar la sangre de los retiró del examen que se iba à contrarios, i

44 El que mas enconado rador: pero era ya tarde, por estaba en la acusacion, fue Ita- estar actuada la sentencia : Y 'cio: tanto que S, Martin le re- en fin de orden de Maximo fue prehendió en la misma Ciudad ron degollados en Treveris de Treveris, tirando a que de- Prisciliano, y otros sus sequa. sistiese; y al Emperador de ro- ces en el año de 385. segua S. gó, que no derramase la san- Prospero, ò en el 387. segun gre de los infelices, tomando Idacio, de lo que trataremos al por bastante castigo que fue- hablarde Prisciliano en la Igles sen echados de sus Iglesias, sia Abulense, i por haver sido declarados hea ..45. Todo esto ha sido neTeges en Concilio de Obispos. cesario referir con Sufpicio en Añadió el Santo, que era cosa la causa de nuestro Metropoglicita, y jamás oída , el que un litano Idacio, por lo que te per. Juez secutar sentenciase una tenece desde el principio (en causa de la Iglesia. En fin dió que procedió contra los ObisDios tanta fuerza à las pala- pos discipulos de Prisciliano) bras del Santisimo Prelado, que hasta el fin de la sentencia: pues Do se vió la causa mientras el ésta segun S. Geronymo se Santo se mantuvo en Treveris, efectuó por faccion de Adacio -y al salir le dió Maximo pala- y Itacio: Priscillianus Abile bra de que no correria sangre: Episcopus , qui factione Hypero ausentado San Martin, dacii & Ithacii Treveris à Mae enardecieron al Emperador los ximo Tyranno cesus est . Obispos Magno y Rufo: y re- (cap. 121. de Vir.illustr.]Des

mitida la causa al Prefecto, que pues de aquel suceso se siguie· era hombre severo, fue Pris- ron otros muy funestos, que se

ciliano declarado reo, y el pro- tocarán en otra parte. Itacio · ceso pasó al Emperador. Has- -fue convencido de reo en la

ta aqui sigueron la instancia muerte de Prisciliano, por mas

arza à las palaa hasta el fin de la Ceronymo se

que

que procuraba disculparse de seguido al detrusus, sin comaq que lo hizo por consejo de ni punto entre las dos diccio otros. Privaronle de la comu- nes , lo que no forma sentido, nion de los Fieles, como escri- y el contexto pide Nam Ida. be Prospero: fue depuesto del cius, como tienen ya notado Obispado, seguo S. Sulpicio: Sigonio , y D. Nicolas Anto. demas de esto le desterraron, nio. Tilemoot huviera seguido y murió en el destierro, in- este dictamen , como se le hus perando Theodosio y Valentin viera prevenido : pues, por et niano (como escribe S. Isido- contexto corrigió la voz de ro) (1) lo que fue antes del Trachio en Idacio, quando Sul, 392. en que falleció Valenti- picio usa de aquella en la pag. niano , segun el Chronicon de 174. y menus dista Nardacius Idacio.

in ' : de Nam Idacius, que Trachia :46 Tilemont viendo que de Idacio: pero uno y otro de despues de la muerte de Pris- be entenderse asi por el con: ciliano no se vuelve à oir et texto :usegun lo qual resulta; nombre de nuestro Idacio, se que nuestro Metropolitano Idainclinó a creer, que murió any cio vivió despues del súplicio tes que Prisciliano. Pero no dez de Prisciliano: lo que se combemos'adoptar el dictamen: si- prueba tambien por S. Gero: no decir que éste fue el Prela-nymo', que defiere la muerte do de quien Sulpicio afirma del heresiarca tariastancia d haver sido menos culpable que faccion de Idacio y Itácio: y Itacio, y que voluntariamente asi como Itacio vixia quando renunció el Obispado : Sola's murió Prisciliano; lo mismo tamen omnium[Ithacius) Episo sucedió en el otro acusador copatu detrusus. Nam Idacius Idacio. : ').ini licèt minus nocens, sponte se 7:47 Pero lo mas es, que el Episcopatie abdicaverat lib. texto de Sulpicio prueba que b. in fine. La alucinacion de sobrevivieron los dos acusadoTilemont consistió en que en res , quando distingue los efeclugar de Nam Idacius, puso tos, diciendo, que Itacio fue la Edicion Antuerpiense del convencido de reo, y depues (1574.(de que él uso, y yo tend to de la Sede: pero que el otro go en mi Estudio) Narducius, renunció de suyo, espontánea

men(1) De Vir. illustr. odp. 15.

mente , el Obispado. Esto $u- tud del contexto. pone la distincion de las pers :: 48 Tilemont (1) viendo sonas, y que ambos acusado que en S. Prospero , y S. Isido res vivian despues de muerto ró se nombran Itacio y Ursa, el reo. Los acusadores fueron cio los dos Obispos castigados segun Sulpicio Idácio y Itacio, por la sangrienta persecución de quienes a firma, que quan- de Prisciliano, los quiso condo Maximo avocó à sí à los ciliar con el Itacio, y Nardateos, los siguieron estos dos cio , ( que supuso en S. Sulpihasta la Corte, que era enton- cio ) diciendo que Ursacio se ces Treveris: Omnes quos cau- llamaba tambien Nandacio. Pe sa involverat, ad Regem de- ro aunque huviera documento ducti. Secutia etiam accusato- que afirmára haver tenido los res, Idacius Ithacius Epis- dos nombres, todavia era dificopi. Aqui se vé à Idacio con cil persuadir el intento : pues Itacio en la Corte donde se hi- si Sulpicio, como unico coeta, zot luego, el castigo de. Pris- neo, ha de ser por quien se exa ciliano ; y que estos eran los pliquen, ò corrijan los poste. acusadores. Si Idacio huviera riore's (como dice alli Tilemuerto alli antes que el reo, mont) cesará toda la diferenno lo huviera callado S. Sulpi- cia, leyendo por Nardacius cio, siendo cosa tanpsabresa. Nam Idacius ::y arreglando à liente, como parte principal esta leccion, las demas. La raen los Actores , y mas notable zon es, porque ni Nardacio, que la muerte de Salviano en mi (Ursacio báo; sido tomados Roma, de la qual hizo men- en boca en todo el proceso de cion expresa. Viendo pues que Sulpicio antes de la muerte de despues del suplicio de los he: Jos reosi Pués si no han sonado reges , trata de dos Obispos entre los acusadores, a qué fin acusadores , uno privado , otro viene la expresion del castigo que renunció voluntariamente; en quien no ha, influido en el es preciso decir, que éste era exceso ? Si antes teniamos dos Idacio , pues el primero fue perseguidores, uno Itacio, otro Itacio, como alli se expresa. Idacio, quién mete despues en Por tanto queda convencida la lugar de este un segundo, no leccion de Nam Idacius en vir- mencionado en la causa , sia

pre(1) Tomo. VIII, tit. Les Priscillianistes artic. ? 3.

[graphic]
« AnteriorContinua »